• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Erasoak > GALICIA: DETENIDO EL PRESIDENTE DE UN CLUB DE ATLETISMO POR ACOSO A MENORES

  • Detenido el presidente de un club de atletismo por acoso a menores
  • El País, 2007-12-13 # Xabier Blanco · A Coruña

Entrenaba a menores en la localidad coruñesa de Fisterra y, presuntamente, aprovechó su condición de presidente del club de atletismo Costa da Morte para acosarlos sexualmente. Por ello, Gonzalo Fernández Insua fue detenido anteayer en Avilés, según informó la Guardia Civil. Chalo, como lo conocen los vecinos, tiene casi 60 años. Maestro jubilado por enfermedad, se estableció hace diez años en la localidad natal de sus padres. “Era muy conocido. De la nada fundó un club de atletismo que contaba con atletas en la elite nacional en su categoría”.


Entre denunciantes y testigos suman casi una quincena de atletas. Sólo uno, de los que acudieron a testificar, es varón. Según fuentes cercanas a una denunciante, “una atleta confesó a sus padres que estaba recibiendo desde un número de teléfono que desconocía vídeos y fotos en los que aparecía un pene, además de mensajes con alto contenido erótico”. Los padres a la Guardia Civil y durante la investigación fueron apareciendo más casos, así como el propietario del número que, presuntamente, pertenecía al presidente y entrenador del club de atletismo. Las deportistas que recibieron los mensajes tienen entre 15 y 17 años. El club de atletismo Costa da Morte llegó a contar con más de medio centenar de atletas, pero ahora ronda la treintena.


Los padres de los atletas no han esperado a que pueda demostrar su inocencia para solicitar la baja federativa de sus hijos.

> Berria: Homofobia > UNA INVESTIGACION DEMUESTRA QUE LA HOMOFOBIA ESTA FUERTEMENTE ENRAIZADA EN LOS CENTROS DE ENSEÑANZA

  • Una investigación demuestra que la homofobia está fuertemente enraizada en los centros de enseñanza
  • El 30% de alumnos varones muestra fuerte rechazo a la diversidad sexual mientras un 15% del alumnado no se define como heterosexual
  • FELGTB, 2007-12-11

“Actitudes ante la diversidad sexual de la población adolescente de Coslada (Madrid) y San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria)” se presenta el próximo jueves, 13 de diciembre, a las 10.30 en el Ayuntamiento de Coslada. Se trata de la investigación más amplia y completa realizada en España sobre la respuesta de los adolescentes frente a la diversidad afectivo-sexual, con una muestra de 4636 jóvenes de edades comprendidas entre los 11 y los 19 años, pertenecientes a siete institutos madrileños y siete canarios (más del 60% de la población adolescente escolarizada).


El macroestudio, que parte del encargo que la Concejalía de Mujer e Igualdad del Ayuntamiento de Coslada, implicó a la FELGTB , Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, y luego se incorporó al proyecto el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.


A pesar de los perfiles socioculturales tan diferentes que presentan ambos municipios (en San Bartolomé se encuentra Maspalomas, conocido destino turístico para homosexuales), los resultados obtenidos en las dos poblaciones son sorprendentemente similares. Los datos que arroja el estudio son contundentes: el 30% de los jóvenes reconoce haber llevado a cabo acciones homófobas, el 30% de alumnos varones muestra tendencias de fuerte rechazo a la diversidad sexual, mientras que hay un 15% del alumnado que no se define como heterosexual.

> Berria: Nerabezaroa > LAS REVISTAS PARA ADOLESCENTES EXPONEN UN MODELO DE MUJER "CAZA-HOMBRES"

  • Las revistas para adolescentes exponen un modelo de mujer ‘caza-hombres’
  • Algunas revistas juveniles proyectan un prototipo de mujer preocupada por satisfacer sexualmente a los hombres. La CECU denuncia que proyectan un prototipo de mujer preocupada por satisfacer sexualmente a los hombres. El 24% de su contenido es publicidad. Ninguna de las directoras de las revistas han respondido a las peticiones de la Confederación de Consumidores.
  • 20 Minutos, 2007-11-08 # Europa Press

Las revistas que leen niñas de entre 11 y 16 años exponen un modelo de mujer agresiva, rebelde, excesivamente preocupada por su físico y ‘caza-hombres’ a través de su cuerpo y aspecto, según un estudio realizado por la Confederación de Consumidores y usuarios de Madrid (CECU) presentado este miércoles en la sede de la entidad.


Las conclusiones se basan en una encuesta realizada a cien adolescentes de la Comunidad de Madrid que señalaron a las revistas Nueva Vale, Cosmopolitan, Ragazza, Bravo, Loka magazine, Super Pop, Star2 y You como las que más leían.


El prototipo de mujer que proyectan estas revistas, según se desprende del análisis realizado, responde al de una mujer obsesionada por cuidar su físico y su imagen y preocupada por satisfacer sexualmente a los hombres. “La formación, el ocio, la cultura o el voluntariado son temas prácticamente inexistentes”, según el director de comunicación del CECU, Antonio López.


El 24% de su contenido es publicidad, sin contar con los publireportajes, mientras que los cotilleos, las noticias y reportajes de famosos componen el 18% de su contenido.


Sin temas sobre seguridad sexual
“El problema -apuntó la directora del estudio, Inés Marín- es que estas revistas no tratan temas como la seguridad en las relaciones sexuales, la prevención de enfermedades de transmisión sexual” y, todo eso, unido un prototipo de mujer que presentan, “continuamente indagando en cómo conquistar al hombre y complacerle sexualmente”, hace que estas niñas reciban “una imagen discriminatoria de la mujer”.


Marín señaló que uno de los aspectos más chocantes es que el tratamiento de la sexualidad en revistas dirigidas a mujeres de más edad es mucho “menos explícito y erótico que el dirigido a chicas de menor edad”. En 2002 se pusieron en contacto con todas las directoras de estas revistas para para ver la manera en la que se podía que replanteasen su enfoque pero “ninguna respondió”, puntualizó Antonio López. “Desde CECU, solicitamos a estas revistas que reflexionen y se replanteen si realmente ese contenido es el que demandan las jóvenes”, concluyó.

> Iritzia: El País > ABORTOS ADOLESCENTES

  • Abortos adolescentes
  • EL País, 2007-09-30 # Editorial

El número de embarazos adolescentes sigue creciendo y en consecuencia también el de abortos. De las 91.600 mujeres que abortaron en España en 2005, 5.504 tenían menos de 18 años y 1.421 ya habían pasado una vez por esa traumática experiencia. El número de embarazos adolescentes creció ese año un 8% respecto al anterior, hasta alcanzar la cifra de 9.600, de los cuales más de la mitad terminó en aborto.


El problema del embarazo adolescente es que muy pocas veces es deseado y, cuando se produce, ninguna de las salidas es ya satisfactoria. El aborto no es nunca una buena experiencia, ni siquiera para ese porcentaje cada vez mayor de chicas que por falta de madurez o de formación incurre con facilidad en relaciones de riesgo pensando que siempre tendrá la píldora de emergencia o el aborto como forma extrema de anticoncepción. Y continuar el embarazo supone con frecuencia asumir una maternidad para la que muchas jóvenes no están preparadas, ni física y psicológicamente.


Vivimos en la sociedad de la información y la educación sexual forma parte del currículo educativo, y sin embargo diferentes estudios han puesto de manifiesto que persisten entre las adolescentes ideas erróneas e incluso absurdas acerca de la sexualidad. Lo cual indica que no todas las jóvenes tienen acceso a una información de calidad. Pero incluso cuando la hay, no es seguro que se traduzca en una conducta adecuada. Porque la información es una condición indispensable pero no suficiente. Informar no es lo mismo que formar, y eso es especialmente importante en un tiempo en que los jóvenes tienen la oportunidad de ejercer, a edades muy tempranas, una libertad para la que a veces no están emocionalmente maduros. La edad media de la primera relación sexual está en los 16 años. Descartada, por inútil, la vana pretensión de recurrir a los viejos modelos represivos para protegerles, habrá que buscar la forma de llegar a ellos de una manera educativamente más eficiente.


No hay suficientes centros de planificación específicos para jóvenes; muchas escuelas han caído en un planteamiento rutinario y obsoleto de educación sexual y muchos padres han dimitido de esta difícil responsabilidad con la excusa de que los jóvenes ya tienen hoy múltiples oportunidades de informarse por su cuenta. El resultado es que la percepción de riesgo ha disminuido y muchos adolescentes tienen relaciones sexuales sin protección. Para poder interiorizar esos riesgos y vivir la libertad de una forma responsable hace falta una buena educación emocional desde la infancia.

> Erreportajea: Hezkuntza > LO NATURAL ES HABLAR DE SEXO EN CLASE

  • La polémica de Educación para la Ciudadanía
  • Lo natural es hablar de sexo en clase
  • Alumnos y docentes acogen con interés Educación para la Ciudadanía, ajenos a la polémica política
  • El País, 2007-09-25 # Esta información ha sido elaborada por Sebastián Tobarra (Barcelona), Ginés Donaire (Jaén) Concha Monserrat (Zaragoza) y Cruz V. Vázquez (Mérida).

La polémica sobre la asignatura obligatoria de Educación para la Ciudadanía no se ha trasladado a las aulas. Apenas acaba de empezar a impartirse y los alumnos, de entre 12 y 15 años, que la estudian ya en algunas comunidades autónomas opinan en esta clase con naturalidad de temas como la orientación sexual (la cuestión que más ha desatado la polémica), la xenofobia, los tipos de familia, la solidaridad o el consumo responsable. Ésta es la realidad -descrita por los profesores, los responsables de centros y los propios alumnos- con la que se ha encontrado EL PAÍS al asistir a la clase de Educación para la Ciudadanía en cuatro centros educativos (tres públicos y uno concertado) de Barcelona, Mérida, Zaragoza y Jaén.


A los alumnos, los temas de Educación para la Ciudadanía les resultan cercanos. La clase suscita el debate y la participación de los escolares, que unánimemente se manifiestan ajenos a la controversia suscitada por la Iglesia católica, organizaciones afines a ella y el PP. Esta materia se enseña este año en las comunidades que han optado por colocarla en 1º o 3º de ESO.


Las comunidades gobernadas por el PP han manifestado su intención de retrasar la implantación de esta asignatura el máximo posible. EL PAÍS ha asistido a clase en cuatro centros de distintas partes de España. Esto es lo que se ha encontrado.


BARCELONA. PÚBLICO “Al chico que le guste otro chico que haga lo que quiera”
“Somos todos iguales?”, pregunta el profesor en clase. “Noooo”, responden los alumnos casi al unísono. Todos son nuevos. Los alumnos y el profesor. Es su segunda clase de Educación para la Ciudadanía. EL PAÍS ha entrado en un aula del instituto barcelonés Infanta Isabel de Aragón.


Son 26. 14 chicos y 12 chicas. El profesor, Antón Carrera, saca el tema: la identidad y la tendencia sexual. La clase es interactiva e invita a subir al estrado a un chico y a una chica. “Hay algunas diferencias entre ellos”, dice el profesor. “Él debe pesar la mitad que ella. No pasa nada. Son dos personas. Los dos son de piel blanca, pero podría ser que no. Y no pasa nada. Tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones. Han venido a clase a la misma hora, les pondré el mismo examen y el sábado y el domingo harán fiesta. Tienen derecho a venir aquí a ser instruidos y a médico si se ponen enfermos. ¿No os parece?”.


La clase sigue en medio de un tenue barullo de voces. “Pero hay otra diferencia”, dice el profesor. Baja el barullo. “El sexo es una de estas diferencias. Ella es una chica y él, un chico. Hasta ahora parece que lo más normal es que un chico se sintiera atraído por una chica y al revés. Pero alguien del sexo masculino se puede sentir atraído por otro del mismo sexo. Y lo mismo el sexo femenino. ¿Os parece bien?”, inquiere el profesor. “Sí”, se escucha. Y el profesor da este argumento: “El sexo es una cosa y la preferencia sexual puede ser otra”.


“¿Conoces a algún chico que le gusten los chicos?”, pregunta el profesor a un alumno. “No, pero que haga lo que quiera”, replica el chico. Y luego se dirige a una chica: “¿Sabes de alguna amiga tuya que le gusten las chicas?”, le pregunta. “Tengo dos amigas que les gustan las chicas. Me parece perfecto. Que hagan lo que quieran”, dice sin cortarse ni un pelo.


Los alumnos sienten curiosidad por la nueva materia. Ainoa tiene 14 años. “La asignatura está bien. Explica lo que pasa en la sociedad. Es interesante aprender a respetar otras culturas o saber cosas de la Constitución y que hay que ser respetuosos con las diferentes formas de sexualidad. Pero hay el peligro de que con el libro todos pensemos igual. Y no es eso. Esta asignatura la tendrían que empezar a poner en primaria para los más pequeños”. Su compañero Iván, también de 14 años, dice: “Cada uno debe hacerse su opinión. Tendrían que ponerla antes de nuestra edad”.


JAÉN. CONCERTADO “En una sociedad plural hay diversidad sexual”
¿Qué significa Educación para la Ciudadanía? Tomás Cuesta, profesor del colegio concertado Vera Cruz, de Jaén, anima a sus alumnos de la clase de 3º de ESO-B a pronunciarse sobre el título de su nueva asignatura. La mayoría se encoge de hombros y pocos son los que se atreven a dar alguna opinión. “Saber comportarse”, comenta Paqui; “respetar a los demás”, agrega un tímido Sergio. Parece claro que la agria polémica política que persigue a esta materia desde hace meses no se ha instalado en las aulas, al menos en las de este centro de Jaén, de clara vocación religiosa, donde se imparte con toda normalidad.


Este colegio, en el que estudian unos 750 alumnos desde infantil a ESO, ha adoptado un manual de la editorial Santillana como guía para impartir la materia. Eso sí, el texto se adaptará “en función al ideario cristiano del centro”, señala Tomás Cuesta, que también es el jefe de estudios de este colegio que pertenece a una cofradía de nazarenos y que es gestionado por la Fundación Vera Cruz. Aunque el centro pronostica que “no habrá grandes modificaciones”. Cuesta explica que sólo se intentará “preservar los valores religiosos que inspiran al colegio”.


De momento, en la primera clase de esta asignatura el profesor aprovecha para avanzar los que serán temas de debate durante el curso. Aspectos como la convivencia dentro y fuera del entorno escolar, las relaciones humanas, la sociedad plural, la política, los distintos tipos de orientación sexual o la solidaridad y las ONG salen a relucir, sin ningún prejuicio ni condicionante previo, en el animado coloquio en el que se ha convertido la clase.


Y nada mejor que el fútbol como recurso para que los chicos aparquen su timidez y empiecen a emitir juicios. “El fútbol es un espectáculo y al campo hay que ir a divertirse, aunque siempre hay un grupo de exaltados que van a otra cosa”, comenta Pablo, el más participativo.


Más adelante irrumpe en escena la política. “Quemar fotos del Rey es una injuria a la Corona”, dice Pablo, que demuestra estar al tanto de la actualidad. “Los Reyes son un adorno”, le replica Manu. ¿Y qué es la sociedad plural?, pregunta en voz alta el profesor. “Donde tienen cabida diferentes culturas, religiones, opiniones”, comentan los alumnos; “y también donde hay diversidad en la orientación sexual”, recalca el tutor, intentando provocar un debate sobre uno de los temas más cuestionados por los obispos.


Pero quizá fue el de la solidaridad el tema que más intervenciones deparó. “Ser solidario no es sólo estar en una ONG, también lo es levantarse del autobús para que se siente un anciano”, dice Ana. Y su compañero Alfonso le precisa: “También lo es comprar una camiseta del Barça, porque la patrocina Unicef”.


ZARAGOZA. PÚBLICO “Si no colaboráis en casa, no sois solidarios”
El Instituto de Educación Secundaria (IES) Pedro de Luna de Zaragoza, que tiene 600 alumnos, está en uno de los barrios con más personalidad de la ciudad. Junto a la Iglesia mudéjar de la Magdalena, en una encrucijada de callejas del centro histórico. EL PAÍS asiste a la primera clase de Educación para la Ciudadanía que se imparte en este centro. En este instituto hay recelos entre el profesorado por la polémica sobre esta materia. “Si no es más que la ética de siempre. Aquí nadie ha alegado, ni ha objetado y, sin embargo, las cámaras no cesan de enfocarnos”, manifiestan varios docentes. Un texto de la editorial Oxford es el manual elegido para esta materia.


Los 19 alumnos de 1º de ESO D, (14 chicas y 5 chicos) ocupan los pupitres de la clase que imparte el profesor Fernando Lahoz, que da además Ciencias Sociales. Lahoz explica someramente la polémica que ha suscitado la asignatura y entra en materia. “Con qué trabajamos: con la persona”. Explica los procesos de socialización, la familia, los amigos, el mundo del trabajo, el del ocio… Pone el ejemplo de la serie de televisión Aquí no hay quien viva para explicar las formas de convivencia. “¡Ojo!”, advierte, “esta definición es mía: hablamos de la familia y de que hay muchos tipos de familia”.


Los alumnos lo entienden a la perfección. Han visto la serie y les es fácil identificar a los distintos tipos por los grupos que vivían en la casa: las tres señoras mayores, los dos homosexuales (se saben todos los nombres), el portero, la familia del tipo del señor Cuesta. La mención a las series de televisión les anima a participar y a entender la explicación de cómo ha cambiado la fotografía de la familia tipo en España: “Antes era uniforme, ahora ya no lo es”, dice el docente.


Luego les habla de la solidaridad. “¿Colaboráis en las tareas de casa? Doy por supuesto que sí porque de lo contrario sois insolidarios”, les dice. Murmullos entre los chicos. No hay preguntas, ni dudas aparentemente.


La clase termina. Al final tres alumnas, Fátima y Eunice, de 15 años, y Andrea, de 13, responden que no entienden la polémica que se ha generado con la materia. Daniel tiene 14 años y dice que “la polémica es rara, la asignatura está bien”. Guillermo, también de 14 años, agrega que tampoco entiende el ruido que se ha hecho y que ese día ha visto que “la materia puede ser interesante”.


MÉRIDA. PÚBLICO “Ya hemos oído hablar de esto en la familia y el colegio”
En el Instituto de Educación Secundaria Sáenz de Buruaga, en Mérida, los alumnos se van colocando en mesas con un ordenador para cada dos alumnos. Son 24 alumnos de 14 y 15 años. Aseguran no haber oído hablar de esta materia. “Se va a hablar de la Constitución, de los derechos humanos, del respeto a las normas sociales, de la familia, del diálogo, de derechos y de deberes…, dice la profesora. Isabel Pérez. “¿Son cosas nuevas?”, pregunta Isabel, la profesora. “No” responden casi al unísono 24 voces. “Y dónde empezamos a oír hablar de esto”. “En la familia”, pareciera que se pusieran de acuerdo en la respuesta. “¿Y dónde más?” “En el colegio y en el instituto…”


Como si esperara que sus propios alumnos fueran diseñando el programa, Isabel les incita a hablar. “¿Qué valores se van aprendiendo desde pequeños?”. “El respeto y la educación”. “¿Y si somos respetuosos, qué somos? “Amables”. “Bien. Vamos a llamar a eso tolerancia”. Y frente a la tolerancia algunos alumnos sentados en las primeras filas describen entre risas los “empujones en los pasillos para salir al recreo”. “A eso lo llamamos agresividad, y ¿frente a la agresividad?…”. “Paz”, contesta rápidamente una voz.


Pero el programa del curso contempla más valores. “¿Cuántas camisetas tenéis? ¿una?”. “No”, responden todos a la vez levantando la voz. ¿Dos? “No”. “¿Tres, cuatro, cinco… más de cinco?”. “Sí”. “Y además necesitaréis que sean de marca, ¿necesitáis que sean de marca?”. “Por lo menos de Bershka o de Stradivarius”, se oye entre las últimas mesas de la clase. Y se comienza a hablar de “consumo responsable”. El director del centro, Manuel Acedo, que hasta el momento ha permanecido en silencio, les pide que miren al techo, a las lámparas. Cada regleta tiene dos tubos fluorescentes. “Pero sólo permanece encendida una; se ve bien y evitamos gasto”, explica. Los chicos lo comprueban. “Hay que administrar lo que se consume”, concluye Acedo.


Se termina el tiempo. “¿Tenéis alguna pregunta que hacer, alguna duda?”. “¿Va a haber examen?” Pregunta clave. “Claro que va a haber una evaluación, pero esta clase va a ser una clase práctica, participativa”, añade. Suena el timbre. Es momento de otra clase. Isabel Pérez y Manuel Acedo abandonan el aula. Ha comenzado un reto, dicen ya en el pasillo.

> Elkarrizketa: Desirée Chacón · Altihay > "LA ICONOGRAFIA PORNOGRAFICA LESBICA NOS HA HECHO MUCHO DAÑO"

  • Desirée Chacón, miembro de la junta directiva de Altihay, alerta sobre los problemas de los adolescentes y ancianos gays
  • “La iconografía pornográfica lésbica nos ha hecho mucho daño”
  • Crónicas de Lanzarote, 2007-05-07 # Laura San José

Según los datos aportados por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, sólo el 15% de los homosexuales españoles habla abiertamente de su orientación en el trabajo y el porcentaje baja al 7% en el caso de las mujeres. De los transexuales, ni hablamos, casi ninguno lo confiesa en su ámbito laboral.


Este tema será uno de los que se debatió en el congreso nacional que reunió a 42 colectivos gays del país. Uno de ellos es el grupo canario Altihay. Desirée Chacón, miembro de su junta directiva, cree que estos encuentros son altamente efectivos porque “este tipo de eventos ha servido para llevarnos a la igualdad de derechos”. Explica que en el congreso que hubo hace dos años se debatió sobre la igualdad legal, que es algo que ya es una realidad a día de hoy, y por eso, espera que las conclusiones a las que se llegue este fin de semana sean igualmente efectivas.


El primer asunto a discutir es el referido a los datos sobre la posible discriminación en el trabajo por cuestiones sexuales. Dice Chacón que “los heterosexuales hablan todos los días de sexualidad en el trabajo, aunque sea de forma indirecta, poniendo una foto de su marido o su hijo, pero los gays no lo hacen porque hay muchos ámbitos laborales, como la construcción, en la que ser homosexual se castiga con anularte o con despedirte”.


Comenta que “las mujeres entendemos esto perfectamente porque aunque tenemos la igualdad legal, el machismo sigue imperando”. Asevera que “hay quien no habla del tema porque le preocupa no poder conseguir sus garbanzos”. En el caso de despidos por una tendencia sexual, asegura que “por mi experiencia profesional como abogada, en ninguna carta de despido se pone como causa ser maricón y se utilizan otro tipo de justificaciones pero lo bueno es que los gays están perdiendo el miedo a denunciar”. En el caso de los transexuales, comenta que no se producen despidos porque “no se llega a contratar a estas personas”.


Por el contrario, y respondiendo a quien pudiera pensar que ahora puede suceder también el caso contrario, que un empresario tenga miedo a despedir a un mal trabajador gay porque va a ser acusado de homófobo, la representante de Altihay dice que “evidentemente el ser homosexual no te convierte en un buen trabajador, y si el empresario puede demostrar que ha despedido a esa persona porque no cumple bien con su trabajo, no va a tener problemas”.


En el caso de las lesbianas, comenta que baja el nivel de confesión de su tendencia sexual porque a la discriminación que ya se sufre por ser mujer, hay que añadir la que se produce por ser lesbiana. “Nosotras carecemos de referentes públicos que han ayudado mucho a los hombres como Jesús Vázquez o Grande Marlasca porque las mujeres conocidas no quieren salir del armario y esto nos está haciendo mucho daño”. Dice que le consta que hay muchas mujeres lesbianas dentro del mundo de la vida pública que no quieren confesarlo, a pesar de que se lo han pedido, porque perderían contratos laborales.


Lesbianas y morbo
Una de las cuestiones que más indigna a la representante de Altihay es la iconografía pornográfica lésbica. Explica que el morbo les está haciendo un gran perjuicio. Comenta que “el único concepto social que hay de las lesbianas y el más explotado es el porno lésbico ya que cuando cualquier persona piensa en dos lesbianas la primera imagen que se le viene a la cabeza es la porno”. Dice que “curiosamente son los hombres heterosexuales los consumidores de películas de lesbianas, en las que se nota que ellas no están disfrutando juntas sino que miran al espectador, que es un hombre, y que es a quien va dirigida la cinta”.


Adolescentes gays

Uno de los sectores que ocupará buena parte del debate de este fin de semana es el de los adolescentes gays, a los que el colectivo considera las víctimas propicias para los casos de acoso escolar. Es más, según Chacón, la mayor parte de los suicidios de adolescentes están protagonizados por jóvenes homosexuales. “Es muy normal que el niño con problemas de identidad empiece a exteriorizar sus gustos desde pequeño y esto suele provocar las burlas de sus compañeros”, asegura y comenta que muchos padres acuden al colectivo angustiados porque sus hijos no quieren ir al colegio porque no tienen amigos. Además, explica que dentro del ámbito educativo también se da el problema de que “algunos profesores tampoco quieren exteriorizar su orientación sexual porque siempre surge algún padre retrógrado que no quiere que un pervertido contagie a sus hijos”. Sin embargo, sí reconoce que cada vez es más normal ver a pandillas de grupos compuestos por parejas heterosexuales y homosexuales y “si conseguimos que estas cosas se normalicen en los institutos es un gran paso adelante”.


Noviete gay en la residencia

“La gente se piensa que todos los homosexuales vestimos ropa de marca y usamos los mejores cosméticos pero llegamos a viejos y muchos tenemos que ir a residencias y empiezan los problemas”, confiesa Chacón. La homofobia es algo habitual en las personas mayores que viven en estos centros de mayores y como dice la responsable de Altihay “imagínate lo difícil que puede ser para dos octogenarios que son gays y que quieren compartir cama”. Asevera que estas personas lo van a tener complicado para exteriorizar sus sentimientos ya que muchos iban a ser discriminados hasta el punto de que algunos incluso tendrían que plantearse abandonar la residencia.

> Iritzia: Leire Elustondo / Lohizune Santa Cruz > MALDITA CANCION

  • Maldita canción
  • El País, 2007-04-28 # Leire Elustondo Quiñónez / Lohizune Santa Cruz Landa

El sábado pasado nos juntamos mis amigas y yo, como habitualmente lo hacemos, en la plaza de nuestro pueblo, Ermua.


Como a veces nos ocurre, no sabíamos qué hacer y nos fuimos a un bar a tomar un refresco. Nos sentamos en una mesa las siete amigas con intención de charlar, escuchar música y hacer plan para el domingo.


De pronto, pusieron una canción que nos dejó realmente aturdidas, impresionadas, patidifusas, sin palabras (que ya es difícil). Nos acercamos a la barra y le preguntamos a uno de los camareros si nos podía dejar el CD que estaba sonando en ese momento y decirnos el nombre de su autor. El amable camarero nos lo dejó e inmediatamente nos dirigimos hacia mi casa para escuchar la canción detenidamente.


Vamos a escribir algunas de la “lindezas” que Porta (así se llama el cantante) nos dedica a todas la adolescentes de hoy en día: “Las niñas de hoy en día son todas una guarras, pues sólo quieren sexo con drogas y farras”, “sólo buscan pollas gordas para poder follar”, “niña, no tienes dignidad, eres igual de zorra que todas las demás, sólo te importa su cipote”, “por ser tan zorra enseñando su escote para que en éste se le corra”.


¿Qué os parece, lectoras y lectores? ¿No es como para impresionar?


Escribimos aquí algunos comentarios que, entre nosotras hicimos: somos adolescentes y nos parece insoportable cómo Porta, un cantante conocido a quien escucha mucha gente, nos describe a las chicas de hoy en día.


No somos guarras, cada cual es libre de sus actos siempre y cuando no haga daño a nadie. No somos zorras ni nada de lo que decís, pues no buscamos lo que pensáis, y esto nos hace pensar que igual sois vosotros los que estáis obsesionados y preocupados por esas cosas.


¿Por qué utilizáis estas expresiones tan agresivas, violentas, machistas, duras para dirigiros a nosotras?


Si tenéis algún mensaje que darnos, algo que decirnos, lo podéis decir de otra manera, pues así lo único que conseguís es enfadarnos y mucho.