• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Erreportajea: Egoerak > MAPAMUNDI HOMOFOBO

  • Mapamundi homófobo
  • Sentido G, 2007-08-01 # Redacción AmbienteG


Según el informe anual de la ILGA (Asociación Internacional de lesbianas y gays), en el año 2007 todavía existen “85 estados miembro de Naciones Unidas que siguen criminalizando los actos sexuales entre personas adultas del mismo sexo con mutuo consentimiento, promocionando con ello de manera institucional una cultura del odio”.


Recorremos los 10 paises mas homofobicos.

10 – El Vaticano
Comenzamos nuestro ránking con la ciudad-estado sede de la iglesia católica, que siempre se cubre de gloria con sus declaraciones, por ejemplo, en contra del matrimonio gay. Resulta difícil explicar cómo los que intentan vincular dos conceptos tan distintos como homosexualidad y pederastia, con la intención de equiparar la opción sexual con una actitud inaceptable, son los mismos que protegen y apoyan a ciertos curas y obispos acusados de abusos sexuales a menores.


La polémica volvió a saltar cuando BBC emitió su documental ‘Sex crimes and The Vatican’, donde daba a conocer el documento secreto ‘Crime Sollicitationis’, un manual de instrucciones para saber cómo hacer frente a las acusaciones de abusos y donde se promueve el encubrimiento del clero delincuente. Romper este acuerdo de confidencialidad podría suponer la excomunión para los sacerdotes delatores.


En la introducción del libro ‘Pederastia en la Iglesia católica’ su escritor Pepe Rodríguez habla de la quiebra de la iglesia católica norteamericana, que según su documentación, ha pagado en secreto 1.000 millones de dólares para comprar el silencio de centenares de víctimas. El Vaticano se alarmó ante este hecho, pero no por los perjuicios que se producía a los menores, sino por el daño que se hacía a sus arcas.


9 – Rusia

Durante la época soviética, la homosexualidad en Rusia era considerada delito, pero el artículo fue eliminado del Código Penal en 1993. La Manifestación del Orgullo en Moscú pretendía festejar el 14 aniversario de este hecho, sin embargo esta celebración ha sido prohibida al igual que años anteriores. Ortodoxos y nacionalistas anti-gays tienen el apoyo del alcalde de la ciudad, Yuri Luzhkov, que opina que gays, lesbianas y transexuales son “producto de Satanás”.


8 – Cuba

A pesar de que ya no existen las UMAP (Unidades militares en apoyo a la producción), eufemismo para llamar a los campos de concentración donde eran enviados los homosexuales durante la década de los 60, ni tampoco leyes que condenen en la isla las prácticas homosexuales, el acoso policial al que son sometidos los gays no ha cesado como debería en un país de ideas supuestamente “revolucionario”.


7 – China

A principios de este año el gobierno chino impuso nuevas condiciones para la adopción de niños en el país. La nueva normativa prohíbe que los homosexuales adopten y se lo pone muy difícil a obesos, mayores de 50 años y solteros, que tendrán que acreditar su heterosexualidad.


6 – Egipto

Egipto constituye una excepción, al ser uno de los pocos países africanos que no prohíbe la homosexualidad. Tras las presiones del comité de Derechos Humanos de la ONU se anularon las condenas a cuatro egipcios arrestados por mantener relaciones sexuales gays. No obstante la Comisión Internacional de Derechos Humanos para los Gays y Lesbianas (IGLHRC), denunció el caso de cincuenta personas más en la misma situación.


5 – Polonia

Polonia se ha ganado a pulso aparecer en esta deshonrosa lista. Las absurdas declaraciones de los gemelos Kaczynski y de alguno de sus ministros han alarmado a la Comunidad Europea, que condenó en la eurocámara las manifestaciones homófobas de estos políticos. Muchos aún nos preguntamos cómo este país ha sido adherido a la UE.


4 – Jamaica

Un reciente estudio reveló el alto grado en el que la homofobia se ha extendido entre la población jamaicana. El 96% de los jamaicanos se opone a la legalización de las relaciones homosexuales, castigadas con hasta diez años de cárcel.


El J-FLAG, ‘Foro Jamaicano de Lesbianas, Transexuales y Gays’, tienen constancia del asesinato de 30 homosexuales en el país entre 1997 y 2004.


3 – África

La homosexualidad es ilegal en 29 países africanos, 20 para las lesbianas. En Kenia, Namibia, Uganda, Zambia y Zimbabue dirigentes políticos consideran que la homosexualidad es “antiafricana” y que se trata de un mal importado por occidente.


2 – Asia

En India, Bangladesh, Singapur, Maldivas, Bután y Nepal la homosexualidad puede castigarse con cadena perpetua.


1 – Irán y Arabia Saudí

Acabamos este ránking con Arabia Saudí e Irán, que encabezan la lista de países homófobos con castigos a las prácticas homosexuales más severos, llegando incluso a la pena de muerte. El artículo 111 del código penal iraní condena la sodomía, “castigándola con la muerte si ambos sujetos, el activo y el pasivo, son maduros, mentalmente saludables y capaces de decidir por sí mismos”.

> Berria: Egoerak > ILGA: CADA DOS DIAS ES ASESINADA UNA PERSONA HOMOSEXUAL O TRANSEXUAL EN MEXICO Y BRASIL

  • Cada dos días es asesinado un homosexual en México y Brasil
  • ABC, 2007-07-13 # Héctor Del Toro · Madrid

Un informe de la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays (ILGA) desvela que en México y Brasil es asesinado un gay o un transexual cada dos días. Estos países forman parte de la lista de 86 que considera ilegal la tendencia homosexual, dentro de los cuales hay ocho que la castigan con pena de muerte.


Mientras que Irán, Sudán, Mauritania, Pakistán, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Yemen y Chechenia practican la pena capital para los gays, en América Latina las «brigadas de limpieza» cuentan con el apoyo de los poderes públicos. Sin embargo, este tema no es exclusivo de los países poco desarrollados o islamistas, ya que aunque Holanda, Bélgica, España y Canadá permiten la unión entre homosexuales; Honduras, Letonia, Australia, Uganda y varios estados de EEUU, han modificado su legislación para prohibirla.


Por otra parte, Polonia se ha convertido en estandarte de la Europa homófoba tras el triunfo del partido conservador Ley y Justicia, y las posteriores declaraciones del primer ministro en las que calificaba la homosexualidad de «antinatural». Además, el gobierno del país ha manifestado su intención de despedir a los profesores que se declaren gays abiertamente.

> Erreportajea: Homofobia > ILGA: LAS RELACIONES HOMOSEXUALES AUN SON DELITO EN 91 ESTADOS

  • Las relaciones homosexuales aun son delito en 91 estados
  • Opus Gay, 2007-05-06 # Catalina Herrera

Para la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA), responsable de la investigación, la penalización de la homosexualidad “institucionaliza la cultura del odio”, con la “justificación” de los Estados. Y es que latigazos, lapidación y cadena perpetua son parte de las atroces penas con que diversos países castigan las relaciones sexuales entre homosexuales adultos.


Han pasado nueve años desde que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo mayores de edad dejaron de ser un delito en Chile, gracias a la modificación del artículo 373 del Código Penal.


En forma paralela, la aceptación ciudadana hacia las minorías sexuales chilenas es progresiva, según el Estudio Mundial de Valores, mientras que las demandas por igualdad de derechos son cada vez más amplias, a un punto que hoy se pide legislar las relaciones de parejas homosexuales.


Pero esa no es la realidad de gran parte del mundo. 91 Estados, de los cuales 85 son miembros de las Naciones Unidas, continúan considerando un delito las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, estableciendo diversas penas que van desde multas económicas hasta prisión de por ida, según reveló un estudio de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas, (ILGA).


Denominada “Homofobia de Estado: un estudio mundial de las leyes que prohíben la actividad sexual con consentimiento entre personas adultas “, la investigación fue dada a conocer por la ILGA con el objeto se sensibilizar sobre la importancia de derogar estas normas con la participación activa de todas las minorías sexuales organizadas y los grupos de derechos humanos del mundo.

Origen de las leyes
A juicio de la ILGA, la penalización de la homosexualidad implica promover de “manera institucional una cultura del odio” donde la violencia ” está de alguna manera justificada por el Estado y obliga a la gente a permanecer invisibles y a negar quiénes son realmente”.


El estudio explica que muchas de estas normas han sido “heredadas de los imperios coloniales o han sido el resultado de legislaciones conformadas de acuerdo a creencias religiosas, cuando no directamente derivadas de una interpretación conservadora de los textos religiosos”.


Aclara, en todo caso, que la homofobia institucionalizada, al nacer en un determinado contexto de la historia, sólo puede explicarse por su raíz cultural. ” Ningún ser humano nace siendo homófobico, sino que aprende a serlo según va creciendo” en un ambiente desfavorable para las minorías sexuales.


“En muchos casos, el prejuicio contra las personas homosexuales es el resultado de la ignorancia y el miedo. Este largo catálogo de horrores, no es sino el relato de la intolerancia contra lo que es diferente o extraño a uno”, sostiene la investigación dirigida por el activista Daniel Otosson, de la Universidad de Södertörn, Estocolmo, Suecia.

Estados que criminalizan la homosexualidad
Algunos de los 91 “estados homofóbicos” identificados por la ILGA establecen penas diferenciadas por sexo, edad o estado civil de quienes consideran “delincuentes”, toda vez que son responsables, de acuerdo a los términos de cada legislación, de “desviaciones carnales antinaturales” o de “desviaciones sexuales”.


Así es el caso de Antigua y Barmuda que en su Ley de Delitos Sexuales de 1995 estipula prisión de 15 años para las relaciones sexuales entre adultos y de cinco años entre los menores.


En Gambia la situación es más dramática, pues establece en sus leyes que “todo el que cometa sodomía es culpable de un delito y será acusado y condenado a cadena perpetua.”


Aunque en la mayoría de los casos las normas son parte de leyes especiales o del Código Penal, en otros espacios se aplican derechamente doctrinas religiosas.


Ello ocurre, por ejemplo, en Arababia Saudita, donde no existe código penal. ” Sin embargo, el país aplica la estricta ley islámica de la Sharia”, sostiene el estudio de la ILGA.

De acuerdo con esa ley, ” para un hombre casado la pena es la muerte por lapidación, mientras que la pena para un soltero es de 100 latigazos así como el destierro por un año. Para un no-musulmán, que cometa sodomía con un musulmán, la pena es la muerte por lapidación. Para la condena por sodomía, debe probarse la confesión del culpable por cuatro veces, o el testimonio de cuatro hombres musulmanes honorables”.


La totalidad de Estados que penalizan las relaciones sexuales son los siguientes: 1) Afganistán; 2) Angola; 3) Antigua y Barbuda; 4) Arabia Saudita; 5) Argelia; 6) Bahréin; 6)Bangladés; 7) Barbados; 8) Bélice; 9) Benín; 10) Birmania; 11) Botsuana; 12) Brunei; 13) Bután; 14) Camerún; 15) República Turca del Norte de Chipre; 16) República Democrática del Congo; 17) Islas Cook (Estado libre asociado con Nueva Zelanda); 18) Costa Rica; 19) Dominica; 20)Egipto; 21) Emiratos Árabes Unidos; 22) Eritrea; 23) Etiopía; 24) Gambia; 25) Gaza (parte de la Autoridad Palestina); 26) Ghana; 27) Granada; 28) Guinea; 29) Guinea-Bissau; 30) Guayana; 31) India; 32) Indonesia (en algunas regiones); 33) Irán; 34) Iraq; 35) Jamaica; 36) Kenia; 38) Kiribati; 39) Kuwait; 40) Lesoto; 41) Líbano; 42) Liberia; 43) Libia; 44) Malasia; 45) Malawi; 46) Maldivas; 47) Marruecos; 48) Mauricio; 49) Mauritania; 50) Mozambique; 51)Namibia; 52) Nauru; 53) Nepal; 54) Nicaragua; 55) Nigeria; 56) Niue (Estado libre asociado a Nueva Zelanda); 57) Omán; 58) Pakistán; 59) Palau; 60) Panamá; 61) Papúa Nueva Guinea; 62) Qata; 63) Samoa; Occidental; 64) San Cristóbal y Nieves; 65) Santa Lucía; 66) Santo Tomé y Príncipe; 67) San Vicente y las Granadinas; 68) Senegal; 69) Seychelles; 70) Sierra Leona; 71) Singapur; 72) Siria; 73) Islas Solomón; 74) Somalia; 75) Sri Lanka; 76) Suazilandia; 77) Sudán; 78) Tanzania; 79) Togo; 80) Rokelau (Estado libre asociado a Nueva Zelandia); 81) Tonga; 82) Trinidad y Tobago; 83)Túnez; 84) Turkmenistán; 85) Tuvalu; 86) Uganda, 87) Uzbekistán; 88) Yemen; 89) Yibuti; 90) Zambia y 91) Zimbabue

Leyes no aplicables
La ILGA destaca que muchas de los estados con leyes homofóbicas son letra muerta, pues no se aplican en la práctica. Sin embargo, la Asociación está convencida que la sola existencia de estas normas es un caldo de cultivo para le violencia hacia las minorías sexuales, en el entendido que la misma está, de una otra manera, legalizada.


Es en ese sentido que para los secretarios de la ILGA, Rosanna Flamer Caldera y Philipp Braun, “la despenalización de las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo es tan urgente como siempre. Estamos convencidos que el reconocimiento de las minorías sexuales como parte integrante de nuestra sociedad y el reconocimiento de la igualdad de sus derechos humanos contribuirán a que aprendamos a vivir juntos, y en definitiva al aprendizaje de la democracia”.


El estudio de la ILGA se basó en acceso directo a las normas en la mayoría de sus reportes. Empero, en muchas ocasiones no se tuvo a la vista a las leyes por lo que algunos antecedentes provienen “de páginas web tanto gubernamentales como no gubernamentales”.


La ILGA espera, por último, que su investigación sirva como “una herramienta eficaz a la hora de luchar por los derechos humanos, ya sea en campañas de protesta, en la presión sobre un determinado tema, en el trabajo parlamentario o en la diplomacia”, todos espacios donde las minorías sexuales del mundo han ido interviniendo para obtener más y mejores derechos

> Erreportajea: Egoerak > LITUANIA: UN SECRETO MEDIANAMENTE GAY

  • Lituania: un secreto medianamente gay
  • Deseosa de sacudirse el legado soviético y de plegarse a los estándares de la UE, Lituania se esfuerza por integrar a sus minorías. También las sexuales. Prensa, Iglesia y opinión pública arrastran los zapatos.
  • Café Babel, 2007-04-03 # Prune Antoine · Paris · Traducción: Elsa González Aimé

Vilnius. Temperatura exterior nocturna: -30º. Al fondo de un patio trasero sombrío y lúgubre, un tubo de neón brilla débilmente en el segundo piso de un inmueble. “Aquí es.” Eduardo Platovas señala con el dedo la ventana. Ni placa, ni signo aparente distinguen éste apartamento de los demás. Anonimato garantizado en hormigón armado.

Una vez al mes, los miembros de la comunidad homosexual de Vilnius, y de todo el país, se encuentran aquí, en la sede de la Lithuanian Gay league (LGL), para discutir de sus problemas con toda discreción. Los muros están pintados de amarillo chillón y hay algunos ordenadores diseminados por la sala. Esta noche, una quincena de personas asisten a una conferencia sobre homofobia, impartida por un profesor de la universidad Vytautas Magnus de Kaunas. Algunas imágenes desfilan sobre una pantalla, al ritmo del tic-tac incesante de un reloj. Encima de la chimenea encontramos la bandera multicolor del orgullo gay.

“En Lituania, los homosexuales tienen la costumbre de callar”, suelta Virginija, de 25 años, una de las asistentes al debate. “No hay sentimiento de pertenencia a una comunidad, porque nadie cree que la situación pueda cambiar”.

¿La situación? En éste pequeño Estado báltico, los gays siguen siendo una minoría invisible expuesta a las discriminaciones. Según una encuesta de la LGL con fecha de 2003, el 68% de los lituanos preferiría tener a un vecino camello antes que a un homosexual. Entre estos últimos, dos tercios temen desvelar su orientación sexual a su familia, y el 89% se muestra espantado ante la idea de que su jefe descubra sus preferencias.

Vivir escondido
Por lo que parece, el comunismo ha dejado su huella: en tiempos de Stalin, el sexo “no existía” y las relaciones entre personas del mismo género estaban castigadas como delito. Desde 1993, bajo la presión de Bruselas, Lituania flexibilizó su legislación. El gobierno muestra ahora su voluntad de combatir las discriminaciones. Un programa nacional de protección de las minorías fue puesto en marcha en 2003, y un mediador para la igualdad de oportunidades ha sido nombrado. La UE acaba de otorgar una partida de 150.000 euros para una serie de proyectos bautizados “Equal”, cuyo objetivo es integrar a las minorías en 2007. ¿Cuestión de tener buena conciencia?

“Claro está, los homosexuales no son maltratados, agredidos o arrastrados por las calles”, admite Mindaugas, el consejero legal de la asociación “Tolerant Youth Association” (TYA). “Sin embargo, las leyes que tienen por objeto proteger a las minorías sexuales no se aplican.” Es difícil, en efecto, lograr que se respeten unas medidas adoptadas en los trastornos de la post-transición y en contra de la opinión pública del momento.

“Nuestros políticos no se han atrevido a decir nada sobre la homosexualidad para no comprometer el proceso de integración europea”, añade Vladimir Simonko, uno de los fundadores de la LGL. “Pero una vez dentro del club, ya nadie duda en predicar un retorno a los valores tradicionales.” Según un sondeo publicado hace poco por el diario Reppublika, 100 diputados de los 140 de la Seimas, consideran la homosexualidad como una perversión. “¿Tolerar la homosexualidad? ¿Y por qué no aceptar la zoofilia también?”, habría llegado a declarar el parlamentario conservador Kazys Bobelis.

“Capones” y conservadores
A pesar de ello, Lituania no es el único país confrontado a un discurso retrógrado por parte de las autoridades. Entre las salidas de tono homófobas de los hermanos Kazcinsky en Varsovia, y los disturbios causados durante la Love Parade letona en el verano de 2006, cuando activistas de extrema derecha lanzaron huevos y excrementos sobre los manifestantes, los gays de las riberas del Báltico están lejos de ver la vida de color de rosa.

Para empeorar las cosas, la prensa local, compuesta principalmente por tabloides, multiplica las alusiones homófobas y los insultos escandalosos. Así, “capón” [vištgaidis] es el apodo abiertamente empleado desde las páginas del diario Vakaro zinios para designar a los homosexuales.

En cuanto a la Iglesia, con su aureola de “resistente” durante la era soviética, ve cómo su influencia se acrecienta sobre la clase política y sobre una población católica al 80%, en detrimento de cierta tolerancia. “Existe también en Lituania una especie de parálisis cultural”, reconoce el sociólogo Arnoldas Zdanevicius. “Los gays no logran salir del armario. Ninguna personalidad de primera plana ha dado nunca ejemplo, admitiendo en público su homosexualidad.” Apenas uno de los diseñadores más conocidos del país acaba de atreverse a mencionar en una entrevista una “orientación sexual cósmica”.

Gay de fin de semana
¿No estaríamos ante una falta de implicación por parte de la propia comunidad gay? “Tengo la impresión de que la mayoría de los homosexuales sólo quiere irse de fiesta”, retoma serenamente Virginija. “Ni hablar de un compromiso ideológico.” Porque en un país “tan provinciano”, todo se sabe muy rápido, demasiado rápido.

En la “Men’s factory”, el club gay abierto desde hace dos años en Vilnius por el ruso Alekseï Terenteï, los falos de cartón piedra brotan de las esquinas, los cuartos oscuros florecen y una ducha emana del centro de la pista de baile. ¿Cuál es la tarifa para divertirse a lo grande en esta fábrica de armas reconvertida en sala de fiestas? 40 litas [o sea, 20 euros]. Un precio caro que no impide la afluencia de unos 500 aficionados cada fin de semana, sin contar con las apariciones de famosetes rusos que “adoran el lugar”, según el propietario.

Rubio oxigenado de musculatura prominente, Terenteï se enorgullece de ser “el único homosexual oficial en Lituania”, antes de precisar “haber luchado sin descanso contra las instituciones o la policía” para afirmar su identidad. A su juicio, un garito como la “Men’s factory” hace más por la causa gay que todas las instituciones antidiscriminación del país. “Las asociaciones obtienen subvenciones, pero ¿dónde está el resultado tangible de su acción?”, lanza con una pizca de provocación.

Campañas de sensibilización, seminarios o debates son ciertamente organizados por la Lithuanian Gay League. Incluso la conferencia anual de la Asociación Internacional de los Gays y Lesbianas (ILGA) tendrá lugar en octubre de 2007 en Vilnius. A pesar de ello, los homosexuales lituanos siguen rechazando el movilizarse de forma demasiado ruidosa o el ser un “kamikaze”. Traducción: salir del armario.

“Hay una atomización de la comunidad gay y demasiadas divergencias entre los principales grupos de defensa de las minorías sexuales”, apunta Mindaugas. Como consecuencia, sus intereses están mal o poco representados. “Hace más de diez años que tratamos de defender los derechos de los gays y los cambios apenas se perciben: tal vez éramos demasiado idealistas”, se justifica suspirando Platovas, presidente de la LGL. “Las generaciones jóvenes no se interesan por los Derechos Humanos sino por el negocio.”

> Laburrak: Homofobia > RUANDA: LA REVISION DEL CODIGO PENAL CRIMINALIZARIA AUN MAS LA HOMOSEXUALIDAD

  • Rwanda: L’IGLHRC et l’Ilga s’opposent à un projet de criminalisation de l’homosexualité
  • Têtu, 2007-01-26 · Habibou Bangré

La Commission internationale des droits humains des gays et des lesbiennes (IGLHRC) et l’International lesbian and gay association (Ilga) s’inquiètent de la révision du code pénal rwandais, actuellement débattue. Les deux organisations LGBT se réjouissent que l’abolition de la peine de mort soit envisagée, mais regrettent que «l’opportunité [de modifier le code pénal] soit utilisée pour introduire des législations nouvelles et également oppressives, particulièrement la criminalisation des actes homosexuels consentis, qui n’avaient jamais été un crime au Rwanda, et l’élévation des peines pour l’avortement». L’article 16660 (158 dans la version anglaise), consultable sur le site du ministère de la Justice rwandais, dispose en effet: «Sans préjudice des peines plus graves prévues par d’autres dispositions du présent code, sera puni d’un emprisonnement de six mois quiconque aura commis un acte impudique et contre nature avec un individu de son sexe ou un animal.» L’IGLHRC et l’Ilga, qui ont écrit le 15 janvier au président Paul Kagame, rappellent que le Rwanda a réussi à mettre en place une stratégie forte de lutte contre le sida, qui risque de pâtir de la validation de l’article 160 puisque les gays et les lesbiennes seront obligés de vivre leur sexualité dans l’ombre.