• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Erreportajea: Homofobia > PARA QUE NO TE OLVIDES… LA HOMOFOBIA DEL PARTIDO POPULAR

  • Para que no te olvides… (1): La cruzada del PP contra el matrimonio gay
  • Diario de un comunista gay, 2007-12-23

Cada vez que entro en el foro de Partidos Políticos de chueca.com me deprimo, no lo puedo evitar. Y es que son muchos los mensajes de apoyo a un partido que, durante años, nos ha despreciado y difamado a tutiplén. He dedicado ya algunos de mis artículos al nuevo fenómeno “homófobo” de los peperogays, esos homosexuales que disfrutan apoyando al Partido Popular después de que este los ninguneara en los ocho años que estuvo en el poder rechazando cualquier ley de parejas presentada por los partidos políticos de izquierda; e incluso en la oposición, cuando se alió con el Foro de la Familia para rechazar la idea de que una pareja de gays o lesbianas pudiera considerarse familia y, por tanto, tener los mismos derechos que cualquier pareja heterosexual.

El 19 de septiembre de 2000, el PP rechazó las propuestas de PSOE, CiU, IU y Grupo Mixto para regular a las parejas de hecho. Ese mismo año, el 20 de noviembre, 84 diputados nacionales del PP firmaron un recurso de inconstitucionalidad contra la ley foral para la igualdad jurídica de las parejas estables de Navarra y, en 2003, el consejo de ministros acordó interponer recurso de inconstitucionalidad contra ley vasca de parejas de hecho. Podemos observar, por tanto, que el Partido Popular siempre ha rechazado cualquier intento de regularización de parejas homosexuales, haciendo gala de su homofobia, la cual se intensificó con su rechazo al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Por eso, no viene mal recordar aquellos días en los que el matrimonio entre personas del mismo sexo era un auténtico debate en nuestro país. La mayoría de los españoles -más del 60%- estaba a favor de la medida apoyada, principalmente, por IU y PSOE. El PP, sin embargo, se opuso radicalmente a la ley, por lo que votó en contra en el Congreso.

Todos los grupos políticos, a excepción del PP y algunos diputados de CiU, votaron a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. La medida, que obtuvo 183 votos a favor y 136 en contra, fue celebrada por cientos de miles de gays, lesbianas y transexuales durante la manifestación del orgullo de ese mismo año. Sin embargo, una semana antes, un grupo de integristas convocó una manifestación para protestar contra la medida, que fue secundada por altos cargos del Partido Popular y la Iglesia Católica.

El 30 de septiembre de 2005, Mariano Rajoy presentaba un recurso de inconstitucionalidad contra el matrimonio homosexual, ya que a su juicio, vulnera siete artículos de la Carta Magna y “desnaturaliza la institución básica del matrimonio”. También alegó que dicha ley priva de derechos a quienes legítimamente los tienen para reconocer los nuevos derechos legítimos de otros.

Las asociaciones integristas que se mostraban radicalmente en contra de la plena equiparación de derechos por parte de las parejas homosexuales, se frotaron las manos con esta medida. Los foros de Hazte Oir aplaudían la actuación del líder del PP a la vez que arremetían contra el rey Juan Carlos por haber aprobado la ley, poniendo como ejemplo la actuación del rey de Bélgica, que abdicó en 1990 durante 36 horas para no tener que poner su firma a la ley del aborto. “Yo soy el Rey de España, no el Rey de Bélgica”, aseguró Juan Carlos.

Pero los integristas no se rendían en su cruzada contra los derechos de los homosexuales. El Foro de la Familia y otras asociaciones ultras recogieron firmas para presentar una iniciativa ciudadana que pretendía derogar la ley del matrimonio homosexual. El 27 de febrero de este año se debatió en el Congreso su posible derogación. PSOE, ERC, IU-ICV y BNG defendieron el matrimonio entre personas del mismo sexo como una “conquista social” de España. CiU se pronunció en contra de la derogación de una norma aprobada hace escasamente año y medio y CC dejó la decisión en manos del TC. Tan sólo el PP y algunos diputados de Unió votaron en a favor de la derogación, demostrando, de nuevo, su política homófoba.

Un mes después, en marzo de este año, el Consejo General del Poder Judicial preparó un informe para que las agencias internacionales de adopción pudieran negarse a tramitar expedientes de parejas homosexuales, argumentando “objeción de conciencia”.

El Partido Popular respaldó la inicitiva del CGPJ, reforzando así su identidad homófoba. Fue por esas mismas fechas cuando el PP no condenó en el Parlamento Europeo la homofobia llevada a cabo por el gobierno de Polonia. Pero eso ya lo trataré en otro artículo.

A unos meses de las elecciones, la gran incógnita para muchos es si el PP se atrevería a derogar la ley en el caso de que ganara los comicios en marzo de 2008.

“Nosotros estamos en contra de esa ley”, asegura Zaplana en el video. Sin embargo, no se moja a la hora de confesar la verdadera inclinación del PP ante el matrimonio entre personas del mismo sexo. Hay que cuidar las formas a escasos tres meses de las elecciones, y no recordar las barbaridades que altos cargos del PP han dedicado al colectivo lgbt en estos años.

Pero algunos no olvidamos…

  • Para que no te olvides (2): A vueltas con el matrimonio
  • Diario de un gay comunista gay, 2007-12-25

En el año 2001, el diputado popular Ángel Cristobal afirmó que “la unión entre homosexuales atenta contra el derecho natural”. Pero fue más allá. “Y si hablamos de matrimonio entre homosexuales, ¿por qué no hablar de matrimonio entre dos hombres y una mujer, entre dos mujeres y un hombre, entre cuatro mujeres y cinco hombres. ¿Por qué no llegamos a la promiscuidad total, a la manera de una tribu amazónica, y vivimos todos bajo un cobertizo y lo pasamos bomba?”

Las declaraciones de Ángel Cristobal no fueron aisladas. Altos cargos del Partido Popular arremetieron contra la posible regularización de las parejas homosexuales: en 2003, el entonces ministro Montoro aseguró que “equiparar a las parejas de hecho traería más paro ” y, más recientemente, la número 2 del PP en Barcelona y tertuliana en numerosos programas, Montserrat Nebrera, afirmó que que el matrimonio gay es como una unión entre “una señora y un delfín”.

Con respecto a la adopción por parte de parejas del mismo sexo, el PP se ha mostrado siempre igual de contundente: en el año 2002, la esposa del entonces presidente del gobierno, Ana Botella, hizo unas declaraciones al periódico El Mundo en las que hablaba de la “familia tradicional”: “Creo que la familia tradicional, la familia formada por hombre y mujer, con todos sus defectos, se ha demostrado que es lo mejor para la formación y el crecimiento de un niño. Todos sabemos, porque tenemos hijos, que no les gusta ser diferentes. Mi hijo Alonso, por ejemplo, dice que él quiere ir al colegio en autobús y en metro, porque quiere ser igual que el resto. Sentirse diferente a los niños les hace sufrir y más si tiene por padres a dos hombres o a dos mujeres”. Acabó su respuesta añadiendo de forma clara: “Yo no soy partidaria de la adopción de niños por parte de gays y lesbianas.”

Pero el episodio más indignante fue el protagonizado por Aquilino Polaino. El catedrático de Psicopatología de la Universidad Complutense, invitado por el PP al Senado, afirmó que “los modelos de exposición social a los que esté expuesto el niño o la niña a lo largo de su desarrollo psicoemotivo van a determinar en algunos y a condicionar en todos los casos el desarrollo emocional de la persona”, por lo que “para el desarrollo psicoemocional es preciso la comparecencia de hombre y mujer como figuras de padre y madre respectivamente”. Sin embargo, cerró su intervención hablando del perfil psicopatológico de los homosexuales, que, según dijo han sido educados por padres “hostiles, alcohólicos, distantes” y por madres “sobreprotectoras”, sobre todo, con los hijos varones. Tras su discurso homófobo, fueron muchos los aplausos que recibió por parte de senadores del PP aunque, por suerte, fueron más numerosas las críticas que recibió el supuesto experto y, sobre todo, el Partido Popular.

Ante este panorama, no resultó extraño que el Partido Popular recurriera en el TC la ley de matrimonio homosexual, aprobada por amplia mayoría absoluta en el Congreso, tal y como he señalado en el artículo anterior. Sin embargo, no es cierto que el recurso sólo se haya interpuesto contra el nombre y la adopción, tal y como señaló Mariano Rajoy en el programa “Tengo una pregunta para usted”, sino que éste se ha dirigido contra la totalidad de la Ley:

4. Objeto del recurso.
El presente recurso se dirige contra la totalidad de la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio y, en particular, contra las normas contenidas en el artículo único y las disposiciones adicionales primera y segunda de dicha Ley.

Estamos, por tanto, ante una mentira más de un partido que ha hecho de la homofobia una de sus señas de identidad en los últimos años…

  • Para que no te olvides (3): Homofobia de partido
  • Diario de un comunista gay, 2007-12-27

Felipe del Baño, miembro del Partido Popular y homosexual declarado, aseguró en una entrevista concedida al diario 20 Minutos que él no ve la homofobia de su partido. “Sí puede haber, pero tanto en el PP, como en el PSOE, como en IU y en la sociedad”, afirmó Del Baño, que recientemente ha mostrado su interés por ser candidato al Congreso “para que el PSOE no capitalice los apoyos del movimiento gay”. Mariano Rajoy afirmó en el programa “Tengo una pregunta para usted” que ni él ni su partido estaban en contra de los homosexuales. “Hay algo que me dolió especialmente y que me pareció profundamente injusto, que fue la utilización que algunos hicieron de ese tema diciendo que el Partido Popular porque se oponía al matrimonio homosexual estaba en contra de los homosexuales”, añadió el líder de un partido que, en los últimos años, ha hecho de la homofobia una de sus principales “políticas”. Y es que, más allá de su negativa a la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo, la homofobia en nuestro país ha encontrado en el PP un digno representante.

A principios de mayo del año 2002, con el PP en el poder, se debatía en la ONU la inclusión de la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays (ILGA) en el grupo de ONG que asesoran al Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC). La medida, que contaba con el apoyo de Alemania, Francia y Holanda, fue rechazada por veintinueve votos en contra, entre los que se encontraba el voto negativo del representante español. España fue el único país europeo que votó en contra de la medida, aliándose, por tanto, con países como Irán y Sudán, que castigan la homosexualidad con la pena de muerte, o con Uganda y Qatar, ambos países con leyes homófobas. “Ni siquiera Austria, con Gobierno conservador, se ha opuesto”, aseguró Jordi Petit, expresidente de la ILGA.

Por aquel entonces, la noticia pasó casi desapercibida. El gobierno, que manejaba a su antojo el aparato mediático (principalmente TVE, Antena 3, Onda Cero y Cadena COPE), consiguió acallar uno de los episodios más homofóbicos protagonizados por el Partido Popular.

Cinco años más tarde, en abril de 2007, el Parlamento Europeo condenaba las declaraciones homófobas de políticos y religiosos, debido, sobre todo, a los ultimos acontecimientos acaecidos en Polonia. La inciativa, promovida por los grupos Socialista, Liberal, Los Verdes e Izquierda Unitaria Europea obtuvo 325 a favor, 124 en contra y 150 abstenciones. La mayoría de diputados del PP se abstuvo, a excepción de Jaime Mayor Oreja y José Javier Pomés, que votaron en contra de la medida. Algo que no es de extrañar, teniendo en cuenta que Mayor Oreja, como la mayoría de los políticos del PP, no ha condenado el franquismo, un régimen en el que miles de homosexuales fueron perseguidos y estigmatizados.

  • Para que no te olvides (4): Homófobos en nombre del PP
  • Diario de un comunista gay, 2007-12-29

En julio del año 2003, Francisco Murcia, diputado del Partido Popular en el Congreso, llamó de forma despectiva “maricón” al coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. Según informó en su día NacionGay, “la presidenta de la Cámara llamó la atención al Sr. Murcia y Llamazares aclaró que para él no era ningún insulto que le aplicaran cualquier calificativo referente a la orientación sexual”.

El 26 de abril de 2005, en pleno debate sobre la regularización del matrimonio entre personas del mismo sexo, el alcalde de Pontons (Barcelona), el popular Lluís Fernando Caldentey, afirmó públicamente que no casaría nunca a parejas del mismo sexo porque “para mí un gay es una persona tarada, que nace con una deformación física o psíquica”. “¿Por qué demonios se deben constituir matrimonios gays?”, se preguntó entonces Caldentey, que afirmó que “lo normal es que las personas nazcan macho o hembra, porque yo no he visto nunca dos perros machos haciendo el amor. No es natural”.

Tras las declaraciones de Caldentey, se armó la polémica: el entonces presidente del PP catalán, Josep Piqué, pidió disculpas a todas las asociaciones de gays y lesbianas, anunciando además la apertura de un expediente disciplinario contra Caldentey como paso previo a su expulsión del Partido Popular. Sin embargo, el alcalde homófobo seguía en sus trece: días más tarde de sus primeras declaraciones, Caldentey aseguraba que “tal vez la palabra ‘tarados’ no es la más adecuada, pero los homosexuales son deficientes para procrear y educar”. Agregó además que los niños educados por parejas homosexuales “tendrán una deficiencia formativa, tendrán carencias”, por ejemplo cuando se les tengan que explicar cuestiones sexuales. “Yo mismo, si a una niña le tengo que explicar lo que es la regla no sé como hacerlo, porque nunca la he tenido”, afirmó.

Dos años más tarde, Caldentey era de nuevo el candidato del Partido Popular a la alcaldía de Pontons, obteniendo de nuevo mayoría absoluta en los comicios de mayo de 2007. “Todo lo ocurrido es ya un caso archivado, tanto yo como el partido lo damos por superado”, afirmó Caldentey. El presidente del comité de derechos y garantías del PP catalán, Fernando Martínez, explicó que después de aplicar medidas “cautelares” sobre Caldentey y “elevar” el tema a la dirección del PP en Madrid, finalmente el asunto se acabó “desvaneciendo”.

Un caso similar al del alcalde de Pontons ocurrió en octubre de este mismo año, cuando un concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Berga, Josep Saña, envió un email a un edil socialista en el que se preguntaba “cómo es que hay tantos homosexuales en el mundo, con el asco que damos los hombres peludos, dándose por el culo por todas partes, cosa de lo más innatural y depravada”.

Un portavoz del partido señaló que Saña no representa al PP y que se le abría expediente de expulsión. Supongo que el expediente, al igual que ocurrió con el del alcalde de Pontons, acabará desvaneciéndose, aunque el caso ha pasado a engrosar la lista de hechos y dichos homófobos de políticos en nombre del Partido Popular.

  • Para que no te olvides (5): El PP y su lucha en favor de la homofobia
  • Diario de un comunista gay, 2007-12-31

Según las conclusiones de un estudio presentado por el COGAM en noviembre del año 2005, alrededor de un 15% de los alumnos madrileños de entre 14 y 16 años tiene “actitudes homófobas que provocan situación de acoso y pueden repercutir en que los jóvenes homosexuales tengan miedo a salir del armario o a expresar su afectividad”, según explicó la antropóloga Belén Molinuevo, una de las autoras del informe.

“Para poder superar cualquier tipo de discriminación por razón de sexo u orientación sexual es preciso poner los mecanismos y las acciones que permitan hacer frente a este reto desde el ámbito educativo”. Así comenzaba la Proposición no de Ley presentada en enero de 2006 por el Grupo Parlamentario de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid, que instaba al gobierno regional a que:


1. Elabore un Plan contra la discriminación por razón de sexo u orientación sexual en el sistema educativo.

2. Cuente para la elaboración del mismo con la participación, al menos, de: organizaciones sindicales, organizaciones de padres y madres, organizaciones estudiantes, colectivos GLTB, colectivos de mujeres, el Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid y el Defensor del Menor.

3. Presente el Plan contra la discriminación por razón de sexo u orientación sexual en el sistema educativo en un plazo de seis meses desde la aprobación de esta PNL por la Asamblea de Madrid

4. El Plan tenga dotación Presupuestaria en los Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid 2007.

El pleno de la Asamblea de Madrid rechazó la proposición de Izquierda Unida. La votación terminó con 53 votos a favor-los de los diputados de IU y del PSOE- y 56 en contra, correspondientes a los escaños del Partido Popular. El PP argumentó que la iniciativa de IU es “demasiado específica” y que “no prevé otros motivos de acoso o discriminación escolar”. La portavoz de Educación, Gador Ongil, explicó que su partido presentó una proposición alternativa “mucho más general” que en algunas semanas se debatirá en el pleno.

“La Comunidad está en manos de la extrema derecha educativa”, aseguró entonces Jorge García, segundo portavoz de IU en el Parlamento regional, que destacó también que el PP ni siquiera hizo enmiendas o recomendaciones, “lo que pone en evidencia que no tienen ningún interés en este tema”.

La situación se repetía en octubre de 2007: el pleno de las Cortes Valencianas rechazó, con los votos del PP, una proposición no de ley de Compromís pel País Valencià, apoyada por el PSPV, en la que reclamaba que la Cámara instara al Consell a elaborar un plan contra la discriminación por razón de sexo, orientación sexual o identidad de género en el sistema educativo.

La diputada de Compromís pel País Valencià, Mònica Oltra, alertó de los riesgos de la «homofobia» y defendió la evolución de la sociedad española con sendos símiles televisivos: “Se ha pasado, dijo, de la familia retratada en Cuéntame cómo pasó a otra reflejada, dijo, en series actuales como Los Serrano o Aquí no hay quien viva”.

La popular Gema Amor le ofreció a través de una enmienda consensuar un plan global contra la discriminación de cualquier tipo y en todos los ámbitos sociales pero Oltra lo vio una «burla», ya que descafeinaba su propuesta, centrada en la labor en las escuelas.

A día de hoy, ninguna de las dos Comunidades Autónomas, ha elaborado ningún plan para luchar contra la homofobia o contra cualquier tipo de discriminación en el ámbito educativo.

> Elkarrizketa: Jaime Mendia > "DEBEMOS ‘DESPSIQUIATRIZAR’ LA TRANSEXUALIDAD"

  • Jaime Mendia · Miembro de EHGAM
  • “Debemos ‘despsiquiatrizar la transexualidad”
  • EHGAM-DOK, 2007-12-23
  • Reproducimos aquí la entrevista completa que realizó Jaime para ZAZPIKA

A pesar de que es incuestionable de que en los últimos años se han dado pasos importantes para llegar a una sociedad que no discrimine por razones de preferencia sexual, hoy todavía existen personas entregadas a la marginación. En este círculo perverso, EHGAM (Euskal Herriko Gay-Les Askapenerako Mugimendua) destaca la situación de los “trans” (travestís y transexuales), pero también la de aquéllos que basan sus relaciones afectivo-sexuales en la dominación-sumisión.


1. Muchos transexuales se quejan de ser “los marginados entre los marginados”, ¿se ha olvidado el movimiento homosexual de los transexuales?


Sí y no. A favor del movimiento homosexual podríamos decir, por ejemplo, que la primera manifestación que organizó en Euskal Herria, allá por el año 1977, lo hizo junto con los colectivos de prostitutas y de transexuales, en lo que se llamó “la mesa de los marginados”, que desde el principio, hace ya 30 años, hemos hecho mención en nuestra plataforma reivindicativa al problema trans, y que hemos contado también con trans entre nuestros militantes. En el día a día, siempre que hemos conocido a alguno o alguna con problemas se le ha intentado ayudar. Por otra parte, bien triste por otro lado, hay que recordar que en el comienzo del movimiento en Gipuzkoa está la movilización por el asesinato de Francis, o también las manifestaciones por el asesinato de Sonia en Barcelona por parte de la COFLHEE.


Es cierto, sin embargo, que durante años, a nivel reivindicativo, aparte de mencionarlos se ha hecho bien poco por ellos y ellas. De alguna forma, bastante teníamos con nuestros problemas como para meternos con otro todavía más peliagudo. El sector revisionista, la parte más conservadora del movimiento, siempre los consideró seres marginales, pensaba que los gays y las lesbianas teníamos que dar la sensación de ser personas serias, con poder e influencia, con las que se puede contar, para poder lograr nuestros objetivos, por lo que mezclarse con los y las trans no ayudaba en eso. No forman parte del poder rosa… No podemos obviar que, hasta hace muy poco, los y las trans, en un porcentaje altísimo, eran personas absolutamente marginales, lo más lumpen del lumpen. Por supuesto, la responsabilidad de que esto fuera así es de la sociedad, nunca de ellos o ellas.


Desde el movimiento revolucionario, donde se sitúa oficialmente EHGAM, es posible que se les comprendiera mejor, la solidaridad fuera más alta, y se tratara de apoyarlos en sus reivindicaciones, pero existía el problema ideológico: la base fundamental de este movimiento siempre ha sido la no identidad, es decir, la lucha por construir una sociedad en la que no hubiera identidades ligadas al sexo, la negación de los géneros en definitiva, y personas tan hipersexualizadas como los trans chocaban con este planteamiento, así que, aunque se les ayudaba, eran muy difíciles de integrar en la plataforma ideológico-reivindicativa. El sector radikal del movimiento probablemente les haya comprendido mucho mejor. Aún así, hasta hace muy poco no se ha conseguido integrar la lucha trans en el discurso por la no-identidad.

Además, la traición del movimiento de liberación sexual hacia los y las trans ha sido doble: no sólo se les ha aparcado durante décadas, sino que se les ha utilizado. No hay que olvidar que, durante las épocas más duras de la represión homófoba, ellas y ellos fueron el aspecto más visible de la transgresión sexual, con lo que se llevaron siempre la peor parte. Aunque no se hizo así voluntariamente, en realidad se les utilizó como carne de cañón para abrir la primera brecha en la conquista de las calles. Sin ellos y ellas todos los y las demás lo hubiéramos tenido mucho más difícil. Algún día tendremos que reconocer esto oficialmente, y pedirles perdón.


2. ¿Qué es, en realidad, la transexualidad? ¿Es lo mismo un transexual que un travestí?


Bueno, aquí creo que cada uno al que preguntaras te podría dar una definición diferente. Yo te doy la mía:


– por travesti entiendo a una persona que le gusta vestirse con ropa y adoptar modos considerados socialmente del sexo contrario, pero no tiene por qué tenerse a sí mismo como del género contrario al que en principio le correspondería por su sexo biológico. Lo hace por morbo sexual, o porque actúa en un espectáculo, u otro tipo de trabajo,…


– por transgénero entiendo a una persona que se siente del género contrario a su sexo biológico, aunque no sienta la necesidad de cambiar su cuerpo, o todavía no lo haya decidido, o no lo considere conveniente, o…


– por transexual entiendo a una persona que ha modificado su cuerpo en alguna medida para asimilarlo al del sexo contrario, o que, aunque todavía no lo haya hecho, tiene bastante claro que quiere hacerlo en un futuro próximo.


De todas formas, estas clasificaciones son demasiado rigurosas, la realidad es tan variada y compleja que hace que no sirvan en la práctica para mucho, porque nada es nunca blanco ni negro. En este momento es preferible decir “trans” para cualquer persona que esté en algún momento de éstos.


3. ¿Es la transexualidad un trastorno psicológico?


Evidentemente no.


Vivimos en una sociedad que distribuye a la población en dos mitades, les asigna diferentes roles a cada uno de ellas y además da poder a una de esas mitades sobre la otra. Es la forma más fácil y estable de mantener el control: cada mitad se encarga de controlar a la otra. Se utiliza el sexo para esto porque es lo más sencillo.


Para que este sistema funcione es necesaria la identidad de género, que es algo totalmente cultural. Cada mitad debe saber perfectamente qué debe hacer, cómo debe comportarse y cómo y con quién le es lícito mantener relaciones sexuales. Este sistema se ha mantenido hasta ahora por la represión religiosa (la iglesia decide lo que es pecado), y, posteriormente, por la represión médica (la medicina decide lo que es enfermedad).


La homosexualidad se consideró un trastorno psíquico hasta 1990. Hoy día, la transexualidad todavía se considera un trastorno psíquico, y qué decir de todas las demás sexualidades minorizadas. Pero en absoluto es una enfermedad : simplemente, no es cierto que a un cuerpo biológico le corresponda un género. Hay personas que entran por ahí, y personas que no. Y otras que, a pesar de que en su día entramos, llevamos media vida en un proceso voluntario de deconstrucción de nuestro género, porque creemos en una sociedad en la que la diferencia entre dos personas por la forma que adopten sus órganos sexuales no tenga mayor trascendencia que la diferencia de color de sus ojos, por ejemplo. Y no estoy hablando de que hombres y mujeres seamos iguales en derechos, sino de que las categorías de ‘hombre’ y ‘mujer’ dejen de tener sentido.


Lo que sí merece un estudio serio, hablando de trastornos psicológicos, es cómo a mediada que la Iglesia pierde poder para controlar la sociedad, al irse difuminando el concepto de “pecado”, la medicina y, en concreto, la psiquiatría, gana poder para decidir lo que es “normal”, ”sano”, y lo que no. Es posible que, una vez que hayamos acabado con los curas, tengamos que ir a por los psiquiatras…Aunque también podríamos utilizarlos en nuestro beneficio: Creo que, con toda la razón del mundo, si a cualquiera de nosotros o nosotras un día se le ocurriera decir que habla con su dios, conoce perfectamente su voluntad y además que tiene el poder de que cualquier decisión que tome aquí en la Tierra, Dios no tendrá más remedio que asumirla en el Cielo (es decir, que tiene a Dios en su nómina), le tomarían por un chalado o chalada, y que a cualquiera que le creyera, le tomarían por un/a retrasado/a mental. Así que creo posible conseguir que a medio plazo la psiquiatría considere la religiosidad como una tara psíquica discapacitante. Digo esto como ejemplo para que se entienda cómo la psiquiatría determina lo que consideramos trastorno y lo que no.


4. Uno de los objetivos es sacar la transexualidad de la psiquiatría, ¿verdad?


Para responder a esta pregunta me gustaría recurrir a un comunicado de la Guerrilla Travolaka, que es un grupo catalán de jóvenes activistas trans. Ellas pueden expresar mucho mejor que yo lo que significa la reivindicación de la despsiquiatrización trans.


“…Queremos apoderarnos del género, redefinir nuestros cuerpos y crear redes libres y abiertas donde poder desarrollarnos…No somos víctimas… Frente a la Trans-normatividad que impone una estricta moral médica y un sistema de géneros binómico proponemos nuevas formas alternativas de entender y construir el cuerpo. No se trata de un tercer sexo, ya que ni siquiera creemos en un primero ni en un segundo, se trata de poder expresar libremente nuestro género, entendiendo la utopía que eso supone…Nos presentamos como piratas, trapecistas, guerrilleros, RESISTENTES del género…Creemos en la acción directa contra la transfobia, y para ello pensamos que hace falta redefinir los límites de esta fobia, entendiendo que supone el rechazo de cualquier expresión de identidad de género no-normativa, no sólo la transexual…Ponemos en duda el protocolo médico español que desde hace años establece unas pautas absurdas y tránsfobas para cualquier ciudadano que desee tomar hormonas de su “sexo” contrario. No creemos en las disforias de género, ni en los trastornos de identidad, no creemos en la locura de la gente sino en la locura del sistema…No nos clasificamos por sexos, nosotros somos todos diferentes independientemente de nuestros genitales, nuestras hormonas, nuestros labios, ojos, manos…No creemos en los papeles, en el sexo legal, no necesitamos papeles, ni menciones de sexo en el DNI, creemos en la libre circulación de hormonas. No queremos más psiquiatras, ni libro de psiquiatras/psicólogos, no queremos más “Test de la Vida Real”…No queremos que nos traten como enfermos mentales, porque no lo somos…¡Y así es como nos llevan tratando desde hace mucho tiempo!”


¿Qué más puedo decir yo?


5. ¿Qué te parece la nueva “ley de identidad”?


Bien, en primer lugar, hacer una ley sobre un tema cualquiera supone reconocer que existe el problema sobre el que trata la ley, así que aunque sólo sea por esto considero positivo que se esté discutiendo esta ley.


En segundo lugar, reconozco que hay personas trans que están al menos en gran medida de acuerdo con la forma que está adoptando la ley, así que supongo que a dichas personas esta ley va a satisfacer sus aspiraciones.


Pero es evidente que a gente como a las guerrilleras travolakas esta ley no va a hacer más que complicarles la vida. Yo creo que meter a alguien en la consulta de un psiquiatra, donde un gurú-doctor va a decidir si estás lo suficientemente “enfermo” como para ser diagnosticada de padecer “disforia de género” y obtener así el permiso para acceder a los recursos necesarios para un cambio de sexo, es tortura.


6. ¿Qué se propone desde EHGAM para aportar soluciones a la transexualidad?

El problema de la transexualidad no existiría en una sociedad como la que propugna EHGAM, pero es evidente que hoy no vivimos en una sociedad así y que, además de luchar porque esa sociedad esté cada vez más cerca, también hay que dar solución a los y las transexuales que hoy en día viven entre nosotros.


Lo que reclamamos es:

  • despsiquiatrizar la transexualidad
  • libre acceso a los tratamientos hormonales, con todos los tratamientos necesarios completamente gratuitos, cirugía incluída
  • establecer el libre cambio de nombre para cualquier ciudadano/a, con el único límite de la voluntad del ciudadano/a en cuestión.
  • eliminar el registro del sexo y género de todos los documentos oficiales: DNI, pasaporte, carnet de conducir,…


6. Un estudio reciente realizado por Berdindu revela que el 50% de los adolescentes gays sufren rechazo en el hogar, el 73% hostigamiento verbal, y el 32% agresiones físicas, ¿es éste otro colectivo que merece especial atención?


Por supuesto, de nada nos sirve conseguir mejorar los derechos de los adultos, si los niños y adolescentes siguen sufriendo igual que sufríamos nosotros. A fin de cuentas, son los adultos del futuro.


7. La homofobia se ha convertido en un problema real en el sistema educativo, ¿qué se debería hacer?


Que un adolescente crea que puede agredir a otro por cualquier causa, en este caso por su opción sexual o de género, manifiesta un fracaso en el sistema educativo con respecto al adolescente agresor.


Pero hay que tener en cuenta que, en la mayoría de las agresiones, yo pienso que se producen no porque el agresor se crea más fuerte, sino porque el agredido se cree más débil. Así que el hecho de que un adolescente gay/les/trans se crea más débil que otro debido a su opción, es un segundo fracaso del sistema educativo con respecto al adolescente agredido.


Más aún, al menos referido a chicos gay o a trans m-to-f (male to female), y es que si alguien arremete contra éstos, es porque no comprende cómo el agredido, siendo “macho”, pueden “degradarse” hasta el nivel de una mujer. El agresor se siente más “macho” y por tanto más fuerte, mientras que el agredido se siente más “hembra” y por tanto más “débil”. El caso es que los dos, tanto el agresor como el agredido, sienten que una mujer es más débil y, por tanto, más fácilmente agredible que un hombre, lo cual supone el tercer fracaso del sistema educativo, esta vez con respecto a todas las mujeres.


Desde el nacimiento de EHGAM hace ya 30 años viene reivindicando una educación sexual efectiva en las escuelas, desde el comienzo en la infancia. Y cuidado: educación sexual no es enseñar a prevenir los riegos de ciertas prácticas sexuales, eso es educación en salud. Ni tampoco es enseñar a respetar por igual todas las variedades de opciones sexuales, eso es educación en derechos humanos, ciudadanía o como quieras llamarlo. Educación sexual es precisamente eso, educación en la experiencia del sexo. Y desde niños.


Se supone que todos nos creemos que somos sexuales desde que nacemos, o, según dicen los expertos, antes aún, ya en el feto. Sin embargo, seguimos tratando a nuestros niños como si fueran la Barby y Ken. Y no, si es verdad que son sexuales, sienten deseos y experimentan placeres, vamos a tener que empezar a plantearnos cómo les enseñamos a tratar con eso: conocer su cuerpo y el de sus compañeros, saber qué les da placer y cómo dar placer a sus compañeros,…eso es educación sexual. Lo demás son monjadas.


9. Tampoco lo tienen fácil las personas mayores gays, lesbianas o transexuales, que, en muchos casos, incluso viven en pueblos pequeños.


El tema de la sexualidad en la tercera edad es terrible para todos, tanto para los que tienen deseos homosexuales como para los que los tienen heterosexuales, y eso es porque seguimos considerando la sexualidad desde un punto de vista totalmente coitocéntrico y productivo. Es decir, sólo consideramos que hay sexo real cuando hay penetración y además cuando esa penetración puede dar lugar a una nueva vida, lo cual es absurdo, pero hace que no comprendamos que sigue habiendo deseo sexual y prácticas sexuales en la vejez, cuando ya no hay fecundidad y, en muchos casos, tampoco posibilidad de coito.


Es terrible que con los ancianos dependientes su sexualidad se ve más como un problema que como una fuente de placer para ellos, y más terrible aún es que en el caso de gays y lesbianas ni siquiera se contemple esa posibilidad.


10. También existen lo que se denominan relaciones sexuales extremas, para algunos “expresiones culturales extremas” y para otros “puro y duro placer sexual”, ¿qué opinas?


Pues tal y como lo has expresado no entendería nada, menos mal que ya sabía de antemano a qué te referías. Qué mal estamos para que en un periódico de izquierdas tengamos que hablar con estos circunloquios del tema, ¿no?


Queríamos hablar de relaciones de dominación/sumisión, ¿no es así?


Primero hay que aclarar que voy a hablar siempre de relaciones de dominación/sumisión totalmente deseadas y aceptadas por ambas partes.


Segundo, voy a diferenciar una relación de dominación/sumisión de una sado/maso. El primer término habla de qué tipo de relación se establece entre dos personas, y el segundo sobre qué prácticas realizan juntos. Puede haber relación de dominación/sumisión sin prácticas sado/maso, y al revés también, aunque lo corriente es que en una relación de dominación/sumisión de den frecuentemente prácticas sado/maso.


Tercero, un sádico no es una persona a la que le guste hacer daño, y un masoquista no es una persona a la que le guste sufrir dolor. En la mayoría de las ocasiones de la vida, un sádico no sentiría ningún deseo de hacer daño a alguien, ni obtendría ningún placer de ello, y un masoquista en absoluto se corre de placer cuando le duele algo, por ejemplo una muela, o cuando un gilipollas le agrede por lo que sea.


Para comprender una relación de dominación/sumisión hay considerar la entrega. Lo que proporciona placer al sumiso es entregar su cuerpo y su voluntad a la persona que ha elegido como su dueña, y lo que proporciona placer al dominante es recibir ese don. Es raro que un dominante busque sentir desprecio por su dominado, generalmente busca sentirse orgulloso/a de él o ella.


Las prácticas sado/maso ayudan a sentir esa entrega. Los azotes, ataduras, lluvias, scat, el dogtraining, modificaciones corporales,…hacen sentir al esclavo/a que pertenece a su dueño/a, y al revés, al amo/a que posee al esclavo/a. Y, en general, solamente cuando tienen este fin producen placer.


Bien, hasta aquí la descripción, ahora la reivindicación. Por supuesto, y al igual que ocurre con el caso trans, hay que exigir la despsiquiatrización de las relaciones de dominación/sumisión. El que ahora estén psiquiatrizadas no es más que un caso más de moral médica. Si no se comprenden es porque no se ajustan a otra norma más con las que la sociedad limita las posibilidades de relaciones interpersonales. Esa norma, que algún día habrá que hacer caer, podríamos llamarle “norma romántica”, es decir, considerar que dos personas sólo se pueden relacionar afectivo/sexualmente si hay algo similar al amor romántico entre ellos, y no considera que puede haber muchos otros factores por los que se puedan ligar dos personas, uno de los cuales puede ser la sumisión/dominación. La ruptura de esta norma implicaría además la caída del matrimonio como única forma posible de unión entre dos personas: habría que hablar también de los contratos de sumisión, con total aceptación social.


Como corolario a todas las preguntas, quisiera hacer comprender que el movimiento de liberación sexual va mucho más allá de la lucha por los derechos de gays, lesbianas y transexuales. Es un movimiento por la liberación de todas las personas que formamos nuestra sociedad, de los límites que esta sociedad nos ha impuesto sin pedirnos permiso, ni siquiera permitirnos darnos cuenta de que lo hacía.

> Berria: Lana > CHILE: EX POLICIA PIDE A BACHELET SU REINCORPORACION TRAS SU EXPULSION POR ORIENTACION SEXUAL

  • Chile: ex policía gay pide a Bachelet su reincorporación tras haber sido expulsado por su orientación sexual
  • AG Magazine, 2007-12-23

Tras 15 años de servicio César Contreras fue expulsado de la policía en razón de su orientación sexual y en medio de un operativo que intentó involucrarlo en delitos jamás comprobados y que fueron desechados por los tribunales. Hoy pidió justicia a la presidenta Michelle Bachelet.


Con el respaldo del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de Chile (Movilh) el ex subcomisario de Investigaciones, César Ricardo Contreras Segura (38), solicitó hoy a la presidenta de la República, Michelle Bachelet, su reincorporación a la policía tras ser expulsado en razón de su orientación sexual y haber sido víctimas de injurias por parte de funcionarios de la institución.


De esa manera Contreras Segura, quien al momento de su expulsión se desempeñaba en la Brigada de Investigación Criminal de Conchalí, cumplió con el trámite regular de solicitud de reincorporación, la cual sólo puede ser aceptada por la presidenta a través de la dictación de un Decreto Supremo.


En un texto de 10 carillas, que aportó pruebas sobre el irregular proceso que originó su expulsión, Contreras Segura relató que por exigencia del Departamento V de Asuntos Internos y Comisión de Ética de la Policía Civil fue apartado de las filas, situación que le fue notificada el 18 de enero del 2006 por el Jefe de la Brigada de Investigación Criminal de Conchalí, subprefecto Miguel Fuentes Lucero.


El afectado precisó que desde el 2003, cuando fue trasladado desde Antofagasta a Santiago, tomó conocimiento de voz de funcionarios de la policía respecto a que estaba siendo investigado por su homosexualidad, situación que motivó su llamado a retiro tres años más tarde.


La policía en su versión oficial señaló que había expulsado a Contreras Segura por incurrir en actos sexuales ilícitos, pero la denuncia fue desechada posteriormente por el 12 Juzgado del Crimen de Santiago por carecer de toda prueba, mientras que este año la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, tras analizar el caso, concluyó que efectivamente el funcionario fue expulsado en razón de su orientación sexual.


«Mi expulsión se enmarcó en antecedentes truncos, incompletos y a una investigación guiada para perseguir mi orientación sexual y no mi participación real o no en el supuesto delito denunciado, a un punto que no se realizó el sumario administrativo correspondiente», señaló Contreras Segura a la presidenta.


El ex funcionario denunció además que el Departamento V de Asuntos Internos y Comisión de Ética de la Policía Civil cometió severas falsas administrativas, por cuanto el 24 de mayo del 2007, y debido a casos de similares características, la Contraloría de la República resolvió que el Consejo Superior de Ética de la institución no tiene facultades para juzgar la conducta moral de su personal.


El caso de Contreras Segura fue conocido públicamente en octubre pasado motivado por el paso que dieron Víctor Rivas y Armando Salgado, quienes denunciaron haber sido expulsados de Carabineros en razón de su orientación sexual


Sobre la materia, el presidente del Movilh, Rolando Jiménez, indicó que «esperamos que la Presidenta resuelva con justicia el caso de Contreras Segura, quien ha vivido un calvario humano, familiar y económico de grandes dimensiones».


Puntualizó que respecto a Rivas y Salgado, y un tercer carabinero afectado por la misma razón, «en los próximos días se comunicaran las acciones a seguir».

> Elkarrizketak: Javier Herce > "NO ME GUSTA PENSAR EN LITERATURA GAY, PERO LA SOCIEDAD NOS OBLIGA A CATALOGARLA ASI"

  • Javier Herce · Escritor
  • «No me gusta pensar en literatura gay, pero la sociedad nos obliga a catalogarla así»
  • El novelista logroñés gana el premio ‘Odisea’ con una obra que narra el paso a la homosexualidad de un joven heterosexual
  • Diario La Rioja, 2007-12-23 # Diego Marín

Aunque de familia fotógrafa, otra de sus pasiones junto al cine, Javier Herce (Logroño, 1977) comienza a abrirse hueco en el mundo de la literatura. Más concretamente en la literatura de género gay, si es que existe, que es la eterna pregunta. Acaba de ganar el IX Premio Odisea de Literatura con ‘Desde aquí hasta tu ventana’.


– Este libro narra el paso a la homosexualidad de un joven heterosexual. ¿Pretende su novela ayudar a salir del armario?
– No. Esas cosas son personales de cada uno. Más bien lo que creo es que muchos hombres y jóvenes pueden sentirse identificados con lo que le pasa a Juan, el protagonista, porque es una historia que le ha ocurrido a mucha gente, también a mujeres. No digo el tipo de historia de amor que narro en la novela, sino la forma en la que el personaje de repente se da cuenta, al conocer a alguien de su propio sexo, de que es homosexual.


– La narración es natural, sin artificios, ¿quizá para ahondar en lo cotidiano de la historia?
– No había pensado en eso. Simplemente está escrita de una forma sencilla, sin pretender rebuscar en el idioma ni en párrafos y frases complicadas e innecesarias. Pienso que una historia narrada de forma natural es más fácil de leer y, además, es la forma en la que siempre escribo. No es que quiera que se entienda lo cotidiano de la historia, porque, por ejemplo, mi primera novela era muchísimo más compleja, pero la forma de narrarla, si te fijas, es la misma, con la misma sencillez.


– Su novela se compone básicamente de diálogos, desechando la descripción. ¿Por qué?
– Quería que reflejara básicamente cómo se comunican los personajes. Las descripciones siempre me han dado mucha pereza cuando son en exceso, tanto al escribir como al leer. Quería hacer una novela pequeña, sin rebuscar en la narrativa y que entrase con facilidad al lector.


– La literatura gay tiene tantos defensores como detractores, incluso dentro de los escritores gays. ¿Por qué?
– Esa pregunta no la puedo responder porque me la he hecho muchas veces y aún no sé el motivo… Yo creo que tiene que ver con los prejuicios de la gente, con el tabú que significa aún ser gay. No me gusta pensar en literatura gay, pero la sociedad nos obliga a catalogarla así y, de alguna forma, separarla de otros tipos de literatura, aunque cuenten historias iguales, con la única diferencia de que en la literatura homosexual encontramos gays y lesbianas.


– Alguien dijo alguna vez que un escritor de mediana edad heterosexual no tiene nada que hacer en la literatura, ¿hay facilidades para el resto?
– No sé. Yo aún soy demasiado joven para pensar en la mediana edad. De todas formas esa afirmación, que no sé quién la hizo, me parece una soberana estupidez. Qué tendrá que ver la homosexualidad y heterosexualidad con la creatividad. Ser homosexual no es ser diferente. Es algo que a la sociedad le va a costar todavía mucho ver y comprender.


– ¿En qué trabaja actualmente?
– Estoy terminando una nueva novela y haciendo cosas que me suelen pedir en alguna publicación.

> Berria: Eskubideak > NEPAL: UN TRIBUNAL RECONOCE LOS DERECHOS DE GAYS Y TRANSEXUALES

  • Un tribunal de Nepal reconoce los derechos de gays y transexuales
  • El fallo del Supremo nepalí «es uno de los primeros de este tipo en el mundo»
  • Diario de Ibiza, 2007-12-23 # EFE · Katmandú

Los gays y transexuales de Nepal celebraron ayer la victoria lograda ante el Tribunal Supremo de este país, que avaló en un veredicto sus derechos y exigió al Gobierno que enmiende las leyes vigentes a fin de garantizárselos.


En su veredicto, el Supremo precisó que «lesbianas, gays, bisexuales, transexuales (…) son personas naturales, independientemente de su sexo masculino o femenino, y tienen derecho a ejercer sus derechos y vivir una vida independiente en la sociedad».


De este modo, exigió al Gobierno de Nepal que prepare nuevas leyes o enmiende las existentes para salvaguardar los derechos de esos grupos.


El TS recomendó también al Ejecutivo que forme un comité para estudiar la posibilidad de permitir los matrimonios entre homosexuales, una de las peticiones de los demandantes.


«Este veredicto abre la puerta a la libertad», dijo Sunil Babu Panta, presidente de la Blue Diamond Society, el principal grupo activista por los derechos de las minorías sexuales en Nepal.
El fallo del Supremo nepalí «sobre la identidad» de los homosexuales y transexuales «es uno de los primeros de este tipo en el mundo», destacó.


El veredicto sigue a una demanda presentada en abril pasado ante el TS por la Blue Diamond Society y otros tres grupos defensores de los derechos de las minorías sexuales, que denunciaron las dificultades que afrontan para conseguir documentos oficiales como carnés de identidad o pasaportes.


La ley exige en Nepal la posesión de documentos de ciudadanía para poder adquirir propiedades.


El documento incluye una fotografía en la que los hombres han de aparecer luciendo un «topi» o gorra nacional nepalí, una imposición humillante para quienes rehúsan ser identificados con el sexo masculino.


Aunque la ley no penaliza específicamente las prácticas no heterosexuales, sí prevé hasta un año de prisión para los culpables de actos sexuales considerados «antinaturales», tan vagamente definidos que quedan a la interpretación personal de los jueces.

> Erreportajea: Eskubideak > CUBA: DIVERSIDAD SEXUAL, ABRIENDO PASO A LA COMPRENSION

  • Diversidad sexual: abriendo paso a la comprensión
  • Rebelión, 2007-12-23 # Raquel Sierra ·SEMlac

La sociedad cubana, tradicionalmente machista y homofóbica, comienza poco a poco a abrir los ojos a la diversidad sexual, un lado hacia el que, hasta hace no tanto, prefería no mirar. Incluso, se mueven algunos resortes para que su aceptación, aunque demore, llegue a lo legal.


La heterosexualidad, erigida durante siglos como norma “correcta” de conducta, ha cedido espacio a otras preferencias y comportamientos sexuales que la Cuba de inicios del tercer milenio no puede seguir desconociendo.


Homosexuales, bisexuales, transexuales o travestis constituyen un sector cada vez menos invisible y, si bien no existe una asimilación generalizada, es en parte aceptado o al menos tolerado en sectores académicos, universitarios, culturales y entre personas sensibilizadas con el tema.


Según la psicóloga Mayra Rodríguez, del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), aunque “todos estos comportamientos, identidades, orientaciones y expresiones sexuales diferentes a la heterosexual son rechazadas por la sociedad, en este momento hay una mayor aceptación”.


Rodríguez atribuye ese avance al trabajo del Cenesex, entidad gubernamental que trabaja el tema, lo promueve en otras instituciones y, desde su surgimiento como Grupo de Educación Sexual, en la década del setenta, comenzó a trabajar la temática con la formación de recursos humanos que hicieran comprender la diversidad sexual de una manera ética y humana.


“Nos dimos cuenta de que, paralelamente a eso, había que trabajar con la sensibilización de la población. Esto ha tenido un impacto social y ha repercutido en una mayor comprensión y aceptación”, explica.


“A veces me asombro cuando un hombre me da la mano para bajar de un ómnibus, nunca soñé que llegaría a eso. No sé si no se percatan o si me encuentran bonita, aunque no lo soy”, afirma un transexual de hombre a mujer.


“Me escondí durante mucho tiempo, pero en cuanto me dieron mi carné de identidad nuevo, donde se reconoce mi condición de mujer, más nunca me he puesto un pantalón, todo son sayas y vestidos”, dice. En la isla, a raíz del trabajo del Cenesex, un grupo de transexuales pudo realizar el cambio de identidad.


De acuerdo con Rubén de Armas, coordinador del proyecto de hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH) en La Habana, en la isla ha habido un poco de apertura para tratar el tema, pero persisten temores y tabúes.


“Encontramos personas de los medios que se sensibilizan con el tema y pretenden llevarlos a programas, pero luego chocan con incomprensiones que impiden una mayor información y promoción de esta temática”, agrega.


Diversidad
En Cuba, como sucede en otras naciones, la falta de debate público sobre el tema genera un desconocimiento generalizado, por lo que los estudiosos consideran pertinente profundizar en las explicaciones para una mayor comprensión.


Más que un concepto, la diversidad sexual es un principio de aceptar, respetar y vivir con la diferencia, señala la psicóloga Rodríguez.


Aunque es un concepto de la sociedad contemporánea, explica, desde hace muchos años diversos autores hablaron sobre el tema, entre ellos el padre del psiconanálisis, el austriaco Sigmund Freud, cuando se refería a la existencia de diferentes comportamientos sexuales.


Otros estudios que reconocían esa variedad y la lucha de los movimientos lésbicos y gay, influyeron en develar lo que se conoce hoy como diversidad sexual, señala la master en ciencias.


Para Mayra, quien estudia el tema desde hace 23 años, la novedad consiste en que antes se hacía referencia solamente a comportamientos sexuales diferentes al heterosexual. “Hoy la orientación heterosexual también forma parte de la diversidad sexual, porque igualmente son personas diversas, con diferentes comportamientos”.


Aunque enmarcar en grupo no es de su agrado, porque considera que todas las personas son seres humanos y separarlos en grupos forma parte de la discriminación y la estigmatización, Rodríguez emplea estos conceptos para una mayor comprensión de las diferencias.


“Hay diferentes orientaciones sexuales que tienen que ver con la preferencia sexual, con la dirección sexo erótica del deseo sexual: Son tres: la homosexual – personas que se sienten atraídas por otras de su mismo sexo-, la bisexual –su preferencia se orienta hacia uno u otro sexo–, y la heterosexual –preferencia sexual hacia personas de otro sexo”, explica.


Según la psicóloga, la orientación sexual se construye como cualquier comportamiento dentro de la sexualidad, que es también una categoría construida. “Nacemos seres sexuados, pero construimos nuestra sexualidad a través de la vida, en función de la educación, la influencia, las vivencias”, agrega.


Por otra parte, están los trastornos de identidad de género, que en el caso de la transexualidad se refiere a aquellas personas que sienten una incongruencia entre el sexo asignado al nacer y el sexo psicológico.


“Un travesti con orientación homo se diferencia de un transexual de hombre a mujer en que el travesti hombre homosexual es una persona biológicamente varón, lo asignaron como varón al nacer, psicológicamente se siente varón, pero prefiere a las personas de su mismo sexo. Sin embargo, el transexual, asignado varón al nacer, biológicamente es varón, pero se siente mujer”, detalla.


Este sentimiento de pertenencia hace que la persona tenga que adecuar su cuerpo a su mente, por lo que, en la mayoría de los casos, solicita una cirugía de reasignación sexual, un cambio a nivel de genitales, porque el sexo sigue siendo biológicamente el mismo.


Algunos no quieren dar ese paso, lo que suele interpretarse erróneamente como que es un travesti. “Antiguamente se decía que eran verdaderamente transexuales quienes se querían reasignar. Hoy se sabe que no es así, pues sí hay transexuales que sienten esa discordancia pero que, por diversas causas –son ya mayores, tienen miedo o un determinado estatus social–, no se quieren operar”, explica.


Surgió entonces el término transgénero, para personas transexuales que no se querían operar. Ese concepto cambió y alude hoy a todo aquello que traspasa las normas sociales, y en él se incluye cualquier tipo de preferencia sexual, sea el travestismo o la transexualidad, indica la especialista.


Para saber certeramente si se trata de un transexual, la persona se mantiene en estudio por parte de la Comisión Nacional de Atención a Personas Transexuales, que radica en el Cenesex, bajo el requisito de ser mayor de 18 años de edad –antes no se puede diagnosticar– y mantenerse al menos dos años en tratamiento.


“La apariencia externa no da realmente cuál es la identidad ni la orientación sexual de las personas, porque va más allá de eso, hay que estudiar psicológica y biológicamente cada caso. El diagnóstico diferencial es muy complicado”, expresa.


En el artículo “Trastorno de identidad de género y personas transexuales. Experiencias de atención en Cuba”, aparecido este año en el número 13 de la revista Sexología y sociedad, Rodríguez y otras dos expertas indican que estas personas sufren conflictos de diversa índole.


Entre ellos enumeran la dificultad para la permanencia en una díada amorosa; presiones de la familia de origen y del medio social; largos períodos de soledad; restringidas interacciones sociales y renuncia a experiencias erótico-afectivas.


Hacia lo legal
Poner fin al vacío legal de estas personas es una de las líneas de trabajo del Cenesex.


En entrevista a SEMlac en 2005, Mariela Castro, directora de esa institución, consideró que “cuando la persona no aparece ni en la ley ni en la política, queda de alguna manera excluida y en cierta forma desprotegida”.


Por esa razón, el centro propone una estrategia “centrada en brindar una atención integral a todas las personas que lo soliciten y contempla no sólo los aspectos inherentes a la salud pública, sino también la responsabilidad que tiene toda la sociedad de facilitar la integración y el respeto a la dignidad de las personas”.


Entre los aspectos de esta estrategia estaría la sensibilización en diferentes sectores de la sociedad cubana, proyectos para coadyuvar a la comprensión y el respeto social, así como facilitar el empleo de estas personas, respetando el aspecto físico que se corresponda con su identidad de género, aun cuando no se hayan realizado los cambios correspondientes en su documento de identidad.


Paralela a la estrategia, presentada al Parlamento en 2006, existen una propuesta de reforma al Código de Familia, entregada al Partido Comunista en junio pasado, y una resolución del Ministerio de Salud Pública.


De aprobarse, el nuevo código reconocería los mismos derechos para las uniones entre parejas heterosexuales y homosexuales, incluidos los personales, patrimoniales, hereditarios y los inherentes a la vivienda, y flexibilizaría las regulaciones vigentes sobre la adopción, para favorecer el acceso a esa alternativa tanto a parejas heterosexuales como de homosexuales.


Según la directora del Cenesex, la idea que ha encontrado mayor resistencia en todas las instancias consultadas es el derecho de las parejas homosexuales a la adopción, por razones vinculadas al desconocimiento y los prejuicios.


En el caso de la Resolución de Salud Pública, implementa todo el proceso de atención integral de salud a personas transexuales de manera especializada, incluida la creación de una unidad asistencial para su atención.