• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Iritzia: Rafael Reig > DERECHO A NO SERLO

  • Derecho a no serlo
  • Público, 2007-12-31 # Rafael Reig
  • No me sorprenden en absoluto las deplorables manifestaciones del obispo de Tenerife porque, al margen de dar cobertura a una banal justificación de la pederastia y una perversa descalificación de la homosexualidad, creo que en ello va encubierta la exculpación de aquellos adultos con sotana, que alguna vez se han visto involucrados en hechos similares. ¿Cómo se puede ser tan cínico para descalificar una opción sexual que no ha matado a nadie y en cambio dar la comunión a cualquier dictador asesino de masas, vaya bajo palio o no, y encima organizar una manifestación?
  • Xavier Pascual Vilanova · La Geltrú, Barcelona

A mí el obispo también me parece un mentecato, aunque me interesa su distinción entre el sexo “por vicio” y “por necesidad natural”: siempre que sea posible, prefiero, con diferencia, follar por vicio, ¡dónde va a parar! El derecho a ser homosexual ya está reconocido. Una vez más, me gustaría reclamar de nuevo el derecho a no serlo. Algunos queremos ejercer el derecho a no ser ni siquiera heterosexuales. La sexualidad es una conducta: se hace, no se es. No imprime carácter, como ser sacerdote (u obispo, ¡menudo carácter!). Algunos queremos acostarnos por la noche con quien nos dé la gana, de cualquier sexo, sin que eso nos obligue a ser nada durante el resto del día.


A unos les gusta hacerlo con la luz apagada y a otros con la luz encendida, pero nadie tiene que declararse iluminista o tenebrista. Hay quien prefiere conservar alguna prenda de ropa puesta, pero eso no le convierte en indumentarista. Tampoco es necesario identificarse como nocturnista (sólo lo hace por la noche) o como verticalista (quien prefiere hacerlo siempre de pie, con un punto de apoyo en el fregadero de la cocina). Lo que cada uno haga de cintura para abajo no tiene por qué definirle de cintura para arriba, no se convierte en su forma de ser ni le obliga a aceptar la correspondiente etiqueta distribuida por las autoridades competentes.


Aún recuerdo lecturas de Foucault: la invención de la homosexualidad como categoría es una forma de control social. Para el orden burgués, el sexo puede ser amenazador, por eso hay que disciplinarlo, reglamentarlo, compartimentarlo: hay que inventar la “sexualidad”, que vuelve al sexo inofensivo. A ver, los homosexuales, identifíquense, que levanten la mano y los apunto en esta lista. Los heterosexuales a este lado; los homosexuales, aquí. Las felatómanas, de una en una, desfilando, que se pongan detrás de los onanistas, pero dejando un sitio para los que sodomizan mujeres, y los polígamos, que no se desmarquen. ¡No me formen grupos! ¡De uno en uno y con el carnet sexual en la boca! En fin, ¿no cree usted, Xavier, que quizá podríamos llegar a ser más libres?

> Erreportajea: Erlazioak > EL POLIAMOR, UNO PARA TODOS, Y TODOS PARA UNO

Juliette Siegfried, Roland Combes y Laurel Avery, en la su casa del Barrio Gótico de Barcelona. [Manu Fernández]

  • El poliamor, uno para todos, y todos para uno
  • Un nuevo concepto afectivo propone relaciones sentimentales duraderas, honestas y con varias personas, pero sin casarse
  • Público, 2007-12-26 # Antonio González · Madrid

Roland está casado con Juliette desde hace más de 10 años y, al mismo tiempo, mantiene una relación sentimental –y sexual– desde hace varios meses con Laurel, con el pleno conocimiento y aprobación de su mujer, que se lleva muy bien con la nueva novia de su marido.


Ambas, además, pueden tener otras relaciones sin que a Roland, aparentemente, le importe. Nadie diría que Juliette Siegfried, estadounidense de 40 años; Roland Combes, británico de la misma edad; y Laurel Avery, también estadounidense, de 32, forman una familia al uso (ellos mismos rehúyen tal denominación), en cambio, constituyen un ejemplo ideal de poliamor.


Este concepto, nacido en la California de la década de 1960, define una relación sentimental entre varias personas basada en la honestidad y la sinceridad mutuas, en la que los celos, dicen, no tienen cabida. Los poliamorosos quieren dejar claro que la suya no es una relación meramente sexual, como ocurre en el caso de los swingers (intercambio de parejas), sino que tiene que haber sentimientos.


Los tres han decidido dar la cara en Público para dar a conocer su forma de vida, muy minoritaria en España, donde los partidarios del poliamor apenas llegan al medio millar, aunque están en expansión.


Juliette, que coordina un grupo de poliamor en Internet, lleva casi cinco años viviendo en España junto con su marido, Roland, y afirma con orgullo que en Barcelona, donde reside desde junio, cada vez más gente acude a las reuniones que convoca.No obstante, Roland ve a los españoles reticentes ante este nuevo esquema de vida y reconoce que “para mucha gente el obstáculo son los celos”.


Sin secretos
Roland señala que no hace falta un “proceso de aprobación” para que alguien entre a formar parte de una relación poliamorosa. “Si Juliette se enamora de alguien, esa persona empezará viniendo a nuestras reuniones o a comer con nosotros. Yo nunca le diré a mi mujer ‘ese no me gusta’, porque tenemos una confianza natural en que no va a escoger a personas poco apropiadas o que le vayan a hacer daño”, explica Roland.


Para Juliette es esencial que no haya secretos, aunque puntualiza que, en su caso, no suelen entrar en detalles. Otros poliamorosos sí lo hacen, ya que no hay un modelo estándar de relación. De la misma forma, hay grupos donde todos los miembros mantienen relaciones sexuales de forma simultánea, sobre todo si hay bisexuales, y otros en lo que no es así, como ocurre en su caso.


Juliette explica que “no hay límites” en el número de miembros de un grupo poliamoroso, aunque es imposible “tener tiempo para muchas personas”, sobre todo –remata Roland– si se persigue una relación “estable, amorosa y que tenga calidad”. “La norma básica es la honestidad y el resto está muy abierto”, aclara Roland, y concluye diciendo que el Gobierno debería apoyar este tipo de uniones.


Controles rutinarios de ETS y condones
Al margen del aspecto afectivo, los integrantes de relaciones poliamorosas tienen que afrontar las consecuencias, en la vida diaria y en materia de salud sexual, de mantener varias parejas al mismo tiempo. Los poliamorosos sostienen que el riesgo de padecer una enfermedad de transmisión sexual es inferior al de una pareja monógama, ya que, en su caso, se someten a análisis con más frecuencia y, además, cuando mantienen relaciones con otras personas, su pareja o parejas lo saben, lo que no suele ocurrir en las relaciones tradicionales.


“Nosotros nos hacemos análisis de forma rutinaria, mucho más que los monógamos”, señala Laurel, que cree que no es raro que en España muchas mujeres no se sorprendan ante la posibilidad de que sus parejas les estén siendo infieles.En cualquier caso, Juliette destaca que es “básico” usar siempre preservativo o cualquier método de barrera con las parejas “exteriores” al núcleo primario, para evitar problemas. Su marido, Roland, afirma que “la honestidad protege más que el sexo a escondidas de muchas parejas monógamas”.


En cuanto a los niños, Roland, Juliette y Laurel no tienen hijos, aunque conocen grupos que sí crían descendencia. “Nos encanta la idea de criar hijos en grupos de más de dos; de hecho no queremos ser sólo dos, porque es demasiado trabajo; los grupos que tienen niños lo llevan muy bien”, asegura Juliette.


La batalla contra los prejuicios
La mayoría de los poliamorosos españoles sólo desarrolla plenamente su forma de entender la afectividad entre quienes piensan igual que ellos. Lo mantienen en secreto ante sus padres o en el ámbito laboral, por miedo a las consecuencias que pudiera tener.


“Hay mucha hipocresía con la sexualidad. Si sabes que vas a dar un disgusto a tus padres o que te van a criticar en el trabajo, callas, no se trata de ir dando disgustos a nadie, ni poniendo en riesgo tu credibilidad profesional”, explica Ana (nombre ficticio), una médico madrileña de 42 años que cree que los poliamorosos son “muchos más” de lo que parece.


Ana lleva 21 años casada con Juan, un diseñador gráfico de 40 años que tampoco quiere hacer pública su identidad real, y que afirma que en la mayoría de las parejas monógamas “se miente, no se cuenta lo que se está haciendo”.


Por su parte, Patricia, una socióloga bisexual de 25 años, que también prefiere dar un nombre ficticio, cree que todas las estructuras son válidas en el caso del poliamor. “Hay gente que forma tríadas, o que son cuatro, y todos tienen relaciones entre ellos. Pero hay otros que son como una red formada a partir de una pareja base o primaria”, explica.


Juan quiere dejar claro que no se trata de una secta, ya que “no hay normas fijas” salvo la honestidad “ante todo”. De todas formas, admite que “siempre puede haber celos, pero eso también ocurre en las parejas monógamas”.


El ‘amor sin límites’
Para la modelo canaria Lilián Kimberly Jerónimo, que no duda en dar la cara por la causa, el poliamor “es el amor sin límites”. Lilián tiene una pareja primaria, con la que lleva cuatro años de relación, y otra secundaria, un hombre monógamo con quien está desde hace un año, cuando se inició en el concepto del poliamor.


Al mismo tiempo, tiene relación con dos amigos especiales, con quienes mantiene una amistad “profunda y sincera que puede ir “más allá”. Su sueño es formar una “familia poliamorosa en el futuro”, en la que no descarta los niños.


Lilián Kimberly, que también es activista por los derechos de los animales, confía en que en el futuro el poliamor pueda desarrollarse en España como lo ha hecho el movimiento gay, y está dispuesta a luchar por ello. La modelo, que reconoce que antes de ser poliamorosa era “bastante posesiva”, concluye que cuando prevalece la comunicación, desaparecen los celos.

> Berria: Homofobia > POLONIA: COLECTIVOS HOMOSEXUALES SE MOVILIZAN POR EL MATRIMONIO

  • Los homosexuales polacos se movilizan por el matrimonio gay
  • 100.000 firmas son las necesarias para que el proyecto sea discutido en el Parlamento
  • Público, 2007-12-17 # EFE · Varsovia

Los homosexuales polacos advirtieron hoy que se movilizarán e iniciarán un proceso de recogida de firmas para impulsar una ley que legalice el matrimonio gay en Polonia.


“Para nosotros no será un problema reunir las 100.000 firmas necesarias para que el proyecto sea discutido en el Parlamento, porque hay que tener en cuenta que somos unos 2,5 millones en Polonia, suficientes para impulsar esta ley”, indica uno de los activistas homosexuales de este país, Jack Adler, en declaraciones que recoge hoy el diario ‘Zycie Warszawy’. Tras dos años de gobierno de los gemelos Kaczynski, los colectivos de homosexuales polacos ven que el nuevo ejecutivo liberal de Donald Tusk tampoco escucha sus reivindicaciones.


Adler añadió que, “aunque muchos de nosotros querría poder adoptar niños, la cuestión principal no es ésa, nosotros necesitamos la norma para regularizar la situación de muchas parejas estables de gays y lesbianas que se ven desprovistos de los derechos elementales a pesar de estar juntos durante años”.


Algunos diputados de la formación liberal Plataforma Ciudadana (PO), el partido que gobierna Polonia, ya avisaron de que el matrimonio homosexual nunca será aprobado por el Parlamento porque, en opinión del parlamentario de PO Tadeusz Cymanski, “se trata de algo absurdo y contrario a la moral polaca”.


También el vicepresidente del Parlamento polaco, el liberal Stefan Niesiolowski, consideró que la norma no debería de ser ni siquiera discutida, informa ‘Zycie Warszawy’.


Desde las organizaciones de gays y lesbianas ya se trabaja para iniciar una campaña de recogida de firmas y presentar en la cámara baja polaca un proyecto que legalice las uniones entre personas del mismo sexo, en un país en el que la mayoría de la opinión pública está en contra de que los homosexuales puedan casarse.

> Erreportajea: Hezkuntza > HOMOSEXUALES EN EL INSTITUTO

  • Homosexuales en el instituto
  • Educación. El acoso homófobo en la escuela contra gays, lesbianas, transexuales y bisexuales
  • Público, 2007-12-16 # Arturo Díaz · Madrid


Soy homosexual y lo he pasado muy mal estos años. ¿Alguien quiere preguntarme algo?”. Álex tiene ahora 16 años pero cuando se plantó delante de su clase en un centro de la periferia barcelonesa, frente a los acosadores de su clase que llevaban años martirizándole, sólo tenía 14. La situación de acoso y hasta terror que viven las lesbianas y gays en los institutos pasa a menudo inadvertida a pesar de los informes que indican que “no son lugares seguros para los adolescentes homosexuales”.


Si se extrapolan los datos de toda la sociedad a la adolescencia (se calcula que entre un 7% y un 10% de la población no es heterosexual), hay miles de chicas y chicos en España que sufren largos años de soledad y llanto desde el momento en que sospechan que les atraen personas del mismo sexo. Al menos eso prueban los pocos estudios realizados sobre el asunto. Álex tuvo suerte con sus padres, Cati y José, que le apoyaron desde que supieron del maltrato que sufría en clase. También contó con su profesora, que le animó a enfrentarse a los acosadores en una sesión que organizó sobre el bullying. Desde entonces tuvo muchos menos problemas en el instituto, asegura el chico.


Un estudio sobre la homofobia en el ámbito educativo publicado la semana pasada concluía que el 31% de los varones se cambiaría de pupitre si supiera que su compañero es homosexual. El trabajo, realizado con encuestas a 4.636 alumnos de Coslada (Madrid) y San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), descubre también que el 30% de los varones siente un “fuerte rechazo” a la diversidad sexual. Álex recuerda así las peores fases de su calvario: “Era en el vestuario, antes de gimnasia, cuando los compañeros empezaban a insultarme nada más quitarme los pantalones”.


Ellos son más homófobos que ellas
Silvia Morell, psicóloga de Casal Lambda, una asociación homosexual de Barcelona, afirma que el rechazo de los iguales es un tormento en estas edades: “Que te aprecie tu grupo de pares es casi más importante que la aceptación de los padres, y si se añade el rechazo de la religión entre los chicos católicos, el desamparo es total”. Morell señala que es “clave” que los adolescentes gays “encuentren referentes positivos de edades similares”.


El informe aludido, elaborado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, asegura que las chicas son más respetuosas. El varón configura su masculinidad por oposición, mostrando desprecio a todo lo que considera femenino. Sólo un 10% de las chicas cambiaría de sitio en clase al saberse junto a un homosexual. Ese rechazo, a pesar de la amistad, es lo que se denomina “miedo al contagio del estigma”. Tino Brugos, profesor desde hace 14 años en Pravia (Asturias), confirma que las chicas lo llevan mejor. “Muchos chavales tienen un concepto erróneo de su sexualidad porque creen que ser homófobo y bruto es una manera de ser hombre que les permite ligar con chicas”, explica Brugos, que dirige Xente Gai Astur, asociación homosexual del Principado.


La muestra concluye que el 65% de los adolescentes gays que salen del armario ha sufrido violencia en la escuela; en un 2,6% de los casos se ha tratado de palizas. La consecuencia de esta homofobia sin ambages es que estos chicos tienen tres veces más riesgo de suicidio que sus compañeros, según otro estudio realizado por Cogam (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid). Álex llegó a pensar “que la vida no valía la pena”, y cuando Cati le socorrió, “ya había pensado en el suicidio”. Morell ha tratado las secuelas de estos intentos de acabar con todo: “Llegan en situaciones graves, con fuertes depresiones y conductas lesivas con ellos mismos”, señala.


El apoyo de los padres es fundamental, apuntan los expertos. “Deben aceptar al hijo y seguir su mismo proceso de autoaceptación; tienen que pensar que el hijo también esperaba ser heterosexual, como ellos”, aconseja Morell. Para los maestros que quieran ayudar a sus alumnos homosexuales existen materiales y guías en las páginas web de Xega y Cogam. Álex se siente mejor ahora. Ya no teme “ir solo por la calle”.


  • La historia de un chico gay durante el franquismo
  • Público, 2007-12-16

Antonio Ruiz, 49 años, aún no había cumplido los 18 cuando la dictadura intentó reeducarle por maricón, como diría sin empacho cualquier funcionario del franquismo. Y ha pasado una vida que nada ha tenido que ver con la situación actual de los homosexuales adolescentes.


El hoy presidente de la Asociación de Ex Presos Sociales no pudo acudir a su escuela en busca de ayuda cuando se descubrió diferente en los setenta: “No es que no se hablara de homosexualidad en los colegios, es que ni siquiera se hablaba de sexualidad”.


Su familia no supo qué hacer y le remitió a la Iglesia. Pero acabó en tres penales, Valencia, Carabanchel (en Madrid) y Badajoz. En vez de “reeducación”, sea lo que fuere el palabro, lo que recibieron estos chicos fueron “palizas y violaciones, de tal modo que muchos no sobrevivieron y se suicidaron”, recuerda.


Aquellos jóvenes a los que se aplicó la Ley de Vagos y Maleantes -“todo eso nos hizo agresivos, deprimidos, nos tuvimos que apañar como pudimos; era una vida bastante horrorosa”- están de enhorabuena. Resulta que esa España atrasada es en 2008 alumna aventajada en la reivindicación de la homosexualidad. Y no sólo porque desde 2005 Pepe se puede casar con Juan y María con Carmen, sino también porque en breve se redimirán culpas con ellos, al menos en lo material.


En los Presupuestos de 2008 se aprobará una partida de 200 millones para indemnizar a los homosexuales represaliados por el franquismo. La iniciativa partió de IU-ICV. El portavoz de ICV en el Congreso, Joan Herrera, asegura que “se trata de compensar a aquellos que no fueron compensados. Era una deuda pendiente de la democracia hacer justicia con los que pasaron años de su vida en la cárcel sólo por su orientación sexual. Hoy parece absurdo pero era una realidad durante la dictadura de Franco”.

  • Joaquín Álvarez, profesor e impulsor de la primera tutoría para alumnos lgbt en el IES Duque de Rivas
  • «Estos chicos son el flanco más débil de la sociedad»
  • Público, 2007-12-16



Este profesor homosexual habla con un cariño inmenso de su profesión. Y de los alumnos que peor lo llevan en los colegios, los lgbt (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) a los que atiende en una tutoría pionera en España específica para ellos. Creada en 2005, la tutoría ha recibido unas 3.000 consultas por Internet. En la sensibilización afectivo-sexual de su instituto, el Duque de Rivas de Rivas Vaciamadrid (Madrid), se han implicado 25 profesores.


¿En qué consiste la tutoría?

Hacemos sentir al alumnado lgbt que no están solos, que podemos ayudarles. Que sientan la cercanía del tutor, de alguien que se significa como homosexual. El hecho de ser gay me obliga a estar pendiente de aquellos que por su orientación están en riesgo. Además, a través de Internet, la tutoría recibe a adolescentes de toda España y de Iberoamérica.


¿Qué preguntas plantean?
Cómo socializar con sus iguales; cómo salir del armario ante sus familiares y en su colegio; y cómo aceptar ellos mismos el hecho homosexual. Nos llegan historias de acoso y de la angustia que genera tener una orientación sexual que siempre se pone en negativo. El insulto que más se escucha en todas partes, pero sobre todo en el ámbito educativo, es maricón. Eso les recuerda el estigma.


¿Cómo reaccionan los alumnos?

En este instituto hemos apostado por la igualdad, y esto es un trabajo que se consolida cada día con el respeto hacia las mujeres, los inmigrantes, homosexuales y transexuales. Cuanto más jóvenes son los chavales, menos prejuicios tienen y mejor aceptan estas iniciativas.


¿Cómo se trabaja con el alumnado en general?
El eje del mal es una parte de un sector heterosexual que es víctima también de la construcción homofóbica, de los roles de género y de una construcción la identidad que no deja espacio para la sensibilidad. Por eso planteamos jornadas de sensibilización educativa para hablar sobre orientación sexual e identidad de género. Ésto es importante porque los y las transexuales están en la base de la pirámide de la discriminación, son muy incomprendidos. También hacemos unas jornadas culturales anuales de sensibilización.


¿Ha mejorado la situación de los homosexuales en el centro?

Cada vez se acepta mejor que se hable de este tipo de temas. Cada vez oigo menos la palabra maricón. Y no conozco casos específicos de homofobia en el centro escolar.


¿Cómo reaccionan los padres ante la tutoría?
Aceptan bien el hecho de que los chavales vengan a la tutoría. Tenemos el apoyo firme del APA.


¿Hay docentes homófobos?

Hay un sector del profesorado que se ha educado en el franquismo y que no ha tenido ocasión de familiarizarse con el hecho homosexual. Pero tanto la Constitución como las leyes educativas señalan que tenemos que trabajar la diversidad afectivo-sexual. Es triste que estos temas no se toquen por miedo o por prejuicios. Hay que dar información: rompe con las cadenas del miedo, del heterosexismo, de la homofobia…


¿Cómo se siente un alumno que llega con este problema?
Es terrible. Algo tan importante en la vida como es querer a alguien no lo puede decir ni a su familia ni a sus amigos. Éstos le van a poner de maricón y en casa corre el riesgo de que lo echen o no le acepten. Estos chicos viven un auténtico secuestro emocional. La presión exterior les impide ser ellos mismos. Eso les genera un gran sufrimiento.


¿Cómo se expresa la homofobia?

La educación se plantea siempre desde la heterosexualidad. Estos chicos carecen de referentes y muchas se veces se sienten extraterrestres. Además está el prejuicio social, que puede llegar a ser muy sutil, y la familia donde, a veces, tener un hijo homosexual es motivo de desgracia. Recordemos el “antes muerto que maricón”. Hay un sector
conservador recalcitrante que hace mucho daño.


¿Cuál es el límite de aguante?
Hace unos días, en Italia, un chaval se suicidó por razones de orientación sexual. Aquí también pasa, pero estos suicidios se suelen enmascarar. La familia es la primera que lo oculta a menudo. Muchos gays sentimos que hemos perdido la adolescencia porque hemos crecido sin referentes. Es terrible que los derechos humanos se vulneren en entornos que proclaman el desarrollo integral del niño como ideario.


¿Hay algo peor en un centroque ser gay?

Es el problema más grave de todos. Un chaval negro o gitano que sufre racismo tendrá el apoyo de su familia. Un 10% de nuestros alumnos está en riesgo. El silencio y la ignorancia provocan daños irreversibles. Los adolescentes lgbt representan el flanco más débil de la sociedad.

> Berria: Trans > REASIGNACION DE SEXO GRATIS VIVAS DONDE VIVAS

  • Cambio de sexo gratis vivas donde vivas
  • Las comunidades acuerdan centros de referencia para atender a los transexuales
  • Público, 2007-12-12- # Vanesa Pi · Madrid

Un transexual de Ávila podrá beneficiarse de las mismas pretaciones sanitarias que uno de Madrid. El Consejo Interterritorial de Sanidad dio ayer un paso más para garantizar la equidad entre todos los beneficiarios del Sistema Nacional de Salud.


Hasta ahora, seguir el tratamiento hormonal previo a la operación de cambio de sexo o pasar por quirófano sin tener que pagar de 18.000 a 30.000 euros, dependía de residir o no en una autonomía que ofreciera estas prestaciones. Así, un manchego tenía dos opciones: trasladarse y empadronarse en Madrid o Andalucía o recurrir a un centro privado.


Esta situación cambiará: “Si una comunidad no tiene un determinado servicio, el ciudadano se transferirá a otra que sí lo tenga”, explicó el ministro de Sanidad, Bernat Soria, en la rueda de prensa posterior a la reunión entre los responsables de Sanidad. Según el documento que aprobaron las consejerías en una comisión del Consejo Interterritorial, la atención a la transexualidad, es un “proceso poco frecuente, con requisitos de alta especialización y tecnología”.


El Ministerio de Sanidad calcula que en España hay unos 2.000 transexuales (1.400 de hombre a mujer y 600 de mujer a hombre), aunque los colectivos afectados calculan que la cifra puede ascender hasta unos 8.000. En todo caso, el número no es lo suficiente elevado como para que cada comunidad autónoma tenga un centro especializado.


Centros de referencia
Según Sanidad, la atención a la transexualidad en las unidades de referencia “incluirá el diagnóstico diferencial con otros trastornos, la confirmación diagnóstica y el tratamiento integral por un equipo multidisciplinar”.


Un grupo de expertos en cirugía plástica, endocrinología, psiquiatría y psicología ha establecido los requisitos que deberán cumplir los centros de salud para poder ser acreditados para atender este tipo de trastorno y convertirse en centros de referencia. Sanidad también ha encargado un estudio sobre las necesidades formación y experiencia de los profesionales que trabajarán en éstos centros. Según explicó Soria, hasta dentro de “cuatro o cinco meses” no se sabrá qué comunidades se beneficiarán de centros de referencia.


Sanidad no ha avanzado qué coste supondrá la inclusión del tratamiento de la disforia de género. Los fondos de cohesión del Sistema Nacional de Salud compensarán a las comunidades autónomas que acojan los centros de referencia.


Operaciones muy caras
Tener la apariencia acorde a la identidad sexual resulta muy caro si se busca en clínicas privadas. Los hombres nacidos con cuerpo de mujer llegan a pagar hasta 30.000 euros por conseguir la apariencia deseada. Y es que, al gasto que suponen las visitas al psiquiatra para que se le diagnostique una disforia de género, hay que sumar el tratamiento hormonal.


Posteriormente, la mastectomía cuesta unos 3.000 euros y la histerectomía, también. La operación más cara es la que convierte el clítoris en un pene, que cuesta unos 5.000 euros. El precio de este último paso de hombre a mujer refleja lo complicado de la operación.


Complicado y peligroso

Muchos hombres transexuales declinan pasar por quirófano porque es complicado y peligroso y los resultados no son siempre satisfactorios. El proceso inverso resulta más asequible. Las mujeres que se sienten atrapadas en cuerpos masculinos llegan a pagar 18.000 euros por todo el proceso.


Entre los colectivos de transexuales hay voces críticas. David Molina, del Bloque Alternativo para la Liberación Sexual, pide que puedan seguirse el tratamiento previo en centros más próximos. Pese a todo, están satisfechos de lo conseguido en 2007. Desde el mes de marzo pasado, una ley permite a los transexuales cambiar el nombre y el sexo en su DNI sin operarse antes, pero habiéndose sometido a tratamiento durante dos años y en ese tiempo habera vivido de acuerdo a su nuevo género.


Plante del PP a Bernat Soria
Los consejeros de sanidad de las seis comunidades autónomas gobernadas por el PP plantaron ayer al ministro de sanidad y a sus homólogos socialistas en el pleno del Consejo Interterritorial de Salud. La razón, según explicaron en rueda de prensa, fue que la financiación sanitaria no figuraba en el órden del día. Los temas a tratar se conocían semanas antes. El ministro y el resto de consejeros coincidieron en defender que la sanidad no puede formar parte del debate partidista. Faltan tres meses para las elecciones generales.


La financiación de las comunidades sólo se puede tratar en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, aunque los consejeros conservadores exigieron el cumplimiento de una sentencia de la Audiencia Nacional que obligaba a convocar un consejo interterritorial extra para tratar el tema. Según dijo Soria lo ha recurrido la Abogacía del Estado.


  • Tratamientos sólo en cinco comunidades
  • Los pacientes se ven obligados a desplazarse para la atención sanitaria
  • Público, 2007-12-12 # Y.G.

Hasta la fecha, el mapa de las comunidades autónomas españolas que ofrecen tratamientos médicos al colectivo transexual es muy desigual.


El hospital Carlos Haya de Málaga es pionero en tratamientos psicológicos, endocrinológicos y quirúrgicos para el colectivo transexual. Existe una importante lista de espera para ser atendido por los especialistas de esta unidad de género y los pacientes que quieren ser atendidos en la localidad andaluza necesitan acreditar un certificado de empadronamiento.


Esta última observación carece de efecto cuando nos referimos a los ciudadanos extremeños. Éstos pueden recibir tratamiento endocrinológico y psicológico en su propia comunidad autónoma. Son las autoridades sanitarias de ésta las que derivan los casos que requieren de cirugía al hospital malagueño Carlos Haya.


Sin cirugía
Según informaron fuentes de del Bloque alternativo para la liberación sexual, Asturias, Aragón y Cataluña cuentan con unidades de género que incluyen la mayor parte de tratamientos exceptuando la cirugía. Concretamente, en Catalunya, Marina Geli, consellera de Salud, ha informado recientemente de que no habrá operaciones de reasignación de género hasta que se cubran prioridades como la atención dental infantil.


Siguiendo el ejemplo del Carlos Haya, Madrid inauguró el pasado mayo una Unidad de Trastornos de Género. Dos son los hospitales de referencia: el Ramón y Cajal y La Paz. En el primer centro sanitario atienden profesionales de la endocrinología, dermatología, psicología y psiquiatría, entre otros. Las operaciones se realizan en La Paz.

> Erreportajea: Arrazakeria > PREJUICIOS Y MENTIRAS SOBRE LA INMIGRACION

  • Prejuicios y mentiras
  • Los que vienen de fuera no delinquen más que los españoles, ni copan los recursos sanitarios. Aportan más de lo que reciben.
  • Público, 2007-12-11 # Vanesa Pi · Madrid

“El racismo responde a una imagen social que se hace de los otros, a los que se considera inferiores. Es una actitud vejatoria, excluyente, un odio hacia el otro que sobre todo perjudica a quien lo siente”. Así resume la mediadora social Luzmar Quiroga un sentimiento “universal”, en este caso, común en muchos españoles.


Muchos padres denuncian que los inmigrantes acaparan las becas de comedor. Pero la verdad es que no se aplica una discriminación positiva por ser extranjero, sino a las familias con renta baja. Otra de las percepciones extendidas que derrumba la Secretaría de Estado de Seguridad es que los inmigrantes delinquen más. Al contrario, destacan que en 2002, con la mitad de inmigrantes que en 2006, la tasa de criminalidad fue 1,5 puntos superior. La mayoría de los bulos es fácil de desmontar.


Vienen enfermos
Muchos inmigrantes proceden de países donde persisten enfermedades inexistentes en España o bien ya erradicadas, como las paperas o el sarampión. Más allá de casos muy puntuales, en la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) explican que el inmigrante es una persona joven, con una salud mejor que la de la media de su país de origen, ya que supera viajes temerarios para trabajar y mejorar su calidad de vida.


Atención sanitaria

En los barrios donde se concentran más inmigrantes, sus vecinos perciben que colapsan los recursos sanitarios. Aunque en estos casos concretos la inmigración puede beneficiarse del 60% de los recursos, en global no es así. Según semFYC, un 5% de los pacientes atendidos en 2006 era inmigrante. En proporción, este colectivo va menos al médico que los españoles, concretamente la mitad: representan alrededor del 10% de la población, pero sólo al 5% de los pacientes.Reciben más de lo que aportanAl contrario de lo que se suele pensar, los inmigrantes contribuyen más a los ingresos públicos de lo que reciben. Según la Oficina Económica del Presidente, en 2005 aportaron 23.402 millones de euros (el 6,6% de la recaudación total), y recibieron 18.618 millones (un 5,4% del total de gastos). Su contribución neta a las arcas públicas fue por tanto de 4.784 millones de euros.


Copan los puestos de trabajo
Según la Encuesta de Población Activa (EPA), de los 3,5 millones de puestos de trabajo creados en España entre 2001 y 2006, 1,8 los ocuparon inmigrantes. La Oficina Económica del Presidente destaca que pese a ello la tasa de paro de los españoles nunca ha sido tan baja. También incide en que aunque los inmigrantes presentan unas tasas de empleo seis puntos porcentuales superiores a las de los nativos, ocupan puestos de trabajo que éstos rechazan.


No se adaptan
Muchos inmigrantes se reúnen en parques públicos. Sus vecinos españoles critican estas prácticas, aludiendo a que no se adaptan. Según Vicente Rodríguez, experto en inmigración del CSIC, lo hacen porque es una forma de reforzar la comunidad, de no sentirse solos, y recuerda que también los españoles que emigraron a Alemania se reunían y “comían tortilla de patatas juntos”. En la esfera pública, Rodríguez asegura que la adaptación es mayor. “Cumplen los horarios de trabajo, usan el transporte público como el resto”, por ejemplo. Según un estudio del AXA Wintertur, el 76% de los inmigrantes se considera adaptado a la vida española.


Te destrozan el piso
“Los dueños dejan claro que si son inmigrantes sólo quieren alquilarles su casa si tienen trabajo”, explica la reponsable de una inmobiliaria valenciana. Los propietarios confiesan que tienen miedo a alquilar a inmigrantes por si no pagan las mensualidades y llenan el piso de gente. En las inmobiliarias reconocen que el impago también lo practican españoles.


Se les ayuda a abrir negocios
Uno de cada dos nuevos autónomos en el 2007 es emigrante. Para realizar su actividad, “pagan exactamente los mismos impuestos que los españoles”, explica Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA). Sin embargo, tienen más trabas para abrir sus negocios, porque de-ben presentar una memoria económica y demostrar su solvencia.

> Berria: Eskubideak > ITALIA: COLECTIVO HOMOSEXUAL, INDIGNADO CON MASSIMO D’ALEMA, MINISTRO DE EXTERIORES

  • Los homosexuales italianos, indignados con su ministro de Exteriores
  • El ministro, miembro de un partido de izquierda, se ha declarado en desacuerdo con las uniones civiles entre personas del mismo sexo porque “ofenden a muchos italianos”.
  • Público, 2007-12-04 # EFE · Roma

El presidente honorario del Arcigay, organización que defiende los derechos de los homosexuales en Italia, Franco Grillini, criticó hoy al ministro de Asuntos Exteriores, Massimo D’Alema, por oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo.


D’Alema, ahora en el Partido Demócrata, nueva formación nacida de la fusión de antiguos comunistas y democristianos centristas, se opuso a las uniones civiles entre homosexuales bajo el argumento de que “ofenden a muchos italianos”.


Las declaraciones sobre las uniones civiles coinciden con el examen estos días en el Parlamento de los llamados Contratos de Uniones Solidarias con los que se intenta regular la unión de parejas del mismo sexo tras un intento fallido con una ley anterior.


Acusan al ministro de querer congraciarse con el Vaticano
Grillini, diputado socialista, ha comentado que las palabras de D’Alema, a quien se ha atribuido siempre el papel de teórico de la izquierda italiana, están hechas con la intención de agradar al Vaticano.


“No es de extrañar que entre los primeros en alabar las palabras de D’Alema haya estado Pier Ferdinando Casini”, afirma en una nota el diputado gay en referencia al líder de los democristianos más conservadores, hasta hace unos meses uno de los principales aliados del ex primer ministro Silvio Berlusconi.


Los homosexuales se sienten ofendidos
Grillini explica que la afirmación de D’Alema sobre que “los matrimonios entre personas del mismo sexo ofenden a la mayoría de los italianos significa, a su vez, ofender a millones de ciudadanos de la comunidad homosexual y a sus familias, que ven en la igualdad de derechos la llave maestra para superar las discriminaciones milenarias”.


La crítica de Grillini a D’Alema ha sido secundada, con ironía, por la diputada Chiara Moroni, de la conservadora Forza Italia, encabezada por Berlusconi, quien ha afirmado que el PD “nace poco laico”.


“Las palabras de D’Alema sobre los matrimonios homosexuales y las inseguridades de (Walter) Veltroni (secretario general del PD) sobre las Uniones Civiles testimonia que esa formación no dará respuesta alguna a los derechos civiles y que el camino hacia una fuerza de inspiración socialdemócrata y reformista está, para ellos, aún muy lejana”, observó Moroni.