• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Homofobia > ARNAU COMPANY DICE QUE EL COLEGIO DE MEDICOS NO LE HARA NADA A NO SER QUE RECURRA A FALSOS TESTIMONIOS

  • «El Colegio de Médicos no me hará nada a no ser que recurra a falsos testimonios»
  • Arnau Company se defiende de las denuncias y acusaciones vertidas por colectivos y gente de Sant Joan
  • Ultima Hora, 2007-10-05

Desde su residencia veraniega en la Colònia de Sant Jordi, Arnau Company (Sant Joan, 1922), más conocido como el metge Mena, quiere salir al paso de las acusaciones y denuncias que ha recibido por parte de diferentes colectivos como el Lobby de Dones por el capítulo de sexualidad de su libro «Sanidad y sexualidad en los últimos 50 años del siglo XX».


-¿Por qué este libro?

-Estaba escribiendo un libro sobre mis memorias, pero siempre había querido publicar uno sólo de ninfómanas. Un amigo mío, que es profesor de la Universidad, me aconsejó añadir el tema de las ninfómanas al libro. Me dijo: «Si quieres que te lean o vender te conviene añadir todo lo que tengas acerca las ninfómanas». Y así lo hice.


-El Colegio de Médicos y algunas voces del pueblo le acusan de haber violado el secreto profesional…

-Ha de quedar una cosa muy clara: no se puede identificar nadie de Sant Joan. Si no es con testimonios falsos pagados nadie no se puede sentir aludido…Alguno de los capítulos, o bien son inventados o bien son contados por pacientes en plan confidencial o les ha pasado a otro médico. He de decir que el Colegio de Médicos me ha informado de que me ha abierto un expediente informativo, pero no sancionador. Además es su obligación abrir un expediente ante la presión que se ha hecho contra mi.

> Berria: Homofobia > EL MEDICO ARNAU COMPANY DICE QUE HOMOSEXUALES Y LESBIANAS SON PERSONAS DESGRACIADAS

  • Arnau Company: ´Homosexuales y lesbianas son personas desgraciadas´
  • La librería del pueblo retira el polémico libro a la espera de un pronunciamiento judicial
  • Diario de Mallorca, 2007-10-05 # T. Obrador · Sant Joan

A la espera de un pronunciamiento por parte del Col·legi Oficial de Metges y de la Justicia, la polémica sobre el libro de Arnau Company Bauçà, titulado “Sanidad y sexualidad en los últimos 50 años del siglo XX”, continúa provocando reacciones de sorpresa y, mayoritariamente, de indignación. El autor, de 86 años de edad y que ejerció de médico en Sant Joan, concedió ayer una entrevista a DIARIO de MALLORCA en la que reiteró que en ningún momento ha infringido el código ético deontológico que obliga a los médicos a guardar secreto profesional de sus pacientes. No obstante, preguntado acerca de los homosexuales y las lesbianas fue muy contundente: “Son unas personas desgraciadas”.


Asimismo, el contenido del libro sigue siendo analizado al detalle por vecinos y colectivos diversos. La librería del pueblo, Ca na Blanch, después de vender unos 40 libros ha decidido no vender más. La dueña, Joana, cree que “están a punto de retirarlo, hace años que trabajo en este establecimiento y quiero evitar problemas”. Residentes comentaron que en otros puntos de la localidad, como una herrería y un estanco, sí están vendiendo.


Munar y la frigidez
Una de las revelaciones que se refleja en la parte final de la publicación es objeto de muchos comentarios. Company afirma: “La mujer agraciada con labios gruesos y surco naso labial pronunciado era una candidata a la frigidez, con perfiles de antipática y cerrada. Nuestra presidenta del Consell (el mismo autor confirmó a este periódico que se refiere a Maria Antònia Munar) es un fiel retrato de la misma, con unos labios gruesos que asociados a un prognatismo severo, configuran una boca con labios proyectados hacia delante, delatando mucho morro”.


Cuanto a los homosexuales y las lesbianas, Company argumentó que piensa que son “personas desgraciadas” ya que “la misión humana es ayudar a que el mundo no se acabe; si todos fuésemos homosexuales el mundo estaría acabado”. A pesar de haber recibido muchas críticas, sobre todo por parte de mujeres, el autor mantiene que no ha actuado “contra ley ni contra la libertad de expresión ni el secreto profesional”. “Además, ¿qué pueden hacerme, a los 86 años?”.

> Berria: Matxismoa > INDIGNACION POR EL LIBRO DE ARNAU COMPANY SOBRE SEXUALIDAD

  • El libro del ‘metge Mena’ indigna a Sant Joan
  • Ultima Hora, 2007-10-03 # Antoni Mateu

El ‘metge Mena’ vivió ayer una jornada intensa. “Sanidad y sexualidad en los últimos 50 años del siglo XX”, su obra que creía que no trascendería más allá del pueblo de Sant Joan, despertó ayer el interés de toda Mallorca.


Muchos medios de comunicación se hicieron eco de la noticia adelantada por este periódico y Arnau Company no tuvo inconveniente en hablar en público sobre su libro.


Company insistió en que los nombres de las mujeres que aparecen en el libro son ficticios, aunque las historias son reales. «Hay algunas que aún se pasean por el pueblo y bien contentas». Y no piensa que se haya roto el secreto profesional. El libro fue transcrito por su sobrino.


—El libro que ha escrito no sólo habla de sexualidad y medicina.
—Así es. En este libro cuento mis memorias de cincuenta años de médico, en los que he visto de todo. Incluso hablo de política y de los caciques que no podían consentir que yo fuera el médico.


— ¿Quiere decir que le pusieron trabas para llegar a ejercer?

—En los años sesenta, los fascistas gobernaban el pueblo de Sant Joan y no podían soportar que un niño de casa pobre, como era yo, llegara a ser el médico titular del pueblo. Entonces, sólo eran los ricos los podían ser médicos. ¡Pero no me fastidiaron, no! Yo tenía un conocido que hacía de secretario en el Ajuntament. Me llamó y me dijo: «¡Arnau! ¡No dejes la plaza, es tuya. Los papeles cantan!» Y así lo hice. ¿Sabes qué pasa? Que en un pueblo pequeño hay mucha envidia, y la envidia envenena a las personas.


—¿La teoría del «furor uterino», es cien por ciento fiable?

—No quiero decir un cien por ciento, pero está cerca. Al ver una mujer con los morros delgados y con los pies hacia dentro, no hay margen de error. Es ninfómana. Yo no quiero decir que eso sea una cosa totalmente fiable. Lo que es cierto, sin embargo, es que una mujer así está más predispuesta. Y este fenómeno es una cosa universal. Fíjate tú que una vez en Laussana, en Suiza, conocí una que tenía todas estas características y está claro que era bien ninfómana. Hice una gran amistad con ella.


—También fue médico en un convento de monjas de clausura.

—Sí, en Santa Catalina de Sena, en la calle de Sant Miquel de Palma, y otro convento de la Rambla. Este trabajo fue una gran sorpresa. ¡Yo me pensaba encontrar la mort amb pebres y, por contra, aquellos conventos tenían una alegría espiritual nunca vista! Monjas ninfómanas no he visto nunca. Sólo recuerdo una que tenía mucho de dolor cuándo ovulaba y la superiora siempre me llamaba.

> Berria: Matxismoa > ARNAU COMPANY SACA A LA LUZ PUBLICA LAS INTIMIDADES SEXUALES DE SUS PACIENTES

  • Revuelo en la localidad por la publicación de las memorias del ‘metge Mena’
  • Arnau Company saca a la luz pública las intimidades sexuales de sus pacientes
  • Ultima Hora, 2007-10-02 # Antoni Mateu

La publicación de “Sanidad y sexualidad en los últimos 50 años del siglo XX”, de Arnau Company (Sant Joan, 1922), más conocido como el «metge Mena», ha provocado un gran revuelo entre los vecinos de este pueblo del Pla.


El libro, editado por el mismo autor, saca a la luz pública numerosas historias clínicas de cariz sexual de vecinas del pueblo, que ocurrieron entre la posguerra y la década de los ochenta, periodo en el que Company fue médico titular de Sant Joan.


Después de centenares de visitas médicas, Company llega a la conclusión que unas determinadas características físicas, en el caso de las mujeres, hacen que sean más propensas a la ninfomanía, denominado «furor uterino», según palabras del mismo médico. Para Company, los signos inequívocos que una mujer sufre de ninfomanía son «labios finos, con surco nasal labial imperceptible, pies valgos, andar cruzando las piernas, cosa que conlleva en el meneo seductor del trasero».


El «metge Mena», en este libro, también describe el «cuadro clínico» opuesto, es decir, el de la mujer frígida: «Labios grusos, carnosos, cono surco labial muy marcado cuya inflexión en el labio superior dibuja una línea con dos curvas convexas, [denota] una personalidad que puede abarcar desde la frigidez hasta la paranoia, cono tintes de mujer mandona, astuta y arrogante», dice.


Aunque los casos de ninfomanía o de frigidez centran el muestrario de Company, el médico también describe otros comportamientos sexuales como son la zoofilia o la sodomía.


En sus ejemplos, Arnau Company no cita el nombre y apellidos de las pacientes. Se limita a llamarlas por su nombre de pila. Así, se puede encontrar Marga, una típica ninfómana; Ana, casada, con labios finos pero sueltos; Rosa, mujer de unos treinta años, casada, con una historia de amor libre desde los catorce, etc.


El «metge Mena» pone énfasis en el hecho de que Sant Joan, en el tiempo que él lo describe, era un pueblo pequeño. A lo largo del libro repite unas cuantas veces que tan sólo tenía 2.000 habitantes, lo cual hacía que todos los santjoaners se conocieran.


Este libro, que de momento se puede encontrar en la papelería Ca Na Blanc del pueblo, además de hacer públicas las intimidades sexuales de los santjoaners, también constituye un documento histórico de los años del primer franquismo y del nacionalcatolicismo.


«La gente me acogió con cariño ya fuera miedo ser el primer médico de familia no rica como por la novedad de un facultativo joven con antecedentes de estudioso», explica.

> Berria: Homofobia > HUGO CHAVEZ SE DECLARA TAN MACHO COMO PARA PULVERIZAR CUALQUIER ACUSACION DE HOMOSEXUALIDAD

  • Anson, considerado por el Gobierno venezolano como “parte de la derecha franquista”
  • Chávez se declara tan “macho” como para “pulverizar cualquier acusación” de homosexualidad
  • El Plural, 2007-09-18

La curiosidad malsana de Luis María Anson sobre las preferencias sexuales de Hugo Chávez ha llevado a este último a replicarle reivindicando su condición de “macho”. El ministro venezolano de Exteriores atribuyó las insinuaciones del articulista de El Mundo a un ataque de “la derecha franquista”.


Como publicara elplural.com, Luis Maria Anson recicló uno de sus artículos para preguntarse sobre las preferencias sexuales del presidente de Venezuela. El ex director de ABC y La Razón reclamaba su derecho a conocer las preferencias sexuales de los cargos públicos, de la misma manera que si fuera “masón, testigo de Jehová o del Opus Dei”.


Respeta, pero es un “macho”

La web dosmanzanas.com recoge la reacción de Chávez ante estas insinuaciones, señalando que “solo faltaba que me acusasen de homosexual”. El presidente venezolano subrayó su respeto “a cualquier condición humana”, pero quiso añadir que se considera “lo suficientemente macho para pulverizar cualquier acusación” de homosexualidad.


Anson, ¿franquista?

Este portal también se hace eco de la reacción del titular de Exteriores venezolano calificando las palabras de Anson como “aberración” y “las peores barbaridades que hasta ahora hemos leído por parte de la derecha franquista o por parte de la derecha histérica del mundo” contra Chávez y Venezuela.


Homofobia “etimológica”

El artículo también ha obligado a colectivos de homosexuales como EHGAM, FAGC, Liberación y Bloque Alternativo a recordar a Anson sus declaraciones homófobas en el pasado, así como que en Venezuela se respetan los derechos de los colectivos gays. Anson se opuso a los matrimonios homosexuales por razones de “etimología”.

> Berria: Homofobia > HUGO CHAVEZ AFIRMA QUE ES LO SUUFICIENTEMENTE MACHO PARA PULVERIZAR LA ACUSACION DE HOMOSEXUAL

  • Soy lo suficientemente macho para pulverizar la acusación de homosexual, dice Hugo Chávez
  • IBLNews, 2007-09-15

El presidente venezolano Hugo Chávez dijo que se considera lo suficientemente “macho” como para pulverizar acusaciones de homosexual vertidas contra él, de las que se hizo eco el español Luis María Ansón, miembro de la Real Academia de la Lengua.


“Me han acusado de todo. Solo faltaba que me acusasen de homosexual. Bueno, ya comenzaron a acusarme de homosexual. Yo no tengo nada contra los homosexuales porque respeto cualquier condición humana, pero eso sí, me considero lo suficientemente macho para pulverizar cualquier acusación al respecto”, dijo Chávez.


El presidente venezolano salía así al paso de las acusaciones sobre su homosexualidad durante una intervención ante miles de simpatizantes en la ciudad de Barquisimeto, 350 kilómetros al oeste de Caracas.


“No me importa nada. Digan de mí lo que les dé la gana. Yo vine aquí a cumplir el compromiso jurado con el pueblo al que amo y al que le daré mi vida, toda mi vida. Para nada me importa que digan lo que me digan y que me amenacen con lo que me amenacen”, añadió Chávez.


El texto al que hacía alusión el presidente venezolano fue publicado el pasado 7 de setiembre por el diario español “El Mundo” bajo el título “Chávez y la homosexualidad”.


“No trato de ofender a nadie al hacerme eco de lo que muchos homosexuales serios afirman a través de internet del caudillo venezolano. Aseguran que es gay aunque no haya salido del armario”, escribió Ansón en el mencionado artículo.


“No estaría de más que dedicara unos minutos de su verborrea incontenible a aclarar lo que tantas gentes aseguran en su país”, rezaba el artículo del académico de la Lengua en alusión al presidente de Venezuela.

> Iritzia: Arturo Pérez-Reverte > AVA GARDNER NUNCA MAIS

  • Ava Gardner Nunca Mais
  • XL Semanal, 2007-09-09 # Arturo Pérez-Reverte

Se han cabreado ciertas erizas por mi artículo del otro día, quejándome de que apenas se ven señoras como las de antes: mozas de bandera a cuyo paso temblaba el suelo y se cortaban las respiraciones masculinas. Decía yo que, en vez de Sophías Lorenes, Graces Kellys y otras espléndidas hembras homologadas como tales, lo habitual hoy es toparse con adefesios patosos, lorzas sudorosas y fulanas ordinarias, espatarradas y con chanclas. Y a mis primas les ha sentado mal, sobre todo lo de las lorzas. Además de llamarme machista, neonazi, cabrón con pintas y ciscarse en mis muertos, alguna pregunta qué tengo contra las gordas. Etcétera. Eso me lleva a la conclusión de que no han captado el fondo del asunto, así que voy a explicarlo más claro, por si catorce años de perífrasis y circunloquios impiden entenderme cuando cuento algo. Más que nada, por mi lenguaje oscuro. Además, Javier Marías, a quien mencionaba en el artículo, cuenta que a él también lo están inflando a hostias, sin comerlo ni beberlo. Y pide una rectificación: está de acuerdo con toda la nómina de señoras citadas, incluidas Kim Novak, Donna Reed y Rhonda Fleming; pero él nunca habló de Jane Rusell.

El error básico está en considerar que, cuando describo a una morsa con pantalón pirata ceñido, lorzas relucientes de grasa y camiseta sudada, me refiero al contenido, y no al continente. Quien deduzca burla o desprecio hacia las individuas abundantes es, literalmente, tonto del haba. De entrada, se equivocan las mujeres seguras de que a los hombres nos gustan las churris esmirriadas, tipo Calista Floja o Paulina Rubio. A ver si no confundimos las cosas. Ésas le gustan a Galiano –que se viste de torero–, al simpático muchacho Lagerfeld y a alguno más, hipócritas aparte. En materia carnal –lo intelectual y lo afectivo son otra cosa–, la mayor parte de los varones normalmente constituidos, por mucha literatura y mucho alpiste que echen al canario, prefiere una señora de rompe y rasga, en cuyas gloriosas caderas no se ponga el sol. Y es lógico. También, a fin de cuentas, lo que de verdad hace que a una hembra le tiemblen las piernas –se pongan las feministas como se pongan– no son los quesitos desnatados que van de malotes, ni los charlatanes lánguidos, sino los hombres cuajados con resabios del cazador y el guerrero que fueron hace siglos. Los que dejan las sábanas arrugadas debajo de una.

No se trata, por tanto, de gordas y flacas. Como afirma el título de una película, las mujeres de verdad tienen curvas. La cuestión reside en el empaquetado. Lo que no puede pretender una pava metida en kilos –y conozco a algunas que son señoras espléndidas– es meterse en una camiseta tres tallas más pequeña, ponerse un pantalón pirata que deje la raja del tanga al descubierto y rebose chicha por los flancos, no ducharse en dos días, y que encima la llamen guapa. Y si a eso añadimos la ordinariez que tanto abunda, la mala educación, la ausencia absoluta de maneras y la imitación de cuanta retrasada mental aparece en la tele dándoselas de señora, el resultado es inevitable: desagradables tocinos sin fronteras que se creen divinas de la muerte, marmotas domingueras que no saben ponerse tacones cuando lo intentan, y tías vestidas, los días de boda, con vestido largo a las diez de la mañana, como si vinieran de cerrar un puticlub de los de antes.

Para acabar, otro argumento: el de la eriza que escribe preguntando por qué diablos, si pasa el día en el curro, vuelve hecha polvo y trae a los niños del cole, tiene que vestirse de Ava Gardner en vez de ir cómoda. Aparte de la dudosa comodidad de vestir embutida como una morcilla, la respuesta es simple: no tiene por qué. Nadie la obliga, y lo de doña Ava es sólo una forma de hablar. Pero que no me exija respeto con su camiseta ceñida y sucia, su tripa al aire, su impúdico mal gusto y su desvergüenza, como tampoco me gusta el fulano de axilas sudadas, piernas peludas y chanclas que encuentro en la calle. Vestidos para matar o para ver la tele en casa, se trata de buenas maneras, nada más. En varones o hembras, esas maneras sólo pueden darse por tres motivos: genética, educación o esfuerzo personal. La plataforma Ava Gardner Nunca Mais permitirá, al menos, que quienes conocemos a mujeres capaces de combinar trabajo, casa y cole de los niños con saber cruzar las piernas, usar tacones cuando se tercia, llevar un vestido, o quitárselo, las prefiramos al resto. A una señora digna de ese tratamiento debería bastarle una tarjeta de boda como la que una amiga mía envió este verano a sus invitados: «Caballeros, sin corbata. Señoras, como Dios manda».

> Iritzia: El Denario del Sueño > ESCALOFRIOS AL ESCUCHAR A UN JUGADOR SERBIO EN EL EUROBASKET

  • Escalofríos al escuchar a un jugador serbio en el Eurobasket
  • El Denario del Sueño, 2007-09-07

Aún tengo los pelos de punta después de escuchar las declaraciones de una mole humana de origen serbio que juega al baloncesto, Milicic. El individuo, profundamente cabreado con el arbitraje del Serbia-Grecia, comenzó a decir barbaridades sobre la masculinidad de los árbitros, su cobardía…Les llamó una y otra vez maricones. Y para sacar del todo al macho que lleva dentro, empezó a follarse verbalmente a las madres y hermanas- si las tuvieran- de los árbitros. “Por el coño”, “por la boca”… Muy bien, sí señor. Se ve que algunos serbios siguen estando orgullosos de ese gen violador que tanto daño hizo a miles y miles de mujeres durante la guerra de los Balcanes.

¿La respuesta? Una multita de 10.000€ y listo. A lo mejor, un año de suspensión.
Y aquí no ha pasado nada.

Algún día llegará, Milicic, algún día llegará en que hacer apología de la violencia de género y de la homofobia cueste muy caro a los miserables como tú. Espero vivir para verlo.

Indignante, indignante. Y la reacción de la FIBA, patética. Así va este mundo.

Y luego me intentan vender la moto de que el terrorismo es el principal problema de la humanidad… Vaya morro.

Indignante. Entre esto y los comentarios machistas del Iturriaga y del Andres Montes, cuesta disfrutar de un deporte que tanto me gusta. ¿Habrá eñemanía para la selección femenina en el Eurobasket de Italia? En fin.

> Berria: Homofobia > LA RIOJA: MAKOKI "CEDE" TRAS LOS REPROCHES DE IU Y CAMBIA LAS LETRAS "TILDADAS" DE HOMOFOBAS

  • Makoki cede tras los reproches de IU y cambia las letras tildadas de homófobas
  • El músico, que medita alternativas para algunas canciones, intenta no herir a nadie en el concierto mateo del día 15
  • La Rioja, 2007-08-25 # I. García

Makoki cede. El artista antes conocido como Julián Bretón ha optado por cambiar las letras de las canciones que han provocado las quejas de Izquierda Unida durante estos días precedentes. Ayer anunció que está dispuesto a introducir los temas ya renovados, en principio, sólo durante el recital que ofrecerá junto a su charanga en los prolegómenos del lanzamiento del cohete, en la plaza del Ayuntamiento. Durante el resto de las actuaciones en las fiestas, volverá a retomar las letras originales de las canciones.

Makoki se reunirá hoy con el resto de la charanga para decidir qué canciones tocarán durante el cohete, el día 15. «Vamos a intentar no incluir las canciones en las que aluden a algún colectivo, aunque en casi todas nos metemos con alguien», admite. Sin embargo, también cuenta que se siente en la obligación de tocar su famoso popurri, que sí que incluye algunos temas con letras polémicas, como ‘Maricón el que no brinque’, ‘Tírate a la rubia’ o ‘Al suelo’. En estos casos, lo que hará el grupo es sustituir las palabras que puedan resultar hirientes por otras. «Esperamos que nos sigan el resto de las personas que estén en el cohete, aunque creo que es algo complicado de lograr», reconoce.

Makoki explica que ha tomado esta decisión a pesar de las múltiples llamadas que ha recibido pidiéndole que no hiciera caso a las protestas de IU y dejara las canciones tal y como son: «He tenido estos días el móvil echando humo y todos me decían que no cambiase las letras».

El artista prefiere buscar el lado positivo de toda la polémica. Makoki piensa que con toda esta situación se va a conseguir que finalmente se pueda celebrar el ansiado cohete limpio, «porque la gente va a estar mucho más pendiente de las canciones que vamos a cantar nosotros que de tirarse cosas y ensuciarse», bromea.

  • ‘Maricón el que no brinque’: Se cambiará maricón por homófobo, patadón, masicote, mastodonte, jamacuco, mascarrón, cucharón, besugón o makokón.
  • ‘Tírate a la rubia’: Sustituir a la rubia y a la morena por ‘El Pototo’ y ‘El Pollito’, dos miembros de la charanga.
  • ‘Al suelo’: Se cambia la frase ‘que también los solteros tenemos que joder’ por ‘soltamos a Makoki y todos a correr’.

> Berria: Diskriminazioak > UNA MUJER TRANSEXUAL, SOCIA POR UN DIA DEL CLUB SOLO PARA HOMBRES DEL CLUB LARRAINA

  • Socia por un día
  • Un transexual desafía las leyes que rigen un club masculino pamplonés y logra pasearse en biquini por su piscina antes de ser expulsado
  • El Correo, 2007-08-23 # Cristina Aguinaga

El paseo, en pleno mes de agosto, en biquini, por la orilla de una piscina de Pamplona no tendría que ser noticia. Pero en el club deportivo Larraina, sin embargo, lo fue hace dos semanas. Más bien fue motivo de revuelo entre las pocas personas allí concentradas, todos hombres, que por primera vez veían utilizar las instalaciones deportivas y lúdicas a una mujer.


El protagonista del paseo fue un transexual que estrenaba así su condición de socio del club. Se había inscrito aprovechando que, pese a su operación para convertirse en mujer, mantenía todavía el DNI con su nombre masculino. Se sumaba así a las protestas de un grupo de socios que reclaman más aperturismo y un cambio en los estatutos ante la «deriva del club». En total, cuenta con más de 1.300 socios en unas instalaciones situadas en las inmediaciones de la Taconera y dotadas de piscina cubierta, pistas de tenis y padel, frontones y sauna.


El club deportivo Larraina, a las puertas de cumplir los 75 años de historia, nació en 1933, como tantos de la época, abierto sólo a hombres. En la actualidad, sin embargo, es el único de Pamplona que limita el acceso como socio y la posibilidad de inscripción a los varones. De hecho, sus estatutos recogen como requisito ser varón con 18 años cumplidos.


El transexual que logró entrar a las instalaciones cumplió esos requisitos, salvo el pago de la cuota, que giró a través de una cuenta bancaria que, por un despiste, no contó con fondos y que fue la razón esgrimida para justificar su expulsión. La junta directiva se apresuró a aclarar ayer que la medida no estaba relacionada con la «identidad sexual» del nuevo socio.


Los abonados que reclaman mayor apertura y un cambio en la filosofía del club se reconocen minoritarios. De hecho, declaran que la acción de inscribir a un transexual fue una medida simbólica para reabrir un debate ya viejo en las instalaciones. «Sabemos que, democráticamente, perderíamos una hipotética votación porque la mayoría de los socios prefieren que mantenga ese carácter. Pero al final, con esta polémica, están consiguiendo que se quede obsoleto y que vaya perdiendo socios», apostillan. Con la presencia del transexual, que mientras fue socio sólo acudió un día (glorioso) a las instalaciones, quisieron denunciar también «la discriminación sexual que se da en el club». Consideran que el veto a las mujeres «es un modelo obsoleto y retrógrado».