• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Berria: Bikoteak > URUGUAY: PRIMERA LEGALIZACION DE LA UNION CIVIL DE HOMOSEXUALES EN LATINOAMERICA

  • Uruguay legaliza, por vez primera en Latinoamérica, la unión civil de homosexuales
  • El Correo, 2007-12-28

Uruguay se convirtió ayer en el primer país de América Latina en legalizar la unión civil de parejas homosexuales en todo su territorio, tras la promulgación por parte del presidente Tabaré Vázquez de una ley que regula las parejas de hecho de distinto o igual sexo.


La normativa, refrendada por el mandatario en consejo de ministros, garantiza derechos y obligaciones para las parejas heterosexuales y homosexuales que convivan más de cinco años sin interrupciones, como la asistencia recíproca, creación de sociedad de bienes, derechos sucesorios, cobro de pensiones por fallecimiento y otras disposiciones vinculadas a la seguridad social.


Hasta el momento, las uniones de parejas homosexuales sólo estaban reguladas en la región en Ciudad de México, el estado brasileño de Rio Grande do Sul y en tres zonas argentinas: Buenos Aires, Villa Carlos Paz y provincia de Río Negro.


La ley uruguaya entrará en vigor la primera semana de 2008 con alcance nacional, e incluye la apertura de un registro donde podrán inscribirse parejas de cualquier género.

Anuncios

> Berria: Bikoteak > URUGUAY: SE APRUEBA LA UNION CIVIL ENTRE HOMOSEXUALES

  • Uruguay aprobó la unión civil entre homosexuales
  • De esta manera se convirtió en el primer país en Latinoamércia en legalizar la unión concubinaria.
  • ADN Mundo, 2007-12-28

La norma fue sancionada luego de la promulgación por parte del presidente Tabaré Vázquez de una ley que regula las uniones concubinarias de distinto o igual sexo.


La normativa -del oficialismo- garantiza derechos y obligaciones para esas parejas cuando convivan más de cinco años sin interrupciones, como la asistencia recíproca, creación de sociedad de bienes, derechos sucesorios, pensiones por fallecimiento y otras disposiciones vinculadas a la seguridad social.


El texto define la unión concubinaria como “la situación de hecho derivada de la comunidad de vida de dos personas -cualquiera sea su sexo, identidad, orientación u opción sexual- que mantienen una relación afectiva de índole sexual, de carácter exclusiva, singular, estable y permanente sin estar unidas en matrimonio”.


La ley, que entrará en vigencia en la primera semana de 2008, contempla la apertura de un registro donde podrán inscribirse parejas de cualquier género, al amparo de derechos similares a los que devienen del matrimonio entre heterosexuales, informó hoy la prensa uruguaya.


En Argentina, las uniones de parejas homosexuales sólo están reguladas en la Ciudad de Buenos Aires, en la cordobesa Villa Carlos Paz y en la provincia de Río Negro, y en el resto de América Latina en Ciudad de México y el estado brasileño de Río Grande do Sul.


El diputado oficialista Diego Cánepa, redactor del proyecto original, destacó que la nueva ley “profundiza la democracia, protege la diversidad de opciones y deja de lado la discriminación existente en materia legislativa que amparaba determinadas preferencias”.

> Berria: Bikoteak > URUGUAY: LA LEY DE UNION CONCUBINARIA RECONOCE LOS MISMOS DERECHOS A LAS PAREJAS DEL MISMO SEXO

  • Uruguay reconoce unión gay
  • BBC Mundo, 2007-12-19

Uruguay se convertirá en el primer país de América Latina en regular la unión entre homosexuales, luego de que el Senado aprobara la Ley de Unión Concubinaria que no hace distinciones de género u orientación sexual.


Esta ley -que se espera sea promulgada antes de fin de año por el poder ejecutivo del presidente de izquierda, Tabaré Vázquez-, pone a Uruguay a la vanguardia de la región en materia de reconocimiento de derechos a las parejas del mismo sexo.


Entre otros aspectos, la legislación establece que dos personas que han convivido durante más de cinco años en forma ininterrumpida manteniendo una relación afectiva de índole sexual, tienen derecho a que se reconozca su unión desde el punto de vista judicial, y a que eventualmente se tramite la disolución de su vínculo.


Además, regula la administración de los bienes y establece los derechos de las partes a la herencia y la seguridad social, un aspecto en el que varias dependencias del poder ejecutivo asesoraron a la redactora de la ley, la senadora del oficialismo Margarita Percovich.


Las capitales de Argentina y México ya habían aprobado una legislación similar para sus jurisdicciones, pero ningún país de la región ha promulgado una ley similar a nivel nacional.


Un concepto “distinto”
El artículo 2 de la ley, boicoteado por casi la totalidad de la oposición pero aprobado por todos los presentes en sala, es el que detalla que la unión concubinaria debe entenderse como la comunidad de vida afectiva y estable de dos personas, independientemente de su “sexo, identidad, orientación u opción sexual”.


El senador Francisco Gallinal explicó a BBC Mundo que la postura de la mayoría de los legisladores del Partido Nacional no es una oposición a la regularización del concubinato, sino a que se apruebe en el mismo paquete de normas la unión entre homosexuales.


“Votamos todos a favor de la ley, a excepción de este punto en concreto, puesto que está reñido con el concepto de familia que comparte la mayoría de los uruguayos, el concepto consagrado en la Constitución”, dijo.


Le parece “bien” que se cree un estatuto jurídico para la unión de personas del mismo sexo, pero hubiera preferido que se hiciera “en forma separada; no dentro del capítulo del derecho de familia”.


Gallinal no comparte “que se intente asimilar” la unión entre homosexuales “al concepto de familia tradicional”.


“Familias diversas”
En cambio, la senadora Percovich dijo a BBC Mundo que es una “gran satisfacción” para ella la ratificación de la ley en el Senado, puesto que implica “el reconocimiento de la existencia de familias diversas”.


Percovich había impulsado el proyecto de ley desde la legislatura pasada, cuando se incluyó en el texto la referencia a las parejas del mismo sexo.


De acuerdo con un estudio publicado por el diario El País, de Montevideo, la proporción de parejas en condición de concubinato se ha triplicado en los últimos 20 años.


De todos modos la figura del matrimonio entre personas del mismo sexo no se debate todavía en el Palacio Legislativo.


Las autoridades de la iglesia Católica recordaron que su postura en esta materia no es negociable, y que los políticos tienen el deber moral de oponerse.