• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Lana > CHILE: EX POLICIA PIDE A BACHELET SU REINCORPORACION TRAS SU EXPULSION POR ORIENTACION SEXUAL

  • Chile: ex policía gay pide a Bachelet su reincorporación tras haber sido expulsado por su orientación sexual
  • AG Magazine, 2007-12-23

Tras 15 años de servicio César Contreras fue expulsado de la policía en razón de su orientación sexual y en medio de un operativo que intentó involucrarlo en delitos jamás comprobados y que fueron desechados por los tribunales. Hoy pidió justicia a la presidenta Michelle Bachelet.


Con el respaldo del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de Chile (Movilh) el ex subcomisario de Investigaciones, César Ricardo Contreras Segura (38), solicitó hoy a la presidenta de la República, Michelle Bachelet, su reincorporación a la policía tras ser expulsado en razón de su orientación sexual y haber sido víctimas de injurias por parte de funcionarios de la institución.


De esa manera Contreras Segura, quien al momento de su expulsión se desempeñaba en la Brigada de Investigación Criminal de Conchalí, cumplió con el trámite regular de solicitud de reincorporación, la cual sólo puede ser aceptada por la presidenta a través de la dictación de un Decreto Supremo.


En un texto de 10 carillas, que aportó pruebas sobre el irregular proceso que originó su expulsión, Contreras Segura relató que por exigencia del Departamento V de Asuntos Internos y Comisión de Ética de la Policía Civil fue apartado de las filas, situación que le fue notificada el 18 de enero del 2006 por el Jefe de la Brigada de Investigación Criminal de Conchalí, subprefecto Miguel Fuentes Lucero.


El afectado precisó que desde el 2003, cuando fue trasladado desde Antofagasta a Santiago, tomó conocimiento de voz de funcionarios de la policía respecto a que estaba siendo investigado por su homosexualidad, situación que motivó su llamado a retiro tres años más tarde.


La policía en su versión oficial señaló que había expulsado a Contreras Segura por incurrir en actos sexuales ilícitos, pero la denuncia fue desechada posteriormente por el 12 Juzgado del Crimen de Santiago por carecer de toda prueba, mientras que este año la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, tras analizar el caso, concluyó que efectivamente el funcionario fue expulsado en razón de su orientación sexual.


«Mi expulsión se enmarcó en antecedentes truncos, incompletos y a una investigación guiada para perseguir mi orientación sexual y no mi participación real o no en el supuesto delito denunciado, a un punto que no se realizó el sumario administrativo correspondiente», señaló Contreras Segura a la presidenta.


El ex funcionario denunció además que el Departamento V de Asuntos Internos y Comisión de Ética de la Policía Civil cometió severas falsas administrativas, por cuanto el 24 de mayo del 2007, y debido a casos de similares características, la Contraloría de la República resolvió que el Consejo Superior de Ética de la institución no tiene facultades para juzgar la conducta moral de su personal.


El caso de Contreras Segura fue conocido públicamente en octubre pasado motivado por el paso que dieron Víctor Rivas y Armando Salgado, quienes denunciaron haber sido expulsados de Carabineros en razón de su orientación sexual


Sobre la materia, el presidente del Movilh, Rolando Jiménez, indicó que «esperamos que la Presidenta resuelva con justicia el caso de Contreras Segura, quien ha vivido un calvario humano, familiar y económico de grandes dimensiones».


Puntualizó que respecto a Rivas y Salgado, y un tercer carabinero afectado por la misma razón, «en los próximos días se comunicaran las acciones a seguir».

> Berria: Indarkeria > MEXICO: ACTIVISTA GAY VIOLADO EN CANCUN POR POLICIAS MUNICIPALES

  • Pedirá hoy al Alcalde detener homofobia institucional
  • Activista gay violado en Cancún por policías municipales
  • CIMAC, 2007-12-21 # Redacción · México DF

Después de que cinco policías municipales no identificados golpearon, secuestraron y violaron la madrugada del lunes pasado en Cancún, Quintana Roo, al activista gay José de Jesús Medrano Carrillo, la víctima interpuso una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales de la Procuraduría General de Justicia estatal, en donde se levantó la averiguación previa FEDS485/2007, informó la agencia NotieSe.


Entrevistado vía telefónica por NotieSe, Medrano dijo que “tendré que confiar en la justicia. Ojalá y cosas como éstas no sean para bajar la guardia del activismo gay. Al contrario, es un motivo más para unirnos. No podemos permitir que esta ola de homofobia continúe. Es el momento de actuar o morir. No me rendiré, seguiré de pie”.


Narró que el domingo, después de una fiesta, se dirigió a pie a su domicilio, cuando un policía le preguntó “¿Jesús Medrano?” El aludido hizo un gesto afirmativo y como respuesta le dieron una cachetada para después subirlo a la patrulla, en la cual, el luchador social fue conducido a un sitio selvático de la región, lugar en donde cinco uniformados abusaron sexualmente de él.


Medrano, quien es coordinador de la organización civil Juventud Gay de Quintana Roo, mencionó que también interpuso una queja ante la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo “por privación ilegal de la libertad”.


Hoy día, el activista no teme por su vida, sino por la de su familia. Asimismo, sospecha que grupos homofóbicos que operan en la entidad del sureste mexicano podrían ser los culpables del incidente.


Igualmente, señaló, el reprobable suceso se relaciona con los incidentes homofóbicos que han ocurrido en Cancún en los últimos meses, toda vez que miembros activos de la policía municipal han detenido y golpeado a gays, lesbianas y transexuales, bajo el argumento de que ejercen prostitución en las calles, distribuyen condones o simplemente porque se demuestran afecto públicamente.


Aunado a esto, la iniciativa privada ejerce discriminación sobre este sector de la población, pues prohíbe la entrada a sus establecimientos o exige la salida de éstos a quienes no son heterosexuales, añadió.


Por todo lo anterior, Medrano se reunirá este viernes con Francisco Alor, alcalde del municipio de Benito Juárez (Cancún), para pedirle que cese la homofobia institucional.


Finalmente, el afectado agradeció a los activistas gays de toda la República que de diferentes maneras le han demostrado su solidaridad.


Durante la emisión del martes de NotieSe en Radio, Roberto Guzmán, coordinador del Colectivo por la Diversidad Sexual de Quintana Roo, declaró al respecto: “No podemos permitir que nos abusen. Estamos en la lucha contra la homofobia y la represión de las autoridades”.


Asimismo, lamentó el nombramiento de José Manuel Vera Salinas, “represor de los maestros de Oaxaca”, como jefe de la policía de tránsito de Benito Juárez.

> Berria: Bestelakoak > MEXICO: LA ASOCIACION DE POLICIAS GAYS DE BARCELONA IMPARTE UN CURSO ANTIDISCRIMINARIO A POLICIAS

  • Imparte policía gay de Barcelona curso en México
  • Once Noticias, 2007-12-19

Elementos de la Asociación de Policías Gays y Lésbicos de Barcelona, España, impartieron un curso a 35 policías de la Zona Rosa y el Centro Histórico de la Ciudad de México, para evitar prácticas de discriminación y homofobia.


“Porque nosotros nos debemos a la ciudadanía y en cada ocasión que es vulnerado un derecho de algún ciudadano, especialmente por motivos de discriminación, quién va a marcar la diferencia para que esa víctima sea correctamente atendida es el policía de a pie o el patrullero”, comentó Víctor Argelaguet, presidente de Gaylespol de la Policía de Barcelona.


El secretario de Desarrollo Social de Distrito Federal, Martí Batres, aseguró que se dará continuidad a este tipo de programas.


“En el año 2008 vamos a seguir instrumentando estos programas para que la Ciudad de México esté a la vanguardia en la lucha contra la discriminación en todos los terrenos, es particular en este, que es un terreno aún muy delicado, ya que en ocasiones se acendra el odio por discriminación”, indicó Batres.

> Berria: Homofobia > MEXICO: URGE CAPACITAR A POLICIAS EN EL TRATO A HOMOSEXUALES

  • Urge capacitar a policías en el trato a homosexuales
  • La Crónica de Hoy, 2007-12-19 # Alejandro Velázquez Cervantes

Primero Joan Miquel, agente de la Guardia Civil Española y quien desde 2006 forma parte del colectivo Gaylespol (la primera asociación de policías gays y lesbianas de Barcelona), dio un curso en México para evitar la homofobia…Miquel impartió clases de cómo tratar a los gay y lesbianas, pues aseguró que cuando decidió “salir del armario” fue objeto de burlas y vejaciones.


Ahora trata de que haya respeto e igualdad… “en México hay 80 mil policías y debe haber al menos 8 mil gays y lesbianas…si no han salido del armario es que algo pasa”. Aseguró que el mensaje para los policías es tratar bien a toda la gente sin distingo de género “porque no hay policías gay para comunidades gay”.


Justamente esa la misión que tienen en México: capacitar a integrantes de la policía capitalina con herramientas contra la discriminación por orientación sexual. Su trabajo impactará a mandos medios de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, así como a Ministerios Públicos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.


Miquel reconoció que pidió vivir con su pareja en la casa cuartel… Posteriormente, un agente del cuerpo nacional de policía pidió derechos hacia su pareja. Luego pidió derechos para policías gays de Barcelona “para reivindicar su derecho laboral y los derechos a amar a personas de su mismo sexo”.


Así se creó en febrero de 2006 el colectivo Gayslespol, la primera asociación de policías gays y lesbianas de Barcelona, que se dio a conocer durante la I Jornada sobre Estrategias de Seguridad Pública entorno al colectivo gay. Y ahora comparten sus aprendizajes con otros cuerpos policíacos y evitar actos de homofobia o rechazo.


Por ello, el agente planteó que el propósito de esta organización es dar visibilidad al hecho homosexual dentro de las fuerzas policiacas y sensibilizar a agentes heterosexuales sobre la existencia de otras formas de familias y de convivencia humana, situación que se debe reflejar en un trato respetuoso cuando los y las policías interactúan con esas poblaciones.


A pesar de que en España, y en específico Cataluña, no se registra la violencia homofóbica como en México o Brasil, con decenas de asesinatos, explica el agente: “sí ha habido violencia verbal o física en ciertas situaciones por parte de agentes de policía, pero cuando eso ha sucedido se ha actuado con contundencia para que no vuelva a suceder.

> Berria: Trans > ALEMANIA: UN TRIBUNAL RECHAZA LA PETICION DE UN HOMBRE TRANSEXUAL PARA SER ADMITIDO EN LA POLICIA

  • Tribunal rechaza petición de transexual de ser admitido en la policía
  • Terra, 2007-12-04

El Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Fráncfort rechazó hoy la demanda de un transexual para forzar su ingreso en las filas de la policía del estado federado de Hesse, donde no había sido admitido.


En la sentencia, el tribunal admite la consideración de un médico de la policía que aseguró que la inestabilidad hormonal del aspirante podría llevar también a una inestabilidad anímica difícilmente compatible con el trabajo policial.


Asimismo, la sentencia dice que en este caso no se puede hablar de una discriminación por sexo del aspirante, que, según informaciones de prensa, había aprobado todos los exámenes con sobresaliente.


El hombre, de 36 años, había nacido mujer y se sometió hace 14 años a una operación para cambiar de sexo.


La sentencia todavía no es en firme y se espera que el interesado interponga un recurso en contra.

> Berria: Indarkeria > FRANCIA: DISTURBIOS EN LOS SUBURBIOS DE PARIS POR EL ASESINATO DE LARAMI Y MUSHIN

  • Disturbios en los suburbios de París
  • “Con los ‘keufs’, desde ahora es la guerra”
  • Familiares y amigos de los jóvenes muertos en Villiers le Bel exigen justicia con piedras y de cócteles molotov
  • Público, 2007-11-28 # Andrés Pérez · Villiers-le-Bel

Combatir el miedo con luz. Eso es lo que intentó ayer por la noche el alcalde de Villiers le Bel, la localidad del cinturón norte de París, epicentro de la protesta incendiaria que se extiende por las periferias francesas.


Didier Vaillant anunció una “noche en blanco” con todos los edificios municipales abiertos e iluminados: salas de deporte, centros sociales, casas de cultura. Todo. Para que los jóvenes no los quemen en choques con la Policía. Para que vengan y empiecen a hablar sobre sus relaciones con las fuerzas del orden y sobre la muerte de Larami y Mushin, el domingo.


A última hora de ayer, los primeros coches camuflados de la Policía empezaban a acelerar bajo los últimos rayos del sol, preludio a chalecos antibalas y cascos. Las primeras abuelas empezaban a parapetar sus ventanas, pese a la temperatura sorprendentemente primaveral dejada por un sol radiante inacostumbrado de noviembre. Los helicópteros sobrevolaban la ciudad como si fuera tierra apestada. Los primeros jóvenes empezaban a bajar la capucha, a subirse la bufanda y a preparar un stock de piedras y de cócteles molotov. “No habrá calma hasta que no haya justicia. No es momento de palabras. Con los keufs (maderos), ahora es la guerra”. Quien habla es un joven francés de origen maliano. Entra en una panadería, la panadería de Villiers-le-Bel donde trabajaba dos semanas al mes, como aprendiz, Larami, uno de los dos jóvenes muertos cuando la minimoto que pilotaban fue impactada brutalmente por un coche de Policía.


El hermano de Larami
El muchacho se niega a dar su nombre de pila a este corresponsal. Pero es el panadero quien lo delata. Se trata de un hermano de Larami. Con la voz temblorosa y una mirada de incomprensión, habla de su hermano, “un valiente que se atrevía a trabajar un oficio tan duro como el de panadero”.


Habib, el artesano de la harina y los hornos asiente: “Durante los dos periodos de práctica que pudo hacer, siempre llegó a las seis de la madrugada en punto. Siempre respetuoso”.


El hermano, de 18 años, a quien se le escapan las palabras, añade: “Ahora ya nada tiene sentido. Yo quería entrar en el Ejército, ser bombero o algo así. Estoy en un contrato de reinserción. Pero después de esto, nada”.


El relato de los vecinos del barrio sobre lo ocurrido entre la Policía, de un lado, y Larami y Moushin, de otro, difiere cada vez más de la versión oficial difundida por las autoridades, en un divorcio de consecuencias incalculables.


Todo fue “un accidente”
Según la Fiscalía de Pontoise encargada del caso, y que no es autoridad judicial independiente como lo sería un juez de instrucción, “el examen técnico de los vehículos y las constataciones médico-legales corroboran los primeros elementos de la investigación”, es decir, que todo fue un accidente.


Didier Vaillant, el alcalde de Villiers-le-Bel, arropado por otros seis alcaldes del cinturón pobre de París, exigió “rápidamente una investigación imparcial” para “hacer la luz totalmente”, e invitó a los vecinos, adultos y jóvenes, a ponerse en contacto con la Justicia o con el Ayuntamiento para comunicar sus testimonios.


Ayer por la noche, los primeros disturbios empezaban a estallar en suburbios ya lejanos de Villiers-le-Bel, dejando planear el recuerdo de la revuelta juvenil de otoño de 2005. El llamamiento “a la calma y al diálogo” de Didier Vaillant era como una baliza de emergencia.

El blog de una víctima, desbordado
Un aluvión de comentarios ha inundado en las últimas horas el blog de Moushin, una de las víctimas que murió a bordo de la moto el pasado domingo. La existencia del blog fue revelada ayer por el semanario L’Express siguiendo indicaciones de los amigos de Moushin.


“La puta, moushin, eres demasiado joven, descansa en paz, snif”, dice en uno de los comentarios harko93. “Siento rabia por ver que han matado a un chaval como tú”, confiesa turko68, otro internauta. Rachel envía sus condolencias a la familia, mientras que Sama promete al fallecido que su muerte “será vengada”.


En el blog, escrito bajo el seudónimo Chamoo, el joven posa con gafas de sol, o a lomos de un camello en una playa. Confiesa que su madre es la persona que más quiere en este mundo y que le gustan “los billetes, las monedas, el dinero y los cheques”. “Te ríes de mí porque soy diferente. Yo me río de vosotros porque sois todos iguales”, dice Moushin, que se declara de carácter tranquilo. Su perfil le revela como estudiante de secundaria que vive con sus padres. 178 cm de altura, 65 kilos, ojos marrones, pelo negro. Su última entrada de información la hizo el sábado a las 18.17 horas.

> Berria: Erasoak > HONDURAS: GAY DENUNCIA QUE LO VIOLARON EN LA POSTA POLICIAL

  • Gay denuncia que lo violaron en posta policial
  • Donis Reyes, de 32 años, miembro de la asociación lésbica Arcoiris, relató que fue detenido en horas de la noche en el mes de agosto cuando salía de un restaurante, y llevado de forma ilegal a la posta de Belén.
  • El Heraldo [Honduras], 2007-11-14 # Redacción · Tegucigalpa

Un miembro de la comunidad gay denunció hoy que fue violado varias veces en la cuarta estación policial de Belén, en Tegucigalpa, tras ser detenido ilegalmente por miembros de una patrulla policial.


Donis Reyes, de 32 años, miembro de la asociación lésbica Arcoiris, relató que fue detenido en horas de la noche en el mes de agosto cuando salía de un restaurante, y llevado de forma ilegal a la posta de Belén.

Tras ser golpeado por los policías, dice que lo encerraron con varios mareros, a quienes los policías les dijeron “aquí les traigo a este maricón y ya saben lo que tienen que hacer”.

Reyes dice que fue violado cinco veces y que firmó el libro de la policía indicando ese delito, pero lamentablemente aqui a los pobres no se les defiende.

> Berria: Homofobia > C. MADRID: RENFE ESCONDE LA PALIZA HOMOFOBA A UN GAY

  • Los hechos ocurrieron el pasado 6 de octubre
  • Renfe ‘esconde’ la paliza a un gay
  • El Mundo, 2007-10-29 # Quico Alsedo · Madrid

Dos vigilantes le pegaron “por maricón” en Atocha. Denunció en comisaría y presentó reclamación en Renfe. La compañía ha cerrado la ‘investigación’ porque «los agentes no pasaron parte de incidencias». Es decir: se niega a investigar.


“¿Qué coño estábais haciendo, maricones? ¿Acaso estábais follando?”. El joven R. y un amigo salen de una de las cabinas de los baños de la estación de Atocha cuando escuchan tal frase de bienvenida.


Los autores del saludo: dos vigilantes “que parecían dos pitbulls”, y que les mantienen en los baños cerca de 15 minutos. Y no precisamente para darles besos: les quitan los DNI, les vacían los bolsillos y encuentran la prueba incriminatoria: un condón sin abrir. “O sea, que veníais a follar, ¿eh, hijos de puta?”.


Es la prueba irrefutable: R. y su amigo son inevitablemente homosexuales. Así que los vigilantes les insultan, les intimidan, les vejan y, finalmente, les golpean con sus puños. Uno de los guardias lleva guantes de cuero negro.


A R. le sueltan un mamporro en el ojo derecho por el que tiene que ser atendido de varias contusiones en la cara en Urgencias del Gregorio Marañón. Sucedió el pasado sábado 6 de octubre, a las 23.00 horas.


Todo, por supuesto, “por maricones”. Pero Renfe no ve mayor problema: además de denunciar en comisaría, R. puso una reclamación a la empresa, que abrió una investigación que esta semana cerró sin más ni más. Las pesquisas de Renfe, de hecho, ni siquiera se iniciaron jamás. El motivo: que los propios vigilantes denunciados “no presentaron parte de incidencias”.


¿Absurdo? Dice R: “Si nos dieron una paliza, ¿por qué iban a contarlo en un informe e inculparse?”. De la estación se fue al Gregorio Marañón, donde le abrieron parte de lesiones. De allí, a comisaría. Y, al día siguiente, de nuevo a Renfe a presentar la reclamación desestimada esta semana. Otro aspecto peculiar de dicha instancia: a R. ni se le informó esta semana del cierre del expediente. Se enteró “por los medios de comunicación, no me han notificado nada”.


Fuentes de Renfe aseguran que la compañía “se ha inhibido porque hay un procedimiento judicial en curso”, y que “se ha instado a la empresa subcontratada a que destine a otro lugar a los vigilantes”. Curiosamente, a R. no se le hizo pasar, al presentar la reclamación, ninguna rueda de reconocimiento de fotos.


R. sostiene de hecho que “jamás entré con mi amigo allí con la intención de mantener relaciones sexuales”, e incluso echa un órdago a la compañía: “Y si hubiera querido mantener relaciones sexuales, qué. ¿Dónde pone que no se puede follar ahí? Si se hace sin ruido, en una cabina y con la puerta cerrada, ¿a quién se molesta?”.


Desde Renfe aluden al sentido común, y aseguran que el lugar se ha convertido en un picadero para gays. R. dice: “Y qué pasa, ¿que si entran dos chicas al baño no pasa nada y si entran dos chicos es que son homosexuales?”.


R. teme que su juicio quede en agua de borrajas. El abogado del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisex de Madrid (COGAM) le ha dicho que es habitual que, en estas ocasiones, la empresa de vigilancia presente en sucesivas ocasiones a guardias equivocados, hasta conseguir dilatar tanto el procedimiento que se diluya en el tiempo.


Como en muchos casos de homofobia, el miedo y los prejuicios hacen también acto de presencia: a R. le dice su abogado que sería determinante para el desarrollo del juicio que su amigo, que también fue insultado y vejado por los guardias, declarara. Pero no parece posible: “En su casa no saben que es gay, tendría que decírselo a sus padres y no es una cosa fácil”.


Pero la historia de R. no queda ahí. El mismo domingo tras el sábado de los hechos se sube a un cercanías, se sienta al final del vagón, mira a su izquierda y ahí están sus dos agresores. Que, además, le miran, le sonríen y le amenazan con sorna: “Bueno, a ver si no te tenemos que ver otra vez por allí, ¿eh?”. Los mismos tipos que le habían mantenido secuestrado en el baño por espacio de 15 minutos, y que le culparon de que los retretes se hayan convertido en “un nido de maricones”.


A resultas del segundo susto, R. ya no coge Cercanías y se desplaza por la ciudad en Metro: “Tardo más, pero…”. Está valorando recibir asistencia médica. “Son una pobre gente, se creen policías y no son más que unos brutos”, dice de sus agresores. “Incluso al irme, al dejarme salir de los baños, uno me lanzó una patada, pero iba caminando rápido y conseguí evitarla”.

> Berria: Homofobia > C. MADRID: RENFE CIERRA LA INVESTIGACION SOBRE LA AGRESION HOMOFOBA A UN JOVEN EN ATOCHA SIN ENCONTRAR RESPONSABLES

  • Renfe cierra la investigación sobre la agresión homófoba a un joven en Atocha sin encontrar responsables
  • Dice que los encuentros homosexuales son frecuentes en los servicios de la estación y los vigilantes tienen que intervenir
  • Servimedia, 2007-10-17

Renfe aseguró hoy que ha cerrado la investigación sobre la presunta agresión homófoba sufrida por un joven de 21 años el pasado sábado en los servicios de la estación de cercanías de Atocha, ya que el personal de seguridad no dispone de parte de incidencias sobre lo ocurrido y no han podido determinarse las circunstancias del suceso.


Fuentes de Renfe explicaron a Servimedia que no existe parte de incidencias por parte del personal de seguridad de lo ocurrido porque se consideró que no había razón para hacerlo y añadieron que los servicios de la estación de Atocha son un lugar habitual de encuentros homosexuales y suelen estar constantemente vigilados ante las quejas de los usuarios.


Según la compañía ferroviaria, la denuncia presentada por el joven supuestamente agredido tiene un cauce externo a Renfe y será la investigación policial que se realice la que deberá determinar los hechos.


Las mismas fuentes comentaron, además, que el testimonio ofrecido por los vigilantes de seguridad no coincide con el del denunciante y apunta más a que los dos hombres que se encontraban en los servicios fueron expulsados de allí porque se encontraban realizando prácticas homosexuales.

> Berria: Erasoak > C. MADRID: UN JOVEN DENUNCIA A UNOS VIGILANTES DE LA ESTACION DE ATOCHA POR AGRESION HOMOFOBA

  • “Unos vigilantes la estación de Atocha me apalearon por ser homosexual”
  • Un joven lo denuncia en comisaría. Asegura que fue agredido por los guardias de Cercanías. Todo por entrar al aseo acompañado de un amigo.
  • 20 Minutos, 2007-10-10 # T. Escárraga · M. Toledo

Fueron sólo 15 minutos, pero a Roberto, de 21 años y vecino de Coslada, no se le olvidarán nunca. El joven envió una carta a 20 minutos en la que denunciaba que el 6 de octubre fue víctima de una “agresión homófoba” por parte de tres vigilantes de Cercanías.


Esa noche entró en el baño de la estación de Atocha con un amigo. Cerraron la puerta y, cuando salieron, los vigilantes los esperaban. “¿Qué estabais haciendo, maricones, estabais follando?”, les gritó uno de ellos.


A pesar de que los dos jóvenes insistieron en que “no estaban haciendo nada”, se mostraron agresivos. Y llegaron los bofetones. Seis o siete para cada uno, dice Roberto. Les quitaron los DNI y les obligaron a vaciarse los bolsillos. A su amigo le dejaron ir y Roberto se quedó solo ante los hombres. “Decían que llamarían a la Policía, pero no llegó nadie”.


La ‘prueba’, un condón
“Cuando me vacié los bolsillos apareció un condón y uno de ellos me dijo: ‘¿Y por qué coño llevas un condón, maricón?’”. Según los guardias, ésa era la prueba de que hubo relaciones sexuales.


Cuando le soltaron “estaba desorientado. Fui al Gregorio Marañón (el parte menciona contusiones en la cara), denuncié en comisaría y reclamé a Renfe. Es una agresión homófoba. Y no me vieron hacer nada con mi amigo”.


Ahora tiene tanto miedo de encontrarse con los vigilantes que no volverá a ir en Cercanías: “Me moveré en metro aunque tarde un poco más”. Fuentes de Renfe manifestaron ayer que desconocían el incidente. Un portavoz dijo que se abrirá una investigación interna si la justicia demuestra la agresión.


Un largo historial de agresiones

Los vigilantes de Metro y Cercanías llevan sobre sus hombros una pesada carga: la supuesta agresividad de algunos de sus compañeros. En el último año se han registrado al menos siete denuncias contra guardias de seguridad. Cinco de ellas tenían tintes racistas e, incluso, el Movimiento contra la Intolerancia se personó contra dos vigilantes por pegar a un hombre que habló en árabe en Atocha.


En julio, un guardia reventó el tímpano a un chico en Getafe y, en septiembre, cuatro más se llevaron una paliza por beber cerveza en Embajadores.