• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Berria: Eliza > REDES CRISTIANAS LAMENTA EL ANSIA DE PODER DE LOS OBISPOS

  • Redes Cristianas lamenta el ansia de poder de los obispos
  • La asamblea de católicos de base concluye con un manifiesto autocrítico
  • El País, 2007-11-12 # Juan G. Bedoya · Madrid

“Pondera dónde has caído y vuelve a aquella actitud de servicio gratuito y misericordioso que guardas en la entraña de tu más rica tradición”, reclama Redes Cristianas al episcopado.


El manifiesto emitido ayer por las 150 organizaciones de cristianos de base reunidas este fin de semana en Madrid también hace autocrítica. “Te has dejado contaminar por el sistema dominante. Tu pecado está en la acomodación por miedo a la inseguridad. Te falta confianza en que estoy contigo para hacer posible ese otro mundo y esa otra iglesia que sueñas”, dice sobre “la Iglesia de Dios que está en la base”. El manifiesto se leyó en la misa con que se cerró la primera asamblea de Redes Cristianas, en la complutense Facultad de Matemáticas. Los delegados acudieron más tarde a una concentración en la plaza de Lavapiés para reclamar un trato justo y digno a los emigrantes.


Con el estilo de las famosas cartas del Libro del Apocalipsis a las siete iglesias de Asia, el manifiesto de Redes Cristianas dice A la Iglesia de Dios que está en los obispos: “Admiro el celo que despliegas en mantener las tradiciones, entre las cuales está la memoria de Jesús. Pero tengo en contra de ti que has dejado de seguirle en su vida de servicio y has emprendido una carrera por conquistar el poder a cualquier precio. Te has enseñoreado del pensamiento en tus filas, reprimiendo toda crítica y disidencia con lo que llamas doctrina de la Iglesia. Te has olvidado del estatuto de igualdad que mi siervo Pablo formuló valientemente diciendo que ‘ya no hay judío ni griego, siervo ni libre, hombre ni mujer, ya que todos y todas sois uno en Cristo Jesús’, y estás ignorando al pueblo cristiano y discriminando a la mujer”.


A la Iglesia que “está en la legalidad y en las formas”, el manifiesto le reprocha: “Lo tuyo es la seguridad, el orden, la disciplina. Cumples el rito y guardas las leyes. Pero conozco muy bien tus limitaciones: no piensas más allá de ti misma, no eres universal. Tu legalidad raya frecuentemente con la injusticia. Conviértete a la justicia, aunque tengas que rebasar tu propia legalidad. Por ejemplo, cuando discriminas las distintas formas de familia”.

Anuncios

> Iritzia: Carme Capdevilla > NO A LA DISCRIMINACION

  • No a la discriminación
  • Catalunya es pionera en reconocer la homosexualidad
  • El Periódico de Catalunya, 2007-11-12 # Carme Capdevilla

La Generalitat de Catalunya se ha convertido en el primer Gobierno nacional que ingresa en la International Lesbian and Gay Association (ILGA). El ingreso en esta entidad significa que el Govern se suma a la lucha que desde 1978 lleva a cabo la ILGA para lograr la igualdad de los derechos para las personas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en todo el mundo. Que un gobierno vele por la igualdad de oportunidades de todas las personas como hace el Govern de la Generalitat debería ser una buena noticia, pero parece que no lo es para todo el mundo. Es el caso de algunas asociaciones confesionales que se han apresurado a criticar la medida y, lo que me parece bastante más grave, de algunos responsables políticos de primera fila.


Son los mismos que no tuvieron suficiente con afirmar que votarían en contra del referendo de autodeterminación del 2014 los que ahora también dicen que no les parece bien que Catalunya ingrese en la ILGA ni tampoco que sea el primer Gobierno nacional que lo haga. No se sabe si no les parece bien porque de esta forma se afirma la realidad nacional de Catalunya o si no les parece bien porque se trata de luchar contra la discriminación sexual.


Lo más probable, visto el historial de defensa de la tierra y de la libertad de los que ahora critican la medida, es que no les parezca bien por ninguna de las dos vertientes. Los que mantienen este discurso son los que todavía deben matizar que las lesbianas, los gais, los bisexuales y los transexuales son personas y que las respetan. Hecho este matiz, discrepan de que el Govern de Catalunya, puesto a ser pionero, lo sea precisamente en este ámbito. Afortunadamente, la Conselleria d’Acció Social i Ciutadania y el Govern van mucho más allá.


Catalunya es pionera en muchos más ámbitos. Y pongo un ejemplo. Catalunya dispone de un plan interdepartamental para la no discriminación de las personas homosexuales y transexuales, que intenta conseguir la plena normalidad y visibilidad de gais, lesbianas y transexuales a través de 76 acciones de Govern. Así pretendemos erradicar cualquier forma de discriminación por razón de sexo o género, tanto a nivel jurídico como social.


Entrar en la ILGA no es un gesto de la Generalitat cara a la galería, sino una actuación que va mucho más allá. Y más en el momento actual. Somos herederos de un modelo social y educativo que no ha proporcionado registros positivos sobre la homosexualidad y la transexualidad. Existen todavía sectores de la población que tienen estigmas y prejuicios que hacen que los gais y lesbianas constituyan un colectivo con más riesgos de exclusión social y con dificultades de acceder al bienestar. Es por ello que desde la Conselleria d’Acció Social i Ciutadania intentamos apoyar a todas las personas que pueden ser objeto de cualquier discriminación. Luchar contra todas las discriminaciones, y las nacionales y sexuales están incluidas, es nuestra obligación.

> Iritzia: Pilar Rahola > COMPROMISO O RIDICULO

  • Compromiso o ridículo
  • No es labor de un Gobierno formar parte de un lobi
  • El Periódico de Catalunya, 2007-11-12 # Pilar Rahola

Me dicen los amigos: “No hagas este artículo”. ¿Están en desacuerdo o temen sus consecuencias? La respuesta me llega sin preguntar: “Criticar una iniciativa gay tiene riesgo”. Y añaden: “Son el lobi de presión más importante que existe, hoy por hoy, en nuestra sociedad, solo comparable al lobi feminista”. Puesto que mis interlocutores son progres de largo pedigrí, y coinciden en mi análisis, la alerta es inquietante. ¿Es cierto que la dura lucha por los derechos del colectivo homosexual ha derivado en un eficaz mecanismo de presión lobista, que incide en la acción política más por “corrección política” que por sensatez?


Algunas decisiones de la Administración hacen pensar que hay algo más que compromiso ético con los derechos homosexuales y que alguna frontera, en los límites del puro ridículo, se ha traspasado. Lo pensé cuando nos apuntamos alegremente a los juegos olímpicos gais, cuya virtud derivaba en un auténtico gueto de los atletas homosexuales, como si la tendencia sexual de alguien definiera al deporte. Me pareció una sandez monumental y recordé lo que me decía siempre un amigo gay: “Nuestra lucha es por la normalidad”. Sin embargo, les montábamos una reserva de indios deportiva, reserva con las que muchísimos gais estuvieron en contra.
Ahora nos llegan dos noticias que van en la misma línea de anormalidad, como si el hecho natural de amar y dormir con quien uno quiera se convirtiera en una línea divisoria del mundo. Ya no somos hombres, mujeres, ciudadanos. Ahora parece que somos homosexuales o heterosexuales, y que esa división marca las decisiones. Creo que hay un abismo entre regular severamente las leyes contra la homofobia y la derivada actual de algunas instancias. La decisión de una fiscalía exclusiva para homosexuales y, especialmente, la decisión de la Generalitat de ingresar en la Internacional Gay y Lesbiana, son la culminación de esta carrera hacia el absurdo.


Primero, porque muchos gais no se sienten representados por esta internacional, ni falta que les hace. Segundo, porque el mundo está lleno de asociaciones civiles que luchan por defender sus derechos. ¿Nos apuntaremos a todas? Y tercero, porque no es labor de un Gobierno formar parte de un lobi de presión, cuyas características, por su propia naturaleza, lo convierten en interlocutor de la Administración, y no en la Administración misma. Además, este tipo de decisiones, por su naturaleza absurda, solo consiguen deseducar a los ciudadanos que todavía no entienden los derechos gais. Desde luego, no tiene nada de pedagógico y mucho de ridículo.


La lucha por los derechos de los homosexuales no pasa por este empacho de corrección política llevada al paroxismo. Pasa precisamente por todo lo contrario: porque la normalidad gay no se vea alterada por los intolerantes, ni por los que, queriendo conseguir alguna medalla al mérito progre, los convierte en un colectivo al margen, guetizado, sobreprotegido y, finalmente, ridiculizado.

> Berria: Laikotasuna > ESPAÑA SE APARTA DEL CAMINO QUE CONDUCE AL ESTADO LAICO

  • España se aparta del camino que conduce al Estado laico
  • Justicia iguala en privilegios a las distintas confesiones en lugar de eliminarlos
  • Público, 2007-11-12 # Miguel Angel Marfull · Madrid

La Constitución garantiza “la libertad ideológica, religiosa y de culto” en España, un país en el que “ninguna confesión tendrá carácter estatal” (art.16). La religión católica ha detentado un monopolio heredado de los privilegios adquiridos durante el franquismo, que convirtieron España en una isla confesional en medio de la Europa laica.


Según el Centro de Investigaciones Sociológicas, CIS, el 79,3% de los españoles se considera católico. Agnósticos y ateos suman un 16,6%. Sólo dos de cada cien personas se declaran practicantes de una religión diferente a la católica. En el Registro de Entidades Religiosas del ministerio de Justicia hay inscritas, sin embargo, 1.929 entidades no católicas. Reciben este nombre tanto iglesias como confesiones y comunidades.


El dato contrasta con el número de entidades del mismo tipo inscritas en el ministerio de Justicia bajo la etiqueta genérica del catolicismo, 12.444. Sólo en Madrid hay 1.932, tantas como las que representan a las confesiones minoritarias en toda España.


Notorio arraigo
Recientemente han obtenido carta de naturaleza religiosa la Iglesia de la Cienciología, considerada a todos los efectos una secta en países como Francia, y la religión budista, que ha obtenido la consideración de confesión “de notorio arraigo”, lo que le permitirá suscribir acuerdos de colaboración con el Gobierno, a pesar de contar sólo con 40.000 seguidores en España.


“Nuestro país corre el riesgo de caminar hacia un estado pluriconfesional”, en lugar de avanzar hasta convertirse en un estado laico, denuncia Victorino Mayoral, diputado socialista y presidente de la Fundación CIVES, una de las organizaciones que más trabaja en favor de un Estado neutral ante el hecho religioso. Mayoral considera que se está consagrando un concepto de desigualdad en la que “hay una religión de primera, la católica”, por encima del resto.


La Ley Orgánica
de Libertad Religiosa, aprobada en 1980, recoge un concepto intencionadamente ambiguo. El Estado establecerá acuerdos, según recoge el texto, “con aquellas confesiones que por su ámbito y número de creyentes hayan alcanzado notorio arraigo”. “Es una simple autorización administrativa y arbitraria”, señala Mayoral. Protestantes y musulmanes


De esta manera, el ministerio de Justicia reconoce los derechos de las confesiones minoritarias en España. Son casi 2.000 entidades, más de la mitad protestantes, muy por encima de las musulmanas, que no llegan a las 500. Tres territorios, Cataluña, Madrid y Andalucía, tradicionales receptores de inmigración, concentran el mayor número. CIVES considera que se está realizando “una equiparación hacia arriba” entre las confesiones minoritarias y el mayoritario catolicismo. ¿Cómo se corrige la tendencia? Según apunta su presidente, la solución es mejorar la ley, no homologar a todas las confesiones con el “sistema de desigualdad” que prima a la confesión católica.


Una ley mejorada
“La actual ley permite la instrumentalización del Estado por parte de las entidades religiosas”, critica Mayoral. El texto tiene 27 años. Ha sufrido todo tipo de dilaciones en su aplicación y desarrollo. Hasta el año 1992 no se firmaron los primeros convenios con entidades no católicas pero con notable base social en España.


Quienes exigen al Gobierno mayor osadía política para construir un estado efectivamente laico, piden que la ley “garantice la libertad y la igualdad de todos en el ejercicio de sus libertades de conciencia, religión y culto”. Ése es el principio básico, un suelo legal compatible con otra aspiración: que una ley mejorada evite el catálogo de privilegios que disfruta la Iglesia católica. Una nómina de beneficios a la que aspira el resto de confesiones, por ejemplo en materia de financiación o educativa

> Iritzia: El Diario Vasco > REDOBLAR MEDIOS Y ESFUERZOS

  • Redoblar medios y esfuerzos
  • El Diario Vasco, 2007-11-12 # Editorial

En diciembre se cumplirán tres años desde que el Congreso aprobó por unanimidad de todos los grupos parlamentarios la Ley Integral contra la Violencia de Género. Una norma que se tradujo en la introducción de reformas específicas en el Código Penal para endurecer el castigo del maltrato y, sobre todo, en la constitución de los juzgados de violencia de género, una fórmula específica para responder con rapidez y eficacia a una de las grandes tragedias de nuestra sociedad. La persistencia en el número de muertas año tras año deja claro que la respuesta a la violencia machista todavía es insuficiente. Pero admitiendo que cualquier cambio en los comportamientos sociales es lento, sí que cabe pedir a las administraciones implicadas una insistencia en los programas y una dotación suficiente de medios para que la dignidad de la mujer prevalezca.


En el caso del País Vasco, estos dos factores, la motivación social y la consiguiente respuesta de la víctima ante el maltrato, y la capacidad institucional para afrontar su situación, ofrecen singularidades que merecen no sólo una reflexión, sino una atención preferente. Euskadi, de acuerdo con los últimos datos disponibles, es la segunda comunidad autónoma con menos denuncias por malos tratos presentadas -por detrás de Extremadura-, y apenas un 7% lo fueron por la víctimas. Y lo que es más preocupante, han aumentado los casos que no llegan a juicio porque las afectadas desisten de llevar a su agresor a los tribunales. Las renuncias han pasado del 8,5% de marzo al 14,5% a inicios del verano, un porcentaje que no se daba desde 2004. Estos datos denotan una deficiente concienciación social, incluido el arrope de las víctimas, y avalan la petición de muchos expertos para que se reforme la legislación y las mujeres no puedan negarse a declarar contra sus agresores. Pero también se han detectado carencias en la dotación de recursos, hasta el punto de que las obligaciones para atender los once casos urgentes que se registran de media en los cuatro juzgados vascos de violencia de género afectan seriamente a su funcionamiento diario, y de que la celebración de juicios rápidos de violencia sexista ha descendido de forma apreciable. Avisos que deberían servir para redoblar esfuerzos y medios con los que afrontar una guerra de largo alcance pero cruentas batallas diarias.

> Erreportaeja: Indarkeria > LOS JUICIOS RAPIDOS DE VIOLENCIA MACHISTA CAEN EN EL PAIS VASCO POR FALTA DE MEDIOS

  • Los juicios rápidos de violencia sexista caen en Euskadi por falta de medios de los jueces
  • Los órganos judiciales de San Sebastián, Vitoria y Bilbao reciben once casos urgentes cada día. Las diligencias apenas dejan tiempo para las vistas
  • El Diario Vasco, 2007-11-12 # J. Muñoz · DV · San Sebastián

Los cuatro juzgados de violencia de género de las capitales vascas (dos de ellos en Bilbao y los dos restantes en Vitoria y San Sebastián) se encuentran a diario con once asuntos que requieren atención inmediata, entre solicitudes de órdenes de protección para mujeres maltratadas, declaraciones de detenidos y celebraciones de juicios rápidos. La acumulación de esos trámites -y sobre todo de las declaraciones y las órdenes de protección- está complicando el trabajo de algunos órganos judiciales y se ha traducido en un señalamiento de menos vistas orales por el procedimiento abreviado. En cambio se señalan más vistas por la vía ordinaria, lo que significa que se celebran mucho más tarde. En el segundo trimestre de este año, último con cifras oficiales, el número de presuntos maltratadores que fueron enjuiciados en Euskadi cayó el 32%.


Según el Poder Judicial, los juzgados vascos recibieron 796 denuncias de maltrato sexista entre abril y junio pasados, de las cuales el 84,5% fueron presentadas por la Ertzaintza y por la Policía local. Se trata de una cifra sustancialmente inferior a la registrada entre enero y marzo, cuando los jueces -no sólo los que están especializados en las capitales, sino los que se ocupan del maltrato sexista en el resto de Euskadi-, recibieron 936 denuncias. Del mismo modo, las solicitudes de órdenes de protección aumentaron de 267 a 299. Globalmente, se señalaron menos vistas orales nuevas, pero se apreció otro cambio significativo: durante el primer trimestre, los juicios rápidos habían superado a los juicios ordinarios (42 frente a 33), pero en el segundo quedaron por detrás (32 frente a 37).


Ese cambio confirma que algunos juzgados de violencia de género -no sólo en el País Vasco, sino en toda España- están encontrando dificultades para dar una respuesta rápida a las víctimas, que es uno de los objetivos de la ley integral contra la violencia de género. Como es lógico, otorgan preferencia a las situaciones más delicadas, lo que obliga a jueces y funcionarios a trabajar fuera del horario laboral para resolverlas. Pero otros asuntos los van canalizando por el procedimiento ordinario, de modo que, en esos casos, el juicio y la resolución llegan más tarde.


El dilema
De todos modos, cada órgano judicial presenta una situación distinta, pues el volumen de litigios varía de unos partidos judiciales a otros, y la forma de trabajar depende de la carga de trabajo y los medios disponibles. Por ejemplo, en Bilbao se registran cada día seis asuntos urgentes, mientras que en Vitoria se contabilizan tres y en San Sebastián, dos.


Esos casos urgentes plantean un dilema a los empleados judiciales: tomar declaración a los detenidos y resolver las peticiones de protección (alrededor del 30% de las órdenes se deniegan en Euskadi) puede consumir casi toda la mañana, de manera que apenas queda tiempo para celebrar los juicios rápidos. Al final, a los jueces no les está quedando más remedio que organizarse para que los juzgados no queden bloqueados con el ‘día a día’; especialmente, cuando se encuentran de guardia.


En líneas generales, las estadísticas que maneja el Observatorio contra la Violencia de Género (www.poderjudicial.es) han registrado un descenso de los enjuiciamientos por violencia sexista en Euskadi. Durante el primer trimestre de este año fueron sometidas a juicio 209 personas (202 hombres y 7 mujeres). En cambio, en los tres meses siguientes, sólo fueron juzgados 142 individuos (140 hombres y dos mujeres); es decir, un 32% menos. No obstante, apenas ha variado la proporción de sentencias condenatorias, que se sitúa genéricamente en el 74%, si bien asciende al 80% en el caso de los extranjeros.


En este sentido, los inmigrantes aparecen claramente sobrerrepresentados en los procedimientos por maltrato sexista, pues aunque ese colectivo sólo supone el 5% de la población vasca, acaparó el 25% de los enjuiciamientos entre enero y marzo pasados; y el 33% entre abril y junio. Del mismo modo, una de cada cuatro mujeres que solicitó una orden de protección durante el segundo trimestre en Euskadi tenía origen extranjero, una proporción que se repitió entre los hombres denunciados.


Los familiares
El último estudio del Poder Judicial también incluye otro dato llamativo: en el segundo trimestre de este año, el País Vasco apareció como la segunda comunidad con menos denuncias de malos tratos en los tribunales (3,6 por cada diez mil habitantes), sólo por delante de Extremadura (3,5). A gran distancia figuran Andalucía y la Comunidad Valenciana (ambas con 8,6), así como Madrid (8,2) y Cataluña (6,4).


En términos absolutos, de las 769 denuncias presentadas en los juzgados vascos durante el segundo trimestre, apenas 53 fueron formuladas personalmente por la víctima y sólo una fue instada por los familiares. Otros 65 expedientes se pusieron en marcha por iniciativa de los servicios sociales y de los centros sanitarios, mientras que los 650 restantes correspondieron a atestados realizados por la Ertzaintza y Policías locales.


Ahora bien, cuando intervinieron los funcionarios policiales, casi siempre lo hicieron tras recibir una llamada de la víctima (571 casos). Muy pocas veces actuaron tras recibir un aviso de algún miembro de la familia (11) o reaccionaron por su propia iniciativa (68).

> Berria: Hiesa > LA FELGTB INICIA UNA CAMPAÑA CONTRA EL VIH INSPIRADA POR LOS BEATLES

  • Una campaña de VIH inspirada por los Beatles
  • Se distribuirán camisetas, postales y chapas con el lema ‘All we need is love’
  • El Mundo, 2007-11-12

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha utilizado el famoso himno al amor de The Beatles, ‘All we need is love’, para ilustrar una campaña de solidaridad con los homosexuales que viven con VIH.


Según la FELGTB, el lema elegido, ‘Todo lo que necesitamos es amor’, persigue mejorar la comprensión hacia las personas seropositivas, desdramatizando su condición y destacando que las relaciones sexuales con individuos con VIH pueden ser tan placenteras como las que se mantienen con cualquier otra persona, siempre y cuando se practique un sexo más seguro y se eviten las prácticas de riesgo.


El presidente de la Federación, Antonio Poveda, explicó durante la presentación de la campaña en Palma de Mallorca, que uno de los objetivos es reducir el miedo de la población a mantener relaciones sexuales con personas seropositivas.


Poveda indicó que tener sexo con una persona con VIH “no implica que aumente el número de infecciones, ya que de lo que se trata es de practicar sexo seguro, sea con seropositivos, con seronegativos o con quien lo desconoce”.


La campaña también pretende insistir en que son los comportamientos y no las personas las que transmiten el VIH, facilitar la comprensión de los miedos y rechazos que sufren los seropositivos, promover el apoyo y la solidaridad con éstos y facilitar la visibilidad de los gays seropositivos dentro del ‘ambiente’.


Esta iniciativa se desarrollará durante los próximos meses por todo el país y estará presente a través de 120.000 postales y 55.000 chapas con el lema de la campaña, que se distribuirán en los locales de ambiente, camisetas y anuncios publicitarios.


Las 50 asociaciones integradas en la Felgtb serán las encargadas de distribuir el material entre la comunidad homosexual y transexual, haciendo llegar el mensaje a través también de locales de ocio y discotecas. “Estamos negociando con el empresariado para que los camareros lleven las camisetas, ya que tienen una gran influencia entre la gente que frecuenta los locales”, añaden.


Más visibilidad
El coordinador del Área de Salud Integral y VIH de la FELTGB, Chicosé Cubero, explicó que las entidades distribuidas por todo el país realizarán también charlas y foros de debate para abordar la situación de los seropositivos, así como fiestas de presentación de la campaña. En este sentido, Poveda destacó que uno de los principales campos a trabajar es la visibilidad, ya que el “comprensible” anonimato que mantiene los infectados por VIH dificulta que las asociaciones lleguen a ellos.


“Queremos luchar para que no exista la discriminación en la sociedad hacia los seropositivos, pues es la razón de que se mantenga esa invisibilidad. Para ello, hay que hablar más y las administraciones deben hacer un esfuerzo por hacer de este tema una prioridad”, apuntó.


Poveda reiteró su petición de que el sida sea objeto de un Pacto de Estado en el que se involucren la comunidad científica, partidos y ONG. “Desde la FELGTB, apostamos por la presión política porque es una manera de obligar a la administración a tomarse en serio lo que sigue siendo una pandemia”, insistió.


La prevalencia de casos de VIH en el colectivo gay es del 15% y, de hecho, se observa un repunte entre la población homosexual más joven. Poveda consideró “preocupante” que el 66% de los gays a los que les fue diagnosticado VIH en 2006, “desconocían su infección”.