• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Indarkeria > EL ACUSADO DE MATAR A BEGOÑA BOHOYO LO NIEGA Y DICE QUE "SE CAYO POR LA ESCALERA"

  • El acusado de matar a Begoña Bohoyo lo niega y dice que “se cayó por la escalera”
  • Asegura que nunca la agredió y que las denuncias anteriores eran “falsas”. La Fiscalía mantiene la petición de 19 años de cárcel en el inicio del juicio, celebrado ayer en la Audiencia Nacional
  • Noticias de Gipuzkoa, 2007-12-18

El acusado de matar a la pasaitarra Begoña Bohoyo en enero de 2006 a causa de las palizas que presuntamente le propinó tras encerrarla durante tres días en el domicilio de ambos en Hendaia, Patxi Xabier Aramburu, negó ayer los hechos que se le imputan en el inicio del juicio que se está llevando a cabo en la Audiencia Nacional de Madrid.


En ese sentido, declaró que las lesiones que presentaba su pareja tras su muerte se debían a “una caída por las escaleras y un accidente con la moto”. También relató que en el momento del suceso se llevaba bien con la víctima, que nunca la agredió o amenazó y que las denuncias anteriores que tenía por malos tratos eran “falsas”.


El detenido, de 41 años y natural de Donostia, realizó estas declaraciones en una primera jornada en la que la Fiscalía elevó a definitiva su petición de 19 años y medio de cárcel. El fiscal solicitó, en concreto, 14 años por un delito de homicidio y otros cinco años y seis meses por detención ilegal. La vista se celebró en la Audiencia Nacional, al tratarse de un presunto delito cometido por un ciudadano español en el extranjero y haber sido denunciados los hechos en el Estado.


Aramburu negó en todo momento haber cometido los delitos de detención ilegal y homicidio y contestó tanto a las preguntas de su abogado y las del Ministerio Fiscal como a las que le formularon la acusación popular y particular personadas en la causa. El acusado comenzó reconociendo haber tenido problemas con el alcohol, pero añadió que es una adicción que compartía con su pareja.


De este modo explicó las lesiones que terminaron causando la muerte a María Begoña Bohoyo ya que, según dijo, se produjeron después de que su pareja bebiera grandes cantidades de alcohol y, en consecuencia, incurriera en una crisis nerviosa que le llevó a destrozar parte del inmobiliario de la casa y a caerse después por las escaleras del domicilio.


Aseguró, además, que esta recaída -la mujer había recibido asistencia médica para curar su adicción al alcohol y llevaba ocho meses sin beber- estuvo motivada por el despido de su puesto de trabajo. Según Aramburu, María Begoña llegó a agarrar un martillo en plena crisis nerviosa, por lo que tuvo que forcejear con ella para arrebatárselo y posteriormente llevarse a otro piso de la casa a la hija de ambos, que en ese momento tan sólo tenía un año de edad.


“Si fuera culpable, lo diría pero no es así, era el amor de mi vida”, insistió el acusado, quien negó también haberla retenido en el domicilio durante tres días. “Podría haber salido de la casa cuando hubiese querido porque vivíamos en un bajo y yo no estaba todo el rato en casa”, explicó.


La Fiscalía, por contra, considera acreditado que el acusado golpeó brutalmente a la mujer y la empujó contra una ventana que se rompió, lo que le provocó cortes en la cara. Posteriormente, según su versión, la retuvo durante tres días en la vivienda que compartían, periodo durante el cual impidió que fuera atendida por sus lesiones y continuó maltratándola, si bien ésta pudo finalmente escapar de su domicilio.


Pocos días después murió debido a un shock séptico generalizado y un fracaso multiorgánico a consecuencia de las agresiones sufridas. Presentaba importantes lesiones en un pulmón, órganos internos y rotura de tres costillas.


Los agentes de la Ertzaintza que le tomaron declaración en el hospital señalaron ayer que tenía dificultades para hablar a causa de sus lesiones, que les dijo que su pareja la había tenido retenida durante tres días, pero que no iba a identificarle para que no pudieran localizarle, porque, según les indicó, le quería mucho. Uno de los agentes que intervino en la causa relató cómo la víctima pidió a sus familiares que no denunciasen a Aramburu porque, según decía, “todavía estaba enamorada de él”.


Sus hermanas, por su parte, describieron la relación sentimental de la pareja como “tormentosa” y aseguraron que ella no las llamó antes “porque él la había amenazado con llevarse a la niña”. Asimismo, indicaron que les contó que “se había vuelto loco, la había encerrado y que rompió sus botas de tanto pegarla”.


El testigo de la defensa, Juan María Iragorri, amigo de la fallecida y ex toxicómano, que coincidió en la cárcel con el acusado, explicó que quedó con la víctima el 27 y 28 de diciembre de 2005 en Irun para comprar cocaína, y ella le dijo que “no estaba tan mal” del golpe que se había dado cayendo por las escaleras. Los informes de los peritos de toxicología concluyeron que la fallecida era una “consumidora habitual de cocaína y cannabis”.


Mientras, los peritos médicos determinaron que la lesión del costado es “compatible con la huella de un zapato” y consideraron que es más lógico pensar en traumatismos múltiples provocados por lesiones que en una caída por las escaleras porque éstas “tendrían que ser larguísimas para producir golpes en tantas partes del cuerpo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: