• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Espetxeak > GASTEIZ: UN JUZGADO INVESTIGA LA MUERTE DE UNA PRESA DE NANCLARES

  • Un juzgado investiga la muerte de una presa de Nanclares
  • El País, 2007-12-27 # P. Gorospe · Bilbao

Un juzgado de Vitoria investiga la muerte por ahorcamiento de una presa de la cárcel alavesa de Nanclares de la Oca el pasado domingo, día 23. La interna fue encontrada por los funcionarios de la institución penitenciaria colgada del cuello con una de las sábanas de su cama. Un portavoz de la dirección de Instituciones Penitenciarias confirmó ayer que cuando los funcionarios la encontraron ya había fallecido, pero se negó a facilitar dato alguno de la mujer por petición expresa de sus familiares.


Con éste ya son tres los fallecimientos en la prisión alavesa en lo que va de año. El último caso se produjo el pasado 27 de septiembre, cuando un interno de 46 años fue hallado muerto en su celda, al parecer, por causas naturales. La asociación Salhaketa precisó que con la del domingo se contabilizan cinco fallecimientos por causas no naturales en las cárceles vascas: tres en Vitoria, una en Basauri y otra en Martutene.


El ararteko Íñigo Lamarca, denunció en marzo del pasado año las “lamentables condiciones” de las instalaciones de Nanclares, tras una visita que cursó al centro, que Instituciones Penitenciarias proyecta sustituir por una nueva cárcel. El motivo de la visita fue el elevado número de suicidios registrado en los meses anteriores. De enero de 2005 a marzo de 2006 se quitaron la vida seis reclusos en Nanclares.

> Berria: Literatura > JUAN COBOS WILKINS CHARLA SOBRE "EL MAR INVISIBLE" CON LOS PRESOS DE HUELVA

  • Juan Cobos Wilkins charla sobre su último libro con los presos de Huelva
  • Los internos se identifican con la vida en prisión descrita en ‘El mar invisible’
  • El País, 2007-12-19 # M.J. Albert · Huelva

Mientras leía, César Martín se preguntaba si, como él, quien había escrito el libro que sostenía, conocería la cárcel. Porque César, de 32 años, sabe bien lo que es, pues lleva algo más de un año encerrado en la prisión de Huelva, el triste hogar en el que ha recalado tras dejar su Venezuela natal. Ayer, entre los muros de la cárcel, César tuvo la extraña suerte de poder preguntarle a viva voz por su duda al mismo escritor. “¿Usted ha estado alguna vez en la cárcel? Porque cuenta las cosas como si todo esto lo hubiese vivido”, le inquirió.


“He de reconocer que casi se me saltan las lágrimas cuando le escuché”, decía pocas horas más tarde el autor, Juan Cobos Wilkins, que había acudido a la cárcel de Huelva para presentar y hablar con algunos de los internos sobre su último libro, El mar invisible, editado por Plaza y Janés. Una obra que, según apunta el mismo autor, “trata sobre el amor, las soledades, la libertad y el poder sanador de las palabras”. Y de fondo, el tenebroso paisaje de la represión de los homosexuales en las cárceles franquistas.


¿Qué mejor que presentar un libro de temática carcelaria en la misma cárcel? Pero la de Huelva no es un penal cualquiera. Se trata de un centro que casi se ha convertido en una segunda casa para Wilkins, pues allí existe un club de lectura de los presos que fue bautizado con su nombre el mismo año en que publicó su primera novela, la famosa El corazón de la tierra. Desde entonces, las visitas del novelista y poeta han sido regulares. Y emocionantes. Y la de ayer, no fue para menos.


Del término de cada una de las charlas que Wilkins ha mantenido con los presos, el escritor dice que se llevaba sus miradas, sus palabras, sus silencios. “Creo que llegué a establecer un código con estos elementos. Es una especie de sexto sentido que, aunado con los otros cinco, permite ahondar en la capacidad de compenetración con el otro”, afirma. Algo que, desde luego, no han pasado por alto los internos de la cárcel, que reconocían expresiones y situaciones en el texto propias del régimen en el que viven.


Situaciones como la soledad, que es uno de los detalles que destaca José Castro Betancor, un canario con 12 años de cárcel encima, ocho de ellos en Huelva. “Es una obra muy valiente al atreverse a hablar de aquellas cárceles de los 60 y los 70. Yo conocí la cárcel en 1979 y me ha sorprendido lo bien captado que está ese ambiente. De cómo se vivía la soledad, de cómo se trataba la homosexualidad. Es una novela muy valiente”, afirma el interno.


La intensidad con la que los 50 presos que escucharon ayer al autor habían leído el libro, no sorprendió a Wilkins. “Conozco la profundidad con la que leen y comentan los libros. Y sé que la complicidad con la que han leído éste, es enorme”. A ellos dedicó ayer pausadas dedicatorias a todo color en los volúmenes de El mar invisible. Y esperó que, a través de sus páginas, los presos pudieran “volar lejos”.

> Berria: Trans > ASTURIAS: MARIA JESUS LASTRA SE CASA CON SU NOVIO Y VUELVEN A LA CARCEL A CUMPLIR SU CONDENA

  • Una transexual se casa con su novio… y vuelven a la cárcel a cumplir su condena
  • Una de las primeras transexuales de España e interna en la cárcel de Villabona, se ha casado en un juzgado de Llanera. Su esposo, que aseguró estar muy feliz, también se encuentra preso. Ambos se conocieron en los pasillos de un juzgado.
  • 20 Minutos, 2007-12-11 # R.A.

Si dieron el sí quiero con las esposas puestas. Pero no les importó. Salieron durante unos minutos de la cárcel asturiana de Villabona para darse el sí quiero delante de un juez del juzgado de Llanera. María Jesús, la que dice ser la primera transexual de España, se ha casado con otro preso del penal asturiano, Gabriel Gabarri.


La pareja, que llegó escoltada al juzgado, se puso los anillos a duras penas porque durante la ceremonia mantenían las esposas en sus muñecas. Tras convertirse en marido y mujer, María Jesús explicó a todo el que quiso escucharle cómo había sido su historia de amor. Al parecer, se conocieron en los pasillos de un juzgado cuando él vino desde la cárcel de Topas (Salamanca).


Fue “amor a primera vista”, aseguró la esposa. Tanto que Gabriel decidió solicitar el traslado a la cárcel de Villabona. Y le fue concedido. Desde hace un año, comparten celda. Tras convertirse en marido y mujer, la pareja confiaba esta mañana en celebrarlo ” de alguna manera”. De lo contrario, prometían hacerlo cuando ambos abandonen la prisión (a él le quedan dos años y a ella cuatro). Al parecer, para este tipo de enlaces, la prisión concede un “permiso” de cuatro horas. El futuro lo tienen pensado, quieren adoptar un niño.

> Berria: Oroitzapena > SATURRARAN: ENCARCELADAS EN EL FRANQUISMO BAJO EL "AZOTE DE LA FE"

  • Encarceladas en el franquismo bajo el “azote de la fe”
  • Una historiadora investiga la vida de las cárceles gestionadas por monjas
  • El País 2007-12-08 # Lara Varela · Pontevedra


Le llamaban “La Pantera Blanca”. Sor María de Aránzazu era la madre superiora del penal de Saturrarán, un antiguo balneario de Mutriku (Guipúzcoa) reconvertido en cárcel desde 1938. Por allí pasaron un centenar de gallegas condenadas por el franquismo, al no existir en la comunidad ninguna prisión central para mujeres. Así lo explicó ayer la historiadora Victoria Martínez Rodríguez durante el III Congreso da Memoria Histórica que se clausura hoy en el Pazo da Cultura de Pontevedra.


La Pantera Blanca, apodada así por su aire glacial y la férrea mano con la que gobernaba la penitenciaría, pertenecía a la orden de las Mercedarias. Entonces resultaba habitual que las comunidades religiosas se pusieran al frente de estos centros femeninos cuyo objetivo era el de “doblegar y transformar” a las reclusas, condenadas hasta a 30 años de prisión en buena parte por actos de rebelión, desobediencia o reunión. No obstante, Victoria Martínez matiza que el papel de la mujer durante el franquismo más que protagonista y activo fue “subsidiario” al de sus parejas y familiares varones víctimas de la represión por su pertenencia a organizaciones políticas y sindicatos en los que rara vez figuraba una mujer.


Con las monjas gobernando las cárceles, las autoridades franquistas cumplían dos objetivos: por un lado, efectuar una labor adoctrinadora y, por otro, darle utilidad a estos recintos en un tiempo en el que el número de cárceles se quedaba pequeño y donde la mano de obra era gratuita. Las monjas, por su parte, utilizaban a la población reclusa, que en el caso de Saturrarán, pasó de 700 a 1.700 residentes, para trabajar sus huertos y plantaciones. A cambio, las alimentaban con “pan duro y legumbres con gusanos”.


Cuenta Victoria Martínez que en las cartas de estas gallegas existen referencias constantes al trato duro y a la férrea disciplina de las religiosas que, en su afán por cumplir con esa labor transformadora, utilizaban la incomunicación como herramienta habitual. La Pantera Blanca llevaba a cabo ese aislamiento en las celdas situadas junto al canal y que constantemente se inundaban hasta el punto de que “hubo quien casi llegó a ahogarse”.


Martínez, que ha iniciado su trabajo de investigación en esta cárcel vasca de la que tan sólo queda ya una placa conmemorativa, recorrerá los centros de Palma de Mallorca, Madrid o Santander, adonde también eran derivadas las penadas gallegas. Su trabajo ya ha tropezado con el recelo de archiveros y autoridades. El Ayuntamiento de Ponteareas, gobernado por el popular Salvador González, tardó más de año y medio en abonarle los 2.500 euros que le correspondían por ganar con este proyecto el Premio de Investigación Fermín Bouza Brey 2006.

> Berria: Indarkeria > BRASIL: ESCLAVA SEXUAL A CAMBIO DE COMIDA EN LA CARCEL

  • Esclava sexual a cambio de comida
  • Una joven de 20 años, violada por 20 presos adultos en una cárcel brasileña
  • El País, 2007-11-22 # Juan Arias · Río de Janeiro

La sociedad brasileña aún no se ha repuesto de la conmoción causada por la terrible historia de una joven de 20 años (y no 15, como se había difundido hasta ahora) presa en la cárcel de Abaetetuba, en el Estado de Pará, que durante un mes se entregó como esclava sexual a 20 reclusos adultos a cambio de comida. El hecho ha sido calificado por Cezar Britto, presidente nacional de la Orden de Abogados, como un “crimen nefando e intolerable, impensable en la historia moderna, y un ataque grave al sistema constitucional brasileño”.


La chica fue detenida por un pequeño robo y encarcelada en un penal masculino, porque en Abaetetuba no hay celdas para mujeres después de que una de las alas del edificio quedara destruida a causa de un motín de presos. Ante la falta de celda para ella, la colocaron en una dentro del pabellón masculino, donde, según confesiones de la chica a la policía, se vio obligada a convertirse durante un mes en esclava sexual de 20 presos, con quienes se prostituía a cambio de comida, ya que, afirmó, “la dejaban muchas veces con hambre”. Al parecer, los familiares de la joven no habían sido avisados de su detención, algo que es ilegal en Brasil; suelen ser los familiares de los presos quienes les llevan comida a la cárcel.


El director de policía Fernando Cunha, había señalado con anterioridad que la joven dijo tener 20 años cuando fue detenida; y que si las autoridades hubieran sabido que era menor de edad, no la habrían encerrado en una cárcel para mayores y menos masculina, según Cunha. La jefatura policial ya ha abierto una investigación para conocer la verdad del caso.


La chica, que según los médicos que la han asistido ha quedado destrozada por su horrible experiencia, está ahora bajo tratamiento psicológico en un lugar de ayuda a la infancia. Desde 2001, organizaciones para la defensa de los derechos humanos han estado alertando sobre graves violaciones en las cárceles de jóvenes de Pará. En aquel año, la Comisión de Derechos Humanos del Congreso ya había advertido sobre la terrible situación de las jóvenes encarceladas en el centro de internamiento femenino de dicho Estado. Según un informe redactado por diputados tras una visita al centro penitenciario, “los policías convencían a las muchachas para que tuvieran relaciones sexuales con ellos bajo la promesa de dejarlas después en libertad”.


Según una investigación del Consejo Nacional de los Derechos del Niño y del Adolescente (Conanda), presentada al Consejo Parlamentario de Investigación del Sistema Carcelario la semana pasada, de las 10.500 jóvenes que actualmente están presas en el país, 685 se encuentran detenidas en comisarías de policía. De acuerdo a dicho informe, faltan 3.396 puestos en las 366 unidades carcelarias, generalmente saturadas. El centro penitenciario para muchachas de Pará ha sido considerado por los técnicos del Conanda como “el peor de todo el país”. En su interior, con capacidad para albergar a tan sólo 48 presas, hay actualmente 138 adolescentes.

> Berria: Justizia > ANDALUCIA: CARLOS SALDAÑA, DUEÑO DEL ARNY, EN LIBERTAD TRAS CUMPLIR 9 DE LOS 33 AÑOS DE CONDENA

  • El dueño del ‘Arny’, en libertad tras cumplir 9 de los 33 años de condena
  • El Diario Vasco, 2007-10-17 # EFE · Sevilla

Carlos Saldaña, dueño del pub Arny, que fue condenado en 1998 a 33 años de cárcel por prostitución de menores, ha conseguido la libertad condicional tras un cumplimiento efectivo de casi nueve años de prisión. Fuentes del caso afirmaron que la juez de Vigilancia Penitenciaria de Sevilla, en una resolución notificada ayer, concedió a Saldaña la libertad condicional, después de tres meses calificado en tercer grado y régimen abierto, que le permitía salir de prisión todos los días para trabajar.


El caso Arny, uno de los mayores escándalos de prostitución homosexual de menores registrado en España, en el que estuvieron imputados personajes conocidos, se saldó con la condena en la Audiencia de Sevilla de 16 de los 49 hombres procesados, entre ellos el dueño del local, Carlos Saldaña.


Saldaña fue condenado por once delitos de prostitución de menores, pero el principio de cumplimiento efectivo del triple de la máxima pena individual impuesta situaba en 9 años el máximo que debía pasar en prisión, explicaron las citadas fuentes.


Saldaña, de 53 años, ya salía desde hace varios meses de la cárcel para trabajos puntuales en una consulta de fisioterapia, y desde agosto se hallaba en régimen abierto y sólo regresaba a Sevilla-II para dormir. El imputado pasó 9 meses de prisión provisional entre octubre de 1995 y julio de 1996, y tras la confirmación en el Supremo de la sentencia emitida por la Audiencia de Sevilla volvió a ingresar en abril de 2000 y cumplió su condena en las cárceles de Huelva, Madrid y Sevilla. El expediente de libertad fue iniciado de oficio por la Junta de Tratamiento de la cárcel.

> Berria: Eskubideak > MEXICO: PERMITEN POR PRIMERA VEZ UNA VISITA INTIMA A PRESOS HOMOSEXUALES

  • Permiten por primera vez una visita íntima a presos homosexuales en Ciudad de México
  • Autoridades carcelarias permitieron la visita tras la recomendación de la Comisión de Derechos Humanos
  • Cadena Ser, 2007-07-30

Por primera vez autoridades carcelarias de Ciudad de México, permitieron a un reo homosexual tener una “visita íntima” de su pareja en libertad, informó hoy la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).


La visita íntima fue posible en un penal capitalino después de que la CDHDF hizo en febrero pasado una recomendación a la Dirección General de Prevención y Readaptación Social del Distrito Federal (DGPyRS) para que permitiera ese encuentro.


Esta “es la primera visita íntima a un interno con orientación sexual distinta a la heterosexual, en un centro de reclusión capitalino, en este caso, del Centro de Readaptación Social Varonil de Santa Martha Acatitla (Ceresova)”, dijo en un comunicado la Comisión que sólo dio los primeros nombres de los beneficiados.


Había habido quejas

Recordó que en febrero pasado “el señor Agustín” se quejó ante la CDHDF de que le fue negada en varias ocasiones la visita íntima a su pareja Ricardo, recluido en el Ceresova, por tratarse de una pareja conformada por personas del mismo sexo.


La CDHDF
dijo que esa negativa era una “violación a los derechos de las personas recluidas y al derecho a no ser discriminado por motivo de preferencia sexual” por lo que emitió la recomendación a las autoridades carcelarias para que permitieran la visita íntima a “este sector de la población penitenciaria”.


La autoridad responsable realizó un proyecto de adecuaciones a su reglamento interno por el que solicita a quienes quieran beneficiarse de la medida el registro de una Sociedad de Convivencia.


Reconocen las uniones entre homosexuales

La Sociedad de Convivencia, aprobada este año por el Congreso capitalino, reconoce las uniones entre homosexuales, aunque no está destinada únicamente a ese sector de la población.


La CDHDF
dijo que Agustín pidió a autoridades capitalinas una constancia de concubinato, lo que sirvió para que el penal le autorizara la visita íntima a su pareja recluida.


Dijo que su recomendación a las autoridades carcelarias continuará abierta hasta lograr que la regulación de las visitas íntimas para los homosexuales quede establecida en un documento registrado oficialmente.