• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Berria: Politika > CROACIA: CANDIDATO GAY AL PARLAMENTO

  • Candidato gay al Parlamento de Croacia
  • Sentido G, 2007-12-22 # Agencias · Zagorie

En un mundo tan complicado como el de la política, sorprende que el partido croata Bell presente por primera vez como candidato al parlamento a un joven homosexual.


Su nombre es Vinko Kalinic, y pretende representar la región del norte de Zagorje. Declara públicamente su condición gay como solidaridad con aquellos que sufren discriminación por el hecho de serlo.


La sociedad de Croacia es, mayoritariamente, conservadora; aunque destacan progresos en la lucha contra la homofobia con la reforma del código penal en el 2006, incluyendo el término “crimen homófobo”. Aún así, como en tantos otros lugares, el país a veces es noticia por los sucesos homófobos.


Como político, Vinko Kalinic asegura hablar de su condición gay con orgullo, por lo que uno de sus objetivos es la visibilidad del colectivo para lograr así su aceptación social en el país balcánico.

Anuncios

> Berria: Eliza > ITALIA: SANDRA ALVINO, UNA MUJER TRANSEXUAL, DESAFIA A LA IGLESIA CATOLICA

  • Transexual desafía a la Iglesia Católica
  • Sandra Alvino, una transexual italiana de 63 años planea casarse en un pueblo cercano a Florencia la próxima primavera
  • Televisa, 2007-12-19 # Chiara Ballari · Roma, Italia



La próxima primavera Don Alessandro Santero, cura de “Le Piagge”, un pueblo cerca de Florencia, casará a Sandra Alvino, transexual de 63 años, con su compañero, Fortunato Talotta de 62.


La transexual, que se volvió mujer hace 30 años, es católica y desea casarse por la iglesia porque quiere seguir su camino de fe junto a su marido; para quien la conoce es una mujer como cualquier otra si no fuese por su carácter muy firme. Sandra comenta que nació en un cuerpo equivocado y que después de 30 años de sufrimientos, violencias, discriminaciones y detención por camuflamiento decidió convertirse en mujer a todos los efectos.


En 1983 se casó por lo civil con Fortunato Talotta y hoy, después de haber conocido Don Alessandro Santoro, un joven sacerdote que muchas veces ha tomado decisiones diferentes a las de la curia, decidió casarse por la Iglesia.


Hace algunos días el sacerdote Alessandro Santoro envió al cardenal Antonelli (arzobispo de Florencia) el aviso de los trámites prematrimoniales de Sandra y Fortunato en vista del matrimonio que se celebrará en primavera.


El cura Santoro ha afirmado que el matrimonio, para quien es un verdadero cristiano, es un derecho irrenunciable y un deber el celebrarlo.


Hay, sin embargo, varias complicaciones en el horizonte, empezando con el certificado de bautizo y de confirmación de Sandra, que son anteriores al cambio de sexo.


Al criticar la decisión del padre Santoro, monseñor Andrea Drigani, profesor y experto de Derecho Canónico, explicó que el matrimonio celebrado con rito religioso entre un hombre que se ha vuelto mujer a través de cirugía y otro hombre lleva la “sospecha de invalidez”, esto porque son tres los artículos de Derecho Canónico que fijan ineluctablemente el fundamento del matrimonio: es decir la posibilidad de procrear.


El cura Santoro ha anunciado que si el arzobispo de Florencia negara el permiso para el matrimonio, recurrirá al Papa.

> Berria: Ezkontza > PAREJA GAY CASADA EN REINO UNIDO, AHORA TAMBIEN EN ESPAÑA

  • Casados en Reino Unido, ahora también en España
  • El País, 2007-12-18 # Emilio de Benito · Madrid


Paul y Martin Ward registraron su unión en Devon el 14 de febrero, un derecho que existe en Reino Unido desde 2005. Pero al llegar a Benidorm (Alicante), donde viven y donde podrían haberse casado, hallaron que la ceremonia no servía para nada. Los Ward protestaron en el consulado y la embajada. La semana pasada recibieron la notificación de que se les reconocerá su unión. “Estamos felices por haber contribuido a abrir el camino a otras parejas”, dijo ayer Paul Ward desde Benidorm a este periódico. Su ilusión es que su caso sea un paso en la armonización de las legislaciones dentro de la UE.

> Berria: Homofobia > POLONIA: COLECTIVOS HOMOSEXUALES SE MOVILIZAN POR EL MATRIMONIO

  • Los homosexuales polacos se movilizan por el matrimonio gay
  • 100.000 firmas son las necesarias para que el proyecto sea discutido en el Parlamento
  • Público, 2007-12-17 # EFE · Varsovia

Los homosexuales polacos advirtieron hoy que se movilizarán e iniciarán un proceso de recogida de firmas para impulsar una ley que legalice el matrimonio gay en Polonia.


“Para nosotros no será un problema reunir las 100.000 firmas necesarias para que el proyecto sea discutido en el Parlamento, porque hay que tener en cuenta que somos unos 2,5 millones en Polonia, suficientes para impulsar esta ley”, indica uno de los activistas homosexuales de este país, Jack Adler, en declaraciones que recoge hoy el diario ‘Zycie Warszawy’. Tras dos años de gobierno de los gemelos Kaczynski, los colectivos de homosexuales polacos ven que el nuevo ejecutivo liberal de Donald Tusk tampoco escucha sus reivindicaciones.


Adler añadió que, “aunque muchos de nosotros querría poder adoptar niños, la cuestión principal no es ésa, nosotros necesitamos la norma para regularizar la situación de muchas parejas estables de gays y lesbianas que se ven desprovistos de los derechos elementales a pesar de estar juntos durante años”.


Algunos diputados de la formación liberal Plataforma Ciudadana (PO), el partido que gobierna Polonia, ya avisaron de que el matrimonio homosexual nunca será aprobado por el Parlamento porque, en opinión del parlamentario de PO Tadeusz Cymanski, “se trata de algo absurdo y contrario a la moral polaca”.


También el vicepresidente del Parlamento polaco, el liberal Stefan Niesiolowski, consideró que la norma no debería de ser ni siquiera discutida, informa ‘Zycie Warszawy’.


Desde las organizaciones de gays y lesbianas ya se trabaja para iniciar una campaña de recogida de firmas y presentar en la cámara baja polaca un proyecto que legalice las uniones entre personas del mismo sexo, en un país en el que la mayoría de la opinión pública está en contra de que los homosexuales puedan casarse.

> Iritzia: Slavoj Zizek > LOS SONIDOS DE LA MARCHA TURCA

  • Los sonidos de la marcha turca
  • Lo que molesta de Turquía en la UE no es que sea “distinta”, sino su deseo de ser como nosotros. Mientras, en la “nueva” Europa del Este florecen el populismo, el fundamentalismo cristiano y la xenofobia
  • El País, 2007-12-09 # Slavoj Zizek · Filósofo esloveno y autor, entre otros libros, de “Irak. La tetera prestada” / Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia

Hace tres meses, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, aconsejó al mundo que se preparase para la guerra contra el supuesto programa nuclear de Irán. Esta afirmación causó enorme revuelo, y las mayores críticas se centraron en lo que sir John Holmes, responsable del organismo de Naciones Unidas para los refugiados, llamó el “estigma iraquí”: el escándalo de haber utilizado las inexistentes armas de destrucción masiva de Irak como excusa para la invasión de ese país. ¿Por qué íbamos a creer ahora a Estados Unidos y sus aliados, que tan brutalmente nos habían engañado entonces? Y de hecho, los servicios de inteligencia norteamericanos dicen ahora que no existe tal programa nuclear iraní.


Ahora bien, existe otro aspecto de la advertencia de Kouchner que es mucho más preocupante. Cuando Sarkozy designó a Kouchner como jefe del Quai d’Orsay, incluso varios de quienes le criticaban elogiaron la medida y la consideraron una agradable sorpresa. Pronto quedó claro el significado de ese nombramiento: el regreso de la ideología del “humanismo militarista”, o incluso el “pacifismo militarista”. Lo malo de esta etiqueta no es que sea un oxímoron que nos recuerda el “la paz es la guerra” de 1984 de Orwell. Lo peor tampoco es que, como en el caso de Irak, Irán se haya escogido como objetivo por intereses geopolíticos y económicos. No, el principal problema del “humanismo militarista” no está en lo de “militarista”, sino en lo de “humanismo”, en que una intervención militar se presente como ayuda humanitaria, se justifique en función de unos derechos humanos universales, por lo que cualquiera que se oponga a la misma es presentado como alguien que adopta una postura criminal que le excluye de la civilización.


Por eso, en el nuevo orden mundial, ya no tenemos guerras en el antiguo sentido de un conflicto entre Estados soberanos, regido por unas reglas determinadas (el trato a los prisioneros, la prohibición de ciertas armas, etcétera). Lo que hay ahora son conflictos “étnico-religiosos” que violan los derechos humanos universales y que requieren la intervención “pacifista y humanitaria” de las potencias occidentales. En estos conflictos no es posible imaginar a una organización humanitaria neutral como la Cruz Roja mediando entre los dos bandos, porque una de las partes (la dirigida por Estados Unidos) ya asume ese papel, no se considera uno de los actores del conflicto sino un agente de la paz y el orden mundial.


La pregunta clave, pues, es: ¿quién es ese “nosotros” en nombre del cual suele hablar Kouchner, quién está incluido y quién excluido de esta comunidad de gente civilizada que actúa en defensa de los derechos humanos? Tuvimos una respuesta inesperada (o, mejor dicho, una complicación) un mes después de las declaraciones de Kouchner sobre Irak, cuando, en octubre, el Parlamento turco decidió desoír las presiones de Estados Unidos y dio permiso a su Gobierno para emprender operaciones militares en territorio iraquí, con el fin de dar caza a los rebeldes kurdos. El presidente sirio Bashar Assad, de visita en Turquía, añadió el toque definitivo al declarar que apoyaba el derecho de Turquía a emprender acciones “contra el terrorismo”.


Es como si un intruso (sin las debidas credenciales en materia de derechos humanos) hubiera irrumpido en el círculo cerrado del “nosotros”, de los que tienen el monopolio del humanitarismo militar. Nuestro malestar es el mismo que el del anfitrión de una fiesta a la que llega alguien que no ha sido invitado y empieza a actuar como si fuera uno más. Lo que hace desagradable la situación no es que Turquía sea “distinta”, sino su pretensión de ser igual que nosotros, y esa circunstancia pone al descubierto una serie de reglas no escritas, prohibiciones silenciosas y exclusiones, que matiza el “nosotros” de la humanidad progresista.


La tremenda ironía de la situación es que la perspectiva de que Turquía marche sobre Irak ya tiene un precedente en el himno oficial de la Unión Europea, el Himno a la alegría del último movimiento de la Novena sinfonía de Beethoven. En la mitad del movimiento, después de oír la melodía principal en tres variaciones orquestales y tres vocales, llega el primer clímax, en el que ocurre algo inesperado que preocupa a los críticos desde que se interpretó por primera vez, hace 180 años: en el compás 331, el tono cambia por completo y, en vez de la progresión solemne, el tema se repite al estilo de una marcia turca, la música militar para viento y percusión que los ejércitos europeos del siglo XVIII tomaron prestada de los jenízaros turcos. Es un aire de desfile popular carnavalesco; algunos críticos incluso han comparado los “absurdos gruñidos” de los fagots y los bombos que acompañan el inicio de la marcha con pedos. Y a partir de ese momento ya no se recupera la sencilla y solemne dignidad de la primera parte del movimiento.


¿No ocurre lo mismo hoy en Europa? El síntoma más destacado de la crisis actual de la Unión Europea es precisamente Turquía: de acuerdo con la mayoría de los sondeos, el principal motivo de los que votaron “no” en los referendos de 2005 en Francia y Holanda fue su oposición a la incorporación de Turquía al club. El “no” puede justificarse con argumentos derechistas y populistas (no a la amenaza turca contra nuestra cultura, no a la mano de obra barata de los inmigrantes turcos), o progresistas y multiculturalistas (Turquía no respeta los derechos humanos de los kurdos).


¿Y qué pasa si, como en el final de la Novena de Beethoven, el verdadero problema no es Turquía, sino la melodía en sí, la canción de la unidad europea que nos interpreta la élite tecnocrática de Bruselas? Lo que nos hace falta es una nueva melodía central, una nueva definición de Europa.


El problema turco, la perplejidad de la Unión Europea respecto a su posible incorporación, no procede de Turquía, sino de la confusión sobre qué es Europa. El punto muerto experimentado por la Constitución europea es una señal de que el proyecto busca su identidad.


En sus Notes Towards a Definition of Culture [Notas para la definición de la cultura], el gran conservador T. S. Eliot señalaba que hay momentos en los que la única forma de mantener viva una religión es crear una escisión sectaria y separarla del cadáver central. Ésa es hoy nuestra única posibilidad: sólo mediante una “escisión sectaria” del legado tradicional europeo, sólo separándonos del cadáver en descomposición de la vieja Europa, podemos mantener vivo el legado de la Europa renovada.


Es una tarea difícil, que nos obliga a asumir el peligro de lanzarnos a lo desconocido; pero la única alternativa es pudrirse poco a poco, la transformación gradual de Europa en lo que fue Grecia para el Imperio Romano en su época de madurez, un destino para el turismo cultural nostálgico sin ninguna importancia real.


Se suele calificar el dilema de Europa como una lucha entre los conservadores cristianos eurocéntricos y los multiculturalistas progresistas que quieren abrir las puertas de la Unión a Turquía y más allá. ¿No será un conflicto falso? En Polonia hemos visto en los últimos tiempos una fuerte reacción contra la modernidad. Los llamamientos a la prohibición del aborto, la “limpieza” anticomunista, la exclusión del darwinismo de la enseñanza, incluso la extravagante idea de abolir el cargo de presidente de la república y proclamar a Jesucristo como eterno rey de Polonia, forman una propuesta para constituir una nueva Polonia inequívocamente basada en valores cristianos y antimodernos.


La lección está muy clara: el populismo fundamentalista está llenando el vacío creado por la ausencia de un sueño de izquierdas. Las famosas palabras de Donald Rumsfeld sobre la vieja y la nueva Europa están plasmándose en una realidad inesperada: los perfiles incipientes de la “nueva” Europa formada por la mayoría de los países poscomunistas (Polonia, Países Bálticos, Rumanía, Hungría…), con su fundamentalismo populista cristiano, su anticomunismo tardío, su xenofobia, su homofobia, etcétera. ¿Acaso ejemplos como el de Polonia no deberían obligarnos a redefinir Europa de tal forma que excluya el fundamentalismo cristiano?

> Berria: Eskubideak > ITALIA: COLECTIVO HOMOSEXUAL, INDIGNADO CON MASSIMO D’ALEMA, MINISTRO DE EXTERIORES

  • Los homosexuales italianos, indignados con su ministro de Exteriores
  • El ministro, miembro de un partido de izquierda, se ha declarado en desacuerdo con las uniones civiles entre personas del mismo sexo porque “ofenden a muchos italianos”.
  • Público, 2007-12-04 # EFE · Roma

El presidente honorario del Arcigay, organización que defiende los derechos de los homosexuales en Italia, Franco Grillini, criticó hoy al ministro de Asuntos Exteriores, Massimo D’Alema, por oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo.


D’Alema, ahora en el Partido Demócrata, nueva formación nacida de la fusión de antiguos comunistas y democristianos centristas, se opuso a las uniones civiles entre homosexuales bajo el argumento de que “ofenden a muchos italianos”.


Las declaraciones sobre las uniones civiles coinciden con el examen estos días en el Parlamento de los llamados Contratos de Uniones Solidarias con los que se intenta regular la unión de parejas del mismo sexo tras un intento fallido con una ley anterior.


Acusan al ministro de querer congraciarse con el Vaticano
Grillini, diputado socialista, ha comentado que las palabras de D’Alema, a quien se ha atribuido siempre el papel de teórico de la izquierda italiana, están hechas con la intención de agradar al Vaticano.


“No es de extrañar que entre los primeros en alabar las palabras de D’Alema haya estado Pier Ferdinando Casini”, afirma en una nota el diputado gay en referencia al líder de los democristianos más conservadores, hasta hace unos meses uno de los principales aliados del ex primer ministro Silvio Berlusconi.


Los homosexuales se sienten ofendidos
Grillini explica que la afirmación de D’Alema sobre que “los matrimonios entre personas del mismo sexo ofenden a la mayoría de los italianos significa, a su vez, ofender a millones de ciudadanos de la comunidad homosexual y a sus familias, que ven en la igualdad de derechos la llave maestra para superar las discriminaciones milenarias”.


La crítica de Grillini a D’Alema ha sido secundada, con ironía, por la diputada Chiara Moroni, de la conservadora Forza Italia, encabezada por Berlusconi, quien ha afirmado que el PD “nace poco laico”.


“Las palabras de D’Alema sobre los matrimonios homosexuales y las inseguridades de (Walter) Veltroni (secretario general del PD) sobre las Uniones Civiles testimonia que esa formación no dará respuesta alguna a los derechos civiles y que el camino hacia una fuerza de inspiración socialdemócrata y reformista está, para ellos, aún muy lejana”, observó Moroni.

> Berria: Indarkeria > FRANCIA: LA GENDARMERIA DETIENE A UN ARTISTA SEXAGENARIO POR LA MUERTE DE 18 HOMOSEXUALES

  • La Gendarmería detiene a un artista sexagenario por la muerte de 18 homosexuales
  • El Diario Vasco, 2007-11-29 # Juan Pedro Quiñonero · DV · Paris

Atroces sospechas. ¿Fue Nicolas Panard, de 68 años, artista travesti en cabarets de Alsacia y Alemania, el autor o cómplice del asesinato de entre 6 ó 18 muertes de homosexuales, destrozándoles el cráneo con violencia tras apuñalarlos salvajemente?

La Fiscalía considera que «todavía es prematuro hablar de un asesino en serie». Pero la Gerdarmería de Mulhouse, en el Alto Rhin, no ha dudado en filtrar a la prensa alsaciana las «fundadas sospechas» sobre Panard y su antiguo amante, un tunecino de 43 años llamado Slim Fezzani y ya condenado en 1999 por el asesinato de un joven homosexual, agente de seguros, cuya cabeza fue destrozada con una estatuilla de piedra después de sufrir una veintena de puñaladas.


La informática ha permitido reconstruir un rosario de sospechas que datan de 1980 a 2002: dieciocho crímenes perpetrados siempre con el mismo sistema en un triángulo constituido por Alsacia, Franco Conddo y la región de París. El 13 de abril de 1991, un joven fue descubierto en Colmar con la cabeza machacada y su cuerpo víctima de 27 puñaladas. En Lure, el invierno de 1988, un pastelero de 58 años fue asesinado con 31 cuchilladas. El 5 de julio de 1994 se descubrió en un bosque de Essert el cadáver de un hombre de 24 años, degollado y con una veintena de heridas de arma blanca. Esas y otras víctimas encontraron la muerte siempre del mismo modo: semidesnudos, el rostro ‘disimulado’ con una sábana sucia, la boca tapada con un guante, el cuerpo arrodillado…


Recopiladas, ordenadas y analizadas con ayuda del ordenador las informaciones materiales sobre dieciocho casos no resueltos judicialmente, la Policía de Mulhouse terminó por encontrar la pista de Nicolas Panard y su amante en todos ellos. Hasta llegar al «convencimiento íntimo» de la posible culpabilidad del sexagenario, artista travesti durante muchos años y ex compañero de un condenado culpable de un asesinato muy semejante.


Careo en la cárcel
Prudente, la Fiscalía matiza que todavía es «prematura» la acusación formal de asesino en serie. Pero el juez instructor sí consideró oportuno trasladar a una prisión de Mulhouse al amante tunecino desde una cárcel en las afueras de París, para proceder a un careo que ayer se prolongó durante muchas horas. La detención del travesti sexagenario estuvo acompañada de una redada mucho más amplia. Una veintena de personas han sido interrogadas como posibles testigos en Francia y Alemania.


No todas de las dieciocho víctimas eran homosexuales. Si lo son la gran mayoría de los detenidos e interrogados. A través de la informática y el cruce de datos, ficheros y archivos galos y germanos, los investigadores han podido reconstruir con diez a veinte años de retraso una oscura trama de crímenes odiosos, descubriendo la pista de un sexagenario que todavía frecuentaba con relativa asiduidad los clubes y prostíbulos de la vida nocturna alsaciana.


Las pesquisas siguen abiertas, por el momento, y en ellas participan el departamento de seguridad pública de Doubs y las policías judiciales de Estrasburgo y de Dijon, así como la oficina central de represión de la violencia. Se llevan a cabo a cabo en el marco de una comisión rogatoria relativa inicialmente a sólo seis homicidios.