• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Iritzia: Prudencio Lekuona Emparan > LA LEY DE IGUALDAD

  • La Ley de Igualdad
  • El Diario Vasco, 2007-11-19 # Prudencio Lekuona Emparan

getEstrellas() getVotos() if (window.document.getElementById(‘num-comentarios’)) getNumComentarios(‘5.0.300547820’) La Defensora para la Igualdad entre Hombres y Mujeres, dirigida por Maite Erro, -doctora en Psicología por la Universidad del País Vasco- y dependiente de Emakunde ha cumplido su primer año. El balance: 5 denuncias, 11 quejas y 24 consultas, es decir; 40 solicitudes. El presupuesto de la Defensoría: 316.663 euros, por lo que cada actuación nos ha supuesto a los contribuyentes un coste de 7.916 euros, unas 1.316.526 pesetas para entendernos. Si eso ya es un escándalo, mejor no pensar a qué habrán dedicado el tiempo con tan ínfima carga de trabajo. Pero si esto no fuera suficiente, el Departamento de Promoción Social de la Diputación de Álava va a crear su propio Servicio de Igualdad. Seguramente no saben que existe uno. O tal vez piensan que está sobrecargado de trabajo. ¿Tomarán ejemplo el resto de diputaciones? ¿Y los ayuntamientos de las capitales? Sin duda, la creación de estos servicios es muy vistosa y políticamente correcta, pero su efectividad, como se ve, es casi nula, y no sirven para el objetivo que se crean. No es de extrañar, que al «ruido» que se monta en torno a los Alardes de Irun y Hondarribia, se presenten en nuestras dos ciudades, reivindicando algo que el TSJPV y el Tribunal Supremo ya se han pronunciado.

> Iritzia: Prudencio Lecuona > EL ARARTEKO DEBE O DEBERIA SABER

  • El Ararteko debe o debería saber
  • El Diario Vasco, 2007-04-30 # Prudencio Lecuona Emparan · Hondarribia

Cuando en el año 2004 decidieron nombrar un nuevo Ararteko en la persona de Iñigo Lamarka una de sus primeras actuaciones públicas -faltaría más- fue la de exigir al Ayuntamiento de Irun la organización de un alarde público. Señor Lamarka, ¿sabía o sabe que el Ayuntamiento de Irun, en los años 1998-99-2000, organizó y financió el alarde público?, ¿que en esos tres años participaron en el mismo un máximo de 700 componentes?, ¿que aún estando dispuestos a seguir organizando el mismo, el año 2001 los participantes declinaron y rechazaron su participación?, ¿que en su lugar pidieron autorización y obtuvieron de la Consejería de Interior permiso para organizar un alarde-manifestación, y desde esa fecha hasta la actualidad, es lo que vienen celebrando?, ¿que no solicitan ningún permiso municipal?


Desde esa fecha -2001- conviven el alarde tradicional y el alarde-manifestación; está generosamente subvencionada por el poder político y, siendo ambos organizados por particulares, y además estando el tema sub-judice, nos encontramos que el Ararteko toma partido en el mismo, conculcando sus propios estatutos, saltándose las normas que emanan de la ley aprobada por el Parlamento Vasco.


En contraste con esta actuación, la Defensora del Pueblo de Navarra, en el primer informe anual entregado en su Parlamento, el mes de abril de 2002, señala que del total de quejas recibidas (17) fueron rechazadas porque representaban un conflicto entre particulares, y (7), por haber sido planteadas en vía judicial. Por tanto, no responden al ámbito de competencias de la Institución. Señor Lamarka: ¿es labor de un Ararteko el exigir obstinadamente en estos cuatro años la celebración de un alarde público ya celebrado los años 1998-99-2000, y rechazado por sus componentes debido a su fracaso participativo? Por otro lado, estando en vigor la Ley de Igualdad, una resolución del TSJPV del pasado 22 de agosto de 2005 sentenciaba que ninguna de las distintas formas de entender el alarde es discriminatoria.