• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

> Elkarrizketa; Gabriel Inclán > "PARA REALIZAR LA REASIGNACION DE SEXO A LOS TRANSEXUALES HACE FALTA UNA MASA CRITICA"

  • Gabriel Inclán, Consejero de Sanidad
  • “Los sindicatos deben reflexionar y ver las condiciones laborales en otras comunidades y en la sanidad privada”
  • “Para realizar la reasignación de sexo a los transexuales hace falta una masa crítica”
  • Noticias de Gipuzkoa, 2007-02-27 # Carlos Mtz. Orduna

A Gabriel Inclán se le acumula el trabajo. Multitud de proyectos para Osakidetza sobre su mesa, un “ambicioso” plan de infraestructuras y, de fondo, un conflicto abierto con los sindicatos que ya ha provocado dos jornadas de huelga parcial y unas movilizaciones que se prolongarán en enero.

[…]


El Consejo interterritorial de Salud aprobó este mes la inclusión de unidades de referencia para la atención quirúrgica, psiquiátrica y psicológica a las personas transexuales en el sistema nacional. ¿Cuándo será posible la reasignación de sexo en el marco de la sanidad pública en Euskadi?

No es un concepto de país u organización, sino de personas afectadas y necesidad real por volumen. Tenemos excelentes cirujanos, pero hace falta una masa crítica para llevarlo a cabo. En este momento, en Euskadi, no es necesario dar este paso porque no hay volumen de pacientes.


Este mes también presentó la vacuna contra el virus del papiloma humano.

Desde el punto de vista de la medicina es muy importante. Es la primera vez que hay una vacuna de estas características porque sus efectos se verán en el largo plazo. Siendo eficaz al 70% en los tumores de cérvix es importante incorporarlo.

Anuncios

> Berria: Trans > PAIS VASCO: EL HOSPITAL DE CRUCES CENTRALIZARA LA ATENCION A PERSONAS TRANSEXUALES

  • Cruces centralizará la atención a personas transexuales
  • La unidad contará con un equipo multidisciplinar
  • Osakidetza derivará las operaciones de reasignación de sexo a otros centros de referencia
  • Noticias de Gipuzkoa, 2007-12-17 # Nekane Lauzirika · Bilbao


Al acabar la carrera de Biología, Jon Fernández decidió “salir del armario” y vivir su transexualidad con la mayor naturalidad del mundo. Fue entonces cuando acudió a su médico de cabecera para interesarse por las prestaciones sanitarias que Osakidetza ofrecía a este colectivo de personas. En ese momento comenzó su peregrinaje por los distintos servicios (psiquiatría, psicología, endocrinología…). “Lo frustrante fue comprobar que, aunque se daban los tratamientos de hormonas y también apoyo psicológico y psiquiátrico, no existía un protocolo de orientación y diagnóstico terapéutico; no había interconexión entre los especialistas”, recuerda.


Para evitar estas situaciones, Osakidetza ultima la puesta en marcha de la unidad centralizada de diagnóstico y orientación terapéutica para transexuales en el Hospital de Cruces, que será referente para toda la CAV. Un equipo multidisciplinar orientará desde el principio a los hombres y mujeres transexuales que acudan a recibir terapias o pidan información. Aunque con esta medida ampliará el catálogo de prestaciones para este colectivo, no se hará cargo de las operaciones de reasignación de sexo.


Sanidad alega que la unidad interdisciplinar de género, que aglutinará a especialistas en sexología, psicología, psiquiatría, logopedas, endocrinología y cirugía, no realizará intervenciones de reasignación de sexo porque la demanda de pacientes, en torno al 30%, no justifica su implantación. Si un transexual necesita ser intervenido, podrá hacerlo a través de los acuerdos que Osakidetza mantiene con los dos centros con mayor experiencia del Estado.


El colectivo de hombres y mujeres transexuales del País Vasco ya ha mostrado su decepción por que Sanidad no haya dado un paso adelante, ya que consideran que la solución no es derivar a los pacientes a la unidad Carlos Haya de Málaga, por ejemplo.


En el camino de normalizar la atención que reciben los transexuales vascos, se enmarca el “Manual de Buenas Prácticas” dirigido a este colectivo. El documento, que ha sido elaborado por Jon Fernández y la psicóloga de Aldarte Inmaculada, es pionero en el Estado. Está dirigido a los agentes sociales con el objetivo de proporcionarles recursos para que los transexuales sean atendidos correctamente. “Es necesario reconocer que se han dado muchos avances, pero todavía queda mucho por hacer, ya que la transexualidad sigue siendo un estigma de cara a la sociedad y una desgracia a nivel familiar”, subraya esta psicóloga a quien no se le borra de la mente las palabras de una madre a su hijo: “Prefiero que mi hijo sea drogadicto a que sea transexual”.

> Berria: Trans > LA FELGTB SE CONGRATULA PORQUE LA SANIDAD PUBLICA INCLUYA LA REASIGNACION DE SEXO

  • La Federación gay se congratula porque la sanidad pública incluya los cambios de sexo en su cartera de servicios
  • Servimedia, 2007-12-13

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Felgtb), se congratuló hoy de que el Consejo Interterritorial de Salud haya incluido las operaciones de cambio de sexo en su cartera de servicios comunes para 2008.

La Felgt asegura en una nota de prensa que esta iniciativa “es un paso más en su demanda histórica de reparar a las personas transexuales una situación de desamparo”.


Esta organización concluye que los centros de referencia que se crearán para atender a estas personas “han de servir para garantizar de verdad la equidad en el acceso y una atención sanitaria de calidad, segura y eficiente con independencia del lugar de residencia de hombres y mujeres transexuales”.

> Komunikatuak: ATCLibertad > DECEPCION POR LAS DECLACIONES DE MARINA GELI

  • Comunicado de ATCLibertad sobre las declaraciones aparecidas en el Periódico de Catalunya
  • ATCLibertad, 2007-12-13

Desde La Asociación de Transexuales de Catalunya (ATCLibertad), nos sentimos profundamente decepcionados por las declaraciones de Marina Geli al Periódico de Catalunya, en las que la consellera del departament de Salut aplaza hasta por los menos el 2009 el pago de las operaciones de reasignación de género, porque hay otras prioridades como la financiación de la atención dental para los niños.


Estamos de acuerdo con la señora Geli que es necesario que la sanidad Catalana pague la atención dental a la infancia, pero ello no debe ser a costa del derecho de las personas transexuales a la atención médica. Un gobernante pierde credibilidad cuando incumple un compromiso arbitrariamente. Tal vez en la conselleria de Salut se piense que como el colectivo transexual es poco numeroso no tiene mucho coste político volver a defraudarlo una vez más.


No es ético olvidar una vez más a uno de los colectivos más castigados de esta sociedad con el pretexto de que los recursos son limitados. No habrá mucho dinero pero el PSOE promete una rebaja de impuestos si vuelve a ganar las elecciones. NO se entiende que la consellera de Salut diga que no puede atender las reivindicaciones de las personas transexuales y el máximo dirigente del partido hermano anuncie una nueva rebaja de impuestos si le volvemos a votar.


Si fuésemos malintencionados podríamos pensar que la única prioridad de los políticos es mantenerse en el poder el máximo tiempo posible a costa de lo que sea. Queda ya lejos los tiempos en que los políticos se autoproclamaban servidores de la ciudadanía. Seguramente nunca ha sido cierto que los políticos se dedicasen desinteresadamente al ejercicio de la función pública.


No se puede hacer demagogia con la salud de los ciudadanos. Desde ATCLibertad no solo pedimos que se incluya el proceso de reasignación de género en la sanidad pública, sino también la atención dental completa no solo para los niños sino para toda la población. Creemos que la señora Geli no cumplirá este nuevo compromiso asumido con la ciudadanía de financiar la atención dental para la infancia. Seguramente a finales de 2008 se volverá a excusar y dirá que tampoco hay dinero para asumir el cuidado buco dental. Prometer es fácil, pero defraudar tiene un coste político, aunque seguramente la señora consellera lo ignora. Mientras tanto es esta España donde no hay dinero para atender las necesidades básicas de los ciudadanos siempre habrá recursos para comprar más tanques, aviones y barcos de guerra como si nos estuviésemos preparando para la tercera guerra mundial.


Señora consellera no olvidaremos el incumplimiento de su compromiso cuando vayamos a votar en las próximas elecciones, ni olvidaremos que el partido al que usted representa dejó una vez más en la estacada a las personas transexuales.

> Berria: Trans > REASIGNACION DE SEXO GRATIS VIVAS DONDE VIVAS

  • Cambio de sexo gratis vivas donde vivas
  • Las comunidades acuerdan centros de referencia para atender a los transexuales
  • Público, 2007-12-12- # Vanesa Pi · Madrid

Un transexual de Ávila podrá beneficiarse de las mismas pretaciones sanitarias que uno de Madrid. El Consejo Interterritorial de Sanidad dio ayer un paso más para garantizar la equidad entre todos los beneficiarios del Sistema Nacional de Salud.


Hasta ahora, seguir el tratamiento hormonal previo a la operación de cambio de sexo o pasar por quirófano sin tener que pagar de 18.000 a 30.000 euros, dependía de residir o no en una autonomía que ofreciera estas prestaciones. Así, un manchego tenía dos opciones: trasladarse y empadronarse en Madrid o Andalucía o recurrir a un centro privado.


Esta situación cambiará: “Si una comunidad no tiene un determinado servicio, el ciudadano se transferirá a otra que sí lo tenga”, explicó el ministro de Sanidad, Bernat Soria, en la rueda de prensa posterior a la reunión entre los responsables de Sanidad. Según el documento que aprobaron las consejerías en una comisión del Consejo Interterritorial, la atención a la transexualidad, es un “proceso poco frecuente, con requisitos de alta especialización y tecnología”.


El Ministerio de Sanidad calcula que en España hay unos 2.000 transexuales (1.400 de hombre a mujer y 600 de mujer a hombre), aunque los colectivos afectados calculan que la cifra puede ascender hasta unos 8.000. En todo caso, el número no es lo suficiente elevado como para que cada comunidad autónoma tenga un centro especializado.


Centros de referencia
Según Sanidad, la atención a la transexualidad en las unidades de referencia “incluirá el diagnóstico diferencial con otros trastornos, la confirmación diagnóstica y el tratamiento integral por un equipo multidisciplinar”.


Un grupo de expertos en cirugía plástica, endocrinología, psiquiatría y psicología ha establecido los requisitos que deberán cumplir los centros de salud para poder ser acreditados para atender este tipo de trastorno y convertirse en centros de referencia. Sanidad también ha encargado un estudio sobre las necesidades formación y experiencia de los profesionales que trabajarán en éstos centros. Según explicó Soria, hasta dentro de “cuatro o cinco meses” no se sabrá qué comunidades se beneficiarán de centros de referencia.


Sanidad no ha avanzado qué coste supondrá la inclusión del tratamiento de la disforia de género. Los fondos de cohesión del Sistema Nacional de Salud compensarán a las comunidades autónomas que acojan los centros de referencia.


Operaciones muy caras
Tener la apariencia acorde a la identidad sexual resulta muy caro si se busca en clínicas privadas. Los hombres nacidos con cuerpo de mujer llegan a pagar hasta 30.000 euros por conseguir la apariencia deseada. Y es que, al gasto que suponen las visitas al psiquiatra para que se le diagnostique una disforia de género, hay que sumar el tratamiento hormonal.


Posteriormente, la mastectomía cuesta unos 3.000 euros y la histerectomía, también. La operación más cara es la que convierte el clítoris en un pene, que cuesta unos 5.000 euros. El precio de este último paso de hombre a mujer refleja lo complicado de la operación.


Complicado y peligroso

Muchos hombres transexuales declinan pasar por quirófano porque es complicado y peligroso y los resultados no son siempre satisfactorios. El proceso inverso resulta más asequible. Las mujeres que se sienten atrapadas en cuerpos masculinos llegan a pagar 18.000 euros por todo el proceso.


Entre los colectivos de transexuales hay voces críticas. David Molina, del Bloque Alternativo para la Liberación Sexual, pide que puedan seguirse el tratamiento previo en centros más próximos. Pese a todo, están satisfechos de lo conseguido en 2007. Desde el mes de marzo pasado, una ley permite a los transexuales cambiar el nombre y el sexo en su DNI sin operarse antes, pero habiéndose sometido a tratamiento durante dos años y en ese tiempo habera vivido de acuerdo a su nuevo género.


Plante del PP a Bernat Soria
Los consejeros de sanidad de las seis comunidades autónomas gobernadas por el PP plantaron ayer al ministro de sanidad y a sus homólogos socialistas en el pleno del Consejo Interterritorial de Salud. La razón, según explicaron en rueda de prensa, fue que la financiación sanitaria no figuraba en el órden del día. Los temas a tratar se conocían semanas antes. El ministro y el resto de consejeros coincidieron en defender que la sanidad no puede formar parte del debate partidista. Faltan tres meses para las elecciones generales.


La financiación de las comunidades sólo se puede tratar en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, aunque los consejeros conservadores exigieron el cumplimiento de una sentencia de la Audiencia Nacional que obligaba a convocar un consejo interterritorial extra para tratar el tema. Según dijo Soria lo ha recurrido la Abogacía del Estado.


  • Tratamientos sólo en cinco comunidades
  • Los pacientes se ven obligados a desplazarse para la atención sanitaria
  • Público, 2007-12-12 # Y.G.

Hasta la fecha, el mapa de las comunidades autónomas españolas que ofrecen tratamientos médicos al colectivo transexual es muy desigual.


El hospital Carlos Haya de Málaga es pionero en tratamientos psicológicos, endocrinológicos y quirúrgicos para el colectivo transexual. Existe una importante lista de espera para ser atendido por los especialistas de esta unidad de género y los pacientes que quieren ser atendidos en la localidad andaluza necesitan acreditar un certificado de empadronamiento.


Esta última observación carece de efecto cuando nos referimos a los ciudadanos extremeños. Éstos pueden recibir tratamiento endocrinológico y psicológico en su propia comunidad autónoma. Son las autoridades sanitarias de ésta las que derivan los casos que requieren de cirugía al hospital malagueño Carlos Haya.


Sin cirugía
Según informaron fuentes de del Bloque alternativo para la liberación sexual, Asturias, Aragón y Cataluña cuentan con unidades de género que incluyen la mayor parte de tratamientos exceptuando la cirugía. Concretamente, en Catalunya, Marina Geli, consellera de Salud, ha informado recientemente de que no habrá operaciones de reasignación de género hasta que se cubran prioridades como la atención dental infantil.


Siguiendo el ejemplo del Carlos Haya, Madrid inauguró el pasado mayo una Unidad de Trastornos de Género. Dos son los hospitales de referencia: el Ramón y Cajal y La Paz. En el primer centro sanitario atienden profesionales de la endocrinología, dermatología, psicología y psiquiatría, entre otros. Las operaciones se realizan en La Paz.

> Berria: Trans > EL GOBIERNO TRATARA LA TRANSEXUALIDAD COMO "ENFERMEDAD POCO FRECUENTE"

  • El Gobierno tratará la transexualidad como «enfermedad poco frecuente»
  • Pagará el cambio de sexo en hospitales especializados y con cargo al fondo de cohesión. Sanidad equipara estas operaciones a intervenciones complejas, como el trasplante de córnea en niños. El ministro de Sanidad presentará a las autonomías un plan para habilitar servicios de cambio de sexo.
  • La Razón, 2007-12-11 # Rosa Serrano · Madrid

Los transexuales tendrán cambio de sexo gratis. Estaba en el programa electoral del PSOE, aunque no está claro que vaya a cumplirse antes del fin de la Legislatura. El Gobierno, pues, cumple, pero lo hará de manera que no se note: la operación de reasignación de sexo no estará en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud: se hará en centros de referencia y con cargo al fondo de cohesión.


Para ello, el Ministerio se aferra a que el transexualismo está considerado una «enfermedad poco frecuente» y las intervenciones para pasar de hombre a mujer o viceversa «requieren alta tecnología» y «alta especialización». Es la definición que se hace de los «trastornos de identidad de género» en el documento que el ministro de Sanidad, Bernat Soria, presentará este miércoles a los consejeros de Salud de las comunidades autónomas.


Será en el último Consejo Interterritorial del año. Soria cumple así el compromiso adquirido con los colectivos transexuales el pasado septiembre, cuando algunas asociaciones amenazaron, incluso, con emprender una huelga de hambre, si el Gobierno socialista no cumplía su promesa electoral.


Con la fórmula elegida, Sanidad equipara el cambio de sexo a intervenciones complejas, como el trasplante de córnea en niños, que también aparece en el documento, titulado «Propuesta de las patologías o las técnicas, tecnologías y procedimientos diagnósticos o terapéuticos para los que es necesario designar CSUR [centros, servicios y unidades de referencia] en el Sistema Nacional de Salud».


El informe ha sido elaborado por dos endocrinólogos, una psicóloga, un psiquiatra y un cirujano plástico, todos ellos miembros de los centros en donde ya se practican intervenciones de cambio de sexo en Andalucía y Cataluña. No está incluido ningún experto de la Comunidad de Madrid, que también financia la reasignación de sexo, pese a que los colectivos transexuales consideran el madrileño el mejor modelo.


En el documento, Sanidad hace una estimación de cuántas personas se acogerán a esta prestación. Para ello, cita un estudio holandés según el cual la prevalencia del transexualismo es de un varón por cada 11.900 y una mujer por cada 30.000. Extrapolándolo, en España habría, de acuerdo con el informe de Sanidad, 1.480 transexuales de hombre a mujer y 607 de mujer a hombre. La incidencia sería de 61 casos nuevos al año.


Los centros de referencia en los que se operará a los transexuales incluirán «el diagnóstico diferencial con otros trastornos, la confirmación diagnóstica y el tratamiento integral por un equipo multidisciplinar». Todos los transexuales tendrán que pasar por un diagnóstico y tratamiento psiquiátrico. Con posterioridad, iniciarán el tratamiento endocrinológico (terapia hormonal) y, por último, el quirúrgico para completar el cambio de sexo. El proceso se llevará a cabo en un mismo centro.


Este es uno de los puntos que causan más escepticismo entre los transexuales. Una portavoz de la entidad Cogam asegura que «salvo la cirugía, que necesita más especialización, el resto de tratamientos pueden hacerse en cualquier sitio». Porque los centros de referencia no estarán en todas las autonomías. De hecho, tendrán que cumplir unos requisitos estrictos, tanto de especialización como en el número de pacientes atendidos al año.


En concreto, tendrán que realizar de 20 a 30 valoraciones iniciales al año. Entre 18 y 25 pacientes deberán iniciar cada año el tratamiento hormonal. En cuanto a las operaciones, los centros tendrán que hacer, al menos, 15 genitoplastias feminizantes y de 5 a 6 masculinizantes, además de 10 mastectomías y otras tantas histerectomías. En total, todos los hospitales que quieran ser referentes para las operaciones de cambio de sexo tendrán que tener 60 pacientes al año en cualquier fase del proceso.

> Erreportajea: Trans > LA ESTETICA DE LAS OLVIDADAS

  • La estética de las olvidadas
  • El colectivo transexual inicia una ofensiva contra el Gobierno para que apruebe los derechos sanitarios recogidos en el programa electoral del PSOE de 2004
  • EL Mundo, 2007-12-03 # Olga R. Sanmartín · Madrid

«Los transexuales podemos llegar al suicidio si no conseguimos el cuerpo que queremos». Lo dice, convencida, Virma Peña, una ecuatoriana que a principios de los 90 se empeñó en tener las piernas de Julia Roberts y, sin pensar en las consecuencias, le compró a un camello dos pequeños frascos de silicona líquida que se inyectó de una vez en las pantorrillas y en las caderas.


Todavía hoy está pagando su deseo de convertirse en una pretty woman. Primero llegaron los calambres, luego aparecieron los cardenales, después los tobillos se le ennegrecieron, finalmente todo aquello se empezó a hinchar y a deformar. «Tenía las patas de un elefante, no podía caminar. Un médico me dijo que lo único que podía hacer era cortarme la pierna derecha». Al final, no hubo que amputar, pero 15 años después Virma vive enganchada a los antibióticos y al ibuprofeno, no puede trabajar e infinidad de molestias le recorren el cuerpo.


¿Pero cómo se te ocurre, Virma? «Pues es que no sólo hay que ser, sino parecer. Mi mente me dice que soy una mujer, pero el espejo me muestra otra cosa. ¿Con quién me pongo de acuerdo?».


Un poco mejor que Virma se encuentra Yolanda (nombre ficticio), una transexual madrileña de 45 años. En los 80 compró un cuarto de litro por 25.000 pesetas. Le ayudó a inyectarse una compañera que ya era experta en eso de rellenarse los pómulos. «Todavía hoy siguen los efectos», asegura. La silicona líquida bajó por las nalgas de Yolanda y se le deslizó hasta los pies. Tiene flebitis crónica «y muy mala circulación». Ningún cirujano ha podido quitarle esa sustancia del cuerpo.


El uso casero de la silicona líquida es una práctica muy común en España, a pesar de que está prohibida. «Se la ponen, sobre todo, las transexuales suramericanas», explica Yolanda. «Nos da curvas y volumen allá donde no lo tenemos», prosigue Virma. «Yo creo que a mí me vendieron aceite de avión».


Las operaciones de estética por las que pasan los transexuales no tienen lugar en clínicas de cinco estrellas en Marbella, sino en cuartos de baño, sin anestesia y sin enfermeras. A falta del respaldo de la Seguridad Social, este colectivo olvidado se autohormona, se autoinyecta, se automedica y, cuando está al límite de la desesperación, se automutila.


«Yo conocí a una persona que se cortó los genitales con una gillete usada. Se infectó y se murió», recuerda Virma sin torcer el gesto. Y añade, con resignación: «Somos las personas más sufridas del mundo. Y ni te curan ni te miran».


Pero ya han visto lo que son capaces de hacer ellas cuando se proponen conseguir algo. Ahora han empezado y no van a parar. El colectivo trans (7.000 personas en España) ha iniciado una ofensiva contra el Gobierno para que cumpla las promesas en materia de derechos sanitarios del programa electoral del PSOE de 2004. La mecha se prendió hace dos semanas, con una pitada frente a la sede socialista de Ferraz organizada por el Bloque Alternativo de Liberación Sexual.


Los transexuales quieren la inclusión en el catálogo de prestaciones comunes de la sanidad pública del tratamiento integral de la transexualidad. Dicho en otras palabras: persiguen que en todas las comunidades autónomas se pueda recibir gratuitamente tratamiento hormonal, atención psicológica, servicios de atención primaria y, en último término, la operación de cambio de sexo.


Actualmente, lo que de forma técnica se denomina «cirugía de reasignación» se práctica por la vía pública únicamente en un hospital de Andalucía y en otro de la Comunidad de Madrid. En el resto de las comunidades autónomas se siguen criterios dispares: unas prestan algunos tratamientos; otras lo derivan a los centros andaluz y madrileño, y las demás no cubren nada.


En el tira y afloja que los transexuales han mantenido estos años con el Ministerio de Sanidad, éste se ha comprometido a crear varios centros de referencia estatales que aglutinarían toda la prestación sanitaria a los transexuales.


Pero el colectivo considera esta solución «muy discriminatoria» para todas aquellas personas que no vivan en Madrid o en Málaga y que tengan que desplazarse hasta una de estas localidades simplemente para ver, por ejemplo, al endocrino.


«Los transexuales tienen muchos problemas de exclusión social y no van a querer ni poder costear ir a otras comunidades autónomas», señala Juana Ramos, del Bloque Alternativo de Liberación Sexual. «Al final, optan por el autotratamiento, con el peligro de sufrir graves consecuencias para la salud». Por eso, gente como Virma o como Yolanda pide que las pequeñas asistencias, que no necesitan especialización, puedan hacerse en cualquier ambulatorio.