• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Iritzia: Pau Benguría Roca > SIMBOLOS

  • Símbolos
  • La Vanguardia, 2007-12-17 # Pau Benguría Roca · Sant Cugat del Vallès

Carlsberg se autocensuró y quitó la cruz de su logotipo en su mercado en Oriente Medio. Montblanc vende sus productos en Arabia Saudita sin su estrella, su gran emblema. Ahora el Fútbol Club Barcelona vende sus camisetas sin la cruz de Sant Jordi en el escudo en los mismos mercados.

¿Dónde está el ‘Barça més que un club’, dónde quedó el respeto por nuestras instituciones y nuestros símbolos? o ya no recuerda el Sr. Laporta cual es la máxima distinción que otorga la Generalitat: La Creu de Sant Jordi!!


El problema no son nuestros símbolos, el problema es la intolerancia. Cuando el Barça renuncia así a sus símbolos, por el dinero, nos vende a todos, a nuestra historia, a nuestros símbolos, por un puñado de camisetas, igual que el resto de empresas. Esto a mi me parece insultante, igual de insultante que un equipo turco denuncie a otro por el uso de símbolos que hieren su más que aceptable grado de sensibilidad.

> Berria: Islama > DINAMARCA: LA SIRENITA DE COPENHAGUE ENVUELTA EN LA POLEMICA DEL VELO MUSULMAN

  • La Sirenita de Copenhague envuelta en la polémica del velo musulmán
  • Terra, 2007-05-23



La Sirenita, símbolo turístico por excelencia de Copenhague, se ha visto envuelta en el duro debate sobre la inmigración, la musulmana en particular, que polariza la política danesa desde hace años y que ha rebrotado estos días con la polémica sobre el uso del velo.


La escultura inspirada en el cuento de Hans Christian Andersen y colocada en el paseo marítimo de Langelinie, objeto de múltiples actos de vandalismo en sus más de noventa años de historia, apareció disfrazada el fin de semana pasado de musulmana con túnica y velo, y poco después, de miembro del grupo racista Ku Klux Klan.


Los ‘ataques’ a la conocida estatua coinciden con un recrudecimiento del tono en el debate, con el tema del uso público del velo en primer plano.


El detonante fue el anuncio hace unas semanas por parte de la coalición rojiverde Lista Unica, que obtuvo el 3,4 por ciento de los votos en los comicios de 2005, de que incorporaría en un puesto destacado en sus listas en las próximas elecciones a Asmaa Abdol-Hamid, una joven danesa musulmana de origen palestino.


Abdol-Hamid jugó un papel activo en la denuncia por blasfemia, desestimada por los tribunales, de varias asociaciones islámicas contra el diario ‘Jyllands-Posten’ por publicar en septiembre de 2005 las denominadas ‘viñetas de Mahoma’, que luego originaron un conflicto internacional con el mundo islámico.


Pero fue a raíz de su aparición como presentadora en un programa de la televisión pública DR el año pasado cuando se hizo famosa, al aparecer en antena luciendo el velo islámico.


La posibilidad cierta de que Abdol-Hamid salga elegida diputada en menos de dos años y lleve al Parlamento el velo ha provocado una controversia, en la que ha destacado el ultranacionalista Partido Popular Danés (DF), tercera fuerza política y que con sus votos asegura la mayoría absoluta del Gobierno liberal-conservador.


La polarización del debate sobre el Islam quedó patente en dos hechos: mientras el conocido diputado del DF Soren Krarup comparaba el velo con la esvástica, la política radical y ex ministra de Cultura Elsebeth Gerner Nielsen lucía esa prenda en un acto público, a pesar de no ser musulmana.


El gesto de Nielsen fue utilizado como excusa por su compañero de partido Naser Khader, danés de origen sirio y musulmán moderado, para fundar con otros conocidos políticos de centro-derecha el partido Nueva Alianza, al que las encuestas colocan como cuarta formación política en las elecciones de 2009.


La más reciente contribución al debate vino el pasado viernes de Pia Kjarsgaard, la líder del DF, conocido por su antiislamismo, quien propuso la prohibición total del velo en el país, por considerarlo un símbolo ‘antidanés’ y de opresión.


En la madrugada siguiente, la Sirenita amaneció con túnica y velo, y apenas un día después, con una sábana y una capucha blanca, en ambos casos vestida por desconocidos que la policía no ha identificado.


Ya en 2004 había aparecido cubierta con una burka con la inscripción ‘¿Turquía en la UE?’, en medio del debate sobre la incorporación de este país a la Unión Europea.


La sirenita fue creada en 1913
Creada en 1913 por el escultor Edvard Eriksen, por encargo del fundador de la cervecera Carlsberg, prendado por un ballet sobre el personaje, esta pequeña estatua de bronce no demasiado agraciada ha vivido entre la admiración de los turistas -un millón de visitas al año- y la indiferencia de los habitantes de la ciudad.


En las últimas cinco décadas, la escultura se ha convertido además en uno de los objetos preferidos de toda clase de ataques y reivindicaciones políticas, feministas, nacionalistas u okupas.


Ha sido decapitada tres veces, tirada al agua otra, le han arrancado un brazo, la han pintado de rojo y de rosa, e incluso el año pasado le colocaron otra sirena expresionista apenas a unos cientos de metros, pero eso no ha impedido que siga siendo la atracción turística más visitada del país.