• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Berria: Osasuna > INDIA: UN TRIBUNAL DESESTIMA LA DEMANDA DE LA EMPRESA NOVARTIS CONTRA LA LEY DE PATENTES

  • Un tribunal indio desestima la demanda de la empresa Novartis contra la ley india de patentes
  • La firma suiza responde que tendrá consecuencias negativas para la innovación, aunque “probablemente” no apelará
  • El País, 2007-08-06 # Agencias · Chennai, India

Un tribunal indio ha rechazado la petición presentada por la farmaceútica suiza Novartis contra la ley de patentes del país que permite la producción como genérico de unos de sus medicamentos. Novartis llevó al Gobierno indio a los tribunales por negarle la exclusividad de Glivec, un medicamento contra el cáncer.


El tribunal de Chennai, al sur de la India, ha declarado no ser competente para juzgar si las leyes indias cumplen con la política de propiedad intelectual de la Organización Mundial del Comercio (OMC) como pedía la multinacional.


“Se les niega a los pacientes nuevas medicinas”

La farmacéutica suiza Novartis ha advirtido tras conocer la noticia de que la decisión tendrá consecuencias negativas a largo término para la investigación y el desarrollo de nuevas medicinas para los pacientes de la India.


“El progreso en la medicina se da cuando se incrementa la innovación. Si la ley de patentes de la India no reconoce esos importantes avances, se les niega a los pacientes nuevas y mejores medicinas”, ha alertado el responsable de Investigación de la multinacional, Paul Herrling, mediante un comunicado de prensa.


La farmacéutica ha señalado que a pesar de no estar de acuerdo con la sentencia, “probablemente no vamos a apelar al Tribunal Supremo” en espera de tener el texto completo de la decisión, según Ranjit Shahani, vicepresidente de Novartis India.


La demanda de la empresa suiza

Novartis había alegado que el sistema de patentes indio va en contra de la innovación farmaceútica. El grupo suizo llevó ante los tribunales la cláusula 3-D de la ley de patentes india, que afirma que sólo las “innovaciones auténticas” pueden ser objeto de patente.


Amparándose en esa cláusula, las autoridades indias rechazaron en 2006 conceder la patente al ‘Glivec’, un medicamento de Novartis contra la leucemia, al considerar que es sólo una “nueva forma de sustancias ya conocidas”. La firma suiza llevó ante los tribunales la ley al considerarla “arbitraria” y de términos “vagos”, al tiempo que aseguró que va contra de los acuerdos de la OMC.


Genéricos a bajo coste

Los detractores del pulso lanzado a Novartis han defendido que ceder a la presión de la multinacional pondría en peligro la producción de genéricos a bajo precio como los que distribuye contra el virus del sida. Una portavoz en Nueva Delhi de Médicos Sin Fronteras (MSF), ONG que emprendió una gran campaña para que Novartis abandonara el caso, ha indicado que esta sentencia supone de facto una “derrota” para la farmacéutica suiza.


India es uno de los mayores productores de genéricos del mundo gracias precisamente a esa ley de patentes.

Anuncios

> Berria: Hiesa > TALIANDIA: LA PATENTE DE UN FARMACO CONTRA EL VIH ENTRE A ABBOTT Y EL GOBIERNO

  • La patente de un fármaco contra el VIH enfrenta a Abbott y Tailandia
  • El país, 2007-03-22 # E. de B. · Madrid

La multinacional Abbott va a suspender la venta de nuevos fármacos a Tailandia, en represalia a la decisión del Gobierno de Bangkok de romper la patente del kaletra, uno de sus medicamentos contra el VIH. Tailandia, uno de los países del sureste asiático más castigados por el VIH (el virus que causa el sida) se acoge así al derecho, concedido por la Organización Mundial de Comercio, de no respetar la propiedad intelectual en caso de emergencia sanitaria. El país, de 63 millones de habitantes, tiene más de 580.000 infectados.

Abbott intentó frenar la decisión ofreciendo un precio reducido para el medicamento, que está considerado de primera línea para combatir la infección. El Gobierno tailandés no aceptó. La compañía se ha quejado de que Tailandia no intentó negociar. Sin embargo, un abultado dossier, publicado la semana pasada por el Gobierno tailandés, muestra que una comisión gubernamental había intentado negociar desde 2005, sin que se produjera ninguna oferta de reducción de precios, informa la web del Grupo de Trabajo sobre Tratamientos.

El conflicto se une al que enfrenta a Novartis con el Gobierno indio por un motivo similar, pendiente de resolverse la semana que viene. La diferencia es que la multinacional ha llevado a las autoridades a los tribunales para que revoquen su ley de patentes.

Ayer, el Parlamento vasco se convirtió en la primera institución en hacer público su apoyo a la campaña que pide a Novartis que retire su demanda. El Parlamento español tiene pendiente una resolución similar, presentada por la diputada socialista Delia Blanco.

> Erreportajea: Osasuna > INDIA: "LOS POBRES NO VALEMOS NADA"

  • “Los pobres no valemos nada”
  • Enfermos de cáncer indios temen quedarse sin tratamiento si se prohíben los genéricos
  • El País, 2007-02-01 # Ana Gabriel Rojas · Nueva Delhi



Ajay Kumar no sabe que la medicina que le mantiene vivo podría subir de precio más de 13 veces, de unos 150 a 2.000 euros al mes. Tiene leucemia mieloide crónica desde hace un año, y la controla con V-Net, un genérico de Glivec, el anticancerígeno de la farmacéutica suiza Novartis.

Si la multinacional gana la demanda que ha interpuesto contra la ley de patentes india, el genérico dejará de producirse. Lo mismo podría ocurrir con otros medicamentos. La India exporta más de la mitad de sus genéricos a países pobres.

Como Kumar, la mayoría de quienes toman el genérico no saben la trascendencia que tiene en sus vidas la decisión que tome el tribunal el 15 de febrero. “Son muy pobres para enterarse. Su lucha diaria por sobrevivir, contra la enfermedad y el hambre, los mantiene ocupados”, dice una coordinadora de la Asociación para Ayuda a Pacientes con Cáncer (CPAA por sus siglas en inglés), Neelima Batra.

El precio de los genéricos es ya de por sí insalvable para personas como Kumar. La leucemia cambió la vida de toda su familia. Hace un año eran pobres, pero ahora viven en condiciones paupérrimas. Él, de 40 años, era jornalero en Bihar, un Estado al este de India. Ganaba 60 rupias al día (poco más de un euro). Pero comenzó a sentirse muy cansado. Cada vez más, hasta que no pudo trabajar. En el hospital le dijeron que tenía cáncer en la sangre y lo enviaron al hospital de Nueva Delhi. Se llevó a su esposa y sus dos hijos. Ahora el único ingreso de la familia es el del hijo de 12 años, que trabaja en una tienda de té por 100 rupias al mes (menos de dos euros).

“No nos alcanza ni para pagar el cuartucho de la casa de descanso [un refugio para enfermos del Gobierno, que cobra unos 10 céntimos de euro por día]”, dice. Para el medicamento y la comida dependen de la CPAA. Esta ONG compra algunos genéricos, y recibe otros de las farmacéuticas indias. Así ayuda a unos 5.000 enfermos. Los que podrían no tener acceso a la droga si India termina por proteger Glivec. “Desgraciadamente nuestros recursos son limitados. Si los medicamentos suben, podremos atender a menos personas”, cuenta Batra.

A pesar de todo, Kumar se considera afortunado: sólo un poco más de la mitad de quienes necesitan el fármaco pueden obtenerlo. Unos 20.000 toman genéricos, y 6.750 Glivec. Unos 25.000, simplemente, no tienen acceso. El problema principal, según el presidente de la asociación, Yogendra Sapru, es que la producción no es suficiente. A finales de 2003, forzada por sus compromisos con la Organización Mundial del Comercio, India dio a Glivec derechos exclusivos de mercado y seis de las nueve de compañías de genéricos tuvieron que parar.

A principios del año pasado, tras una impugnación de la CPAA, el Gobierno de India rechazó la protección del fármaco por considerar que no es una innovación. A partir de entonces las empresas han vuelto a producir, pero “todavía no logran cubrir los requerimientos”, asegura Sapru.

Para Novartis, los 6.700 tratamientos que regala a través de los oncólogos cubren el 99% de los pacientes que toman Glivec en India. El intento de patente busca posicionarse entre la creciente clase media y alta, mientras que la farmacéutica afirma que no dejaría de regalar los medicamentos a la mayoría enormemente pobre. Esto obedece a una “lógica empresarial, que a la vez sostiene una significativa dimensión de responsabilidad social corporativa”, dice el presidente de Novartis en España y responsable de mercados emergentes, Jesús Acebillo.

Que la compañía suiza regale la medicina no es suficiente, según las ONG. Su postura sentaría el precedente para que India diera otras patentes para otros medicamentos. A diferencia de los enfermos de cáncer, los VIH positivos están más concienciados. Saben por experiencia que la competencia entre productores de genéricos ha reducido el precio de los antirretrovirales. Ahora los de primera línea son gratis, pero cuando fallan y los pacientes necesitan nuevas combinaciones, el precio sube a 170 euros por paciente por mes. Una suma exorbitante para India: una persona promedio gana unos 386 euros al año.

Este es el caso de Nareinder Tandon, que tiene VIH. Al principio las cosas fueron fáciles: tuvo drogas gratis. Pero hace dos años tuvo que empezar a tomar menos antiguos. “Moriré si el Gobierno concede las patentes. Pero al fin y al cabo, los pacientes pobres, no valemos nada”, dice.

> Berria: Justizia > INDIA: APLAZAN LA REVISION DE LA LEY DE PATENTES PEDIDA POR NOVARTIS

  • India aplaza la revisión de la ley de patentes pedida por Novartis
  • El País, 2007-01-30 # A. G. Rojas


“No cierren la farmacia de los pobres”, gritaban ayer cientos de manifestantes en Nueva Delhi. Pedían a Novartis, la farmacéutica suiza, que retire la demanda contra el Gobierno de India, en la que pide la exclusividad de Glivec, un anticancerígeno. India rechazó la protección del fármaco porque considera que no es una innovación, sino sólo “una nueva forma de una sustancia conocida”. El Tribunal Superior ha pospuesto la audiencia, que debía haber sido ayer, para el próximo 15 de febrero.

El Gobierno indio pidió más tiempo para estudiar los informes. “El Tribunal no estaba preparado para la audiencia. Se han dado cuenta de la responsabilidad que conlleva su decisión. No sólo en India, sino en todos los países subdesarrollados”, aseguraron fuentes judiciales.

El caso va más allá de Glivec. Si Novartis gana, abrirá la caja de Pandora que desencadenaría que se otorgaran más patentes. “India se secará como fuente de medicinas accesibles para millones de pobres en el tercer mundo”, dice Unni Karunakara, director de la campaña para el acceso a medicinas básicas de Médicos sin Fronteras (MSF).

La primera preocupación son los medicamentos contra el sida. Ahora mismo, 11 drogas, todas para el tratamiento del VIH, la mayoría antirretrovirales de segunda línea, hacen fila para que se revise su caso después de pedir patente y ser impugnados por grupos humanitarios.

Segunda línea
“Sabemos que nuestra vida depende del resultado de este juicio”, afirma Hari Singh, un manifestante. Singh necesita desde hace dos años antirretrovirales de segunda línea (los que se usan cuando las primeras combinaciones, más antiguas y baratas, fallan). Asegura que para comprarlos ha tenido que vender todas sus propiedades. “Cada mes gasto unas 5.000 rupias [90 euros] y mi salario es sólo de 2.000 rupias [36 euros]. Si se patentan y suben de precio, voy a morir”, dice.

Para las ONG, que India rechace la patente significa “poner a las personas antes de los beneficios”. Aunque aceptan que los genéricos no van a lograr que todas las personas en el mundo puedan acceder a las medicinas esenciales. “El sistema de patentes está matando gente. Decide quién vive y quién muere de acuerdo con el dinero que tenga”, asegura el presidente Movimiento para la Salud de los Pueblos, Amit Sengupta.

Para Novartis es lo contrario: la protección intelectual es necesaria para el desarrollo de nuevos medicamentos. “Sin patentes no habrá innovación. Sin innovación no habrá esperanza para mejorar el tratamiento de las enfermedades. Innovación es vida y esperanza”, dice el presidente de Novartis en España y responsable de mercados emergentes, Jesús Acebillo.

Por su parte, el Gobierno de Tailandia ha autorizado la fabricación de dos medicamentos, uno para las dolencias cardiacas y otro para el sida, invocando una emergencia sanitaria y saltándose la patente.

> Berria: Hiesa > INDIA: INTERMON OXFAM Y MEDICOS SIN FRONTERAS INSTAN A NOVARTIS A RETIRAR SU DEMANDA

  • Intermón Oxfam y Médicos sin Fronteras instan a Novartis a retirar su demanda contra India
  • El 29 de enero tendrá lugar la vista del juicio que enfrenta a Novartis con el Gobierno indio después de que éste denegara una solicitud de patente de la farmacéutica. Si gana Novartis se negará el acceso a medicinas a muchas personas.
  • Canal Solidario, 2007-01-24 # Silvia Torralba


En 2001, y en el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC), entró en vigor el acuerdo ADPIC sobre Asuntos de Derechos de la Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio, que obligaba a los países en desarrollo a emitir patentes farmacéuticas como muy tarde en 2005. A consecuencia de la presión internacional, la OMC finalmente reconoció que los países del sur pudieran legislar en beneficio de la salud pública, incluso si eso suponía pasar por encima de las reglas de propiedad intelectual de la OMC.


En este contexto la India, el mayor productor de medicamentos a bajo precio y asequibles del mundo, impulsó hace dos años una Ley de Patentes en su país que deja claro que en su territorio sólo se protegerá mediante patentes aquellos medicamentos que realmente sean innovaciones médicas.


Ahora, el Gobierno indio se enfrenta ante la justicia a la empresa multinacional Novartis, que se queja de que el país ha rechazado otorgar la patente a su medicamento contra el cáncer llamado Glivec y que ha interpuesto un recurso para que la India cambie su legislación sobre patentes.


Ante la nueva vista del juicio, que tendrá lugar el lunes 29 de enero en Chennai (India), las organizaciones Médicos sin Fronteras (MSF) e Intermón Oxfam han instado a Novartis a que retire su demanda contra el Gobierno indio y han advertido que, en caso de que gane la farmacéutica suiza, “puede afectar gravemente la posibilidad de contar con medicamentos genéricos de India”. Como señalan desde Intermón Oxfam, “una victoria de Novartis pondría en peligro la capacidad de la India para proveer una gran variedad de fármacos a millones de pacientes pobres de países en desarrollo”.


“No podemos permitir que se seque esta fuente clave de medicamentos”, afirma Christopher Fournier, presidente del Consejo Internacional de MSF, que explica que la ONG y numerosos países dependen “de medicamentos más económicos y de buena calidad producidos en India” para tratar enfermedades como el VIH/Sida.


En la actualidad, por ejemplo, Médicos sin Fronteras tiene en marcha proyectos de VIH/Sida en más de 30 países que apoyan a 80.000 personas, la mayoría de las cuales recibe tratamiento de antirretovirales genéricos producidos en India. “Si Novartis se sale con la suya podría significar que los medicamentos esenciales tienen más probabilidades de ser patentados en India, por tanto restringiendo la producción genérica y asegurando un precio elevado para los nuevos medicamentos”, advierte la ONG.


Genéricos antes que buena voluntad
Ante las quejas de ONG como Intermón Oxfam y Médicos sin Fronteras, Novartis ha respondido con un comunicado que recuerda que la India es miembro de la OMC y debe respetar acuerdos como el ADPIC para promover “el desarrollo de terapias innovadoras”. Según la multinacional, la legislación india “crea nuevas e injustificadas barreras para la innovación farmacéutica”.

Desde Intermón, sin embargo, recuerdan que el ADPIC permite que los países tomen medidas para proteger la salud pública y responden que “más que negar una protección de patente para medicamentos innovadores, como Novartis afirma, la legislación india de patentes busca asegurar que las patentes se concedan exclusivamente para medicamentos que sean verdaderamente innovadores” y que hayan sido inventados después del año 1995.


En estos momentos, 7.000 solicitudes de patentes de medicamentos esperan a ser revisadas en India, aunque desde la Alianza Farmacéutica India ya han alertado que sólo 250 de estos 7.000 nuevos medicamentos son realmente innovadores.


Asimismo, Intermón replica a Novartis que, aunque la multinacional afirme estar “profundamente preocupada” por asegurar el acceso a tratamientos médicos a todos los pacientes, los enfermos “no deberían depender de la buena voluntad de grandes farmacéuticas para conseguir los medicamentos que pueden salvar sus vidas”. “Las donaciones no pueden reemplazar la competencia de genéricos, que es la forma más sostenible de reducir los precios de los medicamentos y asegurar que la mayoría de la gente en India y en otros países en desarrollo pueda adquirir los medicamentos que necesitan”, añade la ONG.


200.000 firmas contra Novartis
Para presionar a la farmacéutica y pedirle que retire su demanda contra la ley india de patentes, Médicos sin Fronteras e Intermón Oxfam recogen firmas a través de sus páginas web. De momento, las organizaciones han reunido 200.000 adhesiones, que el martes 23 de enero entregaron de manera simbólica a Novartis en su sede de Barcelona.


Durante la entrega de firmas, las organizaciones representaron de manera simbólica la desaparición de millones de personas en países empobrecidos a causa de enfermedades que tienen solución y cura pero a cuyos medicamentos no tienen acceso por culpa de los precios elevados.