• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Erreportajea: Bestelakoak > IJITO EUSKALDUNEN ARRASTOAN

  • Ijito euskaldunen arrastoan
  • Azken erromintxelen egoera ikertu nahi du Kale Dor Kayiko elkarteak
  • El País, 2008-01-14 # Xabier G. Argüello · Bilbo

Erromintxela, ijito euskaldunen XV. mendeaz gerozko mintzaira berezia, ahanzturarik larrienean isiltzen ari da. Egun, 500 baino gehiago izan daitezke erromintxelaz hitz egiteko gai direnak, baina biologiaren legeak behin-betiko eten omen du transmisioaren katea. Erromintxelaren oroimenari eutsiz, Bilboko Kale Dor Kayiko ijito elkarteak ikerketa proiektua bultzatu nahi du, 1996an hasi zuen ikerketa soziolinguistikoari behin-betiko amaiera emateko asmoz.


“Ingurunera moldatzeko gaitasunagatik, ijitoa kamaleoiaren antzekoa izan da betidanik; horrexen adibidea dugu erromintxela”, ziurtatu du Kale Dor Kayiko elkarteko lehendakariorde Oscar Vizarragak.


Berari egokitu zioten duela 11 urte erromintxelari buruzko ikerketa egiteko laguntza eske ibiltzea. “Pello Salaburu zebilen orduan EHUko errektore, eta bulegoan zeukan Bonaparte printzearen mapari begira, zera esan nion: ‘hemen euskalki bat falta da, erromintxela'”, gogoratu du Vizarragak.


Euskaltzaindiak ere bat egin zuen Kale Dor Kayiko-ren proposamenarekin, eta Josune Muñoz hizkuntzalaria eta Elias Lopez de Mungia historialariaren ahaleginari esker, erromintxelaren hitzak eta esapideak biltzeari ekin zioten.


Muñozek erromintxelaz hitz egiten ere ikasi omen zuen, eta horretarako, garrantzi handikoa suertatu zitzaion Bilboko San Frantzisko auzoan bizi zen 84 urteko ijito euskaldun baten testigantza linguistikoa. “Gizonak ez zekien idazten eta irakurtzen, baina erromintxelaz, euskaraz, gaztelaniaz, frantsesez eta kaloeraz hitz egiteko gauza zen”, nabarmendu du.


Ikerketa etenda geratu zen urtebete geroago, baina orduan bildutako datuek ijito euskaldunen nondik norako historiko eta soziologiko asko argitzen lagundu dute.


“Erromintxelak euskaldun peto-petoak dira, eta tokian tokiko euskalkia erabiltzen dute, baina beren hizkeran erromanierazko hitzak tartekatzen dituzte, India aldekoak gehienak”, azaldu du Muñozek.


Punjab deritzon eskualdea omen da ijitoen sorterri historikoa, India eta Pakistanen artean kokatutakoa. IX. mendean, Europa eta Ipar Afrikarantz abiatu ziren, eta 500 urte geroago, Balkanetan, Hungarian, Alemanian, Italian eta Frantzian zehar hedatuta zeuden, baita Nafarroan ere, 1435eko agiri baten arabera. Euskalki batzuetan ematen zaizkien ungriano eta buhame bezalako izendapenek ezin argiroago iradokitzen dute erromintxelen jatorria.


Ijito hitza, aitzitik, Afrika Iparraldetik Iberiar Penintsulara heldu ziren kaloei dagokiela dirudi, Egipto izenetik eratorritako berba baita. Kalo hitzak beltza esan nahi du erromanieraz, eta erromintxelek xango-gorriak esaten diete ijito erdaldunei.


Erromintxelen arrastoa Zuberoako maskaradetara eta Gipuzkoako kaldereroetara hedatu da, eta Prosper Mérimée-ren Carmen eleberriko protagonista Etxalarren jaiotako neska ijito bat da, liburuaren jatorrizko bertsioan “laguna, ene bihotzarena” bezalako euskarazko esaldiak erabiltzen dituena. Jon Mirandek Kama goli erromintxelazko poema idatzi zuen, eta Koldo Izagirrek euskal ijitoen oroimena berreskuratu zuen Metxa esaten dioten Agirretar baten ibili herrenak nobelan. David Zapirain historialariak, azkenik, XVIII. mendean erromintxelaz mintzo zen Antonio Iturbide Larralde bidelapur irundarraren berri ematen digu Bandoleros vascos liburuan.


Gaur egun, 21.000 ijito inguru bizi dira EAEn eta Nafarroan, baina horietatik %2k baino ez omen dakite erromintxelaz hitz egiten. Oscar Vizarragaren esanetan, “litekeena da Lapurdi eta Zuberoa aldean ere, beste 500 edo 1.000 erromintxela egotea”.


Jatorrizko euskal ijitoen errealitate soziologikoa ezagutu nahian, Kale Dor Kayiko elkarteak ikerketa proiektua aurkeztuko dio “hilabete barru” Eusko Jaurlaritzako Kultura Sailari, “erromintxelen euskalduntasuna eta ijitotasuna neurtzeko asmoz”, adierazi du Vizarragak.


Erromintxelazko hitz batzuk

Ama: batia. Aita: batoa. Burua: keroa. Eskua: basta. Hanka: pindrua. Zakila: Karina. Alua: mintxa. Izena: txipa. Etxea: kera. Denda: mertxa. Handia: baroa. Txikia: txinoa. Polita: pukerra. Ona: latosa. Ura: pañia. Esnea: xuta. Ardoa: mola. Kaka: fula. Zakurra: txukela. Katua: txitxaia. Lan egin: kurratu. Eskatu: mangatu. Maitatu: piratu. Edan: piautu. Joan: najel egin. Ikusi: dikelatu. Egin: kerau.


> Iritzia: Marta Lamas > ACTUALIDAD DE SIMONE DE BEAUVOIR

  • Actualidad de Simone de Beauvoir
  • El País, 2008-01-06 # Marta Lamas • Antropóloga mexicana y directora de la revista Debate Feminista

“Una no nace, sino que se convierte en mujer.” Con esta idea Simone de Beauvoir inauguró la forma moderna de comprender la problemática femenina y se convirtió en la feminista más relevante del siglo XX. La empresa radical y ambiciosa de El segundo sexo fue mostrar que las características humanas consideradas femeninas son adquiridas por las mujeres en vez de derivarse “naturalmente” de su biología.

De Beauvoir sostuvo que el significado cultural se monta sobre el dato biológico o sea, que lo determinante en la construcción de la feminidad es el conjunto de procesos culturales y psicológicos que marcan con determinadas atribuciones y prescripciones a las personas con sexo de mujer. Al tomarse a ella misma como referencia explicativa le dio a su argumento un etnocentrismo cuestionable desde una perspectiva antropológica, pero también le otorgó la inspiración que conmueve a sus lectoras. La fuerza de El segundo sexo radicó en su capacidad para responder a las inquietudes femeninas del momento y la consagró como la pionera de ese campo de investigación llamado estudios de género.

El segundo sexo se publicó por primera vez en 1949 y a principios de los setenta se convirtió en una pieza fundamental del nuevo pensamiento feminista. Las teóricas de distintas tendencias (Betty Friedan, Kate Millet, Shulamith Firestone, Juliet Mitchell, Germaine Greer y muchas más) le dedicaron sus trabajos, la visitaron en París, la entrevistaron. También en Francia las jóvenes feministas se le acercaron, pidiéndole apoyo para la causa. Simone de Beauvoir se comprometió en la lucha por la legalización del aborto, estableció una sección feminista en Les Temps Modernes y colaboró en la publicación de la revista Questions Feministes. Poco después, varias investigaciones biográficas exhibirían implacables las vulnerabilidades y mezquindades de esta celebridad e iniciarían la desmitificación de su figura. Así, detrás de su semblante impasible se vio a una mujer egoísta, débil y ambiciosa que se sometía a Sartre al mismo tiempo que seducía a varias de sus discípulas. ¡Ay los mitos y la condición humana! Pese a lo trágico de su impostura personal, quedan su obra y su compromiso político.

Hoy, a la distancia, parecería que las agresiones que recibió De Beauvoir por la publicación de El segundo sexo tenían más que ver con un gran resentimiento por el modelo atípico de mujer y de relación de pareja que ella ejemplificaba que con las reflexiones atrevidas que sostenía. Si bien ella había dicho que escribió esa obra para responderse qué le había significado ser mujer, su persona en sí representaba un inusitado ejercicio de liberación femenina que provocaba y hería.

Su vida y su obra continúan despertando debates apasionados pues ambas plantean cuestiones esenciales a la eterna interrogante sobre la condición femenina. Entrevistada por Margaret A. Simons en septiembre de 1985, De Beauvoir responde a una serie de preguntas sobre su vida, su feminismo y la opresión de las mujeres. Cuando Simons le dice: “¿Y la forma de eliminar la opresión es…?”, ella responde tajante: “Ser independiente. Trabajar”. Ella lo hace escribiendo.

Poco después Sartre indaga: “¿Cómo se siente en la vida una mujer de letras?” Ella exclama “¡Una mujer de letras es una expresión rara!”, y más adelante dice: “No pienso que haya diferencia entre vivir la vida como escritor o como escritora. Pero se está lejos de admitir que una escritora es ante todo una mujer que ha consagrado su vida a la escritura y que no ha tenido lugar para otras ocupaciones llamadas femeninas. Por ejemplo, se me ha reprochado mucho el no haber tenido hijos, mientras que nadie se lo ha reprochado a usted, aunque sea tan normal para un hombre como para una mujer tener hijos y se los pueda querer tanto siendo padre como madre. Pero el reproche ha caído sobre mí porque se piensa que una escritora es, ante todo, una mujer que se distrae escribiendo, lo que no es cierto, porque es el conjunto de una vida que está estructurada por y sobre la escritura y, por tanto, aquello implica montones de renuncias, montones de elecciones también, y éste ha sido mi caso. He vivido verdaderamente en la medida en que quería escribir”.

Tal vez lo verdaderamente impresionante de Simone de Beauvoir es que se trata de una mujer que tempranamente tomó conciencia de su deseo, y aunque éste iba en contra de las tradiciones y de la lógica cultural de la sociedad que le tocó vivir, tuvo la voluntad y la fuerza para convertirlo en realidad. Por eso su importancia no sólo radica en lo que escribió, lectura obligada para quienes desean pensar sobre las mujeres, sino también en su vida, pues, con todo y sus contradicciones, ésta es el testimonio de una mujer que se rebeló contra el status quo planteando su realización personal a través del trabajo. A cien años del nacimiento de Simone de Beauvoir, todavía muchas mujeres estamos librando esa batalla.

> Berria: Indarkeria > 74 MUJERES NO LLEGARON AL FIN DE AÑO DEL 2007

  • 74 mujeres no llegaron a fin de año
  • El número de asesinadas por parejas o ex parejas aumentó en 2007. El 40% eran extranjeras. Sólo hay 30 unidades para evaluar el riesgo de 100.000 denunciantes
  • El País, 2008-01-05 # Mónica C. Belaza • Madrid

Ayer murió una mujer de una puñalada en el corazón en el día de su cumpleaños. Ha sido la primera asesinada del año a manos de su pareja o ex pareja. El recuento vuelve a empezar, pero el goteo de muertes no cesa. La Ley Integral de Violencia de Género lleva tres años en vigor y el balance de 2007 es desalentador: fueron 60 en 2005, 68 en 2006 y 74 el año pasado, según el recuento de este periódico -los datos oficiales definitivos saldrán en un par de meses-.

Algunos casos han causado una fuerte conmoción social. Como los asesinatos de Concepción Huerta -quemada viva en su casa-, Mari Luz Pose -muerta de un tiro en la frente disparado por su ex pareja, guardia civil, en el cuartel donde iba a poner una denuncia-, o el de Svetlana Orlova, a la que mató el mismo que días antes le había propuesto, arrodillado, meloso y con un anillo en la mano, matrimonio en el programa de Antena 3 El diario de Patricia. Ella se negó delante de toda España y él la mató. Violencia de género consumida en vivo y en directo por el público. Un macabro espectáculo que, sin embargo, tuvo el efecto de concienciar a la población de que detrás de las frías estadísticas, detrás de las letanías “ya van 13, 35, o 53 muertas por violencia machista”, hay personas con rostro, hijos, amigos, con vida.

El aumento de víctimas extranjeras es notable. En 2006 fueron el 29% del total, un porcentaje alto, pero este año han llegado hasta el 40%. Y la población inmigrante apenas llega al 10%. La especial vulnerabilidad de estas mujeres, incrementada cuando no tienen papeles, parece indudable, como recogía recientemente un informe de Amnistía Internacional sobre el tema.

Pero los agresores no son siempre extranjeros. Una idea extendida es que la mayor violencia hacia la mujer de determinadas culturas provoca que ésta persista en España. Sin embargo, al menos 10 de las mujeres extranjeras asesinadas lo fueron a manos de un español, según datos del Observatorio contra la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial. Es decir, al menos un tercio no murieron por una cultura violenta más allá de nuestras fronteras, sino por tener una pareja española. Betsabé, por ejemplo, era una venezolana que había conocido a su marido por Internet, chateando. Dejó sus estudios de Ingeniería Industrial para venir a vivir a España con él. Se había enamorado perdidamente, según relató después la familia. Menos de un año después de la boda, su cuerpo apareció en la maleta de un coche.

De las 74 mujeres asesinadas, 12 tenían órdenes de protección en vigor, y una de ellas, una pena de alejamiento. Otra, Svetlana, también la tenía, pero no le había sido notificada al agresor. En otros cuatro casos había habido órdenes de protección pero se habían revocado; tres de ellas, previa petición de la mujer. No es fácil imaginar que la misma persona con la que se ha convivido, con la que incluso se tienen hijos, va a ser capaz de matar.

¿Por qué el Estado no pudo proteger a las mujeres que tenían orden de protección vigente, que habían pedido ayuda a la sociedad? Teniendo en cuenta que las denuncias, con la nueva ley, van en aumento -han sido 93.000 en los primeros nueve meses de 2007, según el Poder Judicial-, los abogados, jueces y fiscales insisten en la necesidad de que se afinen los medios para valorar qué mujeres son las que corren más riesgo. Porque a las 120.000 que denuncian cada año no se les puede poner un escolta privado. Pero para valorar el riesgo hacen falta medios y personal especializado. El instrumento que prevé la ley son las unidades de valoración integral de la violencia de género, con trabajadores sociales, médicos forenses y psicólogos que deben hacer un estudio de la víctima, el agresor y su entorno. Pero, según datos de junio, sólo hay 30 en toda España (y únicamente en Andalucía -que ha reducido sus muertas a la mitad- hay una por provincia).

Los datos de denuncias previas son similares a los de otras ocasiones: sólo 20 mujeres (el 27%) habían denunciado con anterioridad. En algunos casos los familiares y amigos dicen después que no sabían si el asesino maltrataba o no a la mujer. En otros, eran muchos (familia, vecinos…), los que sabían de las palizas, amenazas e insultos constantes. Las autoridades llevan tiempo haciendo hincapié en la importancia de poner estos casos en conocimiento de la policía o los servicios sociales.

La brutalidad de la mayoría de los crímenes es infinita: ha habido 39 apuñalamientos, 6 disparos, una mujer quemada viva, 9 estranguladas, 12 matadas a golpes, 4 degolladas, una ahogada, una asesinada a martillazos y una mujer arrojada desde un balcón. Y numerosas agresiones que sin acabar en muerte son igualmente espeluznantes: un hombre tiró de la moto en marcha a su novia, embarazada de siete meses.

Algunas de las actitudes de los agresores después de matar son sorprendentes. Como si el asesinato fuera algo esperado. Uno de ellos bajó al portal de la casa en la que acababa de asesinar a su mujer diciendo: “Si se venía venir. Esto tenía que pasar”. Otro se fumó un cigarro mientras observaba el cadáver y un tercero dio un paseo cerca del mar después de apuñalar a su mujer en un centro comercial. Otro mandó un SMS: “Acabo de matarla”.

Algunos se suicidaron (seis) o intentaron hacerlo (16). Otros, intentaron disimular el crimen. Como Juan Miguel Villar, el marido de la venezolana Betsabé, que fingió durante meses que ella se había fugado con otro hombre a Sevilla y lamentaba amargamente su desamor delante de sus amigos. O como José Tomás Ejea, que acompañó a su mujer, apuñalada de muerte, a un centro de salud cercano a su casa en Calanda (Teruel). “Se ha caído en la cocina y se ha clavado un cuchillo”, dijo. La mujer murió desangrada -sin decir en ningún momento que su marido la había apuñalado- y él aprovechó que tenía que ir a recoger su cartilla de la Seguridad Social para esconder todas las pruebas. Tardaron más de un mes en detenerlo. Mientras tanto, se fue a vivir con unos parientes, que lo acompañaron en su triste viudedad.

“Si le cortara las alas, sería mía, no escaparía. Pero entonces ya no sería un pájaro. Y yo amo al pájaro”, dice una canción popular vasca. Estas 74 mujeres, o al menos algunas de ellas, han sido víctimas de la idea de que más vale pájaro enjaulado, o incluso muerto, que fuera de la esfera de control. A una de ellas, la brasileña Rita Cassia Santos, su marido, español, le pegaba habitualmente. Una de sus razones: que era demasiado guapa.

Televisión y tragedia
– 18 de noviembre de 2007. La muerte de Svetlana, de origen ruso y 30 años, a manos de su ex pareja se tiñó de polémica al mezclarse con un programa de televisión. Después de cuatro años de relación, varias denuncias por malos tratos y una condena de 11 meses de prisión y dos años de alejamiento, Ricardo, alicantino de 30 años, intentó reconciliarse con Svetlana en el programa de Antena 3 El diario de Patricia. Le pidió perdón y que se casara con él. Ella le rechazó. Nadie en el programa conocía la sentencia. Cinco días después, en la escalera de su casa, Ricardo la degolló.

Muerte en el cuartel
– 16 de diciembre de 2007. A las 6.30, Mari Luz Pose, de 43 años, entraba con una amiga en el cuartel de la Guardia Civil de Cambados (Pontevedra) para denunciar por acoso y amenazas a su ex pareja, Jaime Maiz Santamaría, de 34 años, agente del instituto armado destinado en ese mismo cuartel. Jaime Maiz, borracho, intentó convencerla para que no pusiera la denuncia -ya se habían puesto mutuamente y vuelto a retirar varias-. Al no lograr disuadirla, el agente entró corriendo en su pabellón para coger su arma reglamentaria. Al volver, la disparó en la frente.

Quemada viva
– 24 de febrero de 2007. Cuando Mercedes Molina, de 58 años, le dijo a su marido que quería separarse, comenzó entre ellos una fuerte discusión en la cocina de su casa, en Badalona. Minutos más tarde, la reacción de su marido, Salvador Carrión, un mecánico jubilado de 62 años, fue rociar a su mujer con disolvente y prenderla fuego. “La he quemado, la he quemado”, salió gritando de su casa el agresor. Los dos hijos del matrimonio, ambos mayores de edad, también estaban en el domicilio. Después de dos días de agonía, Mercedes Molina murió en un hospital de Barcelona.

> Iritzia: Vicente Verdú > LA NUEVA FUNCION DE AMAR

  • La nueva función de amar
  • El País, 2008-01-05 # Vicente Verdú

Todo nos indica que si la familia, la paternidad, las relaciones sexuales, la amistad, el matrimonio, el abrazo y la fraternidad no son ya lo que eran, el amor en general ha tenido que cambiar su naturaleza. Porque ¿cómo no vislumbrar los giros en el amor romántico que imperó en la literatura, el ideal social y las artes hace apenas un siglo? ¿Cómo no percibir alteración en el sagrado amor a los padres, a los abuelos, a la patria o a la misma paella?

Poco a poco el basamento amoroso que procuraba cimiento a la institución familiar y legitimaba -en realidad o en convención- su permanencia se manifiesta un pilar tan vacilante como endeble. El vínculo paterno filial que cruzaba la sociedad como tirantes de hierro, resistente a casi cualquier percance, ha venido adelgazándose y hasta disipándose.

Los hijos dejan pronto de contemplar a los padres como gigantescas esculturas de autoridad y, cumplida ya la fase del falso compañerismo, el hogar desemboca en una cohabitación tan pasajera como portátil, cambiable, moldeable y promiscua. La nitidez del orden jerárquico, el perfil de la subordinación, el débito amoroso y sus concomitancias son hoy apagados vestigios en una desintegración general del vínculo. De todo vínculo, al menos, que evoque la ferramenta, la pesantez y el pecado mortal.

Los hermanos siguen siendo hermanos pero ¿dónde empieza y acaba esta coloreada fratría donde se alistan hijos de otro padre o madre ajena, varios bebés chinos y adolescentes del Paraguay? El mismo aire del planeta globalizado se filtra en el recinto familiar y su núcleo duro se disuelve en la ondulada mixtificación sin pureza ni predeterminación alguna.

Amamos a más individuos que nunca antes en la historia de la Humanidad puesto que a los multiplicados seres humanos se han incorporado además los bosques, los animales domésticos y los plantígrados, el patrimonio histórico y hasta el clima pero, a la vez, ese corazón inflado ha perdido la inflamación.

Amamos de un modo tan general que sin pensarlo el amor se ha convertido en una típica frase hecha. ¿No amamos siquiera con pasión inflamada a la pareja? La amamos, en efecto, en tanto que el servicio intercambiado a través del fuego amoroso nos procura un balance positivo, un bienestar general, un superávit de productividad y de gozo, pero ni un paso más.

Cada amor se comporta a la manera de un caro artefacto de altísimas prestaciones y del que esperamos que “funcione” en proporción a la singular expectativa depositada en él. Su tiempo feliz se relaciona así directamente con su funcionalidad y utilidad precisa en cada periodo concreto. La misma obsolescencia que recae sobre la vida operativa en otros ámbitos penetra en la dinámica de cada clase de amor: desde la amistad al enamoramiento, desde la adhesión religiosa a la pasión pagana.

La debilidad de los lazos y su sustitución frecuente se corresponde con la pérdida de la fe en lo perdurable y la falta de disposición para el martirio, la espera indefinida o la resignación incondicional. El amor se hace volátil en una doble acepción: vuela con mayor velocidad de un punto a otro y pesa menos en cuanto composición en sí debido, en suma, a su importante cambio de naturaleza.

De ser sustancia sagrada y de valor absoluto el amor pasa a sustancia movible y relativa. Vale no tanto en cuanto sentimiento trascendente de por sí sino en cuanto contingencia que propicia una asociación mejor. En esta deriva, el amor pierde peso y gana funcionalidad. Amamos o rezamos, nos asociamos o nos aventuramos, con el proyecto de un resultado mejor y a plazo limitado. Todo lo que no admite ningún fin -tan propio de la ideología romántica- no se corresponde con el presente y todo aquello que conlleva atadura se opone a la vigencia democrática. No imprecamos, no veneramos, no idolatramos, no nos entregamos en brazos de una entidad igual o superior, inducidos, como estamos preservarnos como dueños completos de nosotros mismos. ¿Dueños completos de nosotros mismos? ¿Es concebible un deseo más opuesto a lo que fuera aquella vertiginosa y delirante voluntad de amar?

> Berria: Politika > RAJOY ELUDE ACLARAR SI DEROGARA EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

  • Rajoy elude aclarar si derogará la ley de bodas gays
  • El País, 2008-01-05 # Carlos E. Cué • Guadalajara

Menos de una semana después de que la ley del matrimonio homosexual concentrara las quejas de las 160.000 personas convocadas en Madrid por los obispos españoles, Mariano Rajoy eludió ayer por tres veces un compromiso formal de derogación de esa reforma. “Mi posición sobre ese asunto es conocida”, se limitó a responder.

El PP ha presentado un recurso de constitucionalidad contra esa norma, muy criticado internamente, pero en ningún momento se ha comprometido a derogarla. Rajoy sí lo ha hecho con la asignatura de Educación para la Ciudadanía o el canon digital, por ejemplo, pero no con la ley que avala las bodas homosexuales. El colectivo católico Hazteoír ya ha recogido 7.000 firmas que piden a Rajoy que se comprometa a derogar esa ley.

El líder del PP busca en este momento ampliar sus espacios electorales, y molestar al voto gay no es la mejor manera de lograrlo. De hecho, Rajoy, católico practicante, no acudió a la convocatoria de los obispos, aunque ayer en Guadalajara, provincia en la que el PP teme perder un escaño, defendió su derecho a expresar su opinión. Tampoco ha establecido ningún compromiso sobre otros asuntos que han molestado a la jerarquía católica, como el llamado divorcio exprés.

> Berria: Eliza > RICARDO BLAZQUEZ PIDE AHORA NO CULPAR DE LAS DIFICULTADES A DERECHAS O IZQUIERDAS

  • El líder de los obispos pide ahora no culpar de las dificultades “a derechas o izquierdas”
  • Blázquez censuró la legislación que “quiere desacreditar a la familia cristiana”
  • El País, 2008-01-05 # Juan G. Bedoya • Madrid

La consigna es el mutismo total. Los obispos no dirán nada sobre la reacción del Gobierno y el PSOE ante la masiva concentración del domingo pasado en favor de la familia cristiana en la madrileña plaza de Colón. Tampoco hablará la Conferencia Episcopal, con el argumento de que no fue este organismo quien convocó el acto. Pero su presidente, el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, deslizó ayer una idea que puede ser tomada como un mensaje general ante el revuelo causado por los ataques lanzados contra el Ejecutivo socialista por los cardenales Antonio María Rouco (Madrid), Antonio Cañizares (Toledo) y Agustín García-Gasco (Valencia).

Hay que “llevar con dignidad las dificultades” que se encuentran en la misión apostólica “sin echar las culpas a derechas o izquierdas”, aconsejó el obispo presidente de la Conferencia Episcopal ante cientos de sacerdotes catalanes.

Ricardo Bláquez hizo esa recomendación en la cuarta jornada del clero -sacerdotes y diáconos- de las diócesis de Barcelona, Sant Feliu de Llobregat y Terrassa, los tres obispados que forman la archidiócesis. Entre las dificultades, el presidente de la Conferencia Episcopal destacó la frialdad y el desinterés en relación a la vivencia religiosa, y la debilidad institucional y la fragilidad de la Iglesia en la sociedad actual.

Blázquez tituló su discurso Situación actual de los sacerdotes a la luz de los discípulos de Emaús. La jornada estuvo presidida por el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach.
El obispo de Bilbao fue el primer orador en la concentración en favor de la familia cristiana celebrada el pasado domingo en la que no escatimó críticas. “Se quiere desacreditar a la familia cristiana contraponiéndola a una supuesta familia moderna” , afirmó. Después, censuró todas las leyes del Gobierno que ignoran que ignoran que no hay más modelo de familia posible que el que “está fundado por el matrimonio como unión estable entre un hombre y una mujer”.

Los obispos no hablan, pero sí sus organizaciones más poderosas, como la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP). Fundada hace un siglo por el cardenal Ángel Herrera Oria, cuenta entre sus socios con varios ex ministros y posee universidades -entre otras, la San Pablo-Ceu, en Madrid- y colegios. Su presidente, Alfredo Dagnino, confesó ayer sentir “inquietud” por el hecho de que “la prioridad de ciertas formaciones políticas sea desplegar una ofensiva contra la Iglesia católica, contra la jerarquía y contra los católicos”. Dagnino se refería a “las hostiles declaraciones de dirigentes del PSOE”.

Similar al nazismo
“El laicismo beligerante exige que la Asociación Católica de Propagandistas esté en la primera línea de la defensa de la libertad. El laicismo niega a la Iglesia la defensa de sus enseñanzas. Pretende arrojarla a una perpetua zozobra haciéndola depender de la benevolencia de quienes manejan un poder inmenso. El laicismo persigue el destierro civil de la Iglesia, añadió Dagnino. “Apoyadas en similares raíces de pensamiento determinaciones de este tipo ya se tomaron en la Alemania nazi por personas que habiendo llegado al poder por métodos estrictamente democráticos se sirvieron de él para transformar la sociedad y conformar un hombre nuevo”, aseguró Dagnino.

> Iritzia: El País > MAS ASESINADAS

  • Más asesinadas
  • Faltan medios para identificar los casos de mayor riesgo entre las mujeres maltratadas
  • El País, 2008-01-05 # Editorial

Durante el año recién ido 74 mujeres fueron asesinadas en España por sus parejas o ex parejas. Ello supone regresar a las cifras anteriores a la Ley Integral contra la Violencia de Género, aprobada a finales de 2004. Aquel año hubo 72 asesinatos, y 60 y 68 en los dos siguientes. En el que ahora se inicia ya se ha producido la primera víctima, una mujer de nacionalidad inglesa, asesinada en Coín (Málaga) en la madrugada de ayer. 26 de las 74 asesinadas en 2007 eran extranjeras: el 39%; pero en el 40% de los casos el asesino era español.

Los datos confirman las dificultades en la aplicación de la ley, especialmente a la hora de identificar y proteger a las víctimas que se encuentran en una situación de riesgo extremo. Tras la denuncia, el juez evalúa si es necesario dictar medidas cautelares, entre las que puede figurar la de alejamiento. Para poder hacerlo con un conocimiento cabal es necesario un dictamen profesional, que corresponde a las llamadas unidades de evaluación, formadas por psicólogos, forenses y trabajadores sociales; pero sólo hay una treintena de esas unidades en toda España, lo que hace imposible un análisis solvente caso por caso de las 100.000 denuncias que se presentan cada año. Poner los medios para que esos diagnósticos se hagan en todos los casos debería ser una prioridad de las administraciones.

Una vez garantizada esa evaluación individualizada es cuando tendría sentido estudiar la adecuación de los medios de protección. Por ejemplo, la contratación, sugerida recientemente por el Consejo del Poder Judicial, de escoltas privados para las mujeres en mayor peligro.

Que el número de víctimas extranjeras sea cuatro veces superior al de la media revela un problema específico que requiere atención especial. Las explicaciones culturales son insuficientes, dada la evidencia de que muchos de los agresores son nacionales. Más bien es un indicio de la situación de especial sumisión y ausencia de una red familiar de amparo que sufren muchas de esas mujeres. Esa vulnerabilidad y dependencia las convierte en víctimas preferentes del machismo resentido que suele abundar entre los maltratadores. Lo que sugiere a su vez la necesidad de políticas de información específicamente dirigidas a las jóvenes inmigrantes.

> Iritzia: Juan Cruz > EL JARDIN DE LA IGLESIA

  • El jardín de la Iglesia
  • El País, 2008-01-05 # Juan Cruz

La Iglesia se ha metido en un jardín porque desconoce el arrepentimiento. No se ha arrepentido aún, desde la jerarquía, de su colaboracionismo franquista. No se ha arrepentido aún de haber servido de báculo de los poderosos. No se ha arrepentido aún de haber perseguido a los homosexuales, de haber criminalizado el aborto, de haber excomulgado a los divorciados. No se ha arrepentido aún de haber impuesto sus ideas sobre Dios a la población. No se ha arrepentido aún de haber vivido del Estado, y de querer seguir haciéndolo. No se ha arrepentido de mentir sobre la asignatura Educación para la Ciudadanía, asunto en el que hace coro con el Partido Popular y otros compañeros de su viaje al pasado. No se ha arrepentido de la manifestación del último fin de semana. No se ha arrepentido de lo que dijo el otro día el Obispo de Tenerife. No se ha arrepentido de los insultos que se emiten desde sus medios contra todo aquel que se salga de la línea marcada por sus líderes mediáticos. Ayer dijo Blázquez, el presidente de la Conferencia Episcopal, que los príncipes de la Iglesia no deben culpar a otros de lo que ellos hacen mal. Me gustó lo que dijo Blázquez. Me pareció cerca de un arrepentimiento. Tiene tanto de que arrepentirse la Iglesia que no está mal que empiece ya a hacerlo.

> Elkarrizketak: Francisco Vázquez > "ES UNA MARCHA ATRAS DE LA IGLESIA"

  • Francisco Vázquez • Embajador en el Vaticano
  • “Es una marcha atrás de la Iglesia”
  • El País, 2008-01-04 # Luis R. Aizpeolea • Madrid

Francisco Vázquez, embajador de España en el Vaticano, se encontraba pasando las fiestas de fin de año en su tierra natal, A Coruña, cuando los cardenales Antonio María Rouco Varela y Agustín García-Gasco dirigieron en la plaza de Colón de Madrid un ataque, inédito desde la Transición, de la jerarquía eclesiástica contra el Gobierno, al que llegó a acusar de “disolver la democracia”. Vázquez escuchó la intervención del Papa ese día y no le sorprendió. Pero comprendió el alcance del ataque cuando al día siguiente leyó en la prensa el contenido de los discursos de Rouco Varela y García-Gasco. A Francisco Vázquez, 61 años, un peso pesado de la política, alcalde socialista de A Coruña desde las primeras elecciones municipales democráticas, de 1979, hasta que hace tres años José Luis Rodríguez Zapatero le nombró embajador de España en la Santa Sede, el ataque le cogió por sorpresa. La información que disponía del Vaticano de la concentración del domingo era que su contenido reivindicativo no se saldría de los cauces normales. Para Vázquez, católico y socialista, que ha dedicado sus tres años en la Embajada en el Vaticano a mejorar las relaciones con la Santa Sede, lo sucedido es un jarro de agua fría. Habla de “marcha atrás”, pero no desespera. Atribuye el ataque a un sector de la jerarquía, pero exonera al Vaticano. Propone serenidad al Gobierno y reclama que sea la Iglesia la que reaccione frente a su sector más retrógrado.

Francisco Vázquez, que regresará en los próximos días a Roma, cree que el Gobierno no debe precipitarse tras la agresión del sector radical de la jerarquía. Él espera una reacción de la propia Iglesia, y que lo haga con gestos más que palabras.

Pregunta. ¿Cómo valora las declaraciones críticas con el Gobierno de algunos obispos y cardenales españoles en la concentración que organizó el domingo la jerarquía eclesiástica en la plaza de Colón de Madrid?

Respuesta. Fueron unas declaraciones muy injustas y desproporcionadas que han distorsionado la naturaleza de un acto de apoyo a la familia ante gente de buena fe. Algunos cardenales, sobre todo Antonio María Rouco Varela y Agustín García-Gasco, lo convirtieron en un mitin político.

P. ¿Qué le ha parecido la expresión del cardenal García-Gasco de que la legislación del Gobierno disuelve la democracia?

R. Me dolió mucho. No se corresponde con el tratamiento que la acción de este Gobierno ha dado a la Iglesia. Entiendo que pueda estar en desacuerdo con una parte de la legislación del Gobierno. Pero lo que no puede es poner en entredicho la naturaleza de un Gobierno democrático que ha buscado el diálogo con la Iglesia española. Es una marcha atrás de la Iglesia española que arrincona a quienes apostamos por el diálogo y refuerza a quienes están por el enfrentamiento.

P. ¿Le ha sorprendido esta ofensiva contra el Gobierno?

R. Me ha sorprendido. Yo creía que no había ningún problema. Hace unas semanas coincidí con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el aeropuerto de Roma, con motivo de la reunión de dirigentes europeos que se celebró en la capital italiana, y le informé de que el acto sería reivindicativo, pero dentro de los cauces normales. Es la información que yo tenía del Vaticano, de las intenciones del Papa. Por tanto, me quedé sorprendido cuando percibí aquel tono político beligerante. Tengo que decir que no es esa la postura de la Iglesia sino de sólo un sector.

P. ¿Ha hablado con el Vaticano?

R. Sí.

P. ¿Cómo ha acogido lo que sucedió en el acto de Madrid?

R. Con sorpresa y disgusto. Nuestras relaciones con el Vaticano son buenas.

P. Usted dice que hay varios sectores en la Iglesia. ¿Cuáles son esos sectores?

R. Sería un error hablar de una Iglesia única. La Iglesia es muy plural, incluso en su jerarquía. Hay dos líneas distintas. Por un lado, la del Papa Benedicto XVI y el Vaticano, la del presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blazquez, o la de los cardenales de Barcelona y Sevilla, que mantienen algunas críticas, pero dentro de los cauces. Los discursos de la mayoría de ellos, en la concentración de Madrid, fueron leídos porque no estuvieron presentes en ella, y se mantuvieron en la corrección. Por otro lado, está la línea que han marcado los cardenales de Madrid, de Valencia y algún seglar de confrontación política con el Gobierno.

P. ¿A qué atribuye la beligerancia política, exhibida el domingo, del sector de Rouco y García-Gasco?

R. La Iglesia española está en un proceso electoral. En marzo, los obispos y cardenales eligen al nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española y su nueva dirección. Ligado a esto hay un sector de la Iglesia, incapaz de convivir con un Gobierno de izquierda, lo mismo que existe en España una parte de la izquierda, anticlerical, incapaz de convivir con la Iglesia. Son extremos que se alimentan. El gran error ahora sería dar argumentos a este sector radical que quiere la confrontación. Por eso, apelo a la serenidad. Sería un error tirar por la borda el trabajo del Gobierno de toda una legislatura que empezó con problemas con la Iglesia y que luego se normalizó con los acuerdos sobre financiación y educación.

P. El PSOE está convencido de que hay una connivencia entre ese sector radical de la jerarquía eclesiástica y el PP. Y la celebración de un acto contra el Gobierno a casi dos meses de las elecciones es una expresión de esa connivencia ¿Qué piensa usted?

R. Estoy de acuerdo en que existe una connivencia entre un sector de la jerarquía eclesiástica y el PP en la búsqueda de objetivos electorales. Pero la izquierda no debe cometer el error de politizar las relaciones con la Iglesia. Hay sectores en la Iglesia que quieren colaborar con el Gobierno en cuestiones evangélicas, como el desarrollo de la Ley de Dependencia. Con esos sectores se ha dialogado sobre la asignatura Educación para la Ciudadanía y la Ley de Memoria Histórica, y se ha llegado a acuerdos.

P. ¿Qué papel atribuye a la cadena de radio de los obispos, la Cope, en la movilización antigubernamental del domingo y en la situación de tensión entre la Iglesia y el Gobierno?

R. Tiene mucho que ver. La Cope ha seguido una estrategia de confrontación con el Gobierno desde las elecciones generales de 2004.

P. ¿Qué le ha parecido la reacción del presidente del Gobierno y del PSOE, que han replicado a los ataques de los obispos que ha sido un sector de la jerarquía eclesiástica el que se ha apartado de la democracia?

R. El presidente Rodríguez Zapatero ha hecho lo correcto, reaccionar con energía. Ha hecho lo que tenía que hacer, dar un puñetazo sobre la mesa, y señalar que la jerarquía eclesiástica no puede seguir ese camino.

P. ¿Ha hablado con el presidente?

R. Sí. Está muy dolido y enfadado. Tiene la sensación de que han abusado de su buena fe al responder a su política de diálogo con la Iglesia con un ataque frontal en el que se atribuye a este Gobierno nada menos que una posición antidemocrática.

P. ¿Qué van a hacer ahora, más allá de las palabras?

R. Tenemos que mantener la serenidad y esperar a que la Iglesia dé el paso de recomponer esta situación. Hay muchos católicos que no comparten las posiciones que el sector radical de los obispos mantuvo el domingo. Incluso, en la misma jerarquía eclesiástica, como los obispos de Barcelona y Sevilla, discrepan de ese sector radical. Estos sectores moderados quieren colaborar con el Gobierno en los asuntos sociales. Creo que debe haber una reacción dentro de la propia Iglesia y debe ser más de gestos que de palabras.

P. ¿Qué gestos contempla?

R. Exigir el cambio de la línea editorial de la Cope. Es un problema de la Iglesia porque la línea editorial actual no representa a millones de católicos españoles.

P. ¿No cree que esta ofensiva episcopal puede ampliar la corriente de quienes apuestan por materializar una separación definitiva entre el Estado y la Iglesia en España?

R. No estoy de acuerdo con una separación absoluta entre Iglesia y Estado. La Iglesia en España juega un papel cultural, histórico y de vertebración social que tenemos que reconocer y respetar. La Iglesia es mucho más que los purpurados. Lo que más agradaría al PP es que tirásemos por la borda, al fin de una legislatura en la que ha habido mucho diálogo con la Iglesia, los consensos logrados en educación y en tantos temas. Así como la importante cooperación en materia social e internacional.

> Berria: Eliza > CATOLICOS DE BASE LAMENTAN QUE LOS OBISPOS IGNOREN LA REALIDAD SOCIAL

  • Católicos de base lamentan que los obispos ignoren la realidad social
  • Somos Iglesia dice que la jerarquía aún tiene “dificultades” con la democracia
  • El País, 2008-01-04 # Juan G. Bedoya • Madrid

“No piensas más allá de ti misma, no eres universal. Tu legalidad raya frecuentemente en la injusticia. Conviértete a la justicia, aunque tengas que rebasar tu propia legalidad. Por ejemplo, cuando discriminas las distintas formas de familia”. Es lo que piden los católicos de base a la jerarquía del catolicismo español después de escuchar los mensajes de los cardenales el domingo pasado en la plaza de Colón en Madrid. Reunidos en la plataforma denominada Redes Cristianas, en la que participan 150 colectivos de toda España, son el rostro de la otra iglesia, la que tradicionalmente ha trabajado por un cambio en aspectos como la igualdad entre mujeres y hombres, la democracia interna, el protagonismo del laicado, la opción por los pobres, el diálogo interreligioso, etcétera.

La corriente Somos Iglesia es miembro de Redes Cristianas, y Raquel Mallavibarrena Martínez de Castro una de sus portavoces. Ayer difundió un comunicado en el que lamenta que los obispos presenten de nuevo una visión de la familia como algo monolítico y coincidente con los planteamientos de ciertos sectores de la Iglesia. “Se ignora la realidad de tantos católicos que viven y sienten la familia con acentos distintos pero acordes con los valores del Evangelio. Esto dificulta y casi imposibilita cualquier diálogo sereno dentro de la Iglesia sobre un tema tan importante y tan vinculado a la parte más íntima de las personas y a la vez tan influido por las realidades sociales”, afirman en el comunicado.

Somos Iglesia echa en falta en la jerárquica eclesiástica “una defensa de la familia basada en aspectos tan importantes y actuales como la conciliación de la vida laboral y familiar, las dificultades de acceso a la vivienda o la violencia de género”. Añade esta corriente del catolicismo: “Parece que el tema de la familia consiste sólo en hablar del aborto, divorcio o el matrimonio homosexual”. En su opinión, las intervenciones de los prelados sonaron “a una descalificación de otras realidades familiares distintas de la llamada familia tradicional, lo cual pone en evidencia las dificultades que aún tiene la Iglesia católica como institución en España para participar en el debate democrático y plural propio de un Estado aconfesional”.

El coordinador del grupo de Cristianos Socialistas del PSOE, Carlos García de Andoín, animó a “todos los católicos” que discrepen del rumbo que está tomando la Iglesia en España a “tomar posición” frente a quienes “están abusando del sentido de fidelidad y comunión de la mayoría”.

La mayor parte de la comunidad católica “no comparte” el espíritu del acto Por la Familia Cristiana del pasado domingo en Madrid, “realizado bajo el sesgo sectario y fundamentalista de algunos movimientos católicos”, manifestó a Efe. García de Andoín trabajó durante 12 años en la diócesis de Bilbao, que preside el obispo Blázquez, actualmente al frente de la Conferencia Episcopal y uno de los oradores del acto del pasado domingo.

  • Las reformas que disgustan a los obispos

Una ‘hoja de ruta’ para reforzar el laicismo
Las zozobras de los obispos ante este Gobierno empezaron pronto, en octubre de 2004. Y también han resonado en el Vaticano, en la voz del cardenal Julián Herranz, del Opus Dei y miembro de la Curia (Gobierno vaticano). Dijo: “Compartimos la seria preocupación de la Conferencia Episcopal porque el concepto de laicidad del Estado se está transformando en fundamentalismo laicista. Ese laicismo agresivo tendrá repercusiones muy negativas”.

¿Tenía -tiene- el Ejecutivo socialista lo que los obispos llaman “una hoja de ruta” para reforzar el laicismo y la aconfesionalidad del Estado y de la sociedad? Los cardenales Rouco y Cañizares creen que sí. Rodríguez Zapatero se ha esforzado en demostrar que no, anunciando públicamente que renuncia a denunciar los acuerdos con la Santa Sede, de 1979. En ellos se sustentan los privilegios y las milmillonarias ayudas que España entrega a esta Iglesia para pagar sueldos de obispos y sacerdotes, los salarios de 30.000 profesores de catolicismo y los de cientos de capellanes castrenses, penitenciarios y en hospitales públicos, o para subvencionar los colegios religiosos concertados, además del mantenimiento de un paraíso fiscal casi completo.

Pese a todo, los recelos del episcopado siguen en pie, como se demostró el pasado domingo.

‘Divorcio exprés’, aborto y las subversiones del sexo
El sexo siempre pone nerviosa a la jerarquía católica, pese a haber sido un asunto desprovisto de importancia entre los primeros cristianos -hasta que san Ambrosio en el siglo IV introdujo el debate del celibato de los eclesiásticos. Las declaraciones del obispo de Tenerife sobre homosexualidad y abusos a menores lo han vuelto a demostrar.

“Un homosexual no es normal”, sostienen los prelados. Por eso dibujan una España sexualmente subversiva, culpando casi siempre a los Gobiernos: abortos sin condiciones, divorcios exprés, amor libre, preservativos en venta en cada esquina, parejas de hecho, píldoras del día después… “La revolución sexual ha separado la sexualidad del matrimonio, de la procreación y del amor”, dice la Conferencia Episcopal, que ve al español como un “sujeto débil, arrastrado por los impulsos”. La legalización del matrimonio -con este nombre- entre personas del mismo sexo ha sido la gran “subversión”. No lo perdonan. Tampoco el PP, que tiene recurrida la ley.

Y junto a ello, que Zapatero quiera ampliar la despenalización del aborto, legalizar la eutanasia, investigar con embriones, etc. En algunos de estos casos, el Gobierno ha dicho que no hará lo que los obispos suponen que va a hacer. Pero es como si ya nadie escuchara a nadie.

La educación de los jóvenes y la enseñanza religiosa
Los cuatro acuerdos firmados el 3 de enero de 1979 entre el Gobierno de Adolfo Suárez y el Estado vaticano -sobre asuntos jurídicos, asuntos económicos, enseñanza y asuntos culturales, y sobre asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas y el servicio militar de clérigos- terminaron sólo a medias con el Concordato nacionalcatólico de 1953. Por eso fueron rechazados airadamente por los socialistas, que los consideraron un trágala del débil Ejecutivo suarista, además de preconstitucionales, e incluso inconstitucionales.

Pronto se vio que la enseñanza iba a ser, de los cuatro pactos, el caballo para muchas batallas. Lo sufrió Felipe González cuando aprobó la LODE en 1985, y el problema arreció frente a Zapatero cuando este Gobierno suspendió, nada más tomar el poder, la entrada en vigor de la reforma Aznar, abordando una propia. Hubo muchos motivos de desacuerdo, pero la imposición de la asignatura Educación para la Ciudadanía -también recurrida por el PP-, acabó en incendio general.

También lamentan los obispos que el Ejecutivo haya buscado solución -insatisfactoria para todos, por cierto- al conflicto de los profesores de religión, que contrata y paga el Estado, pero que los prelados pretenden despedir cuando quieran.