• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Iritzia: Jaime Mendia · Julen Zabala · EHGAM > PASADO, PRESENTE Y FUTURO DEL MOVIMIENTO DE LIBERACION SEXUAL REVOLUCIONARIO-RADIKAL

  • Presente, pasado y futuro del movimiento de liberación sexual revolucionario-radikal
  • EHGAM-DOK, 2007-12-27 # Jaime Mendia · Julen Zabala · Militantes de EHGAM

  • El presente : La XARXA´2007

Del 1 al 3 de noviembre se celebró en Barcelona, precisamente en la sede de Euskal Etxea, la cuarta reunión de la Red contra la Homofobia. Dado que esta vez se ha celebrado en Catalunya, la mayor parte de quienes asistimos terminamos por llamar, medio en broma, medio en serio, a la presente edición del encuentro “La Xarxa” (“red” en catalán).


La Red
contra la Homofobia surgió hace 2 años, durante la celebración del 30 aniversario del FAGC (Front d’Alliberamemt Gai de Catalunya), cuando las organizaciones que allí nos congregamos constatamos la necesidad de reeditar algo similar a lo que en su día fue la COFLHEE (Coordinadora de Frentes de Liberación Homosexual del Estado Español). En esta última edición de Barcelona nos hemos reunido algo más de un centenar de personas representando a diferentes colectivos del movimiento de liberación sexual, que se reivindican revolucionarios y/o radicales, mayoritariamente del ámbito sur-occidental europeo.


Ahí estaban grupos veteranos, con más de 30 años de lucha, como FAGC o EHGAM (Euskal Herriko Gay-Les Askapen Mugimendua), éste acompañado, una vez más, por la gente de Gaytasuna, junto a grupos nuevos que traen el relevo, con ganas, ideología, método, fuerza… como LiberAcción, Queer Ekintza o la Guerrilla Travolaka, un grupo catalán de gente muy joven que trabaja el tema trans desde una perspectiva y con un activismo que nos ha puesto las pilas a todas y todos – impresionantes: ¡qué jóvenes y qué discurso! ¡Os queremos, travolakas!—. Además, estuvieron las gallegas MariBolheras Precárias, el Col.lectiu de Barcelona (al que hay que felicitar por la organización del encuentro), Towanda (de Aragón), La Acera de Frente (Madrid), gente independiente del Bloque Alternativo por la Liberación Sexual (Madrid)…, entre otros, y se recibieron apoyos de quienes no pudieron asistir.


Desde Portugal nos mostraron las paradojas de una sociedad que recibe de fuera mensajes de modernidad sobre las libertades sexuales y se ve obligada a avanzar en una decena de años lo que otros lugares han ido realizando en más de 30, y las contradicciones que de ahí surgen. Conocimos el magnífico trabajo en acción directa de las Panteras Rosa de Lisboa y Oporto, y quienes asistimos al encuentro volvimos completamente enamorados de esta gente tan combativa. También contamos con la representación de Panthères Roses de Paris. Constatamos el éxito actual de esta denominación, cuanto en la Xarxa se presentó el recién organizado Panteras Rosa en Sevilla.


Del Líbano nos llegó la terrible situación de homofobia, lesbofobia y transfobia que se vive en las sociedades islámicas, aunque también se nos recordó que hay otros lugares de integrismo cristiano, como Polonia, algunos estados de USA o la propia Ciudad del Vaticano, donde la homofobia, lesbofobia y transfobia son igual de agobiantes, pero no por eso se les amenaza con intervenciones militares. Esto nos muestra el doble rasero de Occidente, o la utilización del sufrimiento de gays, lesbianas y hombres y mujeres transexuales para fines realmente viles por parte de personas y poderes igual de homófobos, lesbófobos y tránsfobos que aquellos otros a los que dicen combatir, aunque sin duda mucho más cínicos e hipócritas. Hicimos votos por tratar de incorporar en un futuro próximo a la red a quienes luchan en estos lugares de órbita islámica.


También tuvimos la oportunidad de conocer de primera mano el trabajo que se está haciendo en Berlín desde Die Linke, así como el de QVZINE, colectivo de lesbianas de Atenas y el de Antagonismo Gay y la red Facciamo Breccia en Italia, que luchan por la autodeterminación personal contra el oscurantismo clerical que está ahogando su país. De esta red hemos tenido oportunidad de saber recientemente, ya que han sido quienes han organizado en Italia (y, menudo ejemplo, además, para quienes no han sido capaces de organizarlas en otros lugares) las protestas contra la beatificación masiva (sesgada y parcial, por supuesto) de religiosos, víctimas también de la guerra civil.

  • El pasado : DE LA COFLHEE A LA RED CONTRA LA HOMOFOBIA

El encuentro comenzó el viernes con una manifestación por la parte vieja de Barcelona contra la impunidad a las agresiones y torturas de carácter homófobo, lesbófobo y tránsfobo, seguido de una serie de conferencias para recordar de dónde venimos y cuál es nuestra situación actual.


En la primera de ellas, el historiador vasco Raúl López nos hizo una aportación desde su trabajo “Del Gueto a la Calle”, que versa sobre las condiciones en que surge en Euskal Herria el movimiento de liberación sexual, entre los años 1975 y 1983, y que EHGAM colabora en su próxima edición. Nos habló de cómo nace EHGAM en 1977, de las dificultades que tuvo que pasar para ser legalizada (no lo consiguió hasta 1983, paradójicamente muchos años después que partidos comunistas, troskistas, revolucionarios, etc.), y de cómo desde el primer momento entre sus reivindicaciones figuraban, además de la libertad sexual, aspectos como una educación sexual en las escuelas, la amnistía total, incluso para las personas presas sociales, o la no fijación de edad legal para el consentimiento sexual. En estos años su mayor logro, compartido con el resto del movimiento de liberación de aquel momento, fue, sin duda, la reforma de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social en 1979, con lo que la homosexualidad salía de los supuestos de dicha ley, aunque se mantendría la penalización del escándalo público.


La siguiente ponencia trató la historia de la COFLHEE (1976-1995), coordinadora que agrupó a las organizaciones del movimiento revolucionario y/o radikal de liberación sexual del estado español, de sus debilidades (escasez de recursos, voluntariado…), de sus fortalezas (cohesión entre los grupos, organización horizontal, independencia de partidos políticos, presencia en las calles, campañas conjuntas…) y de sus mayores conquistas: señalar, entre otras, las propuestas de ley antidiscriminatoria, la respuesta ante el sida, la campaña de apostasía, la organización de las manifestaciones del 28 de Junio (Día por la Liberación Sexual), etc.


Finalmente, vimos cómo en los últimos 10 años todo este movimiento fue arrinconado e ignorado por los poderes fácticos, y sustituido por un asociacionismo revisionista integrado por unos grupos institucionalizados, adocenados, poco o nada reivindicativos, y, en ocasiones, dependientes de los partidos políticos. Sin duda ha habido progresos en estos últimos años, como la aprobación del matrimonio civil para parejas del mismo sexo, pero también han aparecido importantes problemas, como la indecente mercantilización de las comunidades homosexuales, la ridícula exaltación de la identidad gay, la parcialización de la lucha en grupos separados de gays, lesbianas, trans, etc., o que el Estado cada vez controle espacios más profundos y privados de nuestras vidas.

  • El futuro : LA RED, POR LA DESPSIQUIATRIZACIÓN TRANS

Seguramente por ser conscientes de todo esto nos ha resultado tan fácil conseguir en apenas dos años la aceptación que ha tenido la presente edición de la Xarxa. La realidad social ha cambiado: no podemos mantener nuestros discursos estancados en los 90, y por eso acudimos a Barcelona sabiendo que nos es imprescindible repensar nuestros objetivos y estrategias. Así, podemos decir que tres han sido los méritos del encuentro: iniciar un amplio debate entre los colectivos, favorecer la coordinación entre distintas organizaciones para futuras campañas, coordinando esfuerzos y estrategias, y dotarnos, para empezar, de una nueva bandera reivindicativa con la que coincidimos todas las organizaciones presentes: la despsiquiatrización trans.


Indudablemente, lo que da sentido a lo acontecido en Barcelona es que la asamblea unánimemente asumió la despsiquiatrización trans como su bandera reivindicativa del futuro más próximo. Cuando recordamos el recorrido hasta la fecha del movimiento de liberación sexual, podemos considerar que hizo una de sus “cumbres” el 17 de mayo de 1990, cuando la Asamblea General de la OMS eliminó la homosexualidad de su lista de enfermedades psiquiátricas.


Hasta esa fecha gays y lesbianas éramos personas enfermas: se nos podía diagnosticar, tratar la enfermedad e, incluso, “curarnos”; desde una postura más progresista, se nos podía dejar vivir con nuestro problema siempre y cuando no molestáramos ni fuéramos demasiado visibles. Sólo a partir del momento en que la homosexualidad fue “despsiquiatrizada” se empezó a considerar el deseo sexual hacia personas de tu mismo sexo como una variante más de la sexualidad humana. A partir de aquí lo demás fue cayendo cuesta abajo por su propio peso, aunque empujado con gran esfuerzo por parte del movimiento, a medida que esta concepción más amplia de la sexualidad se fue socializando, saliendo de los despachos de los médicos a la calle.


En lo que respecta a las mujeres transexuales, hasta hace apenas nada, hasta antesdeayer, no eran sino frikys marginales dedicados fundamentalmente a la prostitución y su presencia se limitaba a las películas de Almodóvar. Por su parte, los hombres transexuales ni han existido. Hoy, oficialmente, mujeres y hombres transexuales son personas enfermas: la naturaleza se ha “equivocado” con unos y otras, padecen lo que en psiquiatría llaman “disforia de género”. Y, como vivimos en una sociedad avanzada y comprensiva con estos casos, en vez de encerrarlos para siempre en un psiquiátrico les permitimos que se operen para “adecuar su cuerpo” al “género que de verdad sienten”, que puedan cambiar sus papeles oficiales y, en el colmo de la progresía, que todo esto no les cueste un euro. Digamos, por comparación, que están subiendo una gran pendiente y que todavía ven la cumbre muy, muy lejos.


Porque es falso que existan sólo dos posibles cuerpos físicos (macho y hembra del ser humano), y falso es que existan sólo dos posibles géneros (masculino y femenino). También es falso que un supuesto género femenino deba estar unido a un cuerpo de hembra, y es ridículo pensar que un macho deba estar indefectiblemente habitado por un género masculino. Aberración es pensar que cualquier variedad, tránsito, producto cartesiano entre todas estas variantes es enfermedad. Y meter a alguien en la consulta de un psiquiatra por ello, donde un gurú-doctor va a decidir si estás lo suficientemente “enfermo” como para ser diagnosticada de padecer “disforia de género” y obtener así el permiso para acceder a los recursos necesarios para el cambio de sexo, es tortura.


La Guerrilla Travolaka
expresa esto mucho mejor que nosotros: “(…) Queremos apoderarnos del género, redefinir nuestros cuerpos y crear redes libres y abiertas donde poder desarrollarnos… No somos víctimas… Frente a la Trans-normatividad que impone una estricta moral médica y un sistema de géneros binómico proponemos nuevas formas alternativas de entender y construir el cuerpo. No se trata de un tercer sexo, ya que ni siquiera creemos en un primero ni en un segundo, se trata de poder expresar libremente nuestro género, entendiendo la utopía que eso supone… Nos presentamos como piratas, trapecistas, guerrilleros, RESISTENTES del género…Creemos en la acción directa contra la transfobia, y para ello pensamos que hace falta redefinir los límites de esta fobia, entendiendo que supone el rechazo a cualquier expresión de identidad de género no-normativa, no sólo la transexual…Ponemos en duda el protocolo médico español que desde hace años establece unas pautas absurdas y tránsfobas para cualquier ciudadano que desea tomar hormonas de su sexo contrario. No creemos en las disforias de género, ni en los trastornos de identidad, no creemos en la locura de la gente sino en la locura del sistema… No nos clasificamos por sexos, nosotros somos todos y todas diferentes independientemente de nuestros genitales, nuestras hormonas, nuestros labios, manos…No creemos en los papeles, en el sexo legal, no necesitamos papeles, ni menciones del sexo en el DNI, creemos en la libre circulación de hormonas. No queremos más psiquiatras, ni libro de psiquiatras/psicólogos, ni queremos más “Test de la Vida Real”…No queremos que nos traten como a enfermos mentales, porque no lo somos…¡Y así es como nos llevan tratando mucho tiempo!”.


Es imperioso sacar la transexualidad de la consulta médica, y establecer la posibilidad legal de cambiar de nombre sin necesidad de ningún tipo de diagnóstico. En lo que al registro del sexo se refiere ¿qué diablos hace todavía en el DNI? Tenemos que eliminarlo de todos los documentos oficiales. Y entre todos y todas sin excepción tenemos que construir una sociedad que deje de girar de una vez entre lo masculino y lo femenino. ¡Seamos todos resistentes del género! ¡Seamos todas travolakas!


La Red
tiene una cita el otoño que viene en Lisboa, con las Panteras Rosa como anfitrionas, y, antes que eso, el 9 de Febrero de 2008 en Roma, apoyando la gran marcha contra el Vaticano convocada por Facciamo Breccia. Os esperamos.

> Elkarrizketa: Jaime Mendia > "DEBEMOS ‘DESPSIQUIATRIZAR’ LA TRANSEXUALIDAD"

  • Jaime Mendia · Miembro de EHGAM
  • “Debemos ‘despsiquiatrizar la transexualidad”
  • EHGAM-DOK, 2007-12-23
  • Reproducimos aquí la entrevista completa que realizó Jaime para ZAZPIKA

A pesar de que es incuestionable de que en los últimos años se han dado pasos importantes para llegar a una sociedad que no discrimine por razones de preferencia sexual, hoy todavía existen personas entregadas a la marginación. En este círculo perverso, EHGAM (Euskal Herriko Gay-Les Askapenerako Mugimendua) destaca la situación de los “trans” (travestís y transexuales), pero también la de aquéllos que basan sus relaciones afectivo-sexuales en la dominación-sumisión.


1. Muchos transexuales se quejan de ser “los marginados entre los marginados”, ¿se ha olvidado el movimiento homosexual de los transexuales?


Sí y no. A favor del movimiento homosexual podríamos decir, por ejemplo, que la primera manifestación que organizó en Euskal Herria, allá por el año 1977, lo hizo junto con los colectivos de prostitutas y de transexuales, en lo que se llamó “la mesa de los marginados”, que desde el principio, hace ya 30 años, hemos hecho mención en nuestra plataforma reivindicativa al problema trans, y que hemos contado también con trans entre nuestros militantes. En el día a día, siempre que hemos conocido a alguno o alguna con problemas se le ha intentado ayudar. Por otra parte, bien triste por otro lado, hay que recordar que en el comienzo del movimiento en Gipuzkoa está la movilización por el asesinato de Francis, o también las manifestaciones por el asesinato de Sonia en Barcelona por parte de la COFLHEE.


Es cierto, sin embargo, que durante años, a nivel reivindicativo, aparte de mencionarlos se ha hecho bien poco por ellos y ellas. De alguna forma, bastante teníamos con nuestros problemas como para meternos con otro todavía más peliagudo. El sector revisionista, la parte más conservadora del movimiento, siempre los consideró seres marginales, pensaba que los gays y las lesbianas teníamos que dar la sensación de ser personas serias, con poder e influencia, con las que se puede contar, para poder lograr nuestros objetivos, por lo que mezclarse con los y las trans no ayudaba en eso. No forman parte del poder rosa… No podemos obviar que, hasta hace muy poco, los y las trans, en un porcentaje altísimo, eran personas absolutamente marginales, lo más lumpen del lumpen. Por supuesto, la responsabilidad de que esto fuera así es de la sociedad, nunca de ellos o ellas.


Desde el movimiento revolucionario, donde se sitúa oficialmente EHGAM, es posible que se les comprendiera mejor, la solidaridad fuera más alta, y se tratara de apoyarlos en sus reivindicaciones, pero existía el problema ideológico: la base fundamental de este movimiento siempre ha sido la no identidad, es decir, la lucha por construir una sociedad en la que no hubiera identidades ligadas al sexo, la negación de los géneros en definitiva, y personas tan hipersexualizadas como los trans chocaban con este planteamiento, así que, aunque se les ayudaba, eran muy difíciles de integrar en la plataforma ideológico-reivindicativa. El sector radikal del movimiento probablemente les haya comprendido mucho mejor. Aún así, hasta hace muy poco no se ha conseguido integrar la lucha trans en el discurso por la no-identidad.

Además, la traición del movimiento de liberación sexual hacia los y las trans ha sido doble: no sólo se les ha aparcado durante décadas, sino que se les ha utilizado. No hay que olvidar que, durante las épocas más duras de la represión homófoba, ellas y ellos fueron el aspecto más visible de la transgresión sexual, con lo que se llevaron siempre la peor parte. Aunque no se hizo así voluntariamente, en realidad se les utilizó como carne de cañón para abrir la primera brecha en la conquista de las calles. Sin ellos y ellas todos los y las demás lo hubiéramos tenido mucho más difícil. Algún día tendremos que reconocer esto oficialmente, y pedirles perdón.


2. ¿Qué es, en realidad, la transexualidad? ¿Es lo mismo un transexual que un travestí?


Bueno, aquí creo que cada uno al que preguntaras te podría dar una definición diferente. Yo te doy la mía:


– por travesti entiendo a una persona que le gusta vestirse con ropa y adoptar modos considerados socialmente del sexo contrario, pero no tiene por qué tenerse a sí mismo como del género contrario al que en principio le correspondería por su sexo biológico. Lo hace por morbo sexual, o porque actúa en un espectáculo, u otro tipo de trabajo,…


– por transgénero entiendo a una persona que se siente del género contrario a su sexo biológico, aunque no sienta la necesidad de cambiar su cuerpo, o todavía no lo haya decidido, o no lo considere conveniente, o…


– por transexual entiendo a una persona que ha modificado su cuerpo en alguna medida para asimilarlo al del sexo contrario, o que, aunque todavía no lo haya hecho, tiene bastante claro que quiere hacerlo en un futuro próximo.


De todas formas, estas clasificaciones son demasiado rigurosas, la realidad es tan variada y compleja que hace que no sirvan en la práctica para mucho, porque nada es nunca blanco ni negro. En este momento es preferible decir “trans” para cualquer persona que esté en algún momento de éstos.


3. ¿Es la transexualidad un trastorno psicológico?


Evidentemente no.


Vivimos en una sociedad que distribuye a la población en dos mitades, les asigna diferentes roles a cada uno de ellas y además da poder a una de esas mitades sobre la otra. Es la forma más fácil y estable de mantener el control: cada mitad se encarga de controlar a la otra. Se utiliza el sexo para esto porque es lo más sencillo.


Para que este sistema funcione es necesaria la identidad de género, que es algo totalmente cultural. Cada mitad debe saber perfectamente qué debe hacer, cómo debe comportarse y cómo y con quién le es lícito mantener relaciones sexuales. Este sistema se ha mantenido hasta ahora por la represión religiosa (la iglesia decide lo que es pecado), y, posteriormente, por la represión médica (la medicina decide lo que es enfermedad).


La homosexualidad se consideró un trastorno psíquico hasta 1990. Hoy día, la transexualidad todavía se considera un trastorno psíquico, y qué decir de todas las demás sexualidades minorizadas. Pero en absoluto es una enfermedad : simplemente, no es cierto que a un cuerpo biológico le corresponda un género. Hay personas que entran por ahí, y personas que no. Y otras que, a pesar de que en su día entramos, llevamos media vida en un proceso voluntario de deconstrucción de nuestro género, porque creemos en una sociedad en la que la diferencia entre dos personas por la forma que adopten sus órganos sexuales no tenga mayor trascendencia que la diferencia de color de sus ojos, por ejemplo. Y no estoy hablando de que hombres y mujeres seamos iguales en derechos, sino de que las categorías de ‘hombre’ y ‘mujer’ dejen de tener sentido.


Lo que sí merece un estudio serio, hablando de trastornos psicológicos, es cómo a mediada que la Iglesia pierde poder para controlar la sociedad, al irse difuminando el concepto de “pecado”, la medicina y, en concreto, la psiquiatría, gana poder para decidir lo que es “normal”, ”sano”, y lo que no. Es posible que, una vez que hayamos acabado con los curas, tengamos que ir a por los psiquiatras…Aunque también podríamos utilizarlos en nuestro beneficio: Creo que, con toda la razón del mundo, si a cualquiera de nosotros o nosotras un día se le ocurriera decir que habla con su dios, conoce perfectamente su voluntad y además que tiene el poder de que cualquier decisión que tome aquí en la Tierra, Dios no tendrá más remedio que asumirla en el Cielo (es decir, que tiene a Dios en su nómina), le tomarían por un chalado o chalada, y que a cualquiera que le creyera, le tomarían por un/a retrasado/a mental. Así que creo posible conseguir que a medio plazo la psiquiatría considere la religiosidad como una tara psíquica discapacitante. Digo esto como ejemplo para que se entienda cómo la psiquiatría determina lo que consideramos trastorno y lo que no.


4. Uno de los objetivos es sacar la transexualidad de la psiquiatría, ¿verdad?


Para responder a esta pregunta me gustaría recurrir a un comunicado de la Guerrilla Travolaka, que es un grupo catalán de jóvenes activistas trans. Ellas pueden expresar mucho mejor que yo lo que significa la reivindicación de la despsiquiatrización trans.


“…Queremos apoderarnos del género, redefinir nuestros cuerpos y crear redes libres y abiertas donde poder desarrollarnos…No somos víctimas… Frente a la Trans-normatividad que impone una estricta moral médica y un sistema de géneros binómico proponemos nuevas formas alternativas de entender y construir el cuerpo. No se trata de un tercer sexo, ya que ni siquiera creemos en un primero ni en un segundo, se trata de poder expresar libremente nuestro género, entendiendo la utopía que eso supone…Nos presentamos como piratas, trapecistas, guerrilleros, RESISTENTES del género…Creemos en la acción directa contra la transfobia, y para ello pensamos que hace falta redefinir los límites de esta fobia, entendiendo que supone el rechazo de cualquier expresión de identidad de género no-normativa, no sólo la transexual…Ponemos en duda el protocolo médico español que desde hace años establece unas pautas absurdas y tránsfobas para cualquier ciudadano que desee tomar hormonas de su “sexo” contrario. No creemos en las disforias de género, ni en los trastornos de identidad, no creemos en la locura de la gente sino en la locura del sistema…No nos clasificamos por sexos, nosotros somos todos diferentes independientemente de nuestros genitales, nuestras hormonas, nuestros labios, ojos, manos…No creemos en los papeles, en el sexo legal, no necesitamos papeles, ni menciones de sexo en el DNI, creemos en la libre circulación de hormonas. No queremos más psiquiatras, ni libro de psiquiatras/psicólogos, no queremos más “Test de la Vida Real”…No queremos que nos traten como enfermos mentales, porque no lo somos…¡Y así es como nos llevan tratando desde hace mucho tiempo!”


¿Qué más puedo decir yo?


5. ¿Qué te parece la nueva “ley de identidad”?


Bien, en primer lugar, hacer una ley sobre un tema cualquiera supone reconocer que existe el problema sobre el que trata la ley, así que aunque sólo sea por esto considero positivo que se esté discutiendo esta ley.


En segundo lugar, reconozco que hay personas trans que están al menos en gran medida de acuerdo con la forma que está adoptando la ley, así que supongo que a dichas personas esta ley va a satisfacer sus aspiraciones.


Pero es evidente que a gente como a las guerrilleras travolakas esta ley no va a hacer más que complicarles la vida. Yo creo que meter a alguien en la consulta de un psiquiatra, donde un gurú-doctor va a decidir si estás lo suficientemente “enfermo” como para ser diagnosticada de padecer “disforia de género” y obtener así el permiso para acceder a los recursos necesarios para un cambio de sexo, es tortura.


6. ¿Qué se propone desde EHGAM para aportar soluciones a la transexualidad?

El problema de la transexualidad no existiría en una sociedad como la que propugna EHGAM, pero es evidente que hoy no vivimos en una sociedad así y que, además de luchar porque esa sociedad esté cada vez más cerca, también hay que dar solución a los y las transexuales que hoy en día viven entre nosotros.


Lo que reclamamos es:

  • despsiquiatrizar la transexualidad
  • libre acceso a los tratamientos hormonales, con todos los tratamientos necesarios completamente gratuitos, cirugía incluída
  • establecer el libre cambio de nombre para cualquier ciudadano/a, con el único límite de la voluntad del ciudadano/a en cuestión.
  • eliminar el registro del sexo y género de todos los documentos oficiales: DNI, pasaporte, carnet de conducir,…


6. Un estudio reciente realizado por Berdindu revela que el 50% de los adolescentes gays sufren rechazo en el hogar, el 73% hostigamiento verbal, y el 32% agresiones físicas, ¿es éste otro colectivo que merece especial atención?


Por supuesto, de nada nos sirve conseguir mejorar los derechos de los adultos, si los niños y adolescentes siguen sufriendo igual que sufríamos nosotros. A fin de cuentas, son los adultos del futuro.


7. La homofobia se ha convertido en un problema real en el sistema educativo, ¿qué se debería hacer?


Que un adolescente crea que puede agredir a otro por cualquier causa, en este caso por su opción sexual o de género, manifiesta un fracaso en el sistema educativo con respecto al adolescente agresor.


Pero hay que tener en cuenta que, en la mayoría de las agresiones, yo pienso que se producen no porque el agresor se crea más fuerte, sino porque el agredido se cree más débil. Así que el hecho de que un adolescente gay/les/trans se crea más débil que otro debido a su opción, es un segundo fracaso del sistema educativo con respecto al adolescente agredido.


Más aún, al menos referido a chicos gay o a trans m-to-f (male to female), y es que si alguien arremete contra éstos, es porque no comprende cómo el agredido, siendo “macho”, pueden “degradarse” hasta el nivel de una mujer. El agresor se siente más “macho” y por tanto más fuerte, mientras que el agredido se siente más “hembra” y por tanto más “débil”. El caso es que los dos, tanto el agresor como el agredido, sienten que una mujer es más débil y, por tanto, más fácilmente agredible que un hombre, lo cual supone el tercer fracaso del sistema educativo, esta vez con respecto a todas las mujeres.


Desde el nacimiento de EHGAM hace ya 30 años viene reivindicando una educación sexual efectiva en las escuelas, desde el comienzo en la infancia. Y cuidado: educación sexual no es enseñar a prevenir los riegos de ciertas prácticas sexuales, eso es educación en salud. Ni tampoco es enseñar a respetar por igual todas las variedades de opciones sexuales, eso es educación en derechos humanos, ciudadanía o como quieras llamarlo. Educación sexual es precisamente eso, educación en la experiencia del sexo. Y desde niños.


Se supone que todos nos creemos que somos sexuales desde que nacemos, o, según dicen los expertos, antes aún, ya en el feto. Sin embargo, seguimos tratando a nuestros niños como si fueran la Barby y Ken. Y no, si es verdad que son sexuales, sienten deseos y experimentan placeres, vamos a tener que empezar a plantearnos cómo les enseñamos a tratar con eso: conocer su cuerpo y el de sus compañeros, saber qué les da placer y cómo dar placer a sus compañeros,…eso es educación sexual. Lo demás son monjadas.


9. Tampoco lo tienen fácil las personas mayores gays, lesbianas o transexuales, que, en muchos casos, incluso viven en pueblos pequeños.


El tema de la sexualidad en la tercera edad es terrible para todos, tanto para los que tienen deseos homosexuales como para los que los tienen heterosexuales, y eso es porque seguimos considerando la sexualidad desde un punto de vista totalmente coitocéntrico y productivo. Es decir, sólo consideramos que hay sexo real cuando hay penetración y además cuando esa penetración puede dar lugar a una nueva vida, lo cual es absurdo, pero hace que no comprendamos que sigue habiendo deseo sexual y prácticas sexuales en la vejez, cuando ya no hay fecundidad y, en muchos casos, tampoco posibilidad de coito.


Es terrible que con los ancianos dependientes su sexualidad se ve más como un problema que como una fuente de placer para ellos, y más terrible aún es que en el caso de gays y lesbianas ni siquiera se contemple esa posibilidad.


10. También existen lo que se denominan relaciones sexuales extremas, para algunos “expresiones culturales extremas” y para otros “puro y duro placer sexual”, ¿qué opinas?


Pues tal y como lo has expresado no entendería nada, menos mal que ya sabía de antemano a qué te referías. Qué mal estamos para que en un periódico de izquierdas tengamos que hablar con estos circunloquios del tema, ¿no?


Queríamos hablar de relaciones de dominación/sumisión, ¿no es así?


Primero hay que aclarar que voy a hablar siempre de relaciones de dominación/sumisión totalmente deseadas y aceptadas por ambas partes.


Segundo, voy a diferenciar una relación de dominación/sumisión de una sado/maso. El primer término habla de qué tipo de relación se establece entre dos personas, y el segundo sobre qué prácticas realizan juntos. Puede haber relación de dominación/sumisión sin prácticas sado/maso, y al revés también, aunque lo corriente es que en una relación de dominación/sumisión de den frecuentemente prácticas sado/maso.


Tercero, un sádico no es una persona a la que le guste hacer daño, y un masoquista no es una persona a la que le guste sufrir dolor. En la mayoría de las ocasiones de la vida, un sádico no sentiría ningún deseo de hacer daño a alguien, ni obtendría ningún placer de ello, y un masoquista en absoluto se corre de placer cuando le duele algo, por ejemplo una muela, o cuando un gilipollas le agrede por lo que sea.


Para comprender una relación de dominación/sumisión hay considerar la entrega. Lo que proporciona placer al sumiso es entregar su cuerpo y su voluntad a la persona que ha elegido como su dueña, y lo que proporciona placer al dominante es recibir ese don. Es raro que un dominante busque sentir desprecio por su dominado, generalmente busca sentirse orgulloso/a de él o ella.


Las prácticas sado/maso ayudan a sentir esa entrega. Los azotes, ataduras, lluvias, scat, el dogtraining, modificaciones corporales,…hacen sentir al esclavo/a que pertenece a su dueño/a, y al revés, al amo/a que posee al esclavo/a. Y, en general, solamente cuando tienen este fin producen placer.


Bien, hasta aquí la descripción, ahora la reivindicación. Por supuesto, y al igual que ocurre con el caso trans, hay que exigir la despsiquiatrización de las relaciones de dominación/sumisión. El que ahora estén psiquiatrizadas no es más que un caso más de moral médica. Si no se comprenden es porque no se ajustan a otra norma más con las que la sociedad limita las posibilidades de relaciones interpersonales. Esa norma, que algún día habrá que hacer caer, podríamos llamarle “norma romántica”, es decir, considerar que dos personas sólo se pueden relacionar afectivo/sexualmente si hay algo similar al amor romántico entre ellos, y no considera que puede haber muchos otros factores por los que se puedan ligar dos personas, uno de los cuales puede ser la sumisión/dominación. La ruptura de esta norma implicaría además la caída del matrimonio como única forma posible de unión entre dos personas: habría que hablar también de los contratos de sumisión, con total aceptación social.


Como corolario a todas las preguntas, quisiera hacer comprender que el movimiento de liberación sexual va mucho más allá de la lucha por los derechos de gays, lesbianas y transexuales. Es un movimiento por la liberación de todas las personas que formamos nuestra sociedad, de los límites que esta sociedad nos ha impuesto sin pedirnos permiso, ni siquiera permitirnos darnos cuenta de que lo hacía.

> Berria: Aktibismoa > ASTURIAS: 15 AÑOS DE XEGA, XENTE GAI ASTUR

  • 15 años de Xente Gai Astur (XEGA)
  • XEGA, 2007-12-17

El pasado sábado se llevó a cabo la tradicional despedida de año que organiza XEGA al acercarse estas fechas. Más de sesenta personas estuvieron presentes en un encuentro que pretendía, además de despedir al año que se acaba, saludar el cumpleaños de XEGA porque hace quince años, en los primeros días se diciembre, se formalizó la creación de nuestro colectivo que, desde entonces, viene siendo la voz de los gais, lesbianas, transexuales y bisexuales dispuestos a moverse en defensa de nuestros derechos y para denunciar cualquier discriminación que sufra la población lgtb.


Fue en una cena celebrada en un restaurante de la calle Jerónimo Ibrán de Oviedo donde hizo su primera presentación XEGA. A la misma asistió Jordi Petit, entonces dirigente de la Coordinadora Gai-Lesbiana de Cataluña. Un grupo de unas veinte personas, entre las que había dos chicas, estuvimos debatiendo al finalizar la misma sobre la situación de gais y lesbianas en Asturias, en una época en la que el VIH-SIDA era una realidad terrible todavía que se llevaba por delante la vida de numerosas personas queridas y conocidas. La única forma de defender nuestros derechos pasaba por asegurar nuestra información para garantizar nuestra salud. De ese modo se inició la andadura de XEGA que llega hasta nuestros días. Seguíamos el camino que habían abierto un poco antes un grupo de lesbianas en Gijón con la fundación del Colectivo de Feministas Lesbianas.


Estas y algunas otras anécdotas fueron recordadas por Tino Brugos, actual coordinador de XEGA y una de las personas fundadoras de la asociación, en un encuentro entrañable en el que estaban presentes otros de los primeros activistas de XEGA. Hoy, quince años después, las cosas han cambiado de tal forma que se hace difícil reconocer aquella realidad en la que gais y lesbianas no existíamos para la sociedad asturiana y transexuales y bisexuales eran conceptos apenas conocidos. Cualquiera que busque en la prensa de la época, o de años anteriores, apenas encontrará referencia a noticias relacionadas con nuestro colectivo lgtb. Sin embargo hoy somos un sujeto social incuestionable, presente en múltiples ámbitos de la sociedad y con un nivel de visibilidad social e individual difícil de imaginar en aquellos momentos.


Al calor de esos cambios XEGA se ha ido transformando y enriqueciendo. Actualmente somos un colectivo ampliamente reconocido en el mundo asociativo asturiano. Hemos integrado múltiples matices que no estaban presentes en el momento fundacional. Además de los grupos de gais y lesbianas (TríbadAS) existe un grupo de asuntos religiosos, una organización juvenil (XEGA Xoven) que trabaja en los diferentes Consejos de la Juventud; es importantísimo el trabajo que desarrolla impulsando las charlas en los centros de Enseñanza Secundaria. Se trata de un trabajo estratégico llamado a jugar un papel determinante en la erradicación de la homofobia entre la juventud escolar asturiana.


En los últimos años se ha puesto en marcha el grupo de transexuales que, aunque pequeño, ha desarrollado un gran trabajo de visibilidad en un momento en el que se han impulsado medidas que serán determinantes para que en el futuro la población transexual pueda acceder a una vida en condiciones de dignidad. La Unidad de Tratamiento e Identidad de Género de Avilés ha sido uno de los logros más importantes después de hacer un incansable trabajo de sensibilización entre la clase política regional.


Quince años son los suficientes para que la primera generación fundacional vayamos planteando la necesidad de organizar nuestra retirada y que otras generaciones más jóvenes continúen desarrollando tareas activistas. En esa línea en los últimos meses se ha iniciado un verdadero proceso de rejuvenecimiento de XEGA con la llegada del grupo de adolescentes y jóvenes. Sus KDDas se convertirán en una clara referencia de cómo se transformó el estilo de vida de la población lgtb en Asturias. Por fin ser adolescente no significa, como para las generaciones anteriores, una etapa de sufrimiento y amargura. La posibilidad de encontrar iguales con quienes socializarse a edades tempranas es ya una realidad que sirve para medir la profundidad del cambio social que se produjo en estos años.


Junto a los jóvenes y adolescentes se están integrando en el trabajo de XEGA las familias, madres y padres dispuestos a defender el derecho de sus hijos e hijas a vivir de forma libre y sana sus diferencias en la orientación sexual y la identidad de género. La presencia de padres y abuelas enriquece al colectivo y permite formar una sólida cadena de solidaridad intergeneracional más allá de ampliar las voces que claman en la sociedad por lograr nuestra plena integración en un marco de respeto y aceptación normalizada. Es quizás el matiz que más novedades aporte en estos momentos a la asociación.


Queda mucho por hacer todavía. No nos dejamos engañar por una realidad que se puede seguir viendo de varias maneras, según se valore la botella medio llena o medio vacía. La homofobia sigue existiendo, el acoso en los centros escolares, la presencia social de quienes estarían dispuestos a dar marcha atrás con nuestras conquistas legales, la fuerte difusión del mensaje homófobo procedente de las filas de la jerarquía católica….son otros tantos frentes de trabajo que habrá que afrontar en los meses y años venideros. Sin embargo todo ello no puede hacernos olvidar lo que avanzamos y la alegría con la que recibimos, uno a uno, los cambios que se fueron produciendo antes.


Para quienes hemos formado parte de XEGA desde el comienzo la experiencia activista ha sido un auténtico tobogán lleno de emociones y satisfacciones. Hemos demostrado que si nos organizamos y nos movemos podemos trasformar la realidad que nos rodea. Ese es nuestro principal consejo a los jóvenes. Una recomendación que también ellos y ellas han empezado a practicar ya que en estos pocos meses han transformado sus vidas y su entorno, tanto familiar como de amistades. Cuando fundamos XEGA hace quince años difícilmente podíamos intuir estos avances. Que sean muchos más…

> Berria: Eskubideak > NICARAGUA: INCIERTO, EL PANORAMA DE LOS DERECHOS LGBT

  • Incierto, el panorama de los derechos LGBT en Nicaragua
  • El país centroamericano ha sufrido una serie de “cambios” en su estructura jurídica. El más reciente: la eliminación de la homosexualidad como delito en el Código Penal. En voz de un activista, falta mucho por hacer dentro del terreno de la Diversidad.
  • Anodis, 2007-12-14 # Héctor Avellán

No es cierto, y es triste, que la eliminación del artículo 204 del nuevo Código Penal de Nicaragua que condenaba las relaciones entre personas del mismo sexo, sea un triunfo del movimiento LGBT del país.


Primero porque tal movimiento no existe aún; lo que sí son grupos dispersos, trabajando con nombres y apellidos de organizaciones en los que no figura la palabra “homosexual” ni “lesbiana” y cuyo trabajo se centra en la prevención del VIH o diversidad sexual en comunidades de homosexuales.


Muchos y diversos grupos LGBT surgen cada año y deben desaparecer forzados por la presión social, la falta de acceso a recursos de la cooperación, o en el mejor de los casos, arrimarse a la sombrilla de alguna ONG ya existente por la dificultad de funcionar con nombre propio, identidad y personería jurídica propia.


Segundo porque la NO inclusión del artículo en el nuevo Código ha respondido más a la negociación oculta y oscura bajo la mesa de la Asamblea Nacional, como ocurre todo en la Asamblea de Nicaragua, que a una lucha constante de los grupos LGBT hacia este objetivo.


Con respecto al artículo, quienes hemos trabajado por su eliminación, sabemos que esto ha sido una fuerte lucha para convencer a los mismos grupos LGBT acerca del peligro y el significado de la existencia de este articulo en el Código Penal, que aunque muy pocas veces fue aplicado, lo cierto es que su peligro derivaba de ser respaldo jurídico y legal de algo más fuerte que no ha sido eliminado y que sí vivimos a diario: la condena social en la calle, en las casas, en las familias, en las escuelas, en los centros de salud, en la política y en la iglesia; hacia homosexuales y lesbianas que luchamos cada día por vivir con libertad nuestro derecho al amor.


La situación de NO inclusión de este artículo en el nuevo Código penal plantea más preguntas que repuestas, es mayor motivo de reflexión que de alegría. Con el artículo 204, los homosexuales y las lesbianas existíamos en Nicaragua, como delincuentes, claro.


Ahora, sin él, ¿será que al igual que en Irán los homosexuales dejamos de existir, como lo expresó Admadineyah, o significa un reconocimiento de los homosexuales y lesbianas de Nicaragua como ciudadanos con derechos y que ahora las organizaciones y grupos podrán nombrarse como grupos de gays y lesbianas con todas las letras y no protegernos bajo la diversidad sexual o bajo la prevención del VIH/Sida?


Me apunto más a lo primero que a lo segundo, porque no podemos equivocarnos en traducir esta desaparición del artículo y de nuestra anterior figura como delincuentes en un reconocimiento automático de nuestros derechos y de nuestra existencia como ciudadanos.


Primero porque no ha existido un trabajo amplio de sensibilización acerca de los derechos humanos de gays y lesbianas con toda la población de Nicaragua, férreamente católica, y menos con la Asamblea Nacional y el Estado, cada vez más casados con la alta jerarquía eclesiástica, para quien los homosexuales y las lesbianas representamos aún un alto peligro social.


Esta situación plantea grandes retos y oportunidades para el movimiento incipiente, un largo camino, la posibilidad de encontrarnos y debatir cuáles serán ahora nuestras demandas al estado y a la sociedad, a la comunidad internacional.


No puedo dejar de reconocer la lucha día a día de muchos jóvenes, hombres y mujeres en sus casas, en sus escuelas por hacerse reconocer como gays y lesbianas, y el trabajo arduo, con uñas y dientes, y sin ningún recurso de muchos grupos que se reúnen muy entusiasmados para desarrollar actividades que dignifiquen el ser gay, cochón o lesbiana en un país tan machista y homofóbo.


Desde los años 80 diversos grupos han surgido y han desaparecido, porque son otras las prioridades en un país que está tan jodido para todos y todas y no se puede andar de “marica” todo el tiempo porque también hay que comer.


Muchos y muchas desde entonces han muerto, y no verán lo que quizá nuestros hermanos lleguen alguna vez ha vivir, el derecho al amor y el derecho a soñar con un mundo diferente. De ellos y ellas, que han caído en la lucha, es esta pequeña Victoria.


Nos queda mucho trabajo. Sin duda, nuestra lucha no puede desligarse de la lucha de las mujeres por la despenalización del aborto terapéutico, que al final son nuestras mismas demandas: la recuperación del cuerpo, donde habita la libertad, y el derecho a la propia identidad.

> Berria: Sariak > GIPUZKOA: LA DIPUTACION CONCEDE A HARRI BELTZA EL PREMIO GIZA ESKUBIDEAK 2007

  • Premio Gipuzkoa Giza Eskubideak 2007
  • La Diputación concede a la asociación Harri Beltza el premio Gipuzkoa Giza Eskubideak
  • El fallo se acordó «por unanimidad» por su labor en «defender y promocionar los derechos humanos de los afectados por el virus del sida». La entrega oficial se celebrará el 13 de diciembre en el auditorio Kursaal.
  • El Diario Vasco, 2007-12-04 # Patricia Rodríguez · DV · San Sebastián

«Por trabajar con y para quienes padecen la enfermedad del VIH, por su constante labor en prevenir que en un futuro no la padezcan otras personas, así como por ser un ejemplo de actitud cívica y constructiva en la defensa de los derechos humanos». La Diputación de Gipuzkoa desveló ayer con estas palabras el premio Gipuzkoa Giza Eskubideak que recaerá este año en la asociación antisida Harri Beltza.


El diputado foral de Deportes y Acción Exterior, Iñaki Galdos, y la directora general de Derechos Humanos y Cooperación, Juana Mari Astigarraga, fueron los encargados de comunicar el fallo del jurado. «Se ha acordado por unanimidad otorgar el premio a estas asociación puesto que el tribunal entiende que, en total sintonía con la filosofía del premio, Harri Beltza ha promocionado y defendido los derechos humanos de un colectivo susceptible de sufrir exclusión e incluso marginación y ha fortalecido su dignidad y sus derechos fundamentales, siendo un ejemplo de actitud cívica», manifestó Juana Mari Astigarraga.


Desde hace cuatro años, el Departamento para los Derechos Humanos, Empleo y la Inserción Social viene otorgando este premio con el fin de reconocer el trabajo que realizan personas o entidades sociales de nuestro territorio en favor de los derechos humanos. El jesuita Txema Auzmendi, la asociación guipuzcoana de investigación y prevención en el abuso de las drogas AGIPAD y el subdirector del Instituto Vasco de Criminología, Paco Etxeberria, han sido los galardonados hasta la fecha. En esta cuarta edición, el premio, que alcanza una dotación de 6.000 euros, ha recaído en Harri Beltza, lo que ha sido «toda una sorpresa», según su presidente y fundador, Joseba Errekalde.


Durante su intervención, el diputado Iñaki Galdos puso en antecedentes sobre la «difícil situación» que vivieron en los años 90 las personas afectadas por el sida ante la falta de recursos básicos. «La asociación nació hace trece años en una época muy complicada, cuando un grupo de oiartzuarras se unió preocupado por la incidencia del sida en su entorno. El objetivo principal de la organización era llegar a un campo que estaba vacante: el del tratamiento psicológico y emocional que no cubría el Servicio Vasco de Salud entre los seropositivos o afectados del sida y prevenir a su vez la rápida extensión del virus».


Galdos aplaudió asimismo la labor de todos los miembros de la asociación por «informar y educar a la población respecto a las vías de transmisión del virus y a la formas de prevención; ofrecer información clara sobre el sida y sobre los recursos existentes; mejorar la calidad de vida de los afectados y sus seres queridos; facilitar apoyo emocional, así como seguimiento y apoyo previo a la prueba de VIH».


Además de las actividades que organizan, como programas de sensibilización y prevención en el ámbito educativo y con la población en general, «una sociedad que a lo largo de los años ha mirado hacia otro lado, queriendo omitir el sufrimiento que ha padecido y padece un porcentaje significativo de sus componentes, y no ha hecho más que aumentar el enorme sufrimiento que deriva de la propia enfermedad».


Ayuda contra la soledad

La atención directa para consultas individuales también constituye una parte importante de la labor de los asociados para ayudar a aquellas personas que se sienten solas, aisladas y que necesitan orientación para paliar las consecuencias de su enfermedad. Integran también la lista de actividades los grupos de autoayuda para afectados y familiares, voluntarios para el apoyo hospitalario y domiciliario, talleres de formación sobre el sida, jornadas abiertas al público para fomentar el diálogo y la terapia de comunicación.


El jurado quiso aprovechar la concesión del premio para «realizar al mismo tiempo una tarea de concienciación en un tema -el sida- que parece que ha suscitado en los últimos tiempos cierta relajación por parte de la juventud, pero que no por ello deja de estar afectando a un elevadísimo número de personas».


La entrega oficial del premio tentrá lugar el próximo 13 de diciembre en el auditorio Kursaal de Donostia. Joseba Errekalde recogerá el galardón y la escultura Armonía, diseñada para la ocasión por el escultor Koldo Merino.

> Berria: Salaketak > RUSIA: LIBERADOS LOS 13 HOMOSEXUALES DETENIDOS EN UN COLEGIO ELECTORAL DE MOSCU

  • Liberados los 13 homosexuales detenidos en un colegio electoral de Moscú
  • Univisión, 2007-12-02 # AFP · Moscú

Los trece homosexuales detenidos el domingo en Moscú cuando se disponían a votar en el mismo colegio electoral que el alcalde moscovita Yuri Lujkov, conocido por su homofobia, recobraron la libertad pero deben comparecer el lunes ante la justicia, dijo a la AFP uno de ellos.


“Todo el mundo fue liberado. Nos han convocado para el lunes por la mañana en el tribunal por intento de organización de una acción no autorizada”, explicó Nikolai Alexeyev, organizador de la Gay Parade de Moscú, quien añadió que se exponían a pagar una multa de 1.000 rublos (unos 30 euros).


Permanecieron más de siete horas en una comisaría a pesar de que la legislación autoriza un máximo de tres horas de arresto en estos casos, dijo.


“Estábamos votando cuando varios hombres de los servicios especiales nos sacaron del edificio y nos hicieron subir a un autobús que nos condujo a la comisaría” de Verskaya, había comentado anteriormente por teléfono.


Todos ellos querían protestar de forma colectiva contra el alcalde y contra “todos los partidos”, explicó, añadiendo que en su papeleta de votación había escrito: “No a los homofóbicos, No a Lujkov”.


Después de que las autoridades eliminasen para estos comicios la opción “voto contra todos” de las papeletas, algunos electores decidieron expresar su descontento rompiéndolas o alterándolas, lo que conlleva su anulación.


El grupo de militantes homosexuales llegó a las 09H30 a la oficina de votación con la esperanza de cruzarse con el alcalde de Moscú, cuyo voto se esperaba a las 10H00.


Lujkov calificó de “obra de Satán” la Gay Parade, que prohibió en dos ocasiones en Moscú.

> Iritzia: Iñigo Lamarca > EL CAMINO DE NUESTRA DIGNIDAD

  • El camino de nuestra dignidad
  • Grup d’Amics Gais, 2007-11-07 # Iñigo Lamarca

Había una aparente calma chicha. En lo relativo al estado de los derechos y de la inclusión social de las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (en adelante lgtb) en Cataluña y en el conjunto de España los analistas percibían en el ambiente una extraña calma chicha. Algunos la venían a asociar con una suerte de sana y necesaria quietud tras la década prodigiosa y frenética que hemos vivido en este país, que comenzó con la apertura del registro municipal de parejas de Vitoria en 1994, siguió con la ley de parejas catalana en 1998 y culminó con la reforma del Código civil en 2005, que abrió el matrimonio y la posibilidad de la adopción conjunta a las parejas lesbianas y gays. Al mismo tiempo, se pasaba de calificar socialmente, a comienzos de los 80, a las personas lgtb como vecinos indeseables a reconocerlas y tratarlas con el respeto debido a su dignidad. Los más pesimistas, en cambio, sostenían que la aparente calma precedería a una terrible tormenta que invalidaría el derecho al matrimonio para las personas lgtb, bien por vía legislativa (una contrarreforma auspiciada por la derecha) o por una sentencia del Tribunal Constitucional impuesta por el sector conservador del intérprete supremo de la Carta Magna.


Yo me sitúo en un punto intermedio entre ambas posiciones. De entrada creo que no había tal calma. En todo caso, habían cesado las manifestaciones tumultuosas de sotanas en la calle, pero la caverna integrista no ha descansado ni un solo segundo en seguir alimentando el odio, el rechazo, los prejuicios y la manipulación contra la población lgtb y los últimos exabruptos pestilentes lanzados por los más conspicuos voceros de la extrema derecha así lo demuestran, rompiendo el espejismo de la susodicha calma. Una caverna de extrema derecha que es muy minoritaria socialmente pero muy fuerte y con gran capacidad de influencia por los recursos económicos y mediáticos de que dispone, además de terminales ejecutantes en muchas instancias de poder. Me inclino por pensar que la batalla del matrimonio la han dado por perdida en España (no en USA ni en Latinoamérica) porque el rechazo en la opinión pública es minoritario, porque gay y lesbianas de la derecha política y sociológica han contraido matrimonio o porque el gobierno sueco de centro-derecha está impulsando una reforma muy similar a la española. Ahora bien, los poderes fácticos de la derechona fundamentalista han puesto todas sus fuerzas en impedir que la homosexualidad y la transexualidad sean visibles en el ámbito escolar y, en general, en los mundos de los menores de edad, para espanto de los adolescentes lgtb que siguen padeciendo circunstancias lesivas para sus derechos fundamentales. Y debemos constatar que lamentablemente tienen motivos para sentirse satisfechos en la guerra que han librado contra la asignatura “educación para la ciudadanía”.


Quiero significar, aunque sea telegráficamente, algunas realidades que muestran claramente que el camino a una situación de igualdad social y de ausencia de discriminación y exclusión está a medio recorrer: a) muchos adolescentes lgtb sufren hostigamiento y acoso en las escuelas o en los espacios de ocio; b) las personas mayores están en el ostracismo y en muchos casos con su sexo-afectividad amputada; c) la visibilidad de las lesbianas que ocupan puestos con dimensión pública o mediática es prácticamente nula; d) el número de personas lgtb que necesitan ayuda y recursos para hacer frente a los daños que han sufrido en su dignidad y en su autoestima es muy elevado; e) muchas personas transexuales se hallan en situación de grave exclusión social; f) jóvenes lgtb de muchos países del planeta que huyen del asesinato homofóbico, de la cárcel o de la conculcación de sus derechos fundamentales tocan desesperadamente las puertas del asilo y de la solidaridad en nuestro país.


Así las cosas, quisiera hacer hincapié en una idea de la que nos deberíamos empaparnos hasta el tuétano: las claves del futuro inmediato están fundamentalmente en nuestras manos. Ningún colectivo que ha sido objeto de discriminación o exclusión ha obtenido reconocimiento y salvaguarda legal y social de sus derechos fundamentales sin organizarse y trabajar de diferentes maneras en pro de ello. Por consiguiente, que contemos con un movimiento asociativo fuerte, diverso, con múltiples modalidades de participación y compromiso, y bien estructurado en redes, con vías de relación e interacción con poderes y administraciones públicas, así como con organizaciones sociales y con entidades privadas, es la mejor garantía no sólo de que sigamos haciendo el camino que con tantas dificultades hemos recorrido hasta ahora sino de que no haya marcha atrás.

Berria: Aktibismoa > GEHITU, DIEZ AÑOS DE LUCHA POR LA IGUALDAD

  • Diez años de lucha por la igualdad
  • Noticias de Gipuzkoa, 2007-10-29

Con la sensación de que se ha avanzado mucho, pero con la certeza de que queda bastante más por hacer. Así afronta Gehitu, la Asociación de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales de Euskadi, su décimo aniversario. Con una masa social diez veces superior a la inicial (es una de las más numerosas del Estado con cerca de 400 personas) y una organización netamente más asentada, este colectivo considera que ha cubierto un espacio necesario en la sociedad vasca y reconoce haber asistido a hitos impensables hace una década. La relajación, no obstante, no entra en sus planes.


“Se ha hecho mucho, pero no por eso hay que decir ‘ya está’. La realidad es que hay que normalizarlo desde el día a día”, asegura Koro del Santo, la primera mujer que participó de forma activa en la asociación -de la que posteriormente ocupó la vicepresidencia y la co-presidencia-, hace ahora cerca de nueve años. Hasta su entrada, Gehitu estuvo compuesto sólo por hombres, aunque siempre con el convencimiento de que “las mujeres tenían que tener cabida”, según señala Amando Pavía, actual presidente de la entidad y uno de sus socios fundadores.


El inicio de la asociación, recuerda este donostiarra, se remonta al 19 de octubre de 1997. “En realidad, hubo dos momentos. Una primera reunión (el día 19) en casa de Iñigo Lamarca -actual Ararteko y primer presidente de Gehitu- a la que acudimos unas 18 personas y un segundo encuentro, una semana después (el día 25) en el palacio Goikoa de Donostia, en el que se votaron los estatutos y se designó el nombre de Gehitu”.


El comienzo, prosigue, se fraguó desde el pensamiento de que había que dar pasos hacia adelante. “De la forma más tonta, una serie de personas empezamos a juntarnos. Al principio, de una manera muy lúdica, con fiestas, primero particulares y, más tarde, en un local en el que se llegaban a juntar más de 100 personas. Nos pareció que había que dar un salto, se fue formando un grupo de gente que creía que había que hacer algo más. Y los colectivos que en ese momento luchaban por los derechos de gays y lesbianas no nos convencían. Queríamos hacer algo mucho más plural y para todos”.


Objetivo inicial: “Socialización”
El objetivo en aquellos momentos, añade Blas Olasagasti, otro de los socios fundadores, iba enfocado a la “socialización” y, desde esta última, a la “visualización”. “No encontrábamos un ambiente favorable, aparte de los propios bares o pubs . No teníamos un ámbito en el que socializarnos a nivel personal y sí notábamos esa necesidad. De ahí surgió la idea de crear algo. No veníamos a hacer la competencia a nadie, sino a ocupar un hueco que creíamos que no estaba cubierto”, señala.


Olasagasti destaca la calidad humana de aquel grupo inicial. “Iñigo Lamarca tenía una gran capacidad personal y, en torno a él, había un grupo de personas muy activas, con inquietudes y con un nivel de compromiso y de calidad humana extraordinarios. Había un planteamiento serio”.


“En tres años, Gehitu se hizo grandísimo”, añade Koro del Santo. Esta donostiarra recuerda, sobre su entrada en la asociación, que fue Ernesto Gasco -actual concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Donostia- quien, “después de insistir bastante”, le convenció para formar parte. “Los dos estábamos metidos en la asociación de apoyo a los saharauis. Me lo comentó varias veces y, aunque en principio no podía porque coincidían las reuniones de Gehitu con las de ese otro movimiento, terminé entrando. Me pareció una causa muy interesante”.


Desde entonces, dice, ha mejorado mucho la situación de los colectivos de gays y lesbianas, sin que ello esconda las asignaturas pendientes de acometer. Entre ellas, subraya, la de ayudar a hacer más conocida la homosexualidad femenina. “Hay un abismo entre el mundo de los gays y el de las lesbianas. Este último es menos público y más desconocido. No está bien visto. Está estigmatizado y hay mucha soledad. Creo que, también en eso, hay machismo, se produce una doble marginación”.


Retos pendientes: Educación y tercera edad
Del Santo reconoce que es muy difícil ver que una mujer haga pública su homosexualidad y plantea que “cada uno se pregunte por qué”. Desde su experiencia personal, anima a las personas a dar ese paso público, porque “uno vive mejor siendo uno de verdad que haciendo doble vida “, y pide que haya “más ayuda asistencial y psicológica a nivel educativo”.


Ése, no obstante, no es el único reto pendiente, según reconocen tanto Koro del Santo como Amando Pavía y Blas Olasagasti. “Quedan por acometer campos muy concretos”, indica este último. Cita, entre los mismos, la Educación en los colegios, la diversidad familiar, la tercera edad – “¿se va a permitir en los asilos que un hombre de 70 años viva con su pareja?”, se pregunta- y la homosexualidad en los pueblos pequeños.


Asimismo, Olasagasti destaca la importancia de mantener el espíritu original de lucha. “Las actividades asociativas tienen mucho éxito y las más reivindicativas tienen menos participación. Es algo que pasa en la sociedad y que es lógico, pero no deseable. Una cosa no tiene por qué ir en detrimento de la otra”.


Destaca, en cualquier caso, la relevancia de los avances producidos en estos años, con hitos que incluso han superado las expectativas del comienzo, como la aprobación de la ley que permite los matrimonios entre homosexuales. “Fue un gran momento”, coincide Amando Pavía, que recuerda aquel día como “lo mejor” de estos diez años.


Su respuesta en relación a “lo peor” es igual de clara. “Cada vez que nos llegan noticias de gente que ha sido lapidada, ahorcada o asesinada. No tan lejos, hay países en los que los gays son excarcelados o asesinados. Y si los hombres lo tenemos duro, las mujeres ni te cuento”.


La implicación en ese ámbito internacional se erige, precisamente, en otro de los retos para los próximos años. Una de las grandes líneas de actuación para una asociación que tratará de seguir cubriendo ese espacio que quiso abarcar desde su creación en aquella primera reunión de 1997. Lo realizado hasta ahora será, sin duda, una buena piedra sobre la que asentar esas bases futuras.


  • Amando Pavía, presiente de Gehitu
  • “En la juventud y la tercera edad se dan situaciones muy duras”
  • Noticias de Gipuzkoa, 2007-10-29 # M. Cifuentes · Donostia

Han transcurrido diez años desde la fundación de Gehitu. ¿Considera cumplidos los objetivos marcados en un principio?
Según en qué objetivos, incluso, se han superado las expectativas. Por ejemplo, con la palabra matrimonio. Cuando se inició Gehitu, nosotros hablábamos de lograr unas uniones civiles, pero en ningún momento de la palabra matrimonio, Más tarde, desde hace cuatro o cinco años, se vio que si pedíamos la igualdad tenía que ser plena, pero tampoco creíamos que iba a llegar tan fácil.


¿Cuáles son los siguientes retos?
Tenemos la sensacion de que, de cara a la sociedad, esta igualdad legal hace que mucha gente tenga una especie de pensamiento en el que nos dice ‘bueno, ya, callaros de una vez’. Y, en cambio, nos siguen llegando muchos casos de chavales en los institutos… ¡y qué dolorosos son! Está estudiado que uno de los mayores motivos de bullying y de suicidio en los adolescentes está relacionado con chavales que se sienten homosexuales. Personas que, al no encontrar ningún apoyo social, sino todo lo contrario, terminan suicidándose o, por ejemplo, viniendo a Gehitu. En ese campo queda muchísimo por hacer.


¿Especialmente en ese campo?

Hay otro, el de la diferencia entre las ciudades grandes y los pueblos, en el que constatamos esa necesidad de hacer algo. En Gipuzkoa mismo, es muchísimo más difícil la situación de un pueblo pequeño. Hay un éxodo enorme de la gente de los pueblos y eso es porque todavía hay muchísimo miedo a ‘salir del armario’.


¿Contempla otros ámbitos pendientes de actuación?
Existe otro campo en el que queda mucho por hacer, el de la tercera edad. Todas las personas de 50 ó 60 años son gente que lo ha pasado muy mal en su juventud y madurez. Mucha de ella se ha casado y, hoy en día, que parece que está todo conseguido, es incapaz de dar el salto. Y a medida que se van haciendo mayores es todavía más duro. Van a residencias donde siguen mostrándose como heterosexuales, pero se siguen enamorando de los ancianos o ancianas de su mismo sexo, y se dan situaciones muy duras. Es uno de los campos más difíciles, con la misma proporción de homosexuales que en cualquier otra edad.


¿Hay quien muere sin llegar a comunicar su homosexualidad?

A nivel de ancianos, la mayoría. Se empiezan a dar casos de hijos que descubren la homosexualidad de sus padres una vez muertos. Hay gente que muere habiendo tenido una vida homosexual muy dura y en silencio.


Incluso, ¿sin ninguna relación física con alguien de su mismo sexo?
Así es. Puede ser que uno no se haya atrevido nunca a actuar. Personas que viven con su mujer e hijos y de cuya homosexualidad no queda ningún testimonio. Y, repito, el 5% o 10% que se atribuye a los homosexuales es idéntico en todas las edades. Sin embargo, coges la gente que lo lleva con naturalidad y ves que su edad no suele superar los cuarenta y tantos.


¿Qué sucede a partir de esa edad?

A partir de ahí no es que no se casen, es que ni se sabe. No hay nadie. Parece que no existen. Y existen en la misma proporción. Hay miles y miles. ¿Donde están? Pasándolo fatal, pero porque es lo que han aprendido en la vida. La gente se acerca a Gehitu con un dolor impresionante. Pero, insisto, es muy difícil llegar a ese campo. Es más fácil llegar al de los jóvenes.


A menudo se escuchan testimonios de personas a las que les ha costado aceptar su condición homosexual. ¿Hay, incluso, quien muere sin llegar a hacerlo?
Sí. Hay una variedad muy grande en el modo en que cada uno ha decidido vivir su vida. Y si nos vamos a la gente que hace cuatro décadas tenía 20 ó 30 años, imagínate. O eras muy valiente, o tenías dinero y salías a otro país… Aquí no se podía. A muchísima gente que ahora tiene 60 u 80 años le tocó no sólo vivirlo a escondidas, sino no aceptarlo. Rechazarlo radicalmente y morir así.

  • Txaro Gómez, miembro de Gehitu
  • “Si estuviera normalizado, ni siquiera existiría esta entrevista”
  • Noticias de Gipuzkoa, 2007-10-29 # M. Cifuentes · Donostia

Apenas lleva doce meses en Gehitu. Desde esa breve estancia, ¿cómo valora la situación que vive en estos momentos el colectivo de gays y lesbianas en Gipuzkoa?
Creo que se está avanzando muchísimo. Sobre todo, después de la aprobación de la ley que permite los matrimonios entre homosexuales. Eso ha dado mucha presencia en la sociedad, todo resulta más fácil desde ese momento. Poco a poco se le está dando mayor visibilidad y, al menos, ya hay algunas mujeres que nos atrevemos a plantarnos tranquilamente, sin ningún problema.


Quizás el problema esté en que aún se tenga que hablar de ‘atreverse’.
Si, eso sí. Aún estamos en el punto de atrevernos. Es que, si estuviéramos en un punto de normalización, ni siquiera existiría esta entrevista. Empezamos a atrevernos, pero queda mucho. En el caso de las mujeres, además, hay una doble dificultad.


¿A qué cree que se debe?
Si la mujer ya está como en un segundo plano con respecto al hombre, imagínate mujer y lesbiana. Existen los prototipos de camionera, de machito… Como si fueras lo peor de lo peor. Es lo de siempre. Si la mujer ya sufre discriminación, pues mujer y lesbiana… todavía más.


¿Existe más miedo a hacer pública la homosexualidad en las mujeres?

Creo que sí, nos cuesta más. Para las mujeres siempre ha sido más difícil.


En su caso particular, ¿cuándo y por qué llegó ese atrevimiento?
Llegó a raíz de mi boda, hace dos años. Salvo con mis hermanos o mi padre, yo no había hablado de este tema con nadie. No me había manifestado. Hasta que me casé. La boda significaba que estaba legalizada y, por lo tanto, que existía. Y como existía, tenía todo el derecho del mundo a plantarme en la sociedad tal cual soy, sin sentir que soy ni más ni menos que nadie.


¿Ha sido positiva su experiencia?

Completamente. Me siento tan bien que ni siquiera sé si hay reacciones negativas o no, no las capto. Desde la boda, todo ha ido muy bien.


¿Qué le impidió hasta entonces hablar abiertamente de su condición sexual? ¿Miedo al rechazo?
Sí. Lo que vives es un poco eso, el miedo al rechazo. Porque no te relacionas en igualdad. Por ejemplo, si te presentas en cualquier sitio con tu pareja, te dicen a ver si es una amiga. No estás en pie de igualdad.


¿Es real la percepción que existe hoy en día de que ahora existe más respaldo social para ‘salir del armario’ que hace años?

Creo que sigue habiendo dificultades y que las habrá durante bastante tiempo, pero es cierto que se ha producido una transformación en la gente desde que hay una existencia legal. Es cierto que habrá quien lo pase mal por su familia, o quien lo tenga difícil en un pueblo, pero yo he notado mucho cambio desde esa ley.


¿Qué les diría a quienes aún no se atreven a dar ese paso?

Es que cada uno tiene que valorar en qué situación está. A lo mejor, si yo lo hubiera hecho hace 20 años sin estar preparada, las cosas no hubieran sido iguales. Cada uno debe sopesar su situación. Cuando tú sientes que eres diferente a la mayoría, no porque lo seas sino porque no estás dentro de lo más habitual, es difícil manifestar que eres diferente. Eso asusta mucho. Si a mí me hubieran dado a elegir desde pequeña, no habría elegido esta opción. Habría elegido la opción más habitual, porque es mucho más fácil.


¿Habría elegido ser heterosexual?
Sí, pero no porque me sienta mal siendo como soy, sino porque es mucho más fácil. Yo estoy muy feliz y orgullosa de mi vida pero, si cuando lo pasaba tan mal de adolescente, me hubieran dado otra opción, la habría cogido rápidamente. Todo gay, lesbiana o transexual que llega a manifestarse ha tenido que pasar un proceso personal muy duro. Pocos son, me imagino, los que han llegado sin sufrir mucho.

> Dokumentuak: Jornadas Orientación e Identidad Sexual en el Ambito Laboral > DOCUMENTO DE CONCLUSIONES

  • Documento de conclusiones
  • Jornadas “Orientación e Identidad Sexual en el Ambito Laboral: un asunto sindical” # Valladolid · 2007-10-21

Las siguientes conclusiones y denuncias, elaboradas a lo largo del encuentro, inciden en la existencia de numerosas normas que garantizan la igualdad a nivel legal, no tanto real, y señalan medidas e ideas a reflexionar y poner en práctica dentro del sindicato y en los centros de trabajo a través de la acción sindical, con el objetivo de hacer frente a la Homofobia, Lesfobia, Bifobia y Transfobia en el ámbito laboral.

– Actualmente contamos con numerosa legislación en materia de igualdad que ya tiene en cuenta la discriminación por motivos de orientación e identidad sexual. Es necesario conocer a fondo las herramientas ya existentes y utilizarlas, a pesar de las dificultades que ofrece el mundo laboral.


– Hemos de ser conscientes de la importancia del reconocimiento legal de la existencia tanto de discriminación directa como indirecta, lo que puede dar más margen de actuación a la hora de denunciar las posibles acciones discriminatorias.


– En materia de igualdad de género se ha avanzado mucho y contamos con una doctrina legal y jurisprudencial más desarrollada; en este sentido se podría hacer una aplicación análoga para enfocar los casos que se planteen cuyo motivo de discriminación sea la orientación o la identidad sexual.


– En el ámbito de la Inspección de Trabajo, es necesario un mejor conocimiento de estas realidades, para afrontar los casos que se denuncien en el ámbito de la discriminación por razón de orientación sexual para poder actuar con eficacia.


– Se constata la situación de dificultad cuando no imposibilidad en el entorno laboral, para “salir de las taquillas”. Esta dificultad es aún mayor en las PYMES, donde además resulta más difícil denunciar los casos y hacer un seguimiento de los mismos por parte de los sindicatos.


– Se denuncia la existencia de cláusulas discriminatorias en la negociación colectiva, algunas que podrían estar incluso en fraude de ley. Los sindicatos tenemos que actuar rotundamente en contra de estas situaciones. Hemos de detectar la existencia de estas cláusulas, reelaborar el lenguaje de los convenios, e incluir iniciativas en favor de la igualdad de trato, incluyendo los términos de orientación e identidad sexual.


– Las cláusulas de negociación colectiva que se elaboran desde el sindicato cada año como pautas para tener en cuenta por los delegados sindicales deberán ser revisadas por Fundación Triángulo u otras organizaciones LGBT para incluir propuestas de redacción a tener en cuenta por las Secretarias de Acción Sindical.


– Se exige la penalización pública del discurso homófobo, y la erradicación de este discurso tanto dentro como fuera del sindicato. Por lo tanto habrá que realizar cambios en el lenguaje, que propicien la no discriminación y el respeto.


– La educación se considera fundamental; los avances legislativos deben combinarse con su reflejo en la educación. En este sentido, se propone que los cursos dirigidos a delegados que se desarrollan a través de FOREM y la Fundación Laboral Tripartita incluyan formación para combatir la homofobia, lesfobia, bifobia y transfobia en sus módulos dedicados a igualdad.


– Hay que realizar una fuerte labor de educación hacia nuestros propios sindicalistas a través de los diversos cauces que ofrece el sindicato.


– Es necesario acercar campañas de sensibilización y educación en estos temas a las empresas, para generar ambientes de libertad, donde no se perciba el espacio laboral como discriminatorio, sino que se comparta un espacio de respeto por parte de los compañeros de trabajo.


– Hay que fomentar la afiliación, tanto desde el sindicato, como desde las propias organizaciones LGBT, pues sólo a través de la afiliación y la participación en el sindicato, se puede estar influyendo en los órganos de decisión de cara a una acción sindical efectiva en estos temas, entendiendo además que los sindicatos de clase son un instrumento imprescindible para la defensa de los derechos laborales y de protección jurídica frente a posibles actuaciones discriminatorias por parte de la empresa.


– Se considera necesaria una visualización más fuerte del colectivo dentro del sindicato. En este sentido, se propone la creación de grupos específicos de trabajo LGBT dentro de las estructuras del sindicato, de las Federaciones, etc.

– Mayor vigilancia por parte de los representantes de los trabajadores (Comités de empresa o delegados de personal, secciones y delegados sindicales), en aras de un mejor cumplimiento de la normativa laboral sobre discriminación social.


– Habrá que desarrollar, a través de la negociación colectiva y de su plasmación en los convenios colectivos, medidas disciplinarias contra la discriminación laboral por razón de orientación sexual y/o identidad de género.


– Realización de campañas de sensibilización social sobre homosexualidad, lesbianismo y transexualidad desde el ámbito sindical, que pueden concretarse en:

  • Formación a delegados sindicales para que puedan desarrollar tanto una labor de prevención contra la discriminación laboral, como una mejor protección legal frente a posibles abusos.
  • Elaboración conjunta entre sindicatos y asociaciones de transexuales y LGTB de folletos divulgativos sobre esta problemática, para su difusión en los centros de trabajo.
  • Organización conjunta entre sindicatos y asociaciones LGTB de conferencias y jornadas sobre discriminación laboral por razón de orientación sexual y/o identidad de género, y la posterior publicación de los materiales expuestos en las mismas.


– Se promoverá la firma de convenios de colaboración entre sindicatos y asociaciones LGTB, para implementar un trabajo conjunto en el ámbito sindical contra la discriminación laboral por razón de orientación sexual y/o identidad de género y con el objetivo añadido de alcanzar un fluido intercambio de información sobre la materia.


– Se necesitan políticas activas a emprender desde las Administraciones Públicas y los agentes sociales (sindicatos y empresarios) para erradicar la discriminación laboral que sufren las personas transexuales por razón de su identidad de género, adoptando siempre que sea necesario medidas de discriminación positiva.


– Deben desarrollarse programas específicos de inserción socio-laboral destinados a la población transexual, con especial atención a las mujeres transexuales que ejercen la prostitución, ofreciendo alternativas de empleo reales y efectivas.


– Habrá que regular de modo específico los derechos sociales de las personas trabajadoras del sexo de forma independiente a las medidas de inserción laboral que se implementen con este colectivo.

> Berria: Eskubideak > TURQUIA: HUMAN RIGHTS WATCH PIDE QUE NO SE OBSTACULICE LEGALMENTE A LOS GRUPOS HOMOSEXUALES

  • HRW pide a Turquía que no obstaculice legalmente a los grupos de homosexuales
  • Terra, 2007-10-16

La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) criticó hoy la decisión del gobernador de Estambul de cerrar una asociación que defiende los derechos de los homosexuales en Turquía y consideró ese acto como ‘una amenaza a las libertades básicas de asociación y expresión’.


‘Cerrar agrupaciones porque a uno no le gusta la gente que representan es un ataque contra la libertad en sí misma’, afirmó hoy Juliana Cano Nieto, especialista de HRW y que acudirá el 18 de octubre próximo a la audiencia que se celebrará en un tribunal de Estambul sobre el futuro de esa asociación, llamada Lambda Istambul.


Cano afirmó que ‘si las organizaciones que en Turquía defienden los derechos humanos no funcionan, entonces el estatus de ese país como democracia está en peligro’.


HRW recordó que el gobernador de Estambul, Muamer Güler, ordenó el cierre de las instalaciones de ese grupo que defiende los derechos de los homosexuales, las lesbianas, los bisexuales y los transexuales, con el argumento de que el nombre de la asociación ‘no es turco’ y sus objetivos ‘van en contra de la ley y la moralidad’.


La autoridad de Estambul ya solicitó a principios de 2007 el cierre de ese grupo, pero la fiscalía rechazó la petición, por lo que recurrió a una instancia superior, que sí admitió a trámite el caso en julio y tiene previsto realizar una segunda audiencia en octubre.


Los asesores del gobernador de Estambul, según HRW, alegan que los objetivos de Lambda Istambul son contrarios a los artículos del código civil turco y a la Constitución en que se relaciona la constitución de las agrupaciones y asociaciones con la ley y la moralidad.


La asociación amenazada se creó en 1993 y tiene una línea de teléfono abierta para aconsejar a ese grupo poblacional, además de haber presentado su candidatura para constituirse como organización no gubernamental en 2006 ante el ministerio del Interior turco, que no podrá pronunciarse hasta que los tribunales decidan.


HRW señaló que desde 2005 el Parlamento turco estudia sin avances un proyecto de ley contra la discriminación y que incluye la protección de la orientación sexual.


La organización recuerda también a las autoridades de Ankara que Turquía ‘forma parte de la convención internacional de los derechos civiles y políticos, así como de la convención europea sobre los derechos humanos y las libertades fundamentales’.


‘Ambos tratados protegen los derechos a la libertad de expresión y asociación y prohíben la discriminación basada en la orientación sexual’, subrayó HRW.