• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Erreportajea: Biluztasuna > SEXO NO ES SEXISMO

  • Sexo no es sexismo
  • Los desnudos en el calendario desatan las críticas por el uso del cuerpo femenino. ¿O es que España se ha vuelto muy censora?
  • El País, 2008-01-03 # A. de Cózar / M.R. Sahuquillo

¿Qué diferencia hay entre la desnudez que muestran las azafatas del calendario de Ryanair y la que enseñan, por ejemplo, los policías locales de Pinto en el suyo? La respuesta a esta pregunta varía según quien mire los almanaques, pero, aparte de las diferencias obvias, hay tres que sirven para plantear un debate, o bien la ausencia de él.


La primera: el calendario de las azafatas ha sido polémico, mientras que el de los policías ha pasado inadvertido entre la marabunta de bomberos, policías, deportistas, desempleados y otras profesiones y colectivos que desde hace años optan por el desnudo como forma de llamar la atención, recaudar dinero para ellos mismos o para terceros. El calendario de las chicas de Ryanair, que la aerolínea irlandesa vendió con el reclamo de “el más caliente de 2008”, despertó duras críticas por sexista. La organización de consumidores Facua denunció ante el Instituto de la Mujer y el Instituto Nacional de Consumo a la compañía por “atentar contra la dignidad de las mujeres y presentar una imagen estereotipada de las azafatas”. A nadie, sin embargo, le extrañaron u ofendieron las imágenes de los forzudos policías, algunas de las cuales son igual o más explícitas.


Las acusaciones de sexismo llevan a la segunda diferencia. El Instituto de la Mujer estudió la denuncia de Facua y acordó que tenía razón: el anuncio es discriminatorio. La razón alegada es que Ryanair subraya los estereotipos que se suelen asociar a las azafatas. “Ocurre lo mismo que con otros colectivos profesionales como el de las enfermeras. La mujer profesional lo es tanto como el hombre, y ha costado mucho que se las considere como profesionales y no como objetos sexuales”, señala un portavoz del instituto. “No creo que la compañía hubiera presentado así a sus pilotos”, añade tras señalar que en el calendario no había ni un azafato desnudo.


Esos mismos argumentos no se han utilizado en el caso de los policías de Pinto. Además de que nadie se ha quejado públicamente de la ausencia de las agentes, el almanaque presenta una imagen de los policías locales como hombres fornidos y machotes y recurre a algunos chistes sexuales bastante facilones, como ése en el que un policía tapa su trasero con una señal de prohibido el paso.


Los críticos con el calendario de Ryanair recurren a las diferentes legislaciones sobre el tema para señalar que ambos casos no son comparables. La Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género dice que es ilícita “la publicidad que atente contra la dignidad de la persona o vulnere los valores y derechos reconocidos en la Constitución”, incluyendo aquí “los anuncios que presenten a las mujeres de forma vejatoria, bien utilizando particular y directamente su cuerpo o partes del mismo como mero objeto desvinculado del producto que se pretende promocionar, bien su imagen asociada a comportamientos estereotipados”. La interpretación de qué se considera vejatorio o estereotipado queda fuera de la redacción de la ley.


La tercera diferencia entre ambos calendarios es la que más escandaliza a los críticos. El almanaque de los policías de Pinto es un acto voluntario de los agentes. El de Ryanair también, según ha manifestado la empresa -ninguna azafata lo ha negado por ahora-, pero es la compañía la que lo ha publicitado, y muchos ven ahí una publicidad encubierta para vender más billetes de avión. Es lo que dice Facua, que el calendario es una campaña de publicidad y que Ryanair utiliza a sus trabajadoras como reclamo sexual. “Presenta a la mujer como un objeto. Es denigrante, y sobre todo para las trabajadoras de un determinado colectivo, las azafatas. Con este calendario se transmite el mensaje de que hay que escoger Ryanair porque sus azafatas son las más guapas”, asegura Ruben Sánchez, portavoz de la asociación de consumidores.


En cualquier caso, a Ryanair la discusión le ha salido rentable. De los 10.000 calendarios que se pusieron a la venta a finales de octubre en los aviones y por Internet sólo quedan unos cuantos ejemplares que ya sólo se pueden comprar a bordo. La compañía niega que el almanaque tenga un fin publicitario y sea una más de las campañas polémicas que acostumbra a hacer. “Desde que Facua nos denunció las ventas se han multiplicado, así que agradecemos toda esa publicidad gratuita”, bromea Maribel Rodríguez, directora comercial para España y Portugal de la compañía.


La compañía aérea además asegura que el calendario “no sólo no denigra” a sus trabajadoras sino que fue idea de ellas mismas. “La propuesta surgió en el buzón de ideas que la compañía pone a disposición de los empleados, y gustó mucho. Así que se hizo. Ryanair asumió todos los costes y la distribución del calendario”, explica Rodríguez. “Manifestamos el derecho de la mujer a desnudarse en un calendario o donde quiera. Además, es un producto que está muy bien hecho. Y sí, es un calendario sexy, por supuesto que lo es, y con ese objetivo se ha hecho. Las personas que han posado en él se sienten muy orgullosas de ello”, dice la directora comercial de la compañía.


Unos días después de que el calendario de las azafatas de Ryanair saliese en todos los medios de comunicación y Facua presentase la denuncia, la aerolínea daba las gracias a la asociación de consumidores en un comunicado y les llamaba “remilgados”. Con otros adjetivos se expresan y critican la “hipersensibilidad” de los más críticos, y aseguran que la barrera de lo políticamente incorrecto es demasiado estrecha; dicen que se está viviendo en una época de moralina y pacatería.


Aparte de las diferencias entre ambos calendarios y los diferentes raseros a la hora de juzgarlos, lo cierto es que a la publicidad le gusta el sexo como arma para venderlo todo, desde coches hasta caramelos, bebidas, coches o desodorantes. Muchos aseguran que la controversia sobre el calendario ha destapado el desequilibrio que existe en la publicidad, y critican que los cuerpos y desnudos que aparecen en ésta sean casi siempre femeninos. “No nos parece mal que la publicidad exhiba el cuerpo, porque el cuerpo humano no es para ocultarlo. Pero echamos en falta que haya más hombres. Nos preocupa mucho esa especie de puritanismo que cada vez más se manifiesta contra del sexo explícito. No tenemos que tener miedo a la contemplación del sexo; lo que pasa es que tiene que ser equilibrado y consentido por las personas que se dejen fotografiar”, declara Empar Pineda, del colectivo feminista Las Otras Voces. “El calendario no es una cosa para llevarse las manos a la cabeza, hay demasiada moralina en este sentido”, sigue Pineda.


“No creo que nuestra crítica al calendario tenga nada que ver con la mojigatería ni con el desnudo”, señala Emilia Sánchez-Pantoja, coordinadora de la asociación feminista Red de Cambio. “El desnudo del cuerpo femenino es lícito y además es bello, lo cual no quiere decir que se pueda utilizar como mero reclamo publicitario para que una compañía aérea haga el agosto, o el diciembre”, explica.


Otros ven la polémica como “ridícula” y critican la “moralidad disfrazada” que hay en estos temas. “Hemos entrado en una peligrosa etapa de apariencia progre en la que se confunde lo que es denigratorio con lo políticamente incorrecto”, dice el director creativo de la agencia de publicidad Sra. Rushmore, Carlos Alija. “Una cosa es la pornografía, y otra la sexualidad. Un anunciante está en su derecho a emplear la sexualidad como un atributo de su comunicación y de la imagen de sus modelos, siempre que no vulnere la ley. Él es el primer interesado en que su imagen no resulte ofensiva”, comenta.


Los publicistas también reconocen que la publicidad está plagada de sexo, pero aseguran que es a imagen y semejanza de la sociedad. “En los anuncios hay sexo porque en la televisión, el cine y la vida hay mucho sexo. La publicidad es un espejo de ello”, dice Alija, que critica el “rol ejemplificador, moralizante y educativo” que algunos le dan a la comunicación comercial. “Últimamente la publicidad es muy light; a este paso terminaremos con anuncios en los que sólo friegan platos los hombres, las mujeres no llevan escote y donde las fiestas en casa del embajador parecen retiros espirituales, porque todo apunta a que allí va a haber poco cachondeo. No se parece mucho a la vida real”, dice. Alija asegura que los publicistas últimamente ponen mucho cuidado en qué aparece en sus anuncios por miedo a recibir denuncias como la de Facua contra el calendario de Ryanair.


En cualquier caso, y aunque las interpretaciones son subjetivas, los anuncios que se consideran sexistas se siguen retirando. La asociación de autorregulación Autocontrol de la Publicidad, con 270 asociados que representan aproximadamente el 70% de la inversión publicitaria del país, ha revisado 110 anuncios, antes de su emisión, desde la entrada en vigor de la ley. En los anuncios revisados, Autocontrol indicó la necesidad de hacer cambios en 54 casos. En 56 ocasiones la asociación consideró que se infringían las normas y desaconsejó su emisión. Uno de esos casos fue un polémico anuncio de Dolce & Gabbana en el que un grupo de hombres miraban cómo otro agarraba a una mujer contra el suelo. Autocontrol consideró que esta publicidad mostraba a una mujer sometida sexualmente contra su voluntad y que debía ser retirada. La decisión del jurado de la asociación no es vinculante, pero la firma italiana decidió retirar el anuncio. ¿Se ha convertido España en un país demasiado censor? No parece que eso le vaya a importar mucho a Ryanair. El Instituto de la Mujer sólo ha podido enviar un escrito a la compañía, y anuncia que pedirá a la UE que tome cartas en el asunto. No puede hacer mucho más. España, por ahora, no tiene competencias sobre los almanaques que se venden en los cielos.

Anuncios

> Erreportajea: Osasuna > LESBIANAS Y ALCOHOLISMO: HASTA LA ULTIMA GOTA

  • Lesbianas y alcoholismo: Hasta la última gota
  • Las lesbianas no tienen mayor predisposición al alcoholismo que las mujeres heterosexuales. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que el alcoholismo puede afectar a más del 30% de las lesbianas ¿por qué ocurre este fenómeno? ¿cuál ha sido la experiencia de quienes han cruzado la línea de la adicción? RS lo devela en este reportaje.
  • Rompiendo el Silencio, 2008-01-01 # Érika Montecinos Urrea · RS

Cuando Doris (33), comunicadora audiovisual, se vio bebiendo sola en la habitación de un hotel que tomó exclusivamente para eso, supo que ya había “llenado el vaso”, así, literalmente. Y es que el alcohol en su vida se había instalado con todo, tras un mar de situaciones familiares y falsas relaciones que producían en ella un vacio.


“Cuando una está ahi, dentro del torbellino, no hay razones especificas, sino más bien todo lo que nos rodea parece ser motivo suficiente para tomar. En mi caso, todo iba cuesta abajo, y el rollo sentimental es súper fuerte para las personas que beben en exceso”, cuenta.


Doris añade que vio muy mal a su familia por esta decisión de sumirse en el alcohol, sobretodo a su mamá que lloraba desconsolamente cada vez que llegaba a su casa con bastantes copas demás. “Eso fue fuerte. Ver a mi Mama llorando por las embarradas que yo me mandaba en ese estado, pero nunca me buscaron ayuda. Mi familia sufrio por lo que ellos sentian al verme así, pero no por lo que yo en realidad estaba pasando”, explica.


Decidio dejarlo cuando “llenó el vaso”, como indica ella misma. “Muchas veces me decidí, pero no podia, no estaba lista aún para enfrentar la vida sin alcohol. Un día desperté y dije, “ya no quiero más, esto me aburrio”. Y de eso hace casi 5 años. Creo que fue el momento perfecto. Ya habia saturado y ahora, doy gracias al universo por todo lo que pasé, porque mientras más profundo caí, más grande fue el salto. Nunca más me dieron ganas de tomar”.


Tal como ella, son muchas las mujeres en los últimos años que han aumentado su ingesta de alcohol. Las lesbianas no tienen mayor predisposición al alcoholismo que las mujeres heterosexuales. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que el alcoholismo puede afectar a más del 30% de las lesbianas, cifra que la psicóloga de la Universidad de Chile, Kena Lorenzini, dice no compartir completamente.


“Estos estudios deben ser cuantitativos, sino tienen una metodología y muestra coherente con el universo de lesbianas, sus resultados pueden ser cuestionados Según mi experiencia, estos resultados no corresponden a la realidad, pero tampoco podría afirmar una cifra, pero indudablemente mi percepción es que el alcoholismo se da en mucho menor medida. Además el alcoholismo (del cual hay varias categorías) no sólo va a depender de que la mujer sea lesbiana, sino de otras variables, como si es joven, si viene de una familia disfuncional etc”, plantea.


Así y todo, muchos estudios sobre salud lésbica reconocen que el consumo excesivo de alcohol en ellas, puede incidir para un mayor incremento a padecer cancer de mamá, junto con la obesidad y la escasa preocupación a una revisión periódica.


El sitio español en Internet “Guirigay” afirma que en las lesbianas se dan altos índices de alcoholismo y tabaquismo.


“Somos sujetas de riesgo ante diversas adicciones debido a la presión social que tenemos que soportar. Además, la cultura lésbica es, por su especial situación, una cultura de bares. Prácticamente, sólo es posible conocer a otras personas lesbianas en los bares, lo que nos anima a beber y fumar”. Según el Instituto de Protección de la Juventud Gay y Lesbiana de Nueva York, el 30% de quienes allí asisten buscan solución al rechazo social en el alcohol o las drogas”, señalan.


¿Las lesbianas estamos expuestas en mayor medida a las adicciones como el alcohol? En el Movimiento Unificado de Minorias Sexuales (MUMS) se han tomado el tema muy en serio y cuentan con un Centro en primera respuesta, destinado a brindar orientación y asesoria a aquellas lesbianas y gays que tienen que lidiar con este problema, muy pocas veces reconocido como tal.


Desde la calle
Isabel (27), traductora, aún se recuerda pidiendo monedas en las esquinas del centro de Santiago para comprarse “la chela”. Su desayuno habitualmente era un pan con mantequilla y una cerveza “de a litro”. Su familia, que hace poco se había enterado sobre su orientación sexual, no le aguantó más su “estilo de vida”,e incluso, su madre le insistía en que el alcohol fue el culpable del lesbianismo de su hija. Frente a todo eso, la expulsaron de la casa.


“No tenía a dónde ir, llamé a mis supuestas amigos en ese momento, en su mayoría gays ¿y me vas a creer que ninguno se ofrecio a brindarme apoyo?. Llegué a la casa de unos Okupas y ahí me puede mantener durante algunos meses, pero macheteaba monedas sólo para beber. Mi estudios fueron suspendidos, mi carrera se fue a la cresta. Yo no era nadie”, relata.


Las razones para que comenzara a beber de esa menera, las relaciona con el abandono de su primera pareja mujer. “Me fui al hoyo. Sentía un vacio muy grande, como que el alcohol era lo único que me podía mantener en otra dimensión, fuera del dolor”, dice.


Felizmente, esa época quedó atrás para Isabel y hoy con mucho esfuerzo y el apoyo de su misma familia que después la buscó, pudo “rehabilitarse” y retomar su vida. Hoy se considera “astemia” y sólo pide bebidas cuando va a algún bar.


“Mis amigas me molestan, porque dicen que cómo puedo ir a un bar a tomar bebida!, pero eso no me aproblema, me siento mejor sobria y disfrutarlo realmente, no perderme de la diversión porque estoy tirada en el suelo sin saber qué pasa”, manifiesta.


Lorenzini indica que evidentemente el vivir una doble vida puede facilitar la utilización de cualquier tipo de elemento que permita el alivio de la tensión psíquica vivida, “no sólo el alcohol y las drogas, sino también lo puede ser volverse callejera (por lo insoportable que le significa estar en su casa) , trabajólica, hipersexualizada, hiperpolola etc. Siempre que hay una doble vida, existirá un mayor riesgo de consumo de alcohol, pero no es condición sine qua non”.


  • Kena Lorenzini, psícologa: “Es difícil dejar de beber sólo con buenas intenciones”

¿Cómo pueden algunas lesbianas que están muy metidas en esto del alcohol salir adelante y dejarlo?
Cualquiera persona, lesbiana o no, para dejar el alcohol debe seguir un tratamiento, el cual debe ser , desde mi punto de vista, multidisciplinarlo, es decir, psiquiatra, psicólog@, terapeuta ocupacional. Será ambulatorio o no dependiendo de cada caso. Creo que es tremendamente difícil dejar la adicción al alcohol sólo con buenas intenciones, se necesita en primer lugar una toma de conciencia de que se tiene el problema con el alcohol, y trabajar que hay tras ese consumo, se puede aventurar que es por el hecho de ser lesbiana en un mundo hostil, pero lo más probable es que las causas sean múltiples y es necesario que indague en ella, con ayuda para conocerlas.


¿Hay mayor predisposición de lesbianas jóvenes para el consumo de alcohol?
En realidad, hay mayor disposición de l@s jóvenes en general a consumir alcohol, por ello no sé si la variable lesbiana influye demasiado. Son múltiples las hipótesis para explicar esta mayor disposición de l@s jóvenes al consumo, pero la realidad parece confirmar este dato.

> Iritzia: Eva Nordbeck > PERFUMES, JOYAS Y RECLAMO SEXUAL

  • Perfumes, joyas y reclamo sexual
  • El Diario Vasco, 2007-12-30 # Eva Nordbeck • Barcelona

En esta época navideña marcada por la adquisición de perfumes y joyería, se usa con obstinación pertinaz el reclamo burdo de una provocación sofisticada. No sé por qué lo femenino debe desnudarse para hacerse atractivo. La mujer nunca refleja mejor lo que ella es que cuando ofrece su ternura de madre o esposa. La sexualización de su imagen la denigra y hace de ella un gancho publicitario despojado de sí misma. Qué triste es que muchas no sepan valorar su belleza y la malgasten ávidamente con fines de codicia, difuminando su encanto original travestido de burdel, en pro de un protagonismo en el papel «couché», o en un spot televisivo.

> Berria: Espetxeak > GASTEIZ: UN JUZGADO INVESTIGA LA MUERTE DE UNA PRESA DE NANCLARES

  • Un juzgado investiga la muerte de una presa de Nanclares
  • El País, 2007-12-27 # P. Gorospe · Bilbao

Un juzgado de Vitoria investiga la muerte por ahorcamiento de una presa de la cárcel alavesa de Nanclares de la Oca el pasado domingo, día 23. La interna fue encontrada por los funcionarios de la institución penitenciaria colgada del cuello con una de las sábanas de su cama. Un portavoz de la dirección de Instituciones Penitenciarias confirmó ayer que cuando los funcionarios la encontraron ya había fallecido, pero se negó a facilitar dato alguno de la mujer por petición expresa de sus familiares.


Con éste ya son tres los fallecimientos en la prisión alavesa en lo que va de año. El último caso se produjo el pasado 27 de septiembre, cuando un interno de 46 años fue hallado muerto en su celda, al parecer, por causas naturales. La asociación Salhaketa precisó que con la del domingo se contabilizan cinco fallecimientos por causas no naturales en las cárceles vascas: tres en Vitoria, una en Basauri y otra en Martutene.


El ararteko Íñigo Lamarca, denunció en marzo del pasado año las “lamentables condiciones” de las instalaciones de Nanclares, tras una visita que cursó al centro, que Instituciones Penitenciarias proyecta sustituir por una nueva cárcel. El motivo de la visita fue el elevado número de suicidios registrado en los meses anteriores. De enero de 2005 a marzo de 2006 se quitaron la vida seis reclusos en Nanclares.

> Berria: Abortoa > REGRESA EL MIEDO A ABORTAR

  • Regresa el miedo a abortar
  • Las clínicas temen que las mujeres usen medios inseguros por la presión
  • El País, 2007-12-20 # María R. Sahuquillo · Madrid

Las mujeres que quieren abortar tienen miedo y las que ya han abortado, también. En las clínicas de interrupción de embarazo las pacientes preguntan estos días si abortar es legal, algunas rehusan dar el DNI antes de someterse a la intervención y otras, que ya pasaron por esa operación, quieren recuperar ahora su historial médico o que sea destruido.


La alarma social que se ha desatado estos días a raíz de las detenciones de médicos implicados en abortos supuestamente ilegales en varias clínicas de Barcelona está repercutiendo en el día a día de las clínicas abortistas. Ayer mismo la fiscal pidió prisión provisional para los dos psiquiatras detenidos, informa Jesús García. Además, numerosas pacientes han sido llamadas ante el juez por haber abortado en estas clínicas y las mujeres están asustadas. También los facultativos tienen temores fundados a que ese miedo haga que se alejen de las clínicas y recurran a métodos clandestinos.


Los centros han detectado que el flujo de mujeres que ha acudido a sus locales las últimas semanas ha disminuido ligeramente. “Si una mujer tiene que abortar lo hará. Nos preocupan sobre todo las mujeres inmigrantes. Se corre el riesgo de que vuelvan a hacerlo con el Cytotec o que se pongan en manos de las aborteras. No olvidemos que siguen existiendo”, dice Empar Pineda, portavoz de la clínica Isadora de Madrid. Otro riesgo, según las clínicas es que, por miedo, las mujeres dejen pasar demasiado tiempo antes de acudir a los centros. “Cuantos más días pasen más riesgos hay para su salud”, explica Gael Leveder, de Dator.


Las mujeres no quieren hablar. Se sienten inseguras y prefieren no hacer comentarios sobre lo que está sucediendo. “Puede que no me pase nada, pero… por si acaso. Nunca se sabe”, cuenta una latinoamericana en la clínica Dator. “No, no. No quiero decir nada”, apunta una china en Isadora. El comentario es generalizado entre las españolas, las inmigrantes o las menores que ayer visitaban estas dos clínicas madrileñas. Silencio. “Saben que algo está ocurriendo. Sobre todo desde que en Barcelona se llamó a declarar a las mujeres”, dice Leveder.


Desde hace semanas las clínicas reciben peticiones que les trasladan a la década de los ochenta, cuando el aborto acababa de legalizarse. “Preguntan si estamos en regla, si los médicos tienen titulación y qué ocurre con sus datos”, dice la portavoz de Dator, una de las clínicas históricas. El caso no es único. Sucede lo mismo en la mayoría de las clínicas españolas. “Las mujeres acuden a los centros en tensión. Muchas tienen la sensación de hacer algo ilegal. Algunas se niegan incluso a darnos el DNI, algo que es imprescindible para someterse a la intervención. Otras ponen pegas para darnos el teléfono o la dirección de su casa”, cuenta Eva Rodríguez Armario, presidenta de la Asociación de Clínicas Acreditadas para Interrupciones Voluntarias del Embarazo (Acai).


“Ayer nos llamó una mujer que abortó hace cinco años y que quería recuperar su historial. Las mujeres quieren garantías para saber que sus datos son confidenciales”, cuenta Pineda. Lo mismo ha ocurrido en la clínica El Sur de Sevilla: “Vino una mujer que abortó hace diez años. Tenía miedo de que su expediente saliese a la luz y su madre y su actual marido descubrieran que había tenido un embarazo a los 18 años”, dice una trabajadora social. Los datos médicos sólo pueden ser revelados a petición expresa del interesado o por mandato de un juez.

> Berria: Oroitzapena > SATURRARAN: ENCARCELADAS EN EL FRANQUISMO BAJO EL "AZOTE DE LA FE"

  • Encarceladas en el franquismo bajo el “azote de la fe”
  • Una historiadora investiga la vida de las cárceles gestionadas por monjas
  • El País 2007-12-08 # Lara Varela · Pontevedra


Le llamaban “La Pantera Blanca”. Sor María de Aránzazu era la madre superiora del penal de Saturrarán, un antiguo balneario de Mutriku (Guipúzcoa) reconvertido en cárcel desde 1938. Por allí pasaron un centenar de gallegas condenadas por el franquismo, al no existir en la comunidad ninguna prisión central para mujeres. Así lo explicó ayer la historiadora Victoria Martínez Rodríguez durante el III Congreso da Memoria Histórica que se clausura hoy en el Pazo da Cultura de Pontevedra.


La Pantera Blanca, apodada así por su aire glacial y la férrea mano con la que gobernaba la penitenciaría, pertenecía a la orden de las Mercedarias. Entonces resultaba habitual que las comunidades religiosas se pusieran al frente de estos centros femeninos cuyo objetivo era el de “doblegar y transformar” a las reclusas, condenadas hasta a 30 años de prisión en buena parte por actos de rebelión, desobediencia o reunión. No obstante, Victoria Martínez matiza que el papel de la mujer durante el franquismo más que protagonista y activo fue “subsidiario” al de sus parejas y familiares varones víctimas de la represión por su pertenencia a organizaciones políticas y sindicatos en los que rara vez figuraba una mujer.


Con las monjas gobernando las cárceles, las autoridades franquistas cumplían dos objetivos: por un lado, efectuar una labor adoctrinadora y, por otro, darle utilidad a estos recintos en un tiempo en el que el número de cárceles se quedaba pequeño y donde la mano de obra era gratuita. Las monjas, por su parte, utilizaban a la población reclusa, que en el caso de Saturrarán, pasó de 700 a 1.700 residentes, para trabajar sus huertos y plantaciones. A cambio, las alimentaban con “pan duro y legumbres con gusanos”.


Cuenta Victoria Martínez que en las cartas de estas gallegas existen referencias constantes al trato duro y a la férrea disciplina de las religiosas que, en su afán por cumplir con esa labor transformadora, utilizaban la incomunicación como herramienta habitual. La Pantera Blanca llevaba a cabo ese aislamiento en las celdas situadas junto al canal y que constantemente se inundaban hasta el punto de que “hubo quien casi llegó a ahogarse”.


Martínez, que ha iniciado su trabajo de investigación en esta cárcel vasca de la que tan sólo queda ya una placa conmemorativa, recorrerá los centros de Palma de Mallorca, Madrid o Santander, adonde también eran derivadas las penadas gallegas. Su trabajo ya ha tropezado con el recelo de archiveros y autoridades. El Ayuntamiento de Ponteareas, gobernado por el popular Salvador González, tardó más de año y medio en abonarle los 2.500 euros que le correspondían por ganar con este proyecto el Premio de Investigación Fermín Bouza Brey 2006.

> Berria: Eliza > ANDALUCIA: DISCRIMINADAS BAJO EL PASO OTRA VEZ

  • Discriminadas bajo el paso otra vez
  • El Obispado anuncia hoy si permite o no que una cofradía vete a dos costaleras
  • El País, 2007-12-04 # Manuel Planelles · Córdoba

Los directivos de la Hermandad de Nuestra Señora de Los Dolores de Córdoba se han empecinado en convertir en iconos feministas a Elisa Márquez y María Jesús Castón, dos veinteañeras costaleras. Esta cofradía ha vuelto a prohibirles portar la imagen de la virgen en la próxima Semana Santa sólo por ser mujeres. Las dos chicas llevaban saliendo bajo el paso varios años junto a sus compañeros varones sin problemas. Hasta que entró una nueva directiva a finales de 2006, que ya intentó sin éxito vetarlas la pasada Semana Santa.


En una votación celebrada este domingo, 51 de los hermanos que acudieron a una asamblea general votaron en contra de que existan cuadrillas mixtas. Por el contrario, 21 de ellos sí apoyaron que Elisa y María Jesús puedan seguir como costaleras. El resultado es que la dos, de momento, no podrán salir bajo la virgen este año.


Pero el Obispado de Córdoba, que ya obligó a la cofradía a readmitir a las jóvenes en marzo, es el que tiene la última palabra. Hoy anunciará su decisión.


Esta historia no es nueva. A finales de 2006 ocurrió exactamente lo mismo. Se vetó a las dos chicas, que llevaban entonces seis y siete años cada una como costaleras de este paso. Y se les invitó a formar una cuadrilla sólo de féminas. Los chicos con los chicos, las chicas con las chicas, fue la consigna entonces.


Disparatado fue el argumento que dio para defender la expulsión Manuel Herreros, hermano mayor de la cofradía: ” hay posturas con un acercamiento físico muy próximo que, si se vieran fuera, podrían decir que son posturas soeces”. Las jóvenes denunciaron este caso de discriminación en marzo de este año. El Obispado, tras la enorme polémica que se levantó, terminó conminando a la cofradía a que reconsiderarse el veto, algo que en cristiano significa que ordenaba a la hermandad que rectificara. Y así lo tuvo que hacer la junta directiva el 24 de marzo. Herreros leyó ante los medios de comunicación un comunicado en el que se afirmaba que la “junta de gobierno, puntualmente y de manera excepcional,” decidía “permitir la participación” de las dos mujeres.


Las chicas argumentaron entonces que no existía ninguna norma que impidiera las cuadrillas mixtas. Y la junta directiva que no había en los estatutos que debe elaborar el Obispado ningún apartado que impidiera el veto. Así que el obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, se comprometió a crear unas “normas complementarias” que zanjaran el problema. Mario Iceta, el vicario general de la diócesis, presentará hoy esas nuevas normas y despejará la duda. Es decir, anunciará si el Obispado respalda o no la segregación bajo los pasos. “Éste no es un asunto fundamental que preocupe al obispo y a la diócesis”, dijo ayer Asenjo. Sin embargo, el Obispado se ha apresurado a convocar a los medios de comunicación para presentar la nueva normativa en la que está por ver si se consiente o no que haya cuadrillas mixtas.


Finalmente las chicas no pudieron salir bajo el paso la Semana Santa pasada. Pero ni ellas, ni sus 33 compañeros costaleros por fuerza mayor. La lluvia fue la causa de que no hubiera procesión.