• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Berria: Homofobia > POLONIA: COLECTIVOS HOMOSEXUALES SE MOVILIZAN POR EL MATRIMONIO

  • Los homosexuales polacos se movilizan por el matrimonio gay
  • 100.000 firmas son las necesarias para que el proyecto sea discutido en el Parlamento
  • Público, 2007-12-17 # EFE · Varsovia

Los homosexuales polacos advirtieron hoy que se movilizarán e iniciarán un proceso de recogida de firmas para impulsar una ley que legalice el matrimonio gay en Polonia.


“Para nosotros no será un problema reunir las 100.000 firmas necesarias para que el proyecto sea discutido en el Parlamento, porque hay que tener en cuenta que somos unos 2,5 millones en Polonia, suficientes para impulsar esta ley”, indica uno de los activistas homosexuales de este país, Jack Adler, en declaraciones que recoge hoy el diario ‘Zycie Warszawy’. Tras dos años de gobierno de los gemelos Kaczynski, los colectivos de homosexuales polacos ven que el nuevo ejecutivo liberal de Donald Tusk tampoco escucha sus reivindicaciones.


Adler añadió que, “aunque muchos de nosotros querría poder adoptar niños, la cuestión principal no es ésa, nosotros necesitamos la norma para regularizar la situación de muchas parejas estables de gays y lesbianas que se ven desprovistos de los derechos elementales a pesar de estar juntos durante años”.


Algunos diputados de la formación liberal Plataforma Ciudadana (PO), el partido que gobierna Polonia, ya avisaron de que el matrimonio homosexual nunca será aprobado por el Parlamento porque, en opinión del parlamentario de PO Tadeusz Cymanski, “se trata de algo absurdo y contrario a la moral polaca”.


También el vicepresidente del Parlamento polaco, el liberal Stefan Niesiolowski, consideró que la norma no debería de ser ni siquiera discutida, informa ‘Zycie Warszawy’.


Desde las organizaciones de gays y lesbianas ya se trabaja para iniciar una campaña de recogida de firmas y presentar en la cámara baja polaca un proyecto que legalice las uniones entre personas del mismo sexo, en un país en el que la mayoría de la opinión pública está en contra de que los homosexuales puedan casarse.

Anuncios

> Iritzia: El País > POLONIA RESPIRA

  • Polonia respira
  • Las urnas liquidan el modelo socialmente ultramontano y aislacionista de los Kaczynski
  • El País, 2007-10-23 # Editorial

La abultada derrota electoral del partido gobernante del primer ministro Jaroslaw Kaczynski a manos de la oposición de centro-derecha, representada por la Plataforma Ciudadana, es una excelente noticia para el conjunto de los polacos, que han decidido descabalgarlo anticipadamente del poder. También lo es para la Unión Europea, en cuyos frágiles engranajes institucionales el nacionalismo ultramontano de los hermanos Kaczynski llevaba dos años filtrando su arena chovinista. Permanece como jefe del Estado polaco el gemelo Lech, que no debe afrontar el veredicto de las urnas hasta 2010, pero cuyo perfil se verá inevitablemente muy rebajado.


La Plataforma Ciudadana
es un partido originariamente no demasiado alejado de Ley y Orden, pero más liberal en política y economía y curado del virus nacionalista. Su programa pretende llevar inmediatamente a Polonia a la corriente principal de la UE y oxigenar el oscuro y cerrado universo con que el manto de los Kaczynski, mucho más preocupados por enmendar el pasado que por avanzar hacia el futuro, ha cubierto a la mayor democracia de Europa oriental.


El voto de los jóvenes, nutrido y alérgico por definición al cerrado mundo xenófobo y socialmente ultraconservador impuesto desde Varsovia, ha sido un instrumento decisivo de la contundente victoria opositora liderada por Donald Tusk, y marcará sin duda la agenda que la Plataforma abordará previsiblemente en alianza con el moderado Partido Campesino. Juntos quizá alcanzarán los escaños suficientes en la Cámara baja del Parlamento como para sortear los inevitables vetos legislativos a los que se aplicará el presidente Jan Kaczynski.


El resultado de las elecciones del 21 de octubre, que el Gobierno había convocado con la esperanza de consolidar lo ganado en sus dos años al timón, anticipa con toda probabilidad la liquidación de la Polonia del integrismo católico llevado a programa de gobierno, de la moralidad asfixiante, de la caza de ex comunistas a cualquier precio, de la delación bendecida por ley y de una incompetencia ejemplar en materia exterior. La cruzada purificadora del derrotado Gobierno de Ley y Justicia, valiéndose de medios tan espurios como la utilización de fiscales adictos o la filtración de fichas policiales y documentos de los servicios de espionaje, ha colocado al país báltico en la senda del oscurantismo y lo ha alejado inevitablemente de algunos de los ideales básicos que conforman la Unión Europea.


Bruselas y Berlín han recibido con enorme alivio el fin de reinado polaco y van a acoger con los brazos abiertos al Gobierno que forme Donald Tusk, un político proeuropeo, derrotado en 2005 en sus aspiraciones a la presidencia de la República y que no ha ocupado cartera alguna. Para Alemania el alivio es doble, pues se había convertido en la manía de los gemelos. El bajo perfil y talante antidogmático de Tusk han sido bazas decisivas que le han granjeado la simpatía expresada por los más jóvenes en las urnas.

> Berria: Politika > POLONIA: LA OPOSICION LIBERAL SE IMPONE AL PARTIDO DE KACZYNSKI

  • La oposición liberal se impone al partido de Kaczynski en Polonia
  • El ganador, el liberal Donald Tusk, ha anunciado que retirará las tropas polacas presentes en Irak en 2008
  • El País, 2007-10-21

El partido Plataforma Ciudadana (PO), liderado por Donald Tusk, se ha impuesto al gubernamental Ley y Justicia (PiS)de Jaroslaw Kaczynski en las elecciones generales celebradas hoy en Polonia, según los sondeos a pie de urna difundidos por la televisión pública TVP tras el cierre de los colegios electorales.


El partido más votado sería el PO con el 43,7% de votos, mientras que el partido de Kaczynski habría obtenido un 30,4% de sufragios. El tercer partido más votado habría sido Izquierda y Democracia, que lidera el ex presidente Aleksander Kwasniewski, con un 13,3% de apoyo. La participación ha sido del 53,2%.


Retiro de las tropas de Irak
Nada más conocer los sondeos, Tusk se ha declarado ganador virtual y su rival y todavía primer ministro, Jaroslaw Kaczynski, ha aceptado la derrota.


Además, el candidato de Plataforma Ciudadana y futuro primer ministro de Polonia ha anunciado que ordenará la retira de las tropas polacas presentes en Irak en 2008. “Las tropas polacas regresarán de Irak en 2008 porque nuestra misión en ese país ha finalizado”, según Bogdan Zdrojewski, portavoz del partido Plataforma Ciudadana. Zdrojewski ha anunciado también que su formación pordría romper las negociaciones iniciadas por el Gobierno saliente con EE UU para la implantación del escudo antimisiles en suelo polaco a menos que Washington mejore las condiciones de seguridad que ofrece a Polonia


Cansados del populismo
Por su parte, Kaczynski ha comparecido ante los suyos para reconocer la derrota en los comicios “no logramos contrarrestar el poder de la oposición”. Su partido, Ley y Justicia (PiS) “ganó cinco millones de votos, el doble de lo que ganamos las últimas elecciones”. “Seremos una oposición diferente a la que hemos tenido nosotros. Seremos fuertes y exigiremos a PO que cumpla sus promesas”, ha dicho Kaczynski antes de agrehar que el PiS “cambió Polonia sin violar la ley”.


Pero “nos pararon en la mitad del camino a ese cambio”, se ha lamentado quien durante dos años dirigió el Gobierno polacoconvirtiendo la pasada legislatura en las más controvertida y corta de la historia de la Polonia democrática.


Más de 30 millones de polacos decidían hoy en las urnas la continuidad de los gemelos Kaczynski como titulares únicos del poder en Polonia. En unas elecciones cruciales para el futuro del país y para su política exterior, sobre todo de cara a Europa, los polacos eligen a su Parlamento, lo que finalmente ha supuesto la caída de Jaroslaw Kaczynski como primer ministro. Las encuestas y los posteriores resultados han puesto de manifiesto el cansancio de los polacos del populismo de los gemelos.


La coalición del partido de los gemelos, Ley y Justicia (PiS) con el partido Autodefensa y la católica Liga de las Familias Polacas empezó a resquebrajarse este verano, cuando el primer ministro destituyó al viceprimer ministro y titular de Agricultura Andrzej Lepper por un supuesto caso de corrupción. Lepper es el líder de Autodefensa, por lo que el partido retiró el apoyo al PiS, que quedó en minoría en el Sejm, el Parlamento bicameral polaco. No hubo otro remedio que adelantar las elecciones.


No era un buen momento para el PiS, ya que los obstáculos que los Kaczynski han puesto a las negociaciones para la firma de un nuevo tratado de la Unión Europea, alcanzado por fin anteayer en Lisboa, han colmado la paciencia, no sólo de los líderes europeos, sino de los polacos, que han llegado a temer por las consecuencias de un hartazgo de Bruselas de las maniobras de los gemelos.


Lech, el presidente, seguirá en el cargo, ya que su renovación no toca hasta dentro de dos años y no perderá su poder de veto a menos que los opositores se hagan con tres quintos del Parlamento.

> Erreportajea: Homofobia > POLONIA, PARAISO DE LA HOMOFOBIA

  • Polonia, paraíso de la homofobia
  • El Gobierno de los Kasczynski fomenta el odio a los homosexuales, a los que califica de pervertidos y depravados
  • Público, 2007-10-18 # Guillem Sans Mora · Varsovia

En el otoño de hace dos años, Varsovia amaneció un día con diez bombas de mentira colocadas en distintos puntos de la ciudad. Los artilugios llevaban pegados carteles que amenazaban con lo que podía pasar si resultaba elegido presidente Lech Kaczynski, del partido nacionalista ultraconservador Ley y Justicia (PiS). En su época de alcalde de Varsovia, Kaczynski había prohibido los desfiles del orgullo gay.


El 23 de octubre los ciudadanos dieron a Kaczynski la mayoría en las urnas. A la mañana siguiente sonó el teléfono de Jacek Adler. Le citaban a declarar en comisaría. Este hombre de 37 años fue declarado sospechoso de ser autor de las amenazas por tratarse de un “homosexual radical”. Le advirtieron de que los servicios secretos le estaban vigilando. En realidad, Adler no había hecho otra cosa que crear un portal gay de información y contactos en Internet. La Policía lo fichó, a él y a otras decenas de personas que defienden en Polonia los derechos de los homosexuales.


Jacek Adler se dedica a ello desde hace siete años. Antes de contar a su familia y amigos que se había enamorado de un hombre, trabajaba en un banco y vivía en una casa con jardín.


De repente lo perdió todo: mujer, hijo, trabajo, casa. Se fue a vivir a un minúsculo apartamento en una caja de zapatos comunista de las afueras, y salió adelante a trancas y barrancas con trabajos temporales. “En Polonia no puedes tener un trabajo normal y vivir abiertamente tu homosexualidad. Pero sólo se puede ser feliz sin tener miedo, y sin mentirse”, dice.Han pasado dos años, y Kaczynski es presidente de una República paranoica, amenazada por homosexuales, comunistas, alemanes, rusos y laicistas. Un país que con su actitud de constante bloqueo y reproches a sus vecinos se ha forjado una pésima imagen en Europa.


Malos presagios

La Plataforma Ciudadana del liberal Donald Tusk podría arrebatar el próximo domingo la mayoría parlamentaria al partido de los gemelos Kaczynski. “Pero para los gays no cambiaría nada”, lamenta Adler, ya que “el partido de Tusk es liberal en la economía, pero en lo social es igual de conservador que los Kaczynski”.


En el último año, algún episodio de homofobia ha rozado la inocentada, como cuando una diputada de la Liga de Familias Polacas (LPR) mandó analizar si la serie de televisión infantil Los teletubbies fomenta la homosexualidad, ya que uno de ellos, Tinky-Winky, es de color lila y lleva un bolso. Pero la sonrisa se le congela a cualquiera con testimonios como el de Adler.


En dos años no ha habido ninguna detención por el caso de las bombas de mentira. Adler supone a simpatizantes de los Kaczynski detrás de la acción. Hace un mes, la Fiscalía lo volvió a citar a a declarar: “Me interrogaron personas que ni siquiera se presentaron. Les pregunté quiénes eran. Uno dijo que era de la Audiencia Provincial de Varsovia, y el otro nada menos que de la Comisión de Investigación de Asesinatos de la Policía”.


En Europa causó desconcierto y preocupación el proyecto de ley que castiga la “propaganda homosexual” y prevé despedir a profesores que no oculten su orientación sexual. Las actitudes homófobas de Kaczynski y sus adláteres de la LPR -cuyo líder y ex ministro de Educación Roman Giertych considera a los gays “pederastras asquerosos”-, no sirven para otra cosa que para ganar votos.


Sería imposible enviar a los homosexuales a “campos de reeducación” en un país de la UE, pero reclamarlo sale a cuenta en las urnas, porque en la ultracatólica Polonia la homofobia “se les inculca a los niños en la escuela”, a decir de Adler.


Y no exagera. Un libro de texto usado actualmente en los colegios polacos se titula El camino a la edad adulta. Introducción a la vida familiar para estudiantes de grado superior de las escuelas primarias. Su autora, Teresa Król, escribe: “El deseo de satisfacer la propia orientación sexual adopta en ocasiones formas distorsionadas. Éstas incluyen: homosexualidad, bisexualidad, exhibicionismo, narcisismo, pedofilia, incesto, sadismo, masoquismo, transexualismo”.No es para nada el único volumen con textos semejantes.La homofobia está prácticamente institucionalizada en Polonia. Cuando asociaciones gays convocaron una manifestación en la ciudad de Poznan, las autoridades municipales, del PiS, la prohibieron con el argumento de que los manifestantes pretendían “propagar depravaciones como la pedofilia, la sodomía y la necrofilia”.


No es injurioso
Los organizadores se querellaron por injurias. Resolución del tribunal de la ciudad: no hubo insulto alguno porque “la opinión pública” considera la homosexualidad equiparable a las citadas “tendencias”.


El presidente de la asociación de gays y lesbianas Lambda en Varsovia, Krzysztof Kliszczynski, opta directamente por el cinismo a la hora de juzgar a los gemelos: “Este Gobierno ha ayudado mucho a los gays, porque antes no se hablaba tanto del tema, y ahora en la prensa ha surgido un auténtico movimiento intelectual de defensa de los gays”, ironiza. “Aunque por supuesto existe una prensa de derechas homófoba, en el fondo ahora hay más consciencia social del problema”, añade.


Kliszczynski es optimista y asegura que en Varsovia no es raro ver a parejas homosexuales paseando cogidas de la mano. Pero la verdad es que hay que fijarse mucho.

> Berria: Politika > POLONIA: UN PARTIDO CONTRA EL MACHISMO

  • Un partido contra el machismo
  • El País, 2007-10-17 # C. G. · Gdansk

No tienen ninguna representación parlamentaria ni parece que la vayan a conseguir, pero su cartel se ha convertido en el más controvertido de la campaña. Las candidatas del flamante Partido de las Mujeres han decidido posar desnudas para difundir su causa: luchar contra el verdadero problema del país, el machismo.


La formación está dirigida por la novelista Manuela Gretkowska, cuya obra ha escandalizado en más de una ocasión a muchos. Entre sus reivindicaciones: anticonceptivos gratuitos, incrementar el número de ginecólogos, libertad para escoger la forma del parto, más ayudas para el cuidado de los hijos y salarios que igualen a los de los hombres. Eso sí, como católica, Gretkowska no ha puesto el aborto entre las banderas de su partido.


Esta fuerza política considera que la situación de la mujer en Polonia ha empeorado, especialmente desde la llegada al poder de los gemelos Kaczynski, en 2005. El cartel de estas mujeres ha levantado fuertes críticas entre los sacerdotes católicos y algunos miembros del conservador Ley y Justicia, el partido de los Kaczynski. Según las encuestas, el Partido de las Mujeres, que tiene unas 1.500 afiliadas, obtendría un 3% de los votos, insuficiente para entrar en el Parlamento, ya que se necesita un 5%.


Una de las más famosas actrices del país, Krystyna Janda, apoya a la formación, y también la boxeadora Agnieszka Rylik. En Polonia, un 55% de las mujeres -seis millones- no trabaja fuera de casa.

> Berria: Eskubideak > EL CONGRESO APRUEBA POR UNANIMIDAD INSTAR A POLONIA A RESPETAR LOS DERECHOS HUMANOS HOMOSEXUALES

  • El Congreso aprueba por unanimidad instar a Polonia a respetar los derechos humanos de los gays
  • Europa Press, 2007-10-04

El Congreso aprobó ayer por unanimidad instar al Gobierno polaco a que reconsidere el proyecto de ley que atenta contra la libertad de expresión y los derechos humanos de gays, lesbianas y bisexuales y manifestó su “preocupación” por esta iniciativa.


A través de una proposición no de ley presentada por IU-ICV, el Congreso pide al Gobierno español mostrar, vía diplomática, su “contrariedad” con esta iniciativa legislativa y pedir su “urgente reconsideración” para que se adecue al “espíritu de convivencia y respeto de los derechos humanos propio de un país miembro de la UE”.


Además, reclama al Ejecutivo español que tome la iniciativa para instar con otros gobiernos europeos a Polonia a que “respete” los acuerdos multilaterales en materia de derechos humanos y libertades reconsiderando los términos en que se ha expuesto el proyecto de ley.


Asimismo, pide al Gobierno español que promueva o se una a cualquier iniciativa europea para “concretar” sanciones contra Polonia en caso de que finalmente se apruebe dicha ley.


El portavoz de CiU en la Comisión de Exteriores, Jordi Xuclà, recordó que el ex viceprimer ministro polaco, impulsor de esta medida, ha sido expulsado del gabinete y manifestó su deseo de que de las próximas elecciones generales del 21 de octubre salga una “nueva mayoría política que cumpla los principios y valores de la UE”, postura compartida por los diputados del PP y PSOE Beatriz Rodríguez-Salmones y Eduardo Madina, respectivamente.


Xuclà recordó que según Amnistía Internacional, hay más de 80 países en el mundo en los que se persigue a los homosexuales, entre los que citó a Cuba, Nicaragua y Honduras.

> Erreportajea: Politika > POLONIA: LA "REVOLUCION MORAL" CASTIGA A LOS KACZYNSKI

  • La “revolución moral” castiga a los Kaczynski
  • Los gemelos polacos sufrirán una derrota en las urnas, según las encuestas, que dan la victoria a la derecha liberal
  • El País, 2007-08-20 # Cristina Galindo · Madrid

Polonia es el único país en el mundo gobernado por gemelos: los conservadores Lech (presidente) y Jaroslaw (primer ministro) Kaczynski. Pero esta insólita situación puede estar a punto de cambiar. Los dirigentes han expulsado del Gobierno a los que han sido sus socios de coalición desde abril de 2006 -la ultranacionalista y católica Liga de las Familias Polacas y la populista Autodefensa- y se ven obligados a convocar elecciones anticipadas este otoño. Los gemelos se enfrentan a una derrota casi segura, según las encuestas, que dan como claro favorito al principal partido de la oposición, la liberal Plataforma Cívica.


La cruzada lanzada por los Kaczynski desde que están en el poder para renovar la vida de los polacos y librarlos definitivamente de lo que consideran el demonio del pasado comunista -es decir, la “revolución moral” propugnada tantas veces por el presidente Lech, basada en los “valores familiares”- les puede pasar factura. Los sondeos muestran que, si se convocan las elecciones, la Plataforma Cívica (PO, derecha liberal y proeuropea), que perdió por poco en los comicios de 2005, tendría el 33% de los votos. Es decir, la mitad de los 460 escaños de la Dieta (Cámara baja), con lo que podría gobernar casi en solitario.


Con peor suerte, la gobernante Ley y Justicia (PiS, derecha católica) reuniría el 24% de los votos (unos 110 diputados; frente a los 151 actuales). Los ex aliados de Kaczynski se han unido para ir juntos a las próximas elecciones, porque los sondeos indican que no superan el apoyo mínimo del 5% de los votos para entrar en el Parlamento. Y los socialdemócratas obtendrían un 9%.


Los analistas consideran que la caída de los gemelos en las encuestas se debe, en parte, a sus dos ex aliados rebeldes. El partido de los Kaczynski ganó las elecciones en 2005 con la promesa de depurar Polonia de la corrupción y de los defectos del pasado comunista. En lugar de formar coalición con la Plataforma (ambos partidos vienen del entorno de Solidaridad), como prometieron, se aliaron con la Liga y Autodefensa que, con sus propuestas radicales contra los homosexuales, el aborto y a favor de la pena de muerte, han contribuido a dañar la imagen del Gobierno.


El Parlamento tiene previsto decidir a lo largo del próximo mes si se celebran elecciones legislativas anticipadas (inicialmente están previstas para 2009). La fecha que más suena es el 21 de octubre, pero los comicios podrían ser en noviembre. “Todavía no estoy al 100% seguro de que haya elecciones pronto; creo que es posible que Jaroslaw Kaczynski haya amenazado con convocarlas para ganar tiempo y meter a sus socios en vereda, pero esta vez no creo que le resulte nada fácil”, afirma en conversación telefónica Jacek Kucharczyk, subdirector del Instituto de Estudios Públicos, un think tank independiente con sede en Varsovia.


Tras expulsar esta semana a sus socios, el Gobierno se ha quedado en minoría y las elecciones parecen inevitables. “Lo más probable es que la Plataforma tenga que gobernar con la ayuda de otro partido, quizás el de los agricultores (PSL) o quizás con los socialdemócratas, quienes en las pasadas elecciones sufrieron un duro batacazo tras gobernar una legislatura marcada por la corrupción”, opina el analista Piotr Kaczynski. Coincide con él Kucharczyk, que pronostica que el alza de la participación (en 2005 sólo fue del 40% por la caída del voto joven) beneficiará a la Plataforma. “Pero no creo que Kaczynski sufra una hecatombe”.


Nadie se atreve a subestimar la capacidad del PiS para recuperar el apoyo de su electorado. En 2005, el partido iba segundo en las encuestas y ganó gracias a una agresiva campaña. Además, hay que tener en cuenta las tensiones que existen en la Plataforma entre sus dos dirigentes, Donald Tusk y Jan Rokita.


Lo cierto es que la vida política polaca vive en la agitación desde la caída de la dictadura comunista, en 1989. A principios de los noventa los Gobiernos cambiaban cada seis o 12 meses, al estilo italiano. “Ahora la situación vuelve a ser parecida, en el sentido de que la economía va muy bien, mientras la vida política es un desastre”, añade Piotr Kaczynski. El producto interior bruto (PIB) crece a un ritmo del 6%, el paro se ha reducido y la inflación es baja.


Los analistas creen que detrás de la crisis de Gobierno está el deseo de Jaroslaw Kaczynski de controlar a sus socios sin éxito y de poner fin a la coalición que ya en las pasadas elecciones locales le supuso al partido una sangría de votos. Muchos apuntan también a la investigación que la Comisión Electoral Estatal ha abierto contra Ley y Justicia por presuntas irregularidades en la financiación del partido. Según los analistas consultados, el primer ministro preferiría ir a las urnas antes de que finalice esta investigación para evitar perder las subvenciones públicas que le corresponden a esta legislatura y tener que hacer una campaña en 2009 sin apenas fondos. “Si pasamos a otra legislatura ya no hay problema, porque las ayudas serán nuevas”, aclara Kucharczyk.


Mientras los políticos se tiran los trastos a la cabeza, Polonia se enfrenta a temas clave. El Parlamento tiene que decidir si acepta que EE UU instale en su territorio, en contra de la opinión de Rusia, parte de su sistema de defensa antimisiles. En 2012 el país albergará la Eurocopa de fútbol y tiene que ponerse en marcha ya si quiere construir los estadios y carreteras que necesita.


La crisis política puede poder fin a uno de los Gobiernos de coalición más polémicos de los últimos años en la UE, de la que Polonia es socia desde 2004, y cuyas iniciativas han dejado sin habla a Bruselas. La lista de la controversia es larga: la campaña de limpieza anticomunista; la prohibición de la llamada “propaganda homosexual” en las escuelas; los planes de la Liga para impedir el aborto incluso aunque peligre la vida de la mujer; las amenazas de bloqueo de la Constitución europea, etcétera.