• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Erreportajea: Abortoa > UNA LEY DE PLAZOS CUBRIRIA EL 90% DE LOS ABORTOS QUE SE REALIZAN

  • Una ley de plazos cubriría el 90% de los abortos que se realizan
  • El PSOE ha rechazado incluir la normativa en el programa electoral
  • El País, 2008-01-05 # Emilio de Benito • Madrid

Los datos de los abortos realizados en España en 2006 (101.592, un 10% más que el año anterior) han reabierto el debate sobre la regulación de la interrupción voluntaria del embarazo. De las tres posibilidades que ofrece la actual legislación (daño físico o psíquico para la madre, malformación fetal o que el feto sea resultado de una violación), es la primera la que más se ha utilizado: lo ha sido en 98.523 ocasiones (el 97% de las veces).

Este empleo supone para los autodenominados grupos pro-vida (movimientos antiabortistas conservadores) una clara muestra de que se está cometiendo un fraude. Y refuerza su convencimiento de que, si se incluyera el llamado cuarto supuesto o ley de plazos (que las mujeres pudieran interrumpir el embarazo sin aducir ningún motivo antes de una fecha determinada), el número de interrupciones se dispararía aún más.

Pero un análisis de los datos realizado por este periódico demuestra que esto no es así. Si se toma como plazo máximo para abortar sin más requisito las 14 semanas de gestación -fue lo que propuso IU el pasado 14 de diciembre en el Congreso de los Diputados, en una proposición a la que se opusieron tanto el PSOE como el PP-, quedarían cubiertos por el llamado cuarto supuesto unos 92.500 embarazos, más del 90% del total.

Esto no querría decir que el resto de las interrupciones del embarazo no se realizarían. La ley de plazos no puede evitar los otros supuestos. Actualmente, el plazo que tiene una mujer para abortar si su salud corre peligro no tiene límite. Si existe riesgo para el feto, es de 22 semanas. Solamente se evitaría que la mujer tuviera que dar explicaciones en el caso de una violación.
Entonces, ¿por qué ese interés de las feministas y de IU en aprobar una ley de plazos? El objetivo principal es precisamente ése: que la mujer, que se supone que ya está pasando por un mal trago al pensar que está embarazada sin quererlo, tenga que pasar por la burocracia de estar dando explicaciones. Es el famoso lema de “nosotras parimos, nosotras decidimos” que gritaban las feministas en las manifestaciones previas a la regulación del aborto.

En el caso de una violación, se supone que hay una denuncia previa que le facilita el trámite. Pero la regulación española del aborto de 1985 es muy garantista en el caso de que aduzca que va a sufrir un gran daño físico y, sobre todo, si el peligro al que apela es de tipo psíquico.

En este caso, necesita que dos especialistas confirmen el futuro daño. Ello sólo acumula trámites y alarga el proceso, y, con ello, el sufrimiento. Además, se abre la puerta a casos como el de las clínicas abortistas del doctor Morín en Barcelona. Uno de los motivos por los que se le ha detenido es porque en sus establecimientos había hojas de diagnóstico en blanco ya firmadas por los psiquiatras para que se rellenaran a voluntad del médico.

En contra de quienes defienden el cuarto supuesto o ley de plazos están quienes afirman, con el PSOE a la cabeza, que con la ley actual no hay ninguna mujer que se quede sin abortar si lo desea, y que no hay una demanda social de que la regulación se modifique.

Ésta, tras unos inicios más complicados, se ha estabilizado. En los últimos años (de 1998 a 2006) sólo 30 personas han sido condenadas por un delito de aborto ilegal. De ellas, 17 eran hombres, 11 mujeres y hay otras dos sentencias en las que no consta el sexo del inculpado, según la relación que mantiene el Instituto Nacional de Estadística.

De nuevo, este dato se presta a una doble interpretación: por un lado sería todo más fácil con una ampliación de la ley; por otro, ésta no está dando apenas problemas -salvo escándalos como el del año pasado en Barcelona- por lo que no hace falta modificarla.

En las próximas elecciones el tema no estará en el centro de los debates. De los partidos mayores, sólo IU insiste en incluir la modificación de la regulación. PP, CiU y PNV siempre se han opuesto. El PSOE, que en las anteriores elecciones llevaba en su programa electoral la despenalización de la ley de plazos, ha anunciado que no incluirá esta propuesta en el documento que prepare para el 9 de marzo.

  • La opción menos conveniente
  • El País, 2008-01-05 # Agencias • Madrid

Los datos sobre los abortos realizados en España en 2006 (101.592, el doble que hace una década) han encendido el debate entre los partidarios de que se regule la interrupción del embarazo y los contrarios. Pero en dos aspectos están de acuerdo ambos extremos: que se trata de la opción menos deseable para la mujer y que hace falta una mayor educación sexual para evitar que esta cifra siga en aumento.

Pero una vez establecidos estos dos puntos, cada grupo tira para un lado. Los presidentes de la Sociedad Española de Contracepción y de la Federación de Planificación Familiar Estatal, Ezequiel Pérez y Guillermo González, respectivamente, exigieron una asignatura de formación sexual incluida en el sistema educativo e impartida por expertos en la materia. En ella se explicarían mejor los métodos anticonceptivos, para evitar los embarazos indeseados.

Pero la misma asignatura puede verse de otra manera. E-Cristians (un grupo de activistas de Cataluña) afirmó que el “crecimiento descontrolado” de los abortos demuestra “el fracaso de la cultura del preservativo y la ‘píldora del día siguiente”. Para este grupo, lo que debería enseñarse no es el uso de los métodos anticonceptivos, sino el valor de la castidad hasta el matrimonio.

Margarita Delgado, investigadora y demógrafa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), sostuvo que “el aborto no puede ser una alternativa a los métodos anticonceptivos”. La experta argumentó que las gestaciones no deseadas deben evitarse con medidas a priori, no con el aborto.

Los profesionales sanitarios, tanto de Atención Primaria (AP) como ginecólogos, deben realizar “un trabajo diario más serio” para informar a sus pacientes sobre los métodos de contracepción y evitar así las elevadas cifras de abortos que se han registrado en España durante la última década, dijo Lorenzo Arribas, coordinador del grupo de atención a la mujer de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC).

Los diputados del Partido Popular Angel Pintado y José Eugenio Azpiroz, miembros de la Acción Mundial de Parlamentarios por la Vida, calificaron de “fracaso” la cifra de abortos, y reclamaron un “pacto de Estado en apoyo de las embarazadas”, que suponga “un compromiso más firme” de las administraciones “en apoyo a las mujeres con embarazos en dificultad”.

Anuncios

> Berria: Politika > RAJOY ELUDE ACLARAR SI DEROGARA EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

  • Rajoy elude aclarar si derogará la ley de bodas gays
  • El País, 2008-01-05 # Carlos E. Cué • Guadalajara

Menos de una semana después de que la ley del matrimonio homosexual concentrara las quejas de las 160.000 personas convocadas en Madrid por los obispos españoles, Mariano Rajoy eludió ayer por tres veces un compromiso formal de derogación de esa reforma. “Mi posición sobre ese asunto es conocida”, se limitó a responder.

El PP ha presentado un recurso de constitucionalidad contra esa norma, muy criticado internamente, pero en ningún momento se ha comprometido a derogarla. Rajoy sí lo ha hecho con la asignatura de Educación para la Ciudadanía o el canon digital, por ejemplo, pero no con la ley que avala las bodas homosexuales. El colectivo católico Hazteoír ya ha recogido 7.000 firmas que piden a Rajoy que se comprometa a derogar esa ley.

El líder del PP busca en este momento ampliar sus espacios electorales, y molestar al voto gay no es la mejor manera de lograrlo. De hecho, Rajoy, católico practicante, no acudió a la convocatoria de los obispos, aunque ayer en Guadalajara, provincia en la que el PP teme perder un escaño, defendió su derecho a expresar su opinión. Tampoco ha establecido ningún compromiso sobre otros asuntos que han molestado a la jerarquía católica, como el llamado divorcio exprés.

> Iritzia: Javier Pérez Royo > ACUERDOS LEONINOS

  • Acuerdos leoninos
  • El País, 2008-01-05 # Javier Pérez Royo

Los Acuerdos que regulan las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado español son formalmente postconstitucionales, pero materialmente no lo son. Se publicaron en el BOE el 3 de enero de 1979, es decir, cinco días después de la entrada en vigor de la Constitución española, pero la negociación de dichos acuerdos es obvio que no se produjo entre el 28 de diciembre de 1978 y ese 3 de enero.

La negociación de los Acuerdos se hizo en circunstancias completamente excepcionales. La hizo un Gobierno preconstitucional, que disponía ciertamente de la legitimación democrática que le habían proporcionado las elecciones de 15 de junio de 1977, pero que no disponía de legitimación constitucional. La norma que estaba en el origen de su mandato era la Ley para la Reforma Política, última de las Leyes Fundamentales aprobada por las Cortes del régimen del general Franco. No era, por tanto, el Gobierno de la democracia española, sino un Gobierno que se había constituido a partir de un proceso electoral sólo parcialmente democrático, en la medida en que lo había dirigido un Gobierno preconstitucional prácticamente sin control. Un Gobierno, en consecuencia, de una legitimidad democrática muy débil, cuyo mandato no podía considerarse que se pudiera extender más allá de la dirección del proceso constituyente.

Ocupadas como estaban las Cortes y la sociedad española entera en la elaboración de la Constitución, los Acuerdos se negociaron con una falta absoluta de transparencia. No se tuvo conocimiento de los mismos hasta el día de su publicación. Unos Acuerdos tan importantes para la aplicación de los artículos 16 y 27 de la Constitución, que habían sido objeto de una negociación muy intensa en el proceso constituyente, deberían haber sido negociados con la Constitución en vigor, por un Gobierno constitucional y bajo el control de unas Cortes constitucionales. Las Cortes Constituyentes fueron burladas por el Gobierno con la negociación de estos Acuerdos. También las primeras Cortes constitucionales. A las primeras se les metió el gol a posteriori. A las segundas a priori.

Los Acuerdos son, pues, muy deficitarios desde una perspectiva democrática. No los negoció y suscribió un Gobierno plenamente democrático y fueron negociados y aprobados a través de un procedimiento completamente ademocrático, por no decir plenamente antidemocrático. Justamente por eso existen y por eso se maniobró de la manera que se hizo, de tal manera que fueran publicados tras la entrada en vigor de la Constitución y que, en consecuencia, tuvieran la apariencia de ser constitucionales, pero sin que intervinieran en los mismos los órganos constitucionales que deberían haber intervenido en su negociación y aprobación de acuerdo con lo establecido en la propia Constitución. Los Acuerdos de 3 de enero de 1979 son de constitucionalidad más que dudosa, por decirlo de manera suave, y son Acuerdos que, en ningún caso, habrían podido ser suscritos por un Gobierno constitucional bajo el control de unas Cortes constitucionales.

Hay un vicio de origen en el proceso de formación de la voluntad que se plasma en los citados Acuerdos. El Gobierno español carecía de legitimidad para negociar lo que negoció y la Iglesia aprovechó la posición de debilidad de dicho Gobierno para conservar en lo posible la posición que había conseguido tener bajo el régimen del General Franco. Los Acuerdos de 3 de enero de 1979 no son acuerdos de la democracia española, es decir, Acuerdos a través de los cuales la democracia española pacta con la Iglesia católica su lugar en el nuevo sistema político democrático, sino que son Acuerdos en los que se impone a la democracia española desde fuera de ella misma una determinada posición de la Iglesia católica.

Por dignidad democrática, esos Acuerdos deberían ser denunciados y ser sustituidos por otros, en los que además de responder plenamente al contenido de la Constitución de 1978, se respetara el procedimiento que se tiene que respetar en la elaboración de este tipo de normas. La posición de la Iglesia católica en la democracia española no puede estar regulada por unos Acuerdos en los que es tan intensa la huella del régimen del General Franco.

Mientras esto no ocurra, las relaciones entre la Iglesia y el Estado van a continuar siendo un problema para la democracia española. Para el Estado y también para la Iglesia. Un pacto leonino es siempre un mal pacto y, en consecuencia, acaba creando más problemas de los que presuntamente viene a resolver. Y los Acuerdos de 3 de enero de 1979 son leoninos. Nunca se habrían podido suscribir en condiciones democráticas, esto es, con un mínimo de equilibrio entre las partes que suscriben el pacto. De ahí que cuanto más pronto sean denunciados y sustituidos por otros, tanto mejor.

> Berria: Politika > ALEMANIA: MERKEL PROPONE CREAR CAMPOS DE REEDUCACION PARA JOVENES DELINCUENTES

  • Merkel propone crear campos de reeducación para jóvenes delincuentes
  • La canciller quiere más mano dura contra el crimen
  • La Vanguardia, 2008-01-05 # Isidro Ambrós · Berlín

La canciller alemana Angela Merkel se muestra favorable a reforzar la legislación contra los jóvenes delincuentes y apunta a que una de estas medidas podría ser la creación de campos de reeducación, según explica en una entrevista al diario dominical Bild am Sonntag,que se publicará mañana en su integridad.


La líder democristiana considera que “detenciones a modo de advertencia y campos de reeducación podrían constituir un añadido juicioso a nuestro Código Penal”. Merkel se muestra a favor de este tipo de medidas porque opina que “podrían incitar a los jóvenes a ser más reflexivos y evitar así la prisión”, según la agencia France Press.


La canciller defiende este tipo de medidas porque estima que “una corta detención a modo de aviso, asociada a una pena prorrogable, es mejor que las continuas comparecencias ante el juez, que al final desembocan en una larga pena de prisión”.


Angela Merkel se pronuncia así claramente a favor de un endurecimiento de la legislación contra la violencia juvenil tras una semana en que este tema ha protagonizado todos los debates políticos. Un asunto sobre el que democristianos y socialdemócratas han expresado públicamente sus divergencias. La CDU quiere endurecer las leyes y el SPD es contrario a ello.


Para la canciller, los socialdemócratas “no pueden ignorar que el 43% de los delitos que se cometen en Alemania son protagonizados por personas de edades inferiores a los 21 años y que cerca de la mitad de ello son jóvenes de origen inmigrante”.


Las diferencias entre los dos partidos que integran la gran coalición de gobierno volvieron a aflorar la última semana del año. Después de que el 20 de diciembre un profesor jubilado de 76 años fue víctima de una brutal agresión a manos de dos jóvenes de origen emigrante en una estación de metro en Munich.


Serkan, turco de 20 años, y Spiridon, griego de 17, la emprendieron a golpes con el viejo profesor después de que éste les recriminase que no estaba permitido fumar en el metro. La paliza fue tan brutal que la víctima acabó con fractura de cráneo.


El debate subió de tono inmediatamente, debido en parte a la proximidad de elecciones regionales en Hesse y Baja Sajonia, a fin de enero, y en Hamburgo a finales de febrero. Zonas todas ellas gobernadas por la CDU.


El primero en pronunciarse fue el presidente de la región de Hesse, el democristiano Roland Koch, que aspira a ser reelegido en su puesto el próximo día 27. Este peso pesado de la CDU no dudó en apostar por expulsar del país a los jóvenes delincuentes de origen extranjero.


A ello se sumó el jefe del grupo parlamentario conservador, Volker Kauder, que propuso crear campos de reeducación para jóvenes especialmente agresivos o reincidentes. Una idea que Merkel parece haber recogido, según se desprende de sus declaraciones al Bild am Sonntag.


Frente a estos posicionamientos, la ministra de Justicia, la socialdemócrata Brigitte Zypries, cuestionó esta iniciativa. “Cualquier tipo de campo de reeducación, en que se someta a jóvenes a trato vejatorio o a fuertes presiones, va contra los derechos humanos”, dijo Zypries, quien añadió que “la estadística demuestra que los jóvenes sometidos a fuertes disciplinas y arrestos penitenciarios son más proclives a reincidir”.


Campaña electoral y mano dura
Las agresiones a alemanes por jóvenes extranjeros en las últimas semanas parece haberse convertido en el principal caballo de batalla de los candidatos conservadores a la presidencia de los länder de Hesse, Baja Sajonia y Hamburgo para intentar asegurarse la victoria, según el semanario Der Spiegel. Esta publicación apunta en su último número a que los conservadores parecen decididos a recurrir a una “campaña de emergencia” con propuestas de mano dura contra los extranjeros, con el fin de frenar la caída en las expectativas de voto. Una idea compartida por el Berliner Zeitung, que el último día señalaba: “Campaña electoral con incitación contra los extranjeros”.

> Erreportajea: Eliza > RUMOR DE SOTANAS

  • Rumor de sotanas
  • El intento de la jerarquía católica de politizar las relaciones de su Iglesia con el Estado choca con la Constitución
  • Público, 2008-01-05 # Gonzalo López Alba

La trinidad sociopolítica del franquismo se componía de la familia, el municipio y el sindicato. En la práctica, el cura, el alcalde y el cacique. Con los alcaldes sometidos a elección -y revocación- popular y los caciques devenidos -salvo reminiscencias pintorescas- en un mal recuerdo del pasado, pervive el rumor extemporáneo de las sotanas.

El ataque desaforado contra el Gobierno lanzado por la jerarquía católica en su misa de campaña del pasado domingo, a dos meses de las elecciones generales y de su propio proceso interno de renovación de la Conferencia Episcopal, evoca la campaña de La manzana y el gusano que la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) financió en 1982 con ocasión de los comicios autonómicos de marzo en aquella comunidad, que fueron prólogo y premonición de lo que ocurriría en octubre en toda España.

La imagen de aquella campaña consistió en sustituir en el logotipo del PSOE la rosa por una manzana, de la que surgía un gusano, del que a su vez salían las caras de Felipe González y Alfonso Guerra. El triunfo de los socialistas en aquellos comicios precipitó un cambio radical en la organización empresarial andaluza.

Ahora, los purpurados católicos han venido a decir que el Gobierno socialista corrompe a los ciudadanos con una nueva versión de la manzana pecaminosa de Eva, de la que salen los gusanos del divorcio exprés o del matrimonio entre homosexuales. No se contuvieron en lo que hubiera sido legítima defensa de su concepción de lo que debe ser la familia -el motivo oficial de la convocatoria-, una institución social nuclear, tan antigua como la humanidad, a la que se refieren tres de los Diez Mandamientos.

Relectura de la Biblia
Los obispos resbalaron hasta el mitin político al poner en entredicho la naturaleza democrática del Ejecutivo, invocando la Constitución desde una lectura que es sectaria en su esencia al obviar que en ella se consagra el carácter aconfesional del Estado español.

Obviaron el detalle con el mismo autismo que demuestran ante la realidad insoslayable de que debajo de cada sotana hay un hombre, hecho de la naturaleza que resulta determinante para explicar el fortísimo descenso en el número de las vocaciones religiosas o el por qué en las tres últimas décadas del siglo XX se calcula que en España abandonaron la Iglesia católica no menos de 25.000 sacerdotes diocesanos y religiosos. Caminan sobre las aguas con la misma naturalidad con que ladean preceptos bíblicos básicos.

Dice la Biblia: “Mejor es resbalar en empedrado que resbalar con la lengua” (Eclesiástico 20, 18). Y también: “No seas atrevido con tu lengua, ni perezoso y negligente en tus obras” (Eclesiástico 4, 29). Si el atrevimiento en el juicio ajeno se acompaña de la negligencia en la obra propia, el pecado se agrava.

Moral pública y prácticas privadas
Explica con fundamento científico el psiquiatra Luis Rojas Marcos: “La vieja noción de que las parejas desgraciadas deben continuar unidas por el bien de los hijos está dando paso al nuevo concepto de que los matrimonios profundamente infelices y sin esperanza de arreglo deben terminarse precisamente para poder salvar, entre otras cosas, el bienestar de los hijos. (…) Existe amplia evidencia que demuestra que un matrimonio plagado de conflictos daña a las criaturas y que bajo estas condiciones los pequeños se benefician de su disolución” (La pareja rota).

La inclusión del celibato como condición imprescindible para ser consagrado sacerdote no sólo va contra el dato histórico de que San Pedro tenía suegra, sino que no empezó a consolidarse hasta unos trescientos años después de Cristo. Pero un sacerdote célibe es más barato que uno con familia, aunque tenga el elevado coste de la esquizofrenia de una doble moral. “Si los sacerdotes estuvieran casados, es obvio que la Iglesia no heredaría sus posesiones, ya que sus bienes acabarían, lógicamente, en manos de su esposa e hijos” (La vida sexual del clero, Pepe Rodríguez).

Hubo un tiempo en que tan habitual era que los clérigos tuvieran concubinas que los obispos instauraron la renta de putas, que era una cantidad de dinero que los sacerdotes tenían que pagar cada vez que transgredían el celibato; en la España franquista eran de dominio público las relaciones que muchos sacerdotes mantenían con sus mayordomas, y son incontables los hijos naturales engendrados al calor del frufrú de las sotanas, incluso de las coronadas con mitras.

La Iglesia católica condena no sólo la práctica homosexual, sino también la mera inclinación. Pero, en la Elegía del rey David por Jonatán, se lee: “Angustiado estoy por ti, ¡oh Jonatán, hermano mío! Me eras carísimo. Y tu amor era para mí dulcísimo, más que el amor de las mujeres” (Libro Segundo de Samuel 1, 26). Y en diferentes estudios clínicos o sociológicos se citan índices de homosexualidad que oscilan entre el 30 y el 50% del clero católico (La vida sexual del clero).

El profesor e investigador Pepe Rodríguez, autor de varios ensayos críticos sobre el cristianismo, sostiene: “La hermenéutica bíblica actual garantiza absolutamente la tesis de que Jesús no instituyó (…) ningún modelo determinado de Iglesia (…) Según los Evangelios, Jesús sólo citó la palabra “iglesia” en dos ocasiones, y en ambas se refería a la comunidad de creyentes, jamás a una institución actual o futura. Pero la Iglesia católica se empeña en mantener la falacia de que Cristo fue el instaurador de su institución y de preceptos que no son sino necesidades jurídicas y económicas de una determinada estructura social (…)” (op.cit.).

Dios y el César
Si en algo es injusto el vigente modelo de financiación es en que, cuando en su declaración del IRPF, los fieles ponen la cruz en la casilla de su iglesia no están dando su óbolo de fe, sino desviando para sufragar una concreta creencia religiosa parte de los impuestos que deben pagar al Estado para el beneficio del conjunto.

Como recordó el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, “a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. La máxima choca frontalmente con la pretensión de politizar las relaciones de la Iglesia católica con el Estado.

“En todas tus acciones ten presente tu fin, y jamás cometerás pecado” (Eclesiástico 7,36).

> Elkarrizketak: Francisco Vázquez > "ES UNA MARCHA ATRAS DE LA IGLESIA"

  • Francisco Vázquez • Embajador en el Vaticano
  • “Es una marcha atrás de la Iglesia”
  • El País, 2008-01-04 # Luis R. Aizpeolea • Madrid

Francisco Vázquez, embajador de España en el Vaticano, se encontraba pasando las fiestas de fin de año en su tierra natal, A Coruña, cuando los cardenales Antonio María Rouco Varela y Agustín García-Gasco dirigieron en la plaza de Colón de Madrid un ataque, inédito desde la Transición, de la jerarquía eclesiástica contra el Gobierno, al que llegó a acusar de “disolver la democracia”. Vázquez escuchó la intervención del Papa ese día y no le sorprendió. Pero comprendió el alcance del ataque cuando al día siguiente leyó en la prensa el contenido de los discursos de Rouco Varela y García-Gasco. A Francisco Vázquez, 61 años, un peso pesado de la política, alcalde socialista de A Coruña desde las primeras elecciones municipales democráticas, de 1979, hasta que hace tres años José Luis Rodríguez Zapatero le nombró embajador de España en la Santa Sede, el ataque le cogió por sorpresa. La información que disponía del Vaticano de la concentración del domingo era que su contenido reivindicativo no se saldría de los cauces normales. Para Vázquez, católico y socialista, que ha dedicado sus tres años en la Embajada en el Vaticano a mejorar las relaciones con la Santa Sede, lo sucedido es un jarro de agua fría. Habla de “marcha atrás”, pero no desespera. Atribuye el ataque a un sector de la jerarquía, pero exonera al Vaticano. Propone serenidad al Gobierno y reclama que sea la Iglesia la que reaccione frente a su sector más retrógrado.

Francisco Vázquez, que regresará en los próximos días a Roma, cree que el Gobierno no debe precipitarse tras la agresión del sector radical de la jerarquía. Él espera una reacción de la propia Iglesia, y que lo haga con gestos más que palabras.

Pregunta. ¿Cómo valora las declaraciones críticas con el Gobierno de algunos obispos y cardenales españoles en la concentración que organizó el domingo la jerarquía eclesiástica en la plaza de Colón de Madrid?

Respuesta. Fueron unas declaraciones muy injustas y desproporcionadas que han distorsionado la naturaleza de un acto de apoyo a la familia ante gente de buena fe. Algunos cardenales, sobre todo Antonio María Rouco Varela y Agustín García-Gasco, lo convirtieron en un mitin político.

P. ¿Qué le ha parecido la expresión del cardenal García-Gasco de que la legislación del Gobierno disuelve la democracia?

R. Me dolió mucho. No se corresponde con el tratamiento que la acción de este Gobierno ha dado a la Iglesia. Entiendo que pueda estar en desacuerdo con una parte de la legislación del Gobierno. Pero lo que no puede es poner en entredicho la naturaleza de un Gobierno democrático que ha buscado el diálogo con la Iglesia española. Es una marcha atrás de la Iglesia española que arrincona a quienes apostamos por el diálogo y refuerza a quienes están por el enfrentamiento.

P. ¿Le ha sorprendido esta ofensiva contra el Gobierno?

R. Me ha sorprendido. Yo creía que no había ningún problema. Hace unas semanas coincidí con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el aeropuerto de Roma, con motivo de la reunión de dirigentes europeos que se celebró en la capital italiana, y le informé de que el acto sería reivindicativo, pero dentro de los cauces normales. Es la información que yo tenía del Vaticano, de las intenciones del Papa. Por tanto, me quedé sorprendido cuando percibí aquel tono político beligerante. Tengo que decir que no es esa la postura de la Iglesia sino de sólo un sector.

P. ¿Ha hablado con el Vaticano?

R. Sí.

P. ¿Cómo ha acogido lo que sucedió en el acto de Madrid?

R. Con sorpresa y disgusto. Nuestras relaciones con el Vaticano son buenas.

P. Usted dice que hay varios sectores en la Iglesia. ¿Cuáles son esos sectores?

R. Sería un error hablar de una Iglesia única. La Iglesia es muy plural, incluso en su jerarquía. Hay dos líneas distintas. Por un lado, la del Papa Benedicto XVI y el Vaticano, la del presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blazquez, o la de los cardenales de Barcelona y Sevilla, que mantienen algunas críticas, pero dentro de los cauces. Los discursos de la mayoría de ellos, en la concentración de Madrid, fueron leídos porque no estuvieron presentes en ella, y se mantuvieron en la corrección. Por otro lado, está la línea que han marcado los cardenales de Madrid, de Valencia y algún seglar de confrontación política con el Gobierno.

P. ¿A qué atribuye la beligerancia política, exhibida el domingo, del sector de Rouco y García-Gasco?

R. La Iglesia española está en un proceso electoral. En marzo, los obispos y cardenales eligen al nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española y su nueva dirección. Ligado a esto hay un sector de la Iglesia, incapaz de convivir con un Gobierno de izquierda, lo mismo que existe en España una parte de la izquierda, anticlerical, incapaz de convivir con la Iglesia. Son extremos que se alimentan. El gran error ahora sería dar argumentos a este sector radical que quiere la confrontación. Por eso, apelo a la serenidad. Sería un error tirar por la borda el trabajo del Gobierno de toda una legislatura que empezó con problemas con la Iglesia y que luego se normalizó con los acuerdos sobre financiación y educación.

P. El PSOE está convencido de que hay una connivencia entre ese sector radical de la jerarquía eclesiástica y el PP. Y la celebración de un acto contra el Gobierno a casi dos meses de las elecciones es una expresión de esa connivencia ¿Qué piensa usted?

R. Estoy de acuerdo en que existe una connivencia entre un sector de la jerarquía eclesiástica y el PP en la búsqueda de objetivos electorales. Pero la izquierda no debe cometer el error de politizar las relaciones con la Iglesia. Hay sectores en la Iglesia que quieren colaborar con el Gobierno en cuestiones evangélicas, como el desarrollo de la Ley de Dependencia. Con esos sectores se ha dialogado sobre la asignatura Educación para la Ciudadanía y la Ley de Memoria Histórica, y se ha llegado a acuerdos.

P. ¿Qué papel atribuye a la cadena de radio de los obispos, la Cope, en la movilización antigubernamental del domingo y en la situación de tensión entre la Iglesia y el Gobierno?

R. Tiene mucho que ver. La Cope ha seguido una estrategia de confrontación con el Gobierno desde las elecciones generales de 2004.

P. ¿Qué le ha parecido la reacción del presidente del Gobierno y del PSOE, que han replicado a los ataques de los obispos que ha sido un sector de la jerarquía eclesiástica el que se ha apartado de la democracia?

R. El presidente Rodríguez Zapatero ha hecho lo correcto, reaccionar con energía. Ha hecho lo que tenía que hacer, dar un puñetazo sobre la mesa, y señalar que la jerarquía eclesiástica no puede seguir ese camino.

P. ¿Ha hablado con el presidente?

R. Sí. Está muy dolido y enfadado. Tiene la sensación de que han abusado de su buena fe al responder a su política de diálogo con la Iglesia con un ataque frontal en el que se atribuye a este Gobierno nada menos que una posición antidemocrática.

P. ¿Qué van a hacer ahora, más allá de las palabras?

R. Tenemos que mantener la serenidad y esperar a que la Iglesia dé el paso de recomponer esta situación. Hay muchos católicos que no comparten las posiciones que el sector radical de los obispos mantuvo el domingo. Incluso, en la misma jerarquía eclesiástica, como los obispos de Barcelona y Sevilla, discrepan de ese sector radical. Estos sectores moderados quieren colaborar con el Gobierno en los asuntos sociales. Creo que debe haber una reacción dentro de la propia Iglesia y debe ser más de gestos que de palabras.

P. ¿Qué gestos contempla?

R. Exigir el cambio de la línea editorial de la Cope. Es un problema de la Iglesia porque la línea editorial actual no representa a millones de católicos españoles.

P. ¿No cree que esta ofensiva episcopal puede ampliar la corriente de quienes apuestan por materializar una separación definitiva entre el Estado y la Iglesia en España?

R. No estoy de acuerdo con una separación absoluta entre Iglesia y Estado. La Iglesia en España juega un papel cultural, histórico y de vertebración social que tenemos que reconocer y respetar. La Iglesia es mucho más que los purpurados. Lo que más agradaría al PP es que tirásemos por la borda, al fin de una legislatura en la que ha habido mucho diálogo con la Iglesia, los consensos logrados en educación y en tantos temas. Así como la importante cooperación en materia social e internacional.

> Berria: Politika > IU PIDE EXPLICACIONES A DE LA VEGA SOBRE QUE HAY ACORDADO CON EL VATICANO

  • IU pide explicaciones a De la Vega sobre qué hay acordado con el Vaticano
  • Europa Press, 2008-01-04

IU-ICV solicitó hoy la convocatoria urgente de la Diputación Permanente del Congreso para que aborde la necesidad de que comparezca la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y dé explicaciones sobre qué acuerdos mantiene el Gobierno con la Iglesia, si esos acuerdos se extienden al Estado del Vaticano y tienen por objeto legislación española, lo que supondría una cesión de soberanía, y si tiene intención de llamar a consultas al embajador español ante la Santa Sede, Francisco Vázquez.

Así lo explicó hoy el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, considerando que las declaraciones que ha hecho Vázquez hablan de acuerdos entre los dos Estados sobre leyes españolas, acuerdos que podrían tener como contrapartida la “paz” en las relaciones con la Iglesia en España.

“Pero no hay paz. ¿Qué va a hacer el Gobierno?”, inquirió, para preguntar también si el Ejecutivo reaccionará a la “callada por respuesta” que ha recibido de la jerarquía eclesiástica tras su reacción a las críticas recibidas en el acto sobre la familia celebrado el domingo en Madrid.

“Debe haber alguna medida, como la llamada a consultas del embajador, aunque no parece que haya que consultarle mucho, parece la voz de su amo”, criticó Llamazares. Vázquez, a su juicio, se comporta como embajador del Vaticano y no del Gobierno de España.

Gaspar Llamazares subrayó también hoy que es a su juicio igualmente grave que “de estos acuerdos bajo púrpura” no se ha “enterado de nada” el Parlamento, autor de las leyes. “Es inaceptable”, zanjó.