• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Hiesa > HIESA DUTEN 1.058 GAIXO ARTATZEN ARI DIRA NAFARROAN, ETA AURTEN BESTE 19 KASU IZAN DIRA

  • Hiesa duten 1.058 gaixo artatzen ari dira Nafarroan, eta aurten beste 19 kasu izan dira
  • Arrisku harremanen bat izan duen edonork birusa atzemateko proba berehala egiteko deia egin dute
  • Berria, 2007-12-01 # Erredakzioa · Iruñea

Hiesa Nafarroan «egonkortuta» dago. Hala adierazi zuen atzo Julio Solak, Nafarroako Ospitaleko infekzio gaixotasunen zerbitzuko buruak. Ospitale horretan artatzen dituzte Nafarroako hiesa gaixoak. Aurten, beste 19 kasu atzeman dituzte; aurreko urteetan antzeko zenbakiak izan ziren. Eta aurten, sei pertsona hil dira hiesa dela eta; 1994. urtean, adibidez, 62 pertsona hil ziren.


Egun, hiesak jotako 1.058 gaixo daude Nafarroan. Horietatik, 755ek jasotzen dute erretrobirusaren aurkako tratamendua. Julio Solak kutsatu berrien inguruko zenbait datu eman zituen, eta esplikatu zuen 2005eko erdialdetik gaur egun arte kutsatu diren 91 pertsonen erdia baino gehiago etorkinak zirela. Lau gaixoetatik hiru gizonezkoak dira. Azkenik, datuei dagokienez, Solak azpimarratu nahi izan zuen aurten ez dela haur jaioberririk kutsatu.


Kutsatzeko moduetan aldaketa izaten ari da: azken urteetako kasuetan gaixoak ohi baino zaharragoak dira, eta sexu bidez kutsatu dira. Dena dela, gaixo guztien artean, %67 xiringen bidez kutsatu ziren. Xiringei dagokienez, Nafarroako Botikarien Elkargoak atzo jakinarazi zuen 2006. urtean, 13.026 xiringa berri trukatu zituztela xiringa erabilien ordez. Eta hiesaren aurkako 37.808 kit eman zituzten.


Gaixoen tratamenduari dagokionez, Julio Solak erran zuen erretrobirusaren aurkako botikei esker gaixoen bizitza kalitatea «bertze hiritarren ia berdina» dela. Eta prebentzio neurriez adierazi zuen «betikoak» izaten segitzen dutela: «abstinentzia, fideltasuna eta preserbatiboa».


Kontzientziazioaren beharra
Araban, Bizkaian eta Gipuzkoan hiesa duten 185 kasu berri atzeman zituzten iaz, eta uste dute aurten 150 inguru izanen direla. Jesus Estonba Gehituko kideak atzo adierazi zuen kontzientziazioa behar-beharrezkoa dela GIBaren detekzio berantiarrari aurre egite aldera.


«Birusarekin kutsatzen direnen %40ek ez dakite 5 eta 10 urte artean daramatzatela birusarekin», erran zuen Estonbak. «Eta diagnostikatzen dietenean, tratamenduaren eraginkortasuna txikiagoa da». Hori dela eta, hiesaren aurkako Gipuzkoako elkarte hiritarreko kide Asier Lekuonak dei egin zuen arrisku harremanen bat izan duen edonork GIB atzemateko proba egin dezan, lehenbailehen. Merkatuan badago ordu laurden batean birusa dagoen ala ez dioen proba. Gainera, Lekuonak salatu zuen birusa dutenek ezin dituztela zenbait herri bisitatu edo hipoteka bat sinatu.

> Iritzia: El DIario Vasco > TAREA PENDIENTE

  • Tarea pendiente
  • El Diario Vasco, 2007-12-01 # Editorial

getEstrellas() getVotos() if (window.document.getElementById(‘num-comentarios’)) getNumComentarios(‘5.0.498005358’) La conmemoración hoy del Día Mundial del Sida ha de servir de esperanzador recordatorio de los avances conseguidos para frenar la expansión de la epidemia, disminuir sus mortíferas consecuencias y favorecer la comprensión social de una enfermedad que padecen 33,2 millones de personas en todo el planeta. Pero el reconocimiento de los logros alcanzados en la prevención del mal y en las terapias que tantas vidas han ayudado a salvar debe actuar, ante todo, como imprescindible acicate para seguir combatiendo el virus y las fuertes desigualdades que provoca su contagio. Aunque el impacto del sida es global, el compromiso para hacerle frente dista de ser igualmente común y eficaz. La constatación de que dos tercios de la población afectada carece del acceso a los tratamientos demuestra que la epidemia se ha convertido en un nuevo elemento de condena para los países más pobres. La insuficiencia de las terapias en el Tercer Mundo contrasta con los progresos logrados en los países desarrollados. Sin embargo, ese innegable éxito no puede conducir ni a comportarse con descuido en las conductas de riesgo, ni a eludir la propia responsabilidad en la detección precoz del virus. Se calcula que los contagios podrían reducirse en España un 30% si todas las personas infectadas contaran con el diagnóstico de que lo están. Una cifra tan relevante exige intensificar las campañas institucionales, pero también un mayor arropamiento social que evite la discriminación que, aún hoy, se asocian al virus.

> Iritzia: Daniel Zulaika > SIDA 2007: UN BALANCE ESPERANZADOR

  • Sida 2007: un balance esperanzador
  • Gara, 2007-12-01 # Daniel Zulaika · Coordinador del Plan del Sida

Como todos los años, el 1 de diciembre constituye un buen momento para hacer un balance de lo que ha sucedido durante estos doce meses pasados.


La situación de las nuevas infecciones por VIH se mantiene estabilizada. No aumentan, pero tampoco disminuyen respecto a años anteriores. Estimamos que, en 2007, 150 personas se han diagnosticado de infección por VIH en el País Vasco, de las que el 55% se ha infectado por relaciones heterosexuales, el 25% por relaciones homosexuales y el 15% por compartir jeringuillas.


Es en esta área, el de la prevención, donde tenemos que seguir realizando un mayor esfuerzo.


2007 nos ha traído importantes avances en tratamientos. Dos nuevas familias de farmacos antirretrovirales se han puesto a disposición de los profesionales sanitarios, lo que es excepcional en la investigación farmacéutica.


Gracias a ello contamos en el momento actual con 20 medicamentos antirretrovirales diferentes, lo que nos garantiza tratamientos eficaces para muchos años y aseguran el futuro de las personas afectadas.


En febrero, el Gobierno Vasco dio un gran impulso a la cooperación internacional en VIH/sida. Los Departamentos de Vivienda y Asuntos Sociales y de Sanidad firmaron un convenio con ONUSIDA para colaborar con esta institución en los programas que realiza en los paises en desarrollo.


El proyecto incluye tanto acciones preventivas como de asistencia, tratamiento y apoyo, y tiene una triple vertiente: apoyo a las actividades básicas de ONUSIDA sobre VIH en Ruanda (300.000 euros); asesoramiento a los programas de prevención de VIH en usuarios de drogas por vía intravenosa en Europa del Este, y análisis de los hábitos sexuales de las regiones y/o paises que aportan mayor número de inmigrantes al País Vasco (Latinoamerica, Africa subsahariana y Europa del Este) para realizar de manera más eficaz los programas de prevención de la transmisión sexual del VIH en nuestro país.


Con este acuerdo se intenta aunar la experiencia de ambas instituciones para lograr una mayor eficacia en la lucha global contra el VIH/sida.


En resumen, creo que 2007 nos ha traido más noticias buenas que malas y el balance es esperanzador.

> Berria: Josu Imanol Unanue Astoreka > 1 DE DICIEMBRE, DIA INTERNACIONAL CONTRA EL SIDA: LA AUTOCRITICA

  • Viviendo con el VIH/sida
  • 1 de diciembre, Día Internacional Contra el Sida: La autocrítica
  • La mortalidad de esta pandemia va unida en gran mediada a la falta de recursos y a la pobreza Un abrazo a los compañeros y compañeras que vivimos con el VIH/sida de todo el mundo y el recuerdo a los que nos dejaron
  • Gara, 2007-12-01 Josu Imanol Unanue Astoreka

Veintidós años de portador del virus dan para mucho, uno recuerda los amargos momentos del inicio y la desesperación al verse joven y sin futuro es un golpe que cuesta superar, no en vano los dos años de esperanza de vida inicialmente concedidos. Pero los años demuestran que se puede madurar y lograr, día a día, la ilusión y los recursos para hacer futuro -si no los hay, hay que crearlos-, todos somos capaces de ello.


Pero no todos han tenido la suerte mía o las posibilidades de seguir, a ellos mis recuerdos y compromiso.


También es bueno recordar y valorar los sucesos que llevan a pensar que este 1 de diciembre será una fecha más para olvidar. Hablamos mucho de nuestras situaciones personales como propias de todos, y poco de la gran mayoría de las personas viviendo con el VIH/sida olvidadas o relegadas a vivir en condiciones degradantes.


Así, en estos años he podido acudir a muchos lugares donde reclamábamos más medicamentos de uno u otro tipo y nos poníamos a la altura de los profesionales. Llegábamos a pasearnos con becas de multinacionales, carpetas multicolores o en aviones, ante el asombro de quienes incluso tenían dificultades para participar en estos interminables y fastuosos foros sobre el SIDA. Son muchas jornadas sin concretar compromisos viables y sin criticar gastos y derroches, o el silencio obligado de más del 95% de afectados-infectados, que podrían dar una versión mas real de la magnitud de la pandemia y su verdadero rostro.


Pero también en esta lucha y a pesar de que los privilegiados por nuestra situación hemos empleado todo tipo de información, seguimos con nuestros prejuicios al clasificarnos y a la vez pedimos respeto, cuando entre nosotros aún hay quien se burla de la diferencia. He acudido a encuentros o conferencias donde los homosexuales -y los afectos de cualquier tipo-, eran motivo de comentarios. Hablo de realidades que dicen bien poco a nuestro favor, pero siempre subsanables si existe voluntad.


Realidades como la de cierta fundación apoyada por famosos, políticos, empresas multinacionales de todo tipo, etc. Y de su presidente que acudía a eventos en un coche que costaba millones, decía que él representaba a las personas que vivíamos con el VIH/sida, pero dejaba claro que él no lo era. También celebrará el día como el que más.


Burla tras burla en un recorrido donde las comparaciones son odiosas, pero reales. Y para aprender hay historias que nos son propias: los sidatorios como los de Cuba; la expulsión de criaturas de escuelas por el mero hecho de la sospecha; los experimentos en países menos desarrollados; o la situación en las cárceles. Todas son parte de nuestro recorrido común, y a recordar para superarlas. Pese a ello -y ajenos- muchos nos empeñaremos en hablar de nuestro sida, de nuestro casi cronificado sida.


Cuando repaso los años de lucha y el vertiginoso e irracional gesto del 1º de diciembre por parte de muchos, reclamo la cordura y la consecuencia para recordar a quienes en todos estos años sólo han sido una excusa cuando nos interesaba, porque si hubiera voluntad real y lucha en ese sentido, lo que aquí nos es propio por derecho lo sería en todo el mundo. Y es que la mortalidad de esta pandemia va unida en gran mediada a la falta de recursos y a la pobreza.


De los balances propios llega la autocrítica y verme superior, incluso con este virus, me produce cierta vergüenza, puesto que sé que tendré opción a elegir fármacos, usar medidas de prevención y a apoyos reales cuando los necesite. Incluso, llegado el momento, podré perderme en debates absurdos. Creo que es mi obligación pedir que nos dejemos de mirar al ombligo y denunciemos lo que no se ha hecho -ni se está haciendo- para otros.


Tenemos que denunciar las políticas injustas e insolidarias de los gobiernos, el mal reparto de los bienes, el uso de carne humana como laboratorio para experimentar fármacos, las ganancias multimillonarias de quienes organizan hasta nuestros encuentros, etc. Hablo de lucha por la justicia, que no se nos debe olvidar viendo documentos, carteles y folletos maravillosamente realizados y expuestos este día. Pensemos que quienes más necesitan serán olvidados un día más. Un abrazo a los compañeros y compañeras que vivimos con el VIH/sida de todo el mundo y el recuerdo a los que nos dejaron.

> Iritzia: Teresa Infante > LA CARA OCULTA DE LA ENFERMEDAD

  • La cara oculta de la enfermedad
  • El País, 2007-12-01 # Teresa Infante · Presidenta de Unicef – Comité País Vasco

Desde el primero de diciembre de 1981 en que se diagnosticó el primer caso, el sida ha matado a más de 25 millones de personas en todo el mundo. A finales de 2006, más de 33 millones vivían con la enfermedad y sólo el pasado año se produjeron más de cuatro millones de nuevas infecciones. Después de 25 años de luchar contra ella, es cierto que la comunidad internacional y los gobiernos, tanto de los países industrializados como de los países en desarrollo, se han comprometido política y presupuestariamente contra la propagación de la enfermedad, y en estos momentos disponemos de programas de prevención e información, y tratamientos eficaces que pueden invertir la tendencia.


Sin embargo, y pese a estos avances, la infancia ha sido y sigue siendo en gran medida la gran ausente de la agenda del sida, es la cara oculta del sida. Se calcula que en la actualidad hay más de dos millones de niños infectados por el VIH y cada día que pasa debemos agregar casi dos mil nuevas infecciones de niños menores de 15 años -la mayoría de ellas, por transmisión de madre a hijo- y de más de 6.000 jóvenes -cada vez, más mujeres- de entre 15 y 21 años.


Pero el sida no afecta sólo a la supervivencia de aquellos niños, niñas y jóvenes infectados por el virus, sino que la enfermedad tiene unas repercusiones en el desarrollo y bienestar de la infancia -y por tanto, de la sociedad en su conjunto- mucho más allá de los propios datos epidemiológicos, ya por sí mismos alarmantes. El sida deja a millones de niños y niñas huérfanos, solos, privándoles del cuidado, el amor y la protección de sus padres; les aleja de sus compañeros de juego, de sus maestros y de su educación, al obligarles a abandonar la escuela para atender a sus familias enfermas o a sus hermanos menores. En muchas ocasiones, deben asumir responsabilidades de adultos, trabajar, lo que les hace vulnerables a la explotación y al abuso. Cambian sus modelos de conducta, sienten vergüenza y miedo, y muchos de ellos, especialmente las niñas, deben hacer frente a la estigmatización y a la discriminación. El sida deja a los adolescentes y jóvenes sin medios, sin oportunidades para ganarse la vida. Les priva, en definitiva, de una esperanza para el futuro.


Decía que la infancia ha sido la cara oculta del sida: todavía sigue siendo difícil encontrar estadísticas y cifras mundiales de niños y niñas afectados por la epidemia. Solamente un 5% de los niños seropositivos tiene acceso al tratamiento pediátrico, que es, además, caro y difícil de administrar a los muy pequeños. Se estima que en el mundo hay 15 millones de niños huérfanos por causa del sida, de los cuales ni siquiera una décima parte reciben algún apoyo público. Cada 15 segundos un joven contrae el VIH y las pruebas de detección del virus sólo están accesibles para un 12% de quienes desean hacérselas.


Para asegurar una próxima generación de niños y niñas libres de sida y que no sufran sus consecuencias, Unicef, trabajando coordinadamente con otras organizaciones y líderes mundiales, ha lanzado la campaña Unidos por la infancia, Unidos contra el sida que propone, de forma urgente, cuatro objetivos prioritarios para 2010 conocidos como las cuatro P: Prevenir la transmisión del virus de madre a hijo, lo que implica el acceso universal a los medicamentos antirretrovirales e intentar prolongar la vida de los padres para impedir que los niños queden huérfanos; proporcionar tratamiento pediátrico con antirretrovirales y cotrimoxazol que, con un coste muy bajo, evita muertes por otras enfermedades oportunistas; prevenir la infección entre los adolescentes y jóvenes, proporcionándoles información sobre salud sexual y reproductiva para evitar situaciones de riesgo, y generalizar el acceso a las pruebas de detección del VIH; y, por último, proteger y ayudar a los niños afectados por el sida, apoyando en primer lugar a sus familias y a las comunidades en que viven, asistiendo a los niños huérfanos, ofreciéndoles apoyo psicosocial y económico, y asegurando su acceso a los servicios básicos de salud y educación.


Es un hecho que el sida no sólo afecta a aquellos que lo padecen, sus tentáculos van mucho más lejos, como he intentado apuntar brevemente. Si los niños, niñas y jóvenes que conviven de alguna manera con la enfermedad tienen hambre, están débiles, se encuentran mal, no pueden asistir a la escuela en condiciones óptimas, sufren traumas, están solos y carecen de oportunidades, es muy difícil que el mundo alcance sus compromisos de desarrollo y paz.

> Elkarrizketa: Udiarraga García-Uribe > "EL SIDA HA DEJADO DE SER MORTAL, PERO SIGUE SIENDO VERGONZANTE"

  • Udiarraga García-Uribe, Presidenta de la nueva Federación de OGG Antisida Euskalsida
  • «El sida ha dejado de ser mortal, pero sigue siendo vergonzante»
  • La portavoz del asociacionismo vasco reclama para Vizcaya y Guipúzcoa un servicio de Ginecología
  • El Correo, 2007-12-01 # Fermín Apezteguía


«Tengo 42 años y me hice activista hace 15, cuando el sida se llevó la vida de una de mis mejores amigas, en las navidades de 1992. Lo tenía todo porque era muy lista, muy guapa, majísima. Todas le teníamos una envidia sana. Empecé colaborando en T4, de la mano de un histórico, Josu Unanue, y luego fundé Itxarobide, como un brazo de esta organización. El trabajo social me atrapó; y en 1997 decidí dejar mi empleo en una inmobiliaria para hacer de todo esto mi profesión».


«El virus de la inmunodeficiencia humana, el VIH, nos ha hecho más humanos y más luchadores a las personas que nos hemos acercado a este mundo, pero no estamos solos frente a él. Para pararlo, necesitamos la ayuda de toda la sociedad». Udiarraga García-Uribe está convencida de que la unión hace la fuerza. Quizás por eso, la fundadora de Itxarobide ha sido elegida para presidir la recién creada Euskalsida, la federación que agrupa a las siete ONG del País Vasco que combaten contra la infección.


-¿Qué quería la última persona que llamó a la puerta de Itxarobide?
-Era un hombre de 48 años, de formación universitaria que todo lo que sabía sobre el sida era lo que había visto sobre África en los documentales de la televisión. Venía muy empapado, pero sobre todo venía pidiendo socorro. Quería respuestas a un montón de preguntas y las quería ya.


-¿Qué buscan en ustedes los pacientes recién diagnosticados?
-Quieren que les expliques el mejor tratamiento. Y también buscan, y esto es lo que más me impresiona, el anonimato más grande que he conocido en 15 años de activismo.


-¿Por el miedo al rechazo?

-¡Claro, claro! Quieren que lo sepa su médico, como mucho su pareja y se acabó. ‘Que trabajo en una oficina desde hace 20 años, tengo un puesto de prestigio y si se sabe algo, no me mata el sida, sino mi corazón’. No quieren saber nada.


-¿Qué les dan que no encuentren en su familia, por ejemplo?
-Algo que sólo pueden encontrar aquí, en las ONG. Les ponemos en contacto con personas que, como ellos, viven con el VIH y eso les alivia terriblemente. ¿Le cuento una anécdota rápida?


-¡Por favor!
-Hace un año vino una mujer de más de 61 años a la que había infectado su marido. Llevaba año y medio tragándose sola toda su angustia y gastándose en psicólogos el dinero que no tenía, a 70 euros la sesión. Por fin tuvo el valor de llamarnos por teléfono.


-¿Y qué pasó?
-Le pedí que se pasase por la asociación y le preparé una especie de encerrona, con dos mujeres y un hombre seropositivos. De 60 minutos, estuvo 40 de llanto. Al terminar me dijo que, emocionalmente, aquella hora le había valido más que todas las consultas al psicólogo. Eso hacemos las ONG y eso no se puede comprar.


-¿Quienes les piden ayuda?

-Personas de todo tipo y condición. A nuestra asociación los que más llegan son hombres de 40 años. Las mujeres tardan muchísimo en pedir ayuda, siempre tienen otras cosas que hacer. Y cada vez vienen más personas coinfectadas.


-Con dos virus: ¿sida y hepatitis C?
-Sí. El 70% de las persona que llamaron a nuestra puerta en 2006 estaban preocupadas por ambas cuestiones. El sida es muy democrático: aquí viene un ingeniero, un barrendero, un parado, un inmigrante…


-¿Cuánto pesa el estigma para que todo el mundo esté infectado y nadie quiera que lo sepa el de al lado?

-Si hablamos de 100 kilos, el peso del estigma es 93. El gran problema del sida es la discriminación. Ha dejado de ser una enfermedad maldita para convertirse en vergonzante. Ya no es sinónimo de muerte, sino que es una enfermedad para esconder.


-¿Por qué surge Euskalsida?
-Hacía mucho tiempo que trabajábamos en red las siete ONG del País Vasco. Ahora le hemos dado un ámbito jurídico para ahondar en nuestro trabajo social.


-Han comenzado bien: pidieron una consulta de enfermedades sexuales para Álava y se abre el día 11…
-Pues sí, ja, ja… pero nos faltan muchas cosas.


-¿Como qué?
-Como un servicio de ginecología especializado para las personas con VIH de Vizcaya y Guipúzcoa.


-¿Qué mensaje quiere dejar a los lectores que hayan llegado hasta el final de esta entrevista?
-Mientras no dispongamos de una vacuna, la educación es nuestra mejor baza contra el sida.

> Laburrak: Hiesa > DONOSTIA: ACTOS EN RECUERDO DE LAS PERSONAS QUE HAN CISTO TRUNCADA SU VIDA A CAUSA DEL SIDA

  • Actos en recuerdo de las personas que han visto truncada su vida a causa del sida
  • Gara, 2007-12-01

Durante el día se colocarán mesas informativas y se colocarán lazos rojos en los autobuses. En el Bulevar donostiarra se repartirán lazos rojos de la mano de un grupo de batucada, entre las 12.00 y las 13.00. Por la tarde, a las 19.30, habrá una concentración en la Plaza Teresa de Calcuta. Para mañana, Gehitu tiene prevista la proyección del documental «25 años de sida en Euskadi» en Tabacalera de Donostia a las 19.00. A su vez, Harribeltza ha organizado la exposición «Imágenes para la lucha contra el sida» del 3 al 16 de diciembre en el Centro Cultural Antiguo.