• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Islama > SUDAN: UN TRIBUNAL CONDENA A 6 MESES DE CARCEL A DOS EGIPCIOS POR DIFAMAR AL ISLAM

  • Tribunal sudanés condena a 6 meses cárcel a dos egipcios por difamar al Islam
  • Terra, 2007-12-17

Un tribunal sudanés condenó hoy a seis meses de cárcel a dos egipcios tras declararlos culpables de difamar al Islam por introducir en el país un libro que, según las autoridades del país, insulta al profeta Mahoma y a su esposa Aisha.


El presidente del tribunal, Esmat Yusef, consideró que la ‘negligencia administrativa’ es la causa de la entrada en Sudán de un libro titulado ‘La madre de los creyentes come a sus hijos’, procedente de Egipto.


El tribunal ordenó, además, que se requise ese libro, considerado insultante para la fe musulmana.


Los dos egipcios condenados, identificados como Abel Fatah Abdel Raouf y Mahrus Mohamed Abdel Rahim, presentaron la obra en la Feria Internacional del Libro en Jartum.


Esta sentencia se ha pronunciado tres semanas después de que una profesora británica fuera detenida y juzgada también por los cargos de ofender al profeta Mahoma.


La maestra, que al final fue indultada por el presidente sudanés, Omar Hasan Al Bachir, había pedido a una niña de siete años en la escuela donde daba clases que llevara su oso de peluche, y después sugirió a sus alumnos que eligiesen un nombre para el juguete.


Veintidós de los veintitrés niños eligieron Mohamed (Mahoma), muy común en el mundo musulmán, como nombre favorito para el osito.

> Berria: Islama > SUDAN: UNA PROFESORA PODRIA SER ACUSADA DE AFRENTA AL ISLAM POR DEJAR LLAMAR MAHOMA A UN PELUCHE

  • Una profesora podría ser acusada de afrenta al Islam en Sudán por dejar llamar Mahoma a un peluche
  • La profesora británica Gillian Gibbons, que ejerce en un colegio privado de Jartum, podría ser acusada de afrenta al Islam. Al gobierno de Gordon Brown no le consta que se hayan presentado cargos.
  • Público, 2007-11-27 # EFE · Jartum

El Profeta no puede ser identificado con algo tan entrañable como un osito de peluche. Y menos en Sudán. Una lección que una profesora británica está aprendiendo entre rejas.


La profesora británica Gillian Gibbons, que ejerce en un colegio privado de Jartum, podría ser acusada de afrenta al Islam por el presunto delito de haber permitido que sus alumnos pusieran el nombre de Mahoma a un osito de peluche, según informa un responsable del Ministerio sudanés de Justicia.


En declaraciones a Efe, el funcionario, que pidió el anonimato, dijo que Gibbons, de 54 años de edad, y que fue detenida el pasado domingo, podría ser acusada también de incitar a la violencia religiosa.


La fuente indicó que las autoridades judiciales rechazaron poner en libertad bajo fianza a la profesora para que las investigaciones “no se vean obstaculizadas y para proteger su integridad”.


Por su parte, Abdel Rahim Ahmed Abdel Rahim, responsable del Departamento de Investigaciones de la Policía sudanesa afirmó que “las indagaciones aún están en su primera fase y que cuando concluyan se evaluará el asunto en su totalidad para saber si existen fundamentos para ser acusada”.


En tal caso, Gibbons podría ser condenada a seis meses de cárcel o 40 latigazos por violencia religiosa.


El primer ministro británico, Gordon Brown, ha dicho que cree que las autoridades sudanesas aún no han presentado cargos contra la profesora.


“Nuestra embajada en Jartum le está facilitando toda la ayuda necesaria”, subrayó el jefe del Ejecutivo británico.


Quejas de los padres
Gibbons, que trabajaba en el colegio privado Unity High School de Sudán, fue arrestada después de que las autoridades recibiesen las quejas de los padres de algunos alumnos, al parecer ofendidos porque se había puesto el nombre de Mahoma a un osito de peluche, algo que va contra los preceptos de Islam, que prohíbe trivializar el nombre del Profeta.


Los compañeros de Gibbons afirmaron que la docente cometió un “error inocente” al permitir que sus alumnos, de seis y siete años, pusieran de nombre Mahoma a un peluche, según los medios británicos.