• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Berria: Zentsura > ESTADOS UNIOS: CENSURAN EL CARTEL DE "TAXI AL LADO OSCURO"

  • EE UU censura el cartel de ‘Taxi al lado oscuro’
  • El País, 2007-12-28 # Bárbara Celis · Nueva York


La censura estadounidense vuelve a cebarse con una película con carga política que critica a la Administración Bush. El cartel del documental “Taxi to the dark side” (estrenado como “Taxi al lado oscuro” por Canal +), en el que se veía a dos soldados estadounidenses escoltando a un detenido encapuchado, ha sido prohibido por la Motion Picture Association of America (MPAA), que considera que no es una imagen apta para todos los públicos.


La película, preseleccionada para los Oscar, analiza el trato que Estados Unidos ha dado a los detenidos tras el 11-S, los vericuetos legales en los que el actual Gobierno se ha amparado para legitimar la tortura y los efectos letales que esas prácticas han tenido sobre algunos detenidos. “Prohibirnos utilizar una imagen con un preso encapuchado que procede de una fotografía es simple y llanamente censura. La decisión de la MPAA es un acto político que mina nuestro derecho legítimo a criticar a la Administración. Es una imagen ofensiva pero también real”, ha protestado Alex Gibney, director de la cinta. El año pasado, el cartel del filme Camino a Guantánamo, de Michael Winterbottom, también fue censurado por mostrar a un preso encapuchado y esposado.


La MPAA
es la organización que decide si una película es apta para menores. “Tratamos todos los filmes de la misma manera. Los carteles los ve todo el mundo, incluidos los niños. Si no son aptos para ellos no se aprueban”, ha dicho en un comunicado la organización, cuyos métodos han sido criticados entre otras cosas por penalizar el sexo sobre la violencia.

Anuncios

> Erreportajea: Erlazioak > EL POLIAMOR, UNO PARA TODOS, Y TODOS PARA UNO

Juliette Siegfried, Roland Combes y Laurel Avery, en la su casa del Barrio Gótico de Barcelona. [Manu Fernández]

  • El poliamor, uno para todos, y todos para uno
  • Un nuevo concepto afectivo propone relaciones sentimentales duraderas, honestas y con varias personas, pero sin casarse
  • Público, 2007-12-26 # Antonio González · Madrid

Roland está casado con Juliette desde hace más de 10 años y, al mismo tiempo, mantiene una relación sentimental –y sexual– desde hace varios meses con Laurel, con el pleno conocimiento y aprobación de su mujer, que se lleva muy bien con la nueva novia de su marido.


Ambas, además, pueden tener otras relaciones sin que a Roland, aparentemente, le importe. Nadie diría que Juliette Siegfried, estadounidense de 40 años; Roland Combes, británico de la misma edad; y Laurel Avery, también estadounidense, de 32, forman una familia al uso (ellos mismos rehúyen tal denominación), en cambio, constituyen un ejemplo ideal de poliamor.


Este concepto, nacido en la California de la década de 1960, define una relación sentimental entre varias personas basada en la honestidad y la sinceridad mutuas, en la que los celos, dicen, no tienen cabida. Los poliamorosos quieren dejar claro que la suya no es una relación meramente sexual, como ocurre en el caso de los swingers (intercambio de parejas), sino que tiene que haber sentimientos.


Los tres han decidido dar la cara en Público para dar a conocer su forma de vida, muy minoritaria en España, donde los partidarios del poliamor apenas llegan al medio millar, aunque están en expansión.


Juliette, que coordina un grupo de poliamor en Internet, lleva casi cinco años viviendo en España junto con su marido, Roland, y afirma con orgullo que en Barcelona, donde reside desde junio, cada vez más gente acude a las reuniones que convoca.No obstante, Roland ve a los españoles reticentes ante este nuevo esquema de vida y reconoce que “para mucha gente el obstáculo son los celos”.


Sin secretos
Roland señala que no hace falta un “proceso de aprobación” para que alguien entre a formar parte de una relación poliamorosa. “Si Juliette se enamora de alguien, esa persona empezará viniendo a nuestras reuniones o a comer con nosotros. Yo nunca le diré a mi mujer ‘ese no me gusta’, porque tenemos una confianza natural en que no va a escoger a personas poco apropiadas o que le vayan a hacer daño”, explica Roland.


Para Juliette es esencial que no haya secretos, aunque puntualiza que, en su caso, no suelen entrar en detalles. Otros poliamorosos sí lo hacen, ya que no hay un modelo estándar de relación. De la misma forma, hay grupos donde todos los miembros mantienen relaciones sexuales de forma simultánea, sobre todo si hay bisexuales, y otros en lo que no es así, como ocurre en su caso.


Juliette explica que “no hay límites” en el número de miembros de un grupo poliamoroso, aunque es imposible “tener tiempo para muchas personas”, sobre todo –remata Roland– si se persigue una relación “estable, amorosa y que tenga calidad”. “La norma básica es la honestidad y el resto está muy abierto”, aclara Roland, y concluye diciendo que el Gobierno debería apoyar este tipo de uniones.


Controles rutinarios de ETS y condones
Al margen del aspecto afectivo, los integrantes de relaciones poliamorosas tienen que afrontar las consecuencias, en la vida diaria y en materia de salud sexual, de mantener varias parejas al mismo tiempo. Los poliamorosos sostienen que el riesgo de padecer una enfermedad de transmisión sexual es inferior al de una pareja monógama, ya que, en su caso, se someten a análisis con más frecuencia y, además, cuando mantienen relaciones con otras personas, su pareja o parejas lo saben, lo que no suele ocurrir en las relaciones tradicionales.


“Nosotros nos hacemos análisis de forma rutinaria, mucho más que los monógamos”, señala Laurel, que cree que no es raro que en España muchas mujeres no se sorprendan ante la posibilidad de que sus parejas les estén siendo infieles.En cualquier caso, Juliette destaca que es “básico” usar siempre preservativo o cualquier método de barrera con las parejas “exteriores” al núcleo primario, para evitar problemas. Su marido, Roland, afirma que “la honestidad protege más que el sexo a escondidas de muchas parejas monógamas”.


En cuanto a los niños, Roland, Juliette y Laurel no tienen hijos, aunque conocen grupos que sí crían descendencia. “Nos encanta la idea de criar hijos en grupos de más de dos; de hecho no queremos ser sólo dos, porque es demasiado trabajo; los grupos que tienen niños lo llevan muy bien”, asegura Juliette.


La batalla contra los prejuicios
La mayoría de los poliamorosos españoles sólo desarrolla plenamente su forma de entender la afectividad entre quienes piensan igual que ellos. Lo mantienen en secreto ante sus padres o en el ámbito laboral, por miedo a las consecuencias que pudiera tener.


“Hay mucha hipocresía con la sexualidad. Si sabes que vas a dar un disgusto a tus padres o que te van a criticar en el trabajo, callas, no se trata de ir dando disgustos a nadie, ni poniendo en riesgo tu credibilidad profesional”, explica Ana (nombre ficticio), una médico madrileña de 42 años que cree que los poliamorosos son “muchos más” de lo que parece.


Ana lleva 21 años casada con Juan, un diseñador gráfico de 40 años que tampoco quiere hacer pública su identidad real, y que afirma que en la mayoría de las parejas monógamas “se miente, no se cuenta lo que se está haciendo”.


Por su parte, Patricia, una socióloga bisexual de 25 años, que también prefiere dar un nombre ficticio, cree que todas las estructuras son válidas en el caso del poliamor. “Hay gente que forma tríadas, o que son cuatro, y todos tienen relaciones entre ellos. Pero hay otros que son como una red formada a partir de una pareja base o primaria”, explica.


Juan quiere dejar claro que no se trata de una secta, ya que “no hay normas fijas” salvo la honestidad “ante todo”. De todas formas, admite que “siempre puede haber celos, pero eso también ocurre en las parejas monógamas”.


El ‘amor sin límites’
Para la modelo canaria Lilián Kimberly Jerónimo, que no duda en dar la cara por la causa, el poliamor “es el amor sin límites”. Lilián tiene una pareja primaria, con la que lleva cuatro años de relación, y otra secundaria, un hombre monógamo con quien está desde hace un año, cuando se inició en el concepto del poliamor.


Al mismo tiempo, tiene relación con dos amigos especiales, con quienes mantiene una amistad “profunda y sincera que puede ir “más allá”. Su sueño es formar una “familia poliamorosa en el futuro”, en la que no descarta los niños.


Lilián Kimberly, que también es activista por los derechos de los animales, confía en que en el futuro el poliamor pueda desarrollarse en España como lo ha hecho el movimiento gay, y está dispuesta a luchar por ello. La modelo, que reconoce que antes de ser poliamorosa era “bastante posesiva”, concluye que cuando prevalece la comunicación, desaparecen los celos.

> Berria: Lana > UNA MULTINACIONAL INDEMINIZA A UNA INGENIERA TRAS SER DESPEDIDA POR TRANSEXUAL

  • Una multinacional indemniza a un ingeniero tras ser despedido por cambiar de sexo
  • EL País, 2007-12-19 # Angels Piñol · Barcelona


Sara estaba ayer feliz. No paró de descolgar su móvil para recibir felicitaciones. La UGT difundió ayer un comunicado en el que explicaba que Sara Shultze, legalmente aún Matthias Shulze, de 36 años, había llegado a un acuerdo con la empresa que la despidió el 28 de septiembre por bajo rendimiento y mal trato a clientes y compañeros. Pero Sara, ingeniero industrial, sabe que es por otra razón: en mayo comunicó a la dirección de la empresa su condición de transexual y su deseo de vivir durante un año como mujer antes de someterse a una operación de cambio de sexo. Tres meses después fue despedida. No lo dudó y presentó una denuncia por discriminación. El lunes era el juicio pero no se llegó a celebrar: la empresa decidió indemnizarla con 22.000 euros tras reconocer la improcedencia del despido.

> Berria: Eliza > ITALIA: SANDRA ALVINO, UNA MUJER TRANSEXUAL, DESAFIA A LA IGLESIA CATOLICA

  • Transexual desafía a la Iglesia Católica
  • Sandra Alvino, una transexual italiana de 63 años planea casarse en un pueblo cercano a Florencia la próxima primavera
  • Televisa, 2007-12-19 # Chiara Ballari · Roma, Italia



La próxima primavera Don Alessandro Santero, cura de “Le Piagge”, un pueblo cerca de Florencia, casará a Sandra Alvino, transexual de 63 años, con su compañero, Fortunato Talotta de 62.


La transexual, que se volvió mujer hace 30 años, es católica y desea casarse por la iglesia porque quiere seguir su camino de fe junto a su marido; para quien la conoce es una mujer como cualquier otra si no fuese por su carácter muy firme. Sandra comenta que nació en un cuerpo equivocado y que después de 30 años de sufrimientos, violencias, discriminaciones y detención por camuflamiento decidió convertirse en mujer a todos los efectos.


En 1983 se casó por lo civil con Fortunato Talotta y hoy, después de haber conocido Don Alessandro Santoro, un joven sacerdote que muchas veces ha tomado decisiones diferentes a las de la curia, decidió casarse por la Iglesia.


Hace algunos días el sacerdote Alessandro Santoro envió al cardenal Antonelli (arzobispo de Florencia) el aviso de los trámites prematrimoniales de Sandra y Fortunato en vista del matrimonio que se celebrará en primavera.


El cura Santoro ha afirmado que el matrimonio, para quien es un verdadero cristiano, es un derecho irrenunciable y un deber el celebrarlo.


Hay, sin embargo, varias complicaciones en el horizonte, empezando con el certificado de bautizo y de confirmación de Sandra, que son anteriores al cambio de sexo.


Al criticar la decisión del padre Santoro, monseñor Andrea Drigani, profesor y experto de Derecho Canónico, explicó que el matrimonio celebrado con rito religioso entre un hombre que se ha vuelto mujer a través de cirugía y otro hombre lleva la “sospecha de invalidez”, esto porque son tres los artículos de Derecho Canónico que fijan ineluctablemente el fundamento del matrimonio: es decir la posibilidad de procrear.


El cura Santoro ha anunciado que si el arzobispo de Florencia negara el permiso para el matrimonio, recurrirá al Papa.

> Berria: Osasuna > PAIS VASCO: LAS INFECCIONES DE TRANSMISION SEXUAL SE DISPARAN DESDE 2004

  • Las enfermedades de transmisión sexual se disparan desde 2004
  • Los especialistas culpan del avance al abandono del sexo seguro
  • El País, 2007-12-18 # Eduardo Azumendi · Vitoria



La sífilis asoma. O mejor dicho, se ha confirmado plenamente que ha regresado. Esta enfermedad que suena a pasado, prácticamente erradicada hace veinte años, ha vuelto a rebrotar con fuerza, y con ella el resto de infecciones de transmisión sexual (ITS), como la clamidia, la gonorrea y el herpes.


En Euskadi se han multiplicado por ocho en los tres últimos años, desde 2004 a 2006, un avance imparable (similar al del resto de España) que ha disparado las luces de alarma entre los especialistas. Aún no se encuentran disponibles datos oficiales de 2007, pero los expertos confirman que el avance prosigue.


Las ITS suponen un grave problema de salud pública -son uno de los principales factores de riesgo para la transmisión del virus del sida-, tanto por la proporción de personas afectadas, como por las complicaciones y secuelas que llevan aparejadas si no se tratan a tiempo. Uno de los mayores problemas para atajarlas radica en que la mayoría de las personas infectadas no saben que lo están hasta que la enfermedad se muestra en un estado avanzado, con lo que el peligro de contagio se extiende. Xabier Camino, responsable de la Unidad de ITS de San Sebastián, habla sin cortapisas de un “repunte” de la sífilis, la infección más grave. “Llevó trabajando desde 1993 y hasta hace dos años no había visto ninguna sífilis precoz. Entre 2005 y 2006 llevo 17”, dice.


Para Camino, el abandono del sexo seguro es la única explicación posible a esta explosión de ITS. Una tesis en la que coincide Daniel Zulaika, coordinador del Plan del Sida en Euskadi. “Con la globalización, un brote de sífilis en Francia o Gran Bretaña se reproduce en España en cuestión de semanas, y el fenómeno de la inmigración, con costumbres sexuales diferentes, también ha contribuido al repunte de las ITS”. Y lo que también resulta alarmante para los especialistas es el hecho de que las infecciones registradas sólo representan una parte del total. Aunque se trata de enfermedades de declaración obligatoria que los médicos deben notificar al finalizar cada semana, en ocasiones esos registros no son tan exhaustivos. Y otras veces los pacientes son atendidos en los servicios de urgencias de los hospitales, pero no se les diagnostica de ITS, con lo que pasan desapercibidos.


“Se ha producido una relajación evidente entre los jóvenes en la cuestión de la protección sexual y hay que insistir en que la prevención es el camino para evitar disgustos”, insiste Camino. La Asociación de Medicina Familiar-Osatzen también está “preocupada”. “Hay que extremar las medidas de protección y practicar el sexo seguro”, reitera uno de sus portavoces.

> Berria: Ezkontza > PAREJA GAY CASADA EN REINO UNIDO, AHORA TAMBIEN EN ESPAÑA

  • Casados en Reino Unido, ahora también en España
  • El País, 2007-12-18 # Emilio de Benito · Madrid


Paul y Martin Ward registraron su unión en Devon el 14 de febrero, un derecho que existe en Reino Unido desde 2005. Pero al llegar a Benidorm (Alicante), donde viven y donde podrían haberse casado, hallaron que la ceremonia no servía para nada. Los Ward protestaron en el consulado y la embajada. La semana pasada recibieron la notificación de que se les reconocerá su unión. “Estamos felices por haber contribuido a abrir el camino a otras parejas”, dijo ayer Paul Ward desde Benidorm a este periódico. Su ilusión es que su caso sea un paso en la armonización de las legislaciones dentro de la UE.

> Berria: Sariak > UNA FOTO SOBRE MATRIMONIOS FORZOSOS DE NIÑAS EN AFGANISTAN GANA EL PREMIO UNICEF

  • Una foto sobre matrimonios forzados de niñas en Afganistán gana el premio Unicef a mejor imagen del año
  • En segundo lugar, se ha reconocido el trabajo del bangladesí Golam Mostofa Bhuiya Akash sobre la explotación laboral de niños en su país
  • El País, 2007-12-17 # EFE · Berlín


La imagen de Ghulam, una niña afgana de once años sentada junto a su marido de 40, realizada por la fotógrafa estadounidense Stephanie Sinclair, ha sido elegida hoy en Berlín como mejor fotografía del año por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), entre otras 1.230 imágenes, por su denuncia de una práctica “mundial” y “terrible”, según la esposa del presidente federal alemán, Eva Luise Köhler, colaboradora de la organización.


Köhler ha subrayado la gravedad del problema de los matrimonios forzados en todo el mundo y señalado que esas niñas no sólo son alejadas de su familia y del colegio y sometidas a relaciones sexuales sino que son utilizadas también como fuerza de trabajo.


La foto del año de Unicef, que muestra a una niña que mira con temor y recelo a su esposo, forma parte de una serie de retratos e imágenes sobre matrimonios infantiles que Sinclair realizó durante dos años en Afganistán, Etiopía y Nepal, donde es habitual que las familias casen a sus hijos adolescentes entre sí. La fotógrafa ha relatado que la familia de Ghulam decidió “venderla” para poder alimentar al resto de sus hijos aunque “se sentían avergonzados” de ello.


En segundo lugar, se ha reconocido el trabajo del bangladesí Golam Mostofa Bhuiya Akash sobre la explotación laboral de niños en su país, mientras el alemán Hartmut Schwarzbach obtuvo el tercer premio por la imagen de Annalyn, una niña filipina que vive en una colonia de mineros cerca de Manila.


Entre los proyectos finalistas escogidos por Unicef también figura un reportaje sobre mujeres violadas en el genocidio de Ruanda (1994) junto a sus hijos, del israelí Jonathan Torgovnik, que este año ganó el Premio al Retrato Fotográfico de la National Portrait Gallery de Londres.


Las enfermedades también están presentes en la selección de finalistas de Unicef con los menores congoleses víctimas de la polio del británico Finbarr O’Reilly o la serie sobre el valor de las madres que luchan por sus hijos enfermos, de la estadounidense Renée Byer.