• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Eliza > ESTADOS UNIDOS: UNA MUJER VIOLADA POR 7 CURAS ES COMPENSADA CON MEDIO MILLON DE DOLARES

  • Una mujer violada por 7 curas es compensada con medio millón de dólares
  • Es el resultado de más de dos décadas de negociaciones. La primera vez que fue violada tenía 16 años. Uno de los sacerdotes la dejó embarazada.
  • 20 Minutos, 2007-12-05 # EFE

La archidiócesis católica de Los Ángeles pagará una compensación de medio millón de dólares a una mujer que denunció haber sido objeto de abusos sexuales cometidos por siete curas, según ha informado la cadena de televisión CBS.


En una conferencia de prensa en Los Ángeles (California), la mujer, identificada como Rita Milla, de 46 años, dijo que la compensación fue resultado de las negociaciones que mantuvo con la archidiócesis durante más de dos décadas.


“Estoy extremadamente feliz y aliviada de que mi caso esté finalmente cerrado. Nunca podré huir de los recuerdos y siempre estaré luchando contra el trauma a que fui sometida”, manifestó.


Según relató Gloria Allred, la abogado de Milla, la mujer tenía 16 años cuando el cura Santiago Tamayo le hizo insinuaciones sexuales y mantuvo relaciones con ella.


Después le presentó a otros seis sacerdotes, quienes abusaron sexualmente de ella y uno la dejó embarazada, dijo la abogada.


Tras confirmarse el embarazo, Tamayo ofreció a Milla dinero para enviarla a Filipinas para abortar.


Poco antes de morir, en 1999, Tamayo le pidió disculpas y aportó pruebas que vincularon a los otros curas en los abusos, agregó la letrada.


Un tribunal del estado de California determinó en el 2003 que el padre Valentine Tugade era el padre de la hija de la mujer.

> Iritzia: El País > PAGAR PARA CALLAR

  • Pagar para callar
  • El País, 2007-07-17

Se suponía que la Iglesia debía ser un guardián de una cierta moralidad. El acuerdo al que ha llegado la Iglesia católica de Los Ángeles bate todo un récord, con los 660 millones de dólares (unos 500 millones de euros) -o 1,3 millones de dólares para cada una de las víctimas- por los abusos sexuales cometidos contra niños a lo largo de varios años. La cuantía de la indemnización tasa el alcance de la culpabilidad de lo que el cardenal Roger Mahony, al pedir disculpas, ha calificado de “pecado y crimen terrible”. Pero, en un acuerdo muy propio del sistema americano, Mahony ha preferido pagar a testificar en un juicio, que justo ahora estaba a punto de comenzar.


Mahony es especialmente responsable, pues, en vez de atajar la expansión de estos crímenes, fue cambiando al menos a algunos de los sacerdotes responsables de parroquia en parroquia a lo largo de los años, con lo que se amplió el número de víctimas de los abusos. Estos abusos no son un fenómeno reciente, ni exclusivo de Los Ángeles ni de EE UU, aunque en la archidiócesis californiana, al abrirse la veda de las demandas contra unos 220 sacerdotes y religiosos, se produjo una avalancha de querellas por parte de feligreses por acciones delictivas que se remontaban a décadas atrás. El daño se ha podido tasar en dólares, pero sus destrozos dejarán huellas psicológicas en las víctimas durante años o toda la vida.


No se debe acusar a toda una Iglesia por los abusos de unos pocos, pero que Mahony haya aceptado el acuerdo indica que ha calculado como desventajoso el llegar a juicio, por los estragos que podía causar en la imagen del catolicismo en EE UU, y en otros países donde también se han dado casos, aunque menos perseguidos por la justicia. La Iglesia católica ha desembolsado en EE UU ya más de 2.000 millones en demandas de este tipo. Otras archidiócesis han aceptado acuerdos similares y algunas se han arruinado en la operación. Mahony, al frente de la mayor de todas ellas, contaba también con más dinero. Una parte la pagará su organización; otra, los seguros; una tercera más pequeña, órdenes religiosas cuyos sacerdotes o hermanos han perpetrado abusos, y una cuarta, otras fuentes. También en la Iglesia católica de Estados Unidos ha pesado el dinero para acallar un escándalo de enormes proporciones. Pero la realidad es tozuda, aún más ahora que las víctimas tendrán acceso a la información que la Iglesia guarda sobre sus casos.

> Berria: Eliza > ESTADOS UNIDOS: INDEMNIZACION RECORD EN LOS ANGELES PARA COMPENSAR ABUSOS SEXUALES DE SACERDOTES CATOLICOS

  • Indemnización récord para compensar abusos sexuales de sacerdotes
  • La archidiócesis de Los Ángeles acuerda pagar casi 500 millones de euros para evitar un juicio
  • El País, 2007-07-16 # Javier del Pino · Washington

Un día antes de que comenzara un juicio que prometía ser embarazoso para la archidiócesis católica de Los Ángeles, el cardenal que la preside ha aceptado un acuerdo extrajudicial por el que pagará 660 millones de dólares (478 millones de euros) a 500 personas que fueron víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes de esa congregación. La Iglesia católica de Estados Unidos ha pagado ya más de 1.450 millones de euros para cerrar demandas de este tipo.


Frente a la puerta de la catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles, en pleno centro de esa ciudad californiana, una de las víctimas mostraba una sensación agridulce al conocer que recibirá más de un millón de dólares a cambio de que su demanda por abusos sexuales de un sacerdote quede cerrada: “Lo impresionante de esta cantidad de dinero es que muestra una culpabilidad tremenda. Pero no presenté la demanda por el dinero. Lo devolvería si alguien pudiera devolverme mi infancia”, dijo Mary Farrell, que ahora tiene 59 años.


El acuerdo que el cardenal Roger Mahony aceptó en la noche del sábado cierra en total 570 demandas pendientes contra la archidiócesis de Los Ángeles, la mayor de Estados Unidos. Más de 220 sacerdotes y religiosos de esa demarcación figuraban como acusados en demandas por abusos sexuales cometidos en los últimos 70 años.


En 2003, el estado de California eliminó durante un año el límite a la prescripción de los delitos al comprobar que las primeras denuncias de abusos en Boston estaban provocando una avalancha de demandas presentadas por feligreses que durante décadas habían ocultado penosamente el delito del que fueron víctimas. En otros casos, las víctimas que no han podido demandar a los sacerdotes porque el delito había prescrito optaron por presentar demandas civiles contra la Iglesia por haber encubierto esos delitos y haber protegido a quienes los habían cometido.


Mahony había aceptado ya el pago de 82 millones de euros para cerrar demandas similares presentadas por otro medio centenar de víctimas. El nuevo acuerdo eleva a 560 millones el desembolso total de esa archidiócesis para cerrar este capítulo negro de su historia. En total, la Iglesia católica de EE UU ha gastado más de 1.400 millones en indemnizar a víctimas de abusos cometidos por sacerdotes.


Algunas de esas archidiócesis (Arizona, Washington, Iowa y Oregón) han tenido que declararse en bancarrota, pero Mahony no tendrá ese problema. Una investigación de Los Angeles Times ha estimado que sólo las propiedades inmobiliarias de esa archidiócesis en Los Ángeles tienen un valor superior a los 3.000 millones de euros. Los responsables de la Iglesia también piden constantemente aportaciones económicas a sus feligreses.


A Mahony le hacía falta el acuerdo si quería evitar el incómodo relato de cientos de víctimas dispuestas a detallar los abusos y la falta de reacción de la Iglesia. El cardenal habría sido llamado a declarar para explicar por qué él personalmente cambiaba de parroquia a los sacerdotes acusados y no comunicaba las denuncias a la policía. Uno de esos sacerdotes, Michael Stephen Baker, le había confesado a Mahony los abusos que había cometido sobre varios niños. El cardenal trasladó a este sacerdote a 17 parroquias distintas a lo largo de los años, en las que siguió cometiendo abusos sobre más de 20 niños. Tal era la trama de encubrimiento que el 75% de las parroquias de Los Ángeles han estado asignadas en algún momento a un sacerdote acusado de abusos sexuales, con el conocimiento de sus superiores. En 2002, el cardenal de Bernard F. Law dimitió en la archidiócesis de Boston y pidió perdón. “Por mis defectos y mis errores”, dijo. Mahony ha dicho en varias ocasiones que no se ha planteado dimitir.


El acuerdo establece también que la archidiócesis permitirá el acceso de las víctimas a los archivos de la Iglesia en los que se conserva información sobre sus casos y sobre los traslados de los sacerdotes inculpados.