• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Berria: Eliza > EL OBISPO DE TENERIFE DECLARA QUE HAY MENORES QUE DESEAN EL ABUSO E INCLUSO TE PROVOCAN

  • Entrevista en el diario canario “La Opinión”
  • El obispo de Tenerife: ‘Hay menores que desean el abuso e incluso te provocan’
  • El Mundo, 2007-12-27

“Puede haber menores que sí lo consientan -referiéndose a los abusos- y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan”. Con estas palabras ha descrito el máximo responsable de la Iglesia en Tenerife, el obispo Bernardo Álvarez, el grave problema de los abusos a menores en una entrevista en el diario local ‘La Opinión’.


El obispo además compara la homosexualidad con los abusos y, aunque asegura que la diferencia entre la homosexualidad y los abusos está clara, plantea una pregunta: “¿por qué el abusador de menores es enfermo?”.


En cuanto su opinión sobre los homosexuales, Álvarez, pese a que asegura respetar esta condición sexual vuelve a mostrar su lado más crítico y afirma que “el fenómeno de la homosexualidad es algo que perjudica a las personas y a la sociedad”.


Para el obispo, hoy en día “no es políticamente correcto decir que es una enfermedad, una carencia, una deformación de la naturaleza propia del ser humano. Eso que decía cualquier diccionario de Psiquiatría diez años atrás, hoy no se puede decir”.


Además, considera que debido a la homosexualidad “a la larga pagaremos las consecuencias como las han pagado otras civilizaciones”. Álvarez aconseja que para que no se lleguen a estos extremos “hay que promover la educación e inculcar los valores de la feminidad y la masculinidad”.


A la pregunta de si hay que orientar la homosexualidad, el obispo se muestra aún más crítico y afirma que “no se puede dejar a las personas libradas a lo que salga (sic), ¿por qué no hacemos lo mismo con la violencia o con otros impulsos que tiene el ser humano?”. Finalmente, asimila (la homosexualidad) a las agresiones sexuales, que “la persona practica como puede practicar el abuso de menores”.


Por su parte, el obispado de Tenerife ha explicado que Bernardo Álvarez no ha tratado con sus declaraciones de justificar “en ningún caso, un hecho tan condenable como es el abuso a menores”. En cuanto al resto de las declaraciones, el obispado remite únicamente a la entrevista.


Declaraciones que han abierto una fuerte polémica, sobre todo después de que algunas Diócesis de la Iglesia Católica, especialmente en EEUU -Boston, San Diego, Los Ángeles- e Irlanda -Dublín-, se hayan visto implicadas en graves escándalos de pederastia por los que la Iglesia ha llegado a realizar pagos millonarios a las víctimas.

Anuncios

> Berria: Homofobia > LOS CURSOS IMPORTADOS DE ESTADOS UNIDOS PARA "CURAR LA HOMOSEXUALIDAD" SE PONEN DE MODA

  • Los cursos importados de EEUU para «curar la homosexualidad» se ponen de moda en España
  • El presidente del Consejo Evangélico de Galicia da seminarios sobre «cómo criar hijos heterosexuales»
  • El Mundo, 2007-12-26 # Olga R. Sanmartín · Enviada especial · Zaragoza

«Los padres pueden intervenir para quitar la homosexualidad». Con esta afirmación tan rotunda, el educador Marcos Zapata, director de varios centros de menores avalados por la Xunta de Galicia, comienza uno de sus cursos que tienen por título Cómo criar hijos heterosexuales. Estamos en la Iglesia Evangélica Bautista de Zaragoza, ante un auditorio de unas 50 personas (algunas se han llevado a sus niños pequeños) que toman notas obedientemente y levantan la mano para hacer preguntas como ésta:


– ¿Puede uno salir de la homosexualidad y tener una vida completamente normal?


– Sí. Hay que tener una firme voluntad. Pero cuando uno prescinde de determinadas compañías, deja de consumir pornografía y de visitar bares y saunas, la curación es posible en el 67% de los casos.


La Unión
de Mujeres Evangélicas en España (cuyo lema es, por cierto, «Unidas para amar y servir»), en colaboración con el Consejo Evangélico de Aragón, ha invitado a Zapata para que imparta las jornadas. Este pastor de Lugo, presidente del Consejo Evangélico de Galicia, se dedica a dar conferencias similares por toda España. Es padre de dos varones de cuatro y ocho años con los que, confiesa orgulloso, ve «el Pressing Catch». Su fuente de inspiración es Aquilino Polaino, «ese eminente psiquiatra español», y su lema: «Abraza a tu hijo todo lo que puedas porque, si no lo haces, otro hombre lo hará».


A pesar de que la Organización Mundial de la Salud dejó bien claro hace 17 años que la homosexualidad no es un enfermedad, Zapata se refiere a ella como «una desorientación», «una deformación» o «una cosa común que no encaja en el diseño natural», y la compara con el alcoholismo o con el cáncer. «Las relaciones homosexuales son de un alto grado de promiscuidad terrible, de aberraciones y de degradación personal espeluznante», manifiesta en el curso. Algunos de los asistentes exclaman: «Amén».


Seminarios como éste se están poniendo de moda en nuestro país. Asociaciones vinculadas a determinadas iglesias que prometen fórmulas mágicas para curar la homosexualidad o enseñan a los padres recetas para que los hijos «les salgan» heterosexuales se están implantando en España. Muchas de ellas lo hacen a través de internet. En algunas de estas web se pueden leer frases tan poco científicas como ésta: «El estilo de vida homosexual reduce más años de vida que fumar».


La mayoría de estas asociaciones está vinculada al protestantismo (aunque también hay católicas) y capta a sus seguidores entre la población inmigrante de Latinoamérica. Según fuentes de la Iglesia Evangélica, el 90% de las comunidades protestantes afincadas en España -que tienen un millón y medio de seguidores- son ultraconservadoras y han importado un modelo procedente del sur de EEUU radicalmente homófobo y obsesionado con «acabar con el lobby gay». En América ya funcionan asociaciones como Homosexuales Anónimos. También hay iglesias que aceptan a los homosexuales y que incluso los cuentan entre sus pastores, pero ésas no han llegado a España.


El resto se basa en la «teoría reparativa», un «tipo particular de psicoterapia que se aplica a los individuos que quieren superar su atracción homosexual». Pero, ¿acaso uno puede cambiar de identidad sexual? Zapata considera que sí. Y que los padres desempeñan un papel fundamental.


Este periódico contactó con Zapata, que se negó a hacer declaraciones «por miedo a los ataques de los gays». Se limitó a admitir que trabaja «con la identidad de los niños» y da «charlas en escuelas de padres».


En su curso de Zaragoza explicó que, cuando confluyen ciertos factores durante la infancia de un niño, «hay un 75% de posibilidades de que sea homosexual». El principal es «la falta de apego emocional con el padre del mismo sexo»; es decir, si el padre está ausente, la madre es posesiva o los roles no están claros, aumenta el «riesgo». Si encima hay abusos sexuales o el niño es «sensible», ya tenemos el «problema».


«La vacuna contra la homosexualidad es un papá», afirma Zapata. Y habla de seis etapas en el desarrollo del niño (desde los 18 meses hasta los 18 años) en la que el padre puede intervenir. Un ejemplo práctico de cómo hacerlo: «A mis hijos les gusta jugar a las cocinitas, así que lo que yo hago es enseñarles roles masculinos: en vez de cocinitas tenemos un bar. Y yo sé que van a ser unos hombres, como su papá».


Con perlas como «cuanto más guapo es un niño, más tendencia de los padres a consentirle actitudes de niña», Zapata se queda con todo el auditorio. Pregunta:


– ¿Qué se espera si a un niño sensible le llaman «niña» en el colegio?


Los asistentes responden con unanimidad:


– Que responda con un puñetazo.


Pues ya saben.


  • «Se puede ser gay y cristiano»
  • Luis M. dirigió el primer ministerio protestante en nuestro país que «restaura» la identidad sexual. Hasta que se aceptó a sí mismo
  • El Mundo, 2007-12-26 # O.R.S. · Madrid

Exodus Internacional es una organización protestante afincada en EEUU que tiene como objetivo «restaurar» a los homosexuales. Luis M. fue el encargado de abrir, en 1999, el primer ministerio de ex gays de España. «Mi misión era decirle a la gente que había otra forma de vivir y que cambiar era posible». Su trabajo consistía en formar, apoyado por distintas organizaciones evangélicas, a pastores y asociaciones de padres sobre «cómo curar la homosexualidad». Dos años después, decidió romper con todo eso y empezar a quererse y aceptarse tal cual era.


«Yo siempre he sido gay y por ese motivo me hicieron la vida imposible en el colegio. No quería defraudar a mi entorno. Todo el mundo me forzaba para que tuviera una novia. Me decían que, para que Dios realmente me aceptara, debía cambiar, y me lo creí. Me hicieron ver que Cristo podía sanarme y que todo era reparable. Yo me dedicaba a repetir este mensaje. Ahora me doy cuenta de que fui un estafador», relata a EL MUNDO con la voz quebrada.


El método de «curación» tiene varias fases. La primera es la contención: Luis estuvo 12 años sin tener relaciones sexuales. «Mi cambio pasaba por no tener sexo, pero en mi interior estaba intacto». La segunda es tratar de aparentar lo que uno no es. «Intenté quitarme la pluma. Me fijaba todo el rato en cómo hablaba y en todos los gestos que hacía para que no se notara que era gay». La tercera es dejar el ambiente y abandonar a los amigos. Rezar es indispensable y «hay que rendir cuentas a un mentor con el que se tienen charlas periódicas». También se celebran sesiones de confesión colectiva. Para los casos más extremos, existen centros residenciales sometidos a una fuerte vigilancia donde los chicos se internan («y pasa de todo»).


«Te dicen que, si cambias, la sociedad te va a aceptar. En realidad, es una secta donde torturan a la persona. Comparan la homosexualidad con el crimen, la mentira y la avaricia. Se aprovechan de la debilidad y del amor sincero que uno tiene hacia Dios. Juegan con tus valores». El primer misionero de Exodus Internacional en España conoció a chicos que se suicidaron porque no podían aguantar el abismo entre la realidad y el deseo. Y a otros que se casaron y fueron infelices toda la vida.


«Empecé a notar que algo no iba bien cuando vi que muchos líderes a los que idealizaba caían y tenían una doble vida. Estaban casados, pero mantenían contactos anónimos con chicos. Un día exploté y tuve una caída sexual». Luis M. decidió exponer lo que pensaba, pero se negó a hacer terapia. Le retiraron todos los apoyos y le dijeron que era «un traidor». Se intentó suicidar. Tocó fondo.


Hoy está fuera de todo eso, menos mal. «Sigo con fe. Me he dado cuenta de que Dios me ama tal cual soy, y que se puede ser gay y cristiano».


  • Las web
  • Es posible el cambio. Esta web católica está vinculada al grupo Juan Pablo II, que pide «desenmascarar la aniquilación psicológico-afectivo-sexual de los niños a través del instrumento del lobby gay». En el foro participan españoles. Ofrece una terapia on-line para «sanar las heridas de la tendencia homosexual».
  • Zapatos Nuevos. Llaman a orar «por los muchos quebrantados sexuales» y hay abundantes testimonios del estilo de «de un club gay a Jesús». Trabajan en Venezuela y en España.
  • Cristianos en Recuperación. Página en español de una asociación para la «Recuperación de la Atracción al Mismo Sexo».
  • Libertad Pura. Curso de 60 días para curar «la adicción a la pornografía y al pecado sexual».
  • Courage Latino. Apostolado católico para la atención de homosexuales.

> Berria: Hiesa > ATRIPLA: EUROPA APRUEBA LA PILDORA DIARIA PARA TRATAR EL VIH

  • Atripla: Europa aprueba la píldora diaria del VIH
  • Los fabricantes esperan que esté disponible en España el próximo verano
  • El Mundo, 2007-12-19

La Comisión Europea acaba de dar el visto bueno a la comercialización de Atripla, la píldora ‘tres en uno’ para tratar el VIH. El fármaco promete simplificar el tratamiento de los pacientes seropositivos al aunar tres antirretrovirales en una sola pastilla.


Se trata de la primera y única píldora diaria para el tratamiento del VIH. La autorización de Atripla es el último paso en la simplificación de los tratamientos de las personas portadoras del virus del sida, que hace años dependían de varias pastillas diarias.


El nuevo fármaco reúne tres de los antirretrovirales más empleados por los seropositivos (efavirenz, emtricitabina y tenofovir). Su lanzamiento ha sido posible gracias a otro hito: el acuerdo entre las tres farmacéuticas que producen estos fármacos: Gilead Sciences, Bristol Myers-Squibb y Merck Sharp & Dohme. En Europa se comercializará mediante un acuerdo entre las dos primeras. Gilead y Merck han anunciado un acuerdo para distribuir Atripla en países en desarrollo.


Esta ‘polipíldora’ ya se comercializa en EEUU. Fue autorizado en julio de 2006 por la FDA y, desde entonces, se ha convertido en el régimen terapéutico más recetado para pacientes que inician la terapia antirretroviral en ese país. El 80% de los seropositivos que comienzan a tratarse reciben esta píldora ‘tres en uno’. A partir de ahora los 27 países de la Unión Europea, además de Noruega e Islandia, tienen luz verde para utilizar también el fármaco.


Lanzamiento
Según fuentes de Gilead, posiblemente a lo largo de esta semana estará comercializado en Reino Unido y Alemania, dado su sistema de aprobación de fármacos una vez que las autoridades comunitarias dan su visto bueno. En España, están presentando la documentación necesaria al Ministerio de Sanidad. Las expectativas son que esté disponible en verano de 2008.


Atripla se ha aprobado para tratar la infección de adultos que lleven más de tres meses con su terapia actual y con el virus bajo control. Está indicado para seropositivos que no han experimentado fallo con ninguna otra terapia antirretroviral o que, cuando van a iniciar su primer tratamiento antisida, no portan cepas virales resistentes a ninguno de los tres componentes de Atripla. El cóctel puede emplearse solo o en combinación con otros antirretrovirales.


Los efectos secundarios más frecuentes son síntomas en el sistema nervioso central, como mareos, insomnio o problemas de concentración. Hasta el 53% de los pacientes presenta estos efectos, aunque generalmente se resuelven después de las dos o cuatro primeras semanas de terapia.

> Berria: Telebista > LAS MENTIRAS DE "CUENTAME…"

  • Una fotógrafa se querella contra la productora
  • Las mentiras de ‘Cuéntame…’
  • La auténtica Joana Biarnés, indignada porque se dijo que su padre era un agente corrupto
  • El Mundo, 2007-12-18 # Lola Sanpedro · Palma

La historia de España se puede leer del derecho y del revés. Y también se puede adornar con ‘mentirijillas’ por puro onanismo televisivo. Este es el caso de ‘Cuéntame…’, cuyos guionistas moldearon a su antojo la historia de Joan Pla y Joana Biarnés, reportero y fotógrafa del desaparecido diario Pueblo. Los dos últimos capítulos levantaron ampollas, sobre todo a ella, que el viernes presentará una querella contra la productora de la serie.


En el capítulo en cuestión, el hijo de los Alcántara se va de corresponsal de Pueblo a Portugal y allí conoce a Joana Biarnés, una fotógrafa desenfadada que vive un tórrido romance con el joven reportero. “Nunca fue mi novia y jamás nos acostamos juntos”, aclara Pla, el verdadero periodista, el que estuvo 22 meses destinado al país luso y envió “582 crónicas de la Revolución de las Flores”. De él no se utiliza el verdadero nombre, pero de ella sí. Aquí empieza a chirriar la historia. La Biarnés de ficción tiene un padre Guardia Civil corrupto y cubrió la Marcha Verde marroquí. La real, la primera reportera gráfica de España, no pisó Portugal ni Marruecos y tuvo un padre “amoroso, un fotógrafo de Terrassa que lo único que le dijo a su hija es que fuera donde quisiera pero nunca hiciese nada que le hiciera bajar la mirada”. Ese es el punto más doloroso para esta catalana que durante muchos años ha regentado uno de los restaurantes más selectos de Ibiza, Ca Na Joana.


Tanto Pla como Biarnés están dolidos por la imagen del diario Pueblo que se da en la serie. “Lo pintan como una birria de redacción, como una habitación con cuatro mesas, cuando en realidad ocupábamos 12 plantas de un edificio y éramos más de 200 personas en nómina”, aclara Pla, ya retirado en su Mallorca natal, mientras explica que en la serie les pintan “como unos periodistas callados, temerosos. Sin embargo, allí se hablaba en voz alta. Había cronistas que no callaban ni una. De aquellas páginas salieron conocidos militantes comunistas como Raúl del Pozo”.

> Berria: Futbola > PROBLEMAS CON LA CRUZ DE SAN JORGE EN LOS PAISES ISLAMICOS

  • Problemas con la cruz de San Jorge en los países islámicos
  • El escudo del Barça, religiosamente incorrecto
  • El Mundo, 2007-12-15

La cruz de San Jorge presente en el escudo del Barcelona ha provocado en los últimos días una gran controversia en los países islámicos, que ven este símbolo como un recuerdo de las Cruzadas. Las autoridades de Arabia Saudí han ordenado retocar el escudo de tal manera que sólo aparece el brazo vertical de la cruz.


Según una información de ‘La Vanguardia’, basada en el testimonio de dos ciudadanos españoles residentes en Riad, en la capital saudí es imposible comprar una camiseta del Barça con el escudo oficial.


Además, el diario asegura que las prendas culés con el escudo “religiosamente correcto” se pueden adquirir también en otros países islámicos como Argelia.


Meras falsificaciones
El club, no obstante, asegura que tal modificación de su emblema no es sino una mera falsificación, a la que es completamente ajeno y ante la que no puede hacer nada.


“Todas las camisetas oficiales que salen del Barcelona no tienen ningún tipo de retoque en los escudos, así que estos de los que se habla son una simple falsificación contra la que no podemos hacer nada”, explicó a EL MUNDO Jordi Bardia, portavoz del club azulgrana, quien precisó además que este tipo de equipaciones sólo se pueden adquirir en circuitos comerciales no oficiales.


Lo cierto es que no es la primera vez que fútbol y religión se entremezclan. El actual portero del Deportivo de La Coruña, el israelí Dudu Aouate, judío practicante, pidió a su anterior club, el Racing de Santander, que en su uniforme no figurara una cruz que el conjunto cántabro llevaba como parte del anagrama de un patrocinador. O el pasado 27 de noviembre, cuando el Inter de Milán recibió al Fenerbahçe turco en San Siro luciendo una camiseta blanca con una cruz roja, que recuerda el centenario del club y que fue criticada por la prensa turca.

> Laburrak: Hiesa > JACK NICHOLSON: EL SIDA FUE UN ARMA DE LOS FASCISTAS PARA SUPRIMIR LA SEXUALIDAD

  • Miedo a los rollos de una sola noche
  • El Mundo, 2007-12-11

El mujeriego Jack Nicholson dejó los rollos de una sola noche por miedo al sida. El actor ha admitido que se volvió más cuidadoso al buscar compañeras de cama. “En mi vida, desde la Segunda Guerra Mundial hasta ahora, hubo más y más libertad hasta que llegó el herpes y luego el sida. Fue el final”. “Una vez que la idea de que puedes morir por el sexo se instaló en la cabeza de la gente, fue un arma en manos de los fascistas para suprimir la sexualidad. La sociedad se volvió más rígida y la vida social que yo conocí se terminó. Yo amaba esa época, pero se fue”. Nicholson afirma que siente pena por los jóvenes, a los que les están siempre advirtiendo sobre la promiscuidad. “Todos son infecciones ahora. Nadie por debajo de los 30 ha conocido la libertad que yo tuve. Están asustados”.

> Erreportajea: Trans > LA ESTETICA DE LAS OLVIDADAS

  • La estética de las olvidadas
  • El colectivo transexual inicia una ofensiva contra el Gobierno para que apruebe los derechos sanitarios recogidos en el programa electoral del PSOE de 2004
  • EL Mundo, 2007-12-03 # Olga R. Sanmartín · Madrid

«Los transexuales podemos llegar al suicidio si no conseguimos el cuerpo que queremos». Lo dice, convencida, Virma Peña, una ecuatoriana que a principios de los 90 se empeñó en tener las piernas de Julia Roberts y, sin pensar en las consecuencias, le compró a un camello dos pequeños frascos de silicona líquida que se inyectó de una vez en las pantorrillas y en las caderas.


Todavía hoy está pagando su deseo de convertirse en una pretty woman. Primero llegaron los calambres, luego aparecieron los cardenales, después los tobillos se le ennegrecieron, finalmente todo aquello se empezó a hinchar y a deformar. «Tenía las patas de un elefante, no podía caminar. Un médico me dijo que lo único que podía hacer era cortarme la pierna derecha». Al final, no hubo que amputar, pero 15 años después Virma vive enganchada a los antibióticos y al ibuprofeno, no puede trabajar e infinidad de molestias le recorren el cuerpo.


¿Pero cómo se te ocurre, Virma? «Pues es que no sólo hay que ser, sino parecer. Mi mente me dice que soy una mujer, pero el espejo me muestra otra cosa. ¿Con quién me pongo de acuerdo?».


Un poco mejor que Virma se encuentra Yolanda (nombre ficticio), una transexual madrileña de 45 años. En los 80 compró un cuarto de litro por 25.000 pesetas. Le ayudó a inyectarse una compañera que ya era experta en eso de rellenarse los pómulos. «Todavía hoy siguen los efectos», asegura. La silicona líquida bajó por las nalgas de Yolanda y se le deslizó hasta los pies. Tiene flebitis crónica «y muy mala circulación». Ningún cirujano ha podido quitarle esa sustancia del cuerpo.


El uso casero de la silicona líquida es una práctica muy común en España, a pesar de que está prohibida. «Se la ponen, sobre todo, las transexuales suramericanas», explica Yolanda. «Nos da curvas y volumen allá donde no lo tenemos», prosigue Virma. «Yo creo que a mí me vendieron aceite de avión».


Las operaciones de estética por las que pasan los transexuales no tienen lugar en clínicas de cinco estrellas en Marbella, sino en cuartos de baño, sin anestesia y sin enfermeras. A falta del respaldo de la Seguridad Social, este colectivo olvidado se autohormona, se autoinyecta, se automedica y, cuando está al límite de la desesperación, se automutila.


«Yo conocí a una persona que se cortó los genitales con una gillete usada. Se infectó y se murió», recuerda Virma sin torcer el gesto. Y añade, con resignación: «Somos las personas más sufridas del mundo. Y ni te curan ni te miran».


Pero ya han visto lo que son capaces de hacer ellas cuando se proponen conseguir algo. Ahora han empezado y no van a parar. El colectivo trans (7.000 personas en España) ha iniciado una ofensiva contra el Gobierno para que cumpla las promesas en materia de derechos sanitarios del programa electoral del PSOE de 2004. La mecha se prendió hace dos semanas, con una pitada frente a la sede socialista de Ferraz organizada por el Bloque Alternativo de Liberación Sexual.


Los transexuales quieren la inclusión en el catálogo de prestaciones comunes de la sanidad pública del tratamiento integral de la transexualidad. Dicho en otras palabras: persiguen que en todas las comunidades autónomas se pueda recibir gratuitamente tratamiento hormonal, atención psicológica, servicios de atención primaria y, en último término, la operación de cambio de sexo.


Actualmente, lo que de forma técnica se denomina «cirugía de reasignación» se práctica por la vía pública únicamente en un hospital de Andalucía y en otro de la Comunidad de Madrid. En el resto de las comunidades autónomas se siguen criterios dispares: unas prestan algunos tratamientos; otras lo derivan a los centros andaluz y madrileño, y las demás no cubren nada.


En el tira y afloja que los transexuales han mantenido estos años con el Ministerio de Sanidad, éste se ha comprometido a crear varios centros de referencia estatales que aglutinarían toda la prestación sanitaria a los transexuales.


Pero el colectivo considera esta solución «muy discriminatoria» para todas aquellas personas que no vivan en Madrid o en Málaga y que tengan que desplazarse hasta una de estas localidades simplemente para ver, por ejemplo, al endocrino.


«Los transexuales tienen muchos problemas de exclusión social y no van a querer ni poder costear ir a otras comunidades autónomas», señala Juana Ramos, del Bloque Alternativo de Liberación Sexual. «Al final, optan por el autotratamiento, con el peligro de sufrir graves consecuencias para la salud». Por eso, gente como Virma o como Yolanda pide que las pequeñas asistencias, que no necesitan especialización, puedan hacerse en cualquier ambulatorio.