• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Elkarrizketa: Mariela Castro > CUBA: DIVERSIDAD SEXUAL CONTRA VIENTO Y MAREA

  • Cuba: Diversidad sexual contra viento y marea
  • IPS, 2007-12-08 # Dalia Acosta · La Habana, Cuba

La sexóloga Mariela Castro asombró al mundo este año, y a no pocos en Cuba, cuando anunció una propuesta de reforma legal en esta isla caribeña de régimen socialista que incluía el reconocimiento pleno de los derechos de gays, lesbianas, transexuales, travestis y transgéneros.


Directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y promotora desde 2004 de una estrategia de sensibilización hacia la diversidad sexual, Castro debe de ser una de las pocas personas en América Latina y el Caribe que impulsa una campaña de tal magnitud desde una institución estatal.


En conjunto, las diferentes propuestas incluyen la no discriminación por orientación sexual e identidad de género, el reconocimiento de las uniones de hecho entre las personas del mismo sexo, el derecho a adopción de las parejas homosexuales y la responsabilidad de la familia y la sociedad con transexuales, travestis y transgéneros.


Entrevistada por IPS, esta sobrina del líder Fidel Castro e hija del presidente en funciones Raúl Castro, aseguró que, si bien el tratamiento legal no implicará automáticamente un cambio social de actitudes, sentará las bases para ese cambio y para avanzar hacia la garantía de derechos desde las instituciones.


IPS: –¿En qué estado se encuentra la propuesta?
Mariela Castro: –Tenemos tres propuestas. La primera es una resolución del Ministerio de Salud Pública que implementa la atención integral a las personas transexuales, incluida la creación de una unidad asistencial para garantizar desde el diagnóstico y el tratamiento hormonal hasta la operación (de readecuación sexual) y el proceso postoperatorio.


La segunda es la inclusión de la orientación sexual y la identidad de género en una reforma del Código de Familia de 1975 y los cambios necesarios en otros cuerpos legales. Por ejemplo, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social requeriría una resolución específica para garantizar el empleo a travestis o transexuales, cosa que a veces es bastante difícil.


Y, por último, estamos preparando los argumentos para una propuesta legal sobre identidad de género que, entre otros aspectos, incluye que un transexual no tiene necesariamente que operarse para obtener su cambio de identidad.


–El proyecto de reforma al Código de Familia estaba en manos del Buró Político del gobernante Partido Comunista en junio. ¿En qué estado está ahora?
–Está en proceso de consulta. La orientación que recibimos del partido es que ganáramos tiempo en educar antes de que las propuestas lleguen a la población. Por eso estamos en este momento centrándonos en una estrategia educativa a través de los medios de comunicación.


–¿La orientación de preparar a la población es una señal positiva?
–Es favorable. Al parecer, se ha entendido la importancia de la propuesta, pero también se entiende que la población merece ser informada para que no se sienta transgredida.


–¿Llegará al parlamento en la sesión ordinaria de este mes de diciembre o habrá que esperar al próximo año?
–Todavía es muy pronto. Quién sabe si para julio de 2008. Me gustaría que fuera así y por eso estamos preparando condiciones para trabajar rápida e intensamente con la población en los temas de identidad de género y orientación sexual.


–¿Se han mantenido los mecanismos de discusión con diferentes sectores?
–Hemos realizado seminarios en varias direcciones del Ministerio del Interior, especialmente con la policía, en la Escuela Superior del Partido Comunista, con dirigentes municipales del partido y con tres comisiones permanentes del parlamento. Logramos que cuando llegan transexuales cubanos que han salido al exterior y se han operado, puedan ir a un tribunal municipal donde se les hace el procedimiento de cambio de identidad. También esperamos la firma de un convenio que incluye la preparación de abogados para la defensa adecuada de estas personas, de gays y lesbianas.


–¿Se está tratando la situación de los transexuales que pueden ser sancionados por la ley y llevados a prisión?
–Se necesitan modificaciones del Código Penal y del reglamento de prisiones. Hasta ahora, después de los seminarios que impartimos en prisiones, cuando han tenido un recluso transexual no lo ponen ni con la población penal femenina ni masculina, sino en un área que no les cree conflictos. Ahora hay una reclusa transexual. Biológicamente es hombre, pero ella es mujer. Está en la cárcel de mujeres, en el área del hospital, y se le ha garantizado que asista a su consulta habitual en el Cenesex.


Algo que quisiéramos proponer también al Ministerio del Interior es la creación del pabellón conyugal en las cárceles para parejas homosexuales. Me parece una fuerte discriminación que estas personas no tengan un lugar donde encontrarse en la intimidad.


–Otro sector muy sensible, pero tan esencial como los medios de comunicación, es el de educación. No sólo por la manera en que la educación influye en las personas desde la infancia, sino por la discriminación que puede llegarse a vivir en la escuela. ¿Se ha logrado algún acuerdo de trabajo?
–Tanto el Ministerio de Educación Superior como el Ministerio de Educación están incluidos en la estrategia, pero hemos logrado muy poco. Ahí, además, hay un problema muy grave con los transgéneros que no terminan la escuela. Como sus modales y actitudes están relacionados con su identidad de género, que no es el sexo con el que la gente los identifica, son muy vulnerables a la burla y al rechazo.


Y por ahí pasan también los temas de la orientación sexual. Hay muchos prejuicios para abordar estos problemas en la educación. En algún momento más oportuno, tendremos que hacer una propuesta de resolución específica para este sector y, por supuesto, preparación del personal.


–La ausencia de información en los medios de comunicación cubanos sobre la diversidad sexual ha contribuido al desconocimiento y, por ende, a los prejuicios. ¿Cómo definiría la situación actual?
–Los medios se están acercando a hablar del asunto, pero todavía tímidamente. Están perdiendo el miedo a abordar estas cosas que evidentemente no dominan. Nosotros estamos dispuestos a brindar asesoría, estamos proponiendo telenovelas, radionovelas, documentales y películas. Hay que buscar distintas vías de visibilizar e ir esclareciendo.


Estoy segura de que en la medida en que se vaya hablando más de estos temas y la ley los ampare, los organismos también serán más flexibles. Todo poquito a poco.


–Este año estalló espontáneamente un debate sobre el llamado “quinquenio gris” en la política cultural cubana. Pero hay otros problemas que se arrastran del pasado, como la reclusión de homosexuales en las llamadas unidades militares de apoyo a la producción, en los años 60, o la penalización de actitudes homosexuales. ¿Cree que sería tiempo de ir hablando más claramente, más racionalmente, de estos temas?
–Es muy saludable hablar de lo que ha pasado y de por qué pasó. Creo que ya se considera un error, pero hay que analizarlo. Como los seres humanos, las instituciones también cometen errores y tienen que ser capaces de reconocerlos, ver qué se va a hacer para que no se repitan, qué leyes establecer, qué valores instituir.


Reconocer errores es doloroso, sobre todo cuando chocan con la ideología revolucionaria. Los errores de Cuba fueron muy similares a los que se cometieron y todavía se siguen cometiendo en muchos países. Aquí pasaba lo mismo que en otros lugares. Trascendió mucho más porque se esperaba que una revolución socialista, por la emancipación del ser humano, no pudiera cometer esos errores.


Una ideología revolucionaria debe ser verdaderamente revolucionaria, no en unos aspectos sí y en otros no, pero también la ideología de esa época estaba muy permeada de homofobia y de prejuicios. Los partidos comunistas eran muy homofóbicos. Ahora están teniendo actitudes más inclusivas. Por suerte han aprendido y se han dado cuenta de esas y de muchas otras cosas más.


Parece que el Partido Comunista de Cuba también está procesando todo esto, entendiéndolo, está en un proceso de aprendizaje también en ese aspecto. Y nosotros lo que estamos haciendo es facilitar esos procesos de aprendizaje.


Pero no se debe asumir una actitud de búsqueda de culpables. Lo que hay que hacer es sacar aprendizaje y tomar medidas para avanzar como sociedad.

> Iritzia: Mariela Rodríguez Méndez > PREGUNTE SIN PENA

  • Pregunte sin pena
  • Juventud Rebelde, 2007-12-08 # Mariela Rodríguez Méndez · Máster en Psicología y consejera en ITS y VIH /sida

MI: En dos ocasiones en mi vida me han pedido que estimule las tetillas. A uno le dije que no era lesbiana, al otro le pregunté si era bisexual. Ambos me contestaron que no tenía nada que ver con lo que pienso. Yo hice esta caricia pero no me gustaba porque me parecía que eran los senos de una mujer. Además, no quería habituarme porque corría el riesgo de que cualquier otro hombre me tildara de lesbiana si se lo hacía. Por otra parte, vivo con mis padres y a mi papá se le ha despertado un deseo sexual enfermizo después de viejo. Estoy viendo TV y comienza el show. Siento que mi mamá no quiere, pero luego se conecta. No se cuidan; mi papá grita y todo. Traté de conversar con mi mamá y no me hizo caso. De veras necesito su orientación porque estoy dejando de querer a mis padres. Siento que no me respetan. Tengo 42 años.


El hecho de que nos narre en una misma carta ambas historias referidas a lo que para usted constituyen normas de conducta sexuales, nos hace indagar en su conexión implícita.


Posiblemente la actuación de sus padres es molesta en tanto ellos apuntan a una parte de su vida con asuntos irresueltos, precisamente por guiarse por el cumplimiento de lo que para usted constituían verdaderas normas.


Debe ser difícil que después de actuar con tanto rigor para ser amada, sean justamente los padres quienes rompan con todo aquello en lo que usted ha creído.


Quizá deba pensar con mayor detenimiento en este miedo a parecer lesbiana. No queda claro qué es lo desagradable: la caricia en sí o el hecho de fantasear con los senos de una mujer cuando juega con las tetillas de un hombre.


En cuanto a sus padres es preciso develar la conexión entre el despertado deseo sexual y su interpretación de irrespeto con la consecuente sensación de desamor. Lo más probable es que ellos no quieran faltarle el respeto, aunque usted sienta como si así fuera.


En verdad, es posible encontrar un modo de convivencia placentera, pero no existe fórmula prescrita para ello. Todo dependerá de la creatividad que pongan en juego.

> Laburrak: Indarkeria > IRAN: EJECUTAN A UN GAY QUE TUVO SEXO A LOS 13 AÑOS

  • Irán ejecuta a un gay que tuvo sexo a los 13 años
  • El País, 2007-12-08 # E. de B. · Madrid

Un joven iraní, Makwan Mouloudzadeh, de 20 años, ha sido ahorcado en su país por haber tenido sexo con otros muchachos cuando tenía 13 años. La ejecución ha sido denunciada por Human Rights Watch (HRW) y dosmanzanas.com. Ambas organizaciones afirman que el joven fue acusado de “violación” o lavat (sexo anal), aunque sus compañeros, de su misma edad, declararon que la relación había sido consentida.

> Berria: Homofobia > CATALUNYA: UNAS 400 ENTIDADES ACUSAN A LA GENERALITAT DE ESTAR SUBORDINADA AL LOBBY GAY

  • Unas 400 entidades acusan a la Generalitat de estar «subordinada al lobby gay»
  • ABC, 2007-12-08 # A. Marín · Barcelona

Unas 400 organizaciones familiares, culturales y sociales acusaron ayer al Govern de estar «subordinado al lobby gay» y reclamaron que la Generalitat salga de la «International Lesbian and Gay Association (ILGA)» en la que ingresó el pasado 24 de octubre. Las entidades, entre las que se encuentran Acción Familiar, Pro Vida, Médicos Cristianos, E-cristians o el Instituto de Política Familiar, piden también la dimisión de la consellera de Acción Social y Ciudadanía, Carme Capdevila, por considerarla «responsable directa de los continuos despropósitos del Gobierno catalán en este campo».


En un manifiesto, que ayer hicieron público, las organizaciones consideran que la actuación de la Generalitat no va dirigida a defender los derechos de las personas homosexuales, a las que las entidades respetan, sino que está faltando de forma absoluta al principio de neutralidad ideológica. «Una cosa es respetar a las personas y otra promover la homosexualidad como se está haciendo de forma descarada», afirman.


Tras recordar algunas iniciativas del tripartito a favor del colectivo gay, las entidades creen que la Generalitat no puede formar parte de una organización cuya finalidad es «el activismo homosexual» y consideran que su ingreso en la ILGA es «la ratificación de una política persistente dirigida a promover la homosociedad».

> Berria: Oroitzapena > SATURRARAN: ENCARCELADAS EN EL FRANQUISMO BAJO EL "AZOTE DE LA FE"

  • Encarceladas en el franquismo bajo el “azote de la fe”
  • Una historiadora investiga la vida de las cárceles gestionadas por monjas
  • El País 2007-12-08 # Lara Varela · Pontevedra


Le llamaban “La Pantera Blanca”. Sor María de Aránzazu era la madre superiora del penal de Saturrarán, un antiguo balneario de Mutriku (Guipúzcoa) reconvertido en cárcel desde 1938. Por allí pasaron un centenar de gallegas condenadas por el franquismo, al no existir en la comunidad ninguna prisión central para mujeres. Así lo explicó ayer la historiadora Victoria Martínez Rodríguez durante el III Congreso da Memoria Histórica que se clausura hoy en el Pazo da Cultura de Pontevedra.


La Pantera Blanca, apodada así por su aire glacial y la férrea mano con la que gobernaba la penitenciaría, pertenecía a la orden de las Mercedarias. Entonces resultaba habitual que las comunidades religiosas se pusieran al frente de estos centros femeninos cuyo objetivo era el de “doblegar y transformar” a las reclusas, condenadas hasta a 30 años de prisión en buena parte por actos de rebelión, desobediencia o reunión. No obstante, Victoria Martínez matiza que el papel de la mujer durante el franquismo más que protagonista y activo fue “subsidiario” al de sus parejas y familiares varones víctimas de la represión por su pertenencia a organizaciones políticas y sindicatos en los que rara vez figuraba una mujer.


Con las monjas gobernando las cárceles, las autoridades franquistas cumplían dos objetivos: por un lado, efectuar una labor adoctrinadora y, por otro, darle utilidad a estos recintos en un tiempo en el que el número de cárceles se quedaba pequeño y donde la mano de obra era gratuita. Las monjas, por su parte, utilizaban a la población reclusa, que en el caso de Saturrarán, pasó de 700 a 1.700 residentes, para trabajar sus huertos y plantaciones. A cambio, las alimentaban con “pan duro y legumbres con gusanos”.


Cuenta Victoria Martínez que en las cartas de estas gallegas existen referencias constantes al trato duro y a la férrea disciplina de las religiosas que, en su afán por cumplir con esa labor transformadora, utilizaban la incomunicación como herramienta habitual. La Pantera Blanca llevaba a cabo ese aislamiento en las celdas situadas junto al canal y que constantemente se inundaban hasta el punto de que “hubo quien casi llegó a ahogarse”.


Martínez, que ha iniciado su trabajo de investigación en esta cárcel vasca de la que tan sólo queda ya una placa conmemorativa, recorrerá los centros de Palma de Mallorca, Madrid o Santander, adonde también eran derivadas las penadas gallegas. Su trabajo ya ha tropezado con el recelo de archiveros y autoridades. El Ayuntamiento de Ponteareas, gobernado por el popular Salvador González, tardó más de año y medio en abonarle los 2.500 euros que le correspondían por ganar con este proyecto el Premio de Investigación Fermín Bouza Brey 2006.

> Berria: Trans > PAKISTAN: LA CIUDAD DE LAHORE SE HA CONVERTIDO EN LA MECA DEL SEXO PROHIBIDO

  • La ciudad paquistaní de Lahore se ha convertido en la meca del sexo prohibido
  • EL Tiempo, 2007-12-08 # Ethel Bonet


Situado a espaldas del fuerte mogol de Shahi Qilla, entre calles destartaladas y construcciones abigarradas, se encuentra el barrio rojo de Hira Mandi, conocido como el ‘Mercado del Diamante’.


Este distrito centenario, construido en el siglo XVII durante el Imperio Mogol, ha sido desde entonces el centro de la vida nocturna en Lahore. Durante siglos, las tawaif (bailarinas y cortesanas) han entretenido a la conservadora nobleza musulmana.


Entonces eran mujeres refinadas, con un alto nivel de educación. Pero la tradición ha cambiado mucho y las tawaif son ahora prostitutas comunes o transexuales que bailan en locales populares.


Las tawaif viven al margen de la situación política del país, encerradas en su mundo de luces de neón y humo de cigarrillos. Pero desde que el presidente Pervez Musharraf declaró el estado de excepción, los locales están cerrados y no hay actuaciones.


En uno de esos cuartuchos desolados nos reunimos con Ashiba, Nibi, Shabo y Saima.


Todos visten el traje tradicional de las mujeres: camisa larga, pantalón bombacho y un chal para cubrirse los hombros. A pesar del porte elegante y los gestos refinados, sus enormes pies ennegrecidos delatan sus condiciones de vida.


Ashiba, de 41 años, es el más veterano y cuando habla no para de gesticular.


“Desde pequeña me he sentido una mujer, pero en mi casa no lo aceptaban y por eso mi padre me pegaba para que cambiara”, explica.


Ashiba se queja de que lo consideran mayor para seguir trabajando como bailarina. “Los hombres las prefieren más jóvenes. Por eso he tenido que hacerme una liposucción”, detalla, mientras enseña orgulloso el perfil de sus caderas. Pagó casi 3.000 euros (unos nueve millones de pesos) por la cirugía estética en la clínica privada Akram.


“La vida es fácil cuando eres joven. No paras de tener clientes, te llaman de todos los locales. De repente descubres la cruda realidad: que eres viejo, transexual y estás sólo”.


Un sueño frustrado
“Los jovencitos de ahora no tienen talento. Antes éramos una gran familia y se respetaba la jerarquía”, se queja su compañero Nibi, de 40 años, que viene de una familia humilde de Kassar, a 40 km de Lahore, y que como Ashiba, tuvo que abandonar su casa porque su familia no lo aceptaba.


“De pequeña soñaba que un príncipe vendría a mi casa y nos marcharíamos a su palacio (…) pero el palacio se convirtió en un cuarto sin ventanas y no soy princesa, sino puta”.


Las bailarinas eróticas cobran 1.000 rupias paquistaníes (unos 33.000 pesos) por actuación, a lo que se suman las cuantiosas propinas de los clientes.


Nibi asegura que hasta los islamistas admiran su trabajo. “Hace unas semanas vino un mulá (clérigo chii) a ver mi espectáculo y él era el que más dinero me lanzaba”.


Pero a pesar de anécdotas divertidas, sus maquillados ojos ocultan la indignación de ser un marginado. La conservadora sociedad paquistaní no acepta a los transexuales y por eso están condenados a ganarse la vida de manera ilegal.