• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Islama > SUDAN: UN TRIBUNAL CONDENA A 6 MESES DE CARCEL A DOS EGIPCIOS POR DIFAMAR AL ISLAM

  • Tribunal sudanés condena a 6 meses cárcel a dos egipcios por difamar al Islam
  • Terra, 2007-12-17

Un tribunal sudanés condenó hoy a seis meses de cárcel a dos egipcios tras declararlos culpables de difamar al Islam por introducir en el país un libro que, según las autoridades del país, insulta al profeta Mahoma y a su esposa Aisha.


El presidente del tribunal, Esmat Yusef, consideró que la ‘negligencia administrativa’ es la causa de la entrada en Sudán de un libro titulado ‘La madre de los creyentes come a sus hijos’, procedente de Egipto.


El tribunal ordenó, además, que se requise ese libro, considerado insultante para la fe musulmana.


Los dos egipcios condenados, identificados como Abel Fatah Abdel Raouf y Mahrus Mohamed Abdel Rahim, presentaron la obra en la Feria Internacional del Libro en Jartum.


Esta sentencia se ha pronunciado tres semanas después de que una profesora británica fuera detenida y juzgada también por los cargos de ofender al profeta Mahoma.


La maestra, que al final fue indultada por el presidente sudanés, Omar Hasan Al Bachir, había pedido a una niña de siete años en la escuela donde daba clases que llevara su oso de peluche, y después sugirió a sus alumnos que eligiesen un nombre para el juguete.


Veintidós de los veintitrés niños eligieron Mohamed (Mahoma), muy común en el mundo musulmán, como nombre favorito para el osito.

> Iritzia: Pau Benguría Roca > SIMBOLOS

  • Símbolos
  • La Vanguardia, 2007-12-17 # Pau Benguría Roca · Sant Cugat del Vallès

Carlsberg se autocensuró y quitó la cruz de su logotipo en su mercado en Oriente Medio. Montblanc vende sus productos en Arabia Saudita sin su estrella, su gran emblema. Ahora el Fútbol Club Barcelona vende sus camisetas sin la cruz de Sant Jordi en el escudo en los mismos mercados.

¿Dónde está el ‘Barça més que un club’, dónde quedó el respeto por nuestras instituciones y nuestros símbolos? o ya no recuerda el Sr. Laporta cual es la máxima distinción que otorga la Generalitat: La Creu de Sant Jordi!!


El problema no son nuestros símbolos, el problema es la intolerancia. Cuando el Barça renuncia así a sus símbolos, por el dinero, nos vende a todos, a nuestra historia, a nuestros símbolos, por un puñado de camisetas, igual que el resto de empresas. Esto a mi me parece insultante, igual de insultante que un equipo turco denuncie a otro por el uso de símbolos que hieren su más que aceptable grado de sensibilidad.

> Berria: Futbola > EL ESCUDO DEL BARÇA, RETOCADO

  • El escudo del Barça, retocado
  • En algunos países árabes circulan camisetas falsificadas sin la cruz de Sant Jordi, por el significado cristiano que tiene para ellos
  • El País, 2007-12-15 # EFE · Barcelona

El escudo del Fútbol Club Barcelona en las camisetas ha sido modificado en algunos países árabes debido a la cruz roja sobre un fondo blanco que aparece en la parte superior izquierda del mismo, y que se sustituye por una línea roja vertical sobre un fondo blanco para no herir sensibilidades.


Según publica el diario La Vanguardia, en algunos países como Arabia Saudí circulan camisetas del club barcelonés falsificadas sin la cruz de Sant Jordi en su parte izquierda superior por el significado cristiano que tiene en estos países. La cruz de Sant Jordi no resulta soportable, indica el rotativo, en ciertos países y ámbitos de religión musulmana y de hecho en las zonas con normas más rígidas, como Arabia Saudí, han optado por eliminar la cruz del primer cuarto del escudo.


El Inter, un caso similar
Recientemente, el Inter de Milán indignó en Turquía al jugar su partido de Liga de Campeones ante el Fenerbahçe de Estambul con una camiseta blanca en la que había una enorme cruz azul en la parte delantera. La prensa turca criticó la vestimenta italiana e incluso el abogado Baris Kaska pidió a la UEFA una sanción para el club milanés por exhibir una cruz “que recuerda la de los templarios y las cruzadas”.


El actual escudo del equipo azulgrana quedó establecido en 1906, y ha tenido algunos retoques desde entonces, principalmente debido al régimen franquista, que redujo la ”senyera” (bandera) situada en la parte superior derecha en dos rayas rojas y tres amarillas y cambió el nombre, pasando de llamarse ”Fútbol Club Barcelona” (FCB) a ”Club de Fútbol Barcelona” (CFB).


Las cuatro barras catalanas del escudo barcelonista se restablecieron en 1946, mientras que las siglas de ”FCB” se volvieron a poner en el escudo en el año 1974.

> Berria: Futbola > PROBLEMAS CON LA CRUZ DE SAN JORGE EN LOS PAISES ISLAMICOS

  • Problemas con la cruz de San Jorge en los países islámicos
  • El escudo del Barça, religiosamente incorrecto
  • El Mundo, 2007-12-15

La cruz de San Jorge presente en el escudo del Barcelona ha provocado en los últimos días una gran controversia en los países islámicos, que ven este símbolo como un recuerdo de las Cruzadas. Las autoridades de Arabia Saudí han ordenado retocar el escudo de tal manera que sólo aparece el brazo vertical de la cruz.


Según una información de ‘La Vanguardia’, basada en el testimonio de dos ciudadanos españoles residentes en Riad, en la capital saudí es imposible comprar una camiseta del Barça con el escudo oficial.


Además, el diario asegura que las prendas culés con el escudo “religiosamente correcto” se pueden adquirir también en otros países islámicos como Argelia.


Meras falsificaciones
El club, no obstante, asegura que tal modificación de su emblema no es sino una mera falsificación, a la que es completamente ajeno y ante la que no puede hacer nada.


“Todas las camisetas oficiales que salen del Barcelona no tienen ningún tipo de retoque en los escudos, así que estos de los que se habla son una simple falsificación contra la que no podemos hacer nada”, explicó a EL MUNDO Jordi Bardia, portavoz del club azulgrana, quien precisó además que este tipo de equipaciones sólo se pueden adquirir en circuitos comerciales no oficiales.


Lo cierto es que no es la primera vez que fútbol y religión se entremezclan. El actual portero del Deportivo de La Coruña, el israelí Dudu Aouate, judío practicante, pidió a su anterior club, el Racing de Santander, que en su uniforme no figurara una cruz que el conjunto cántabro llevaba como parte del anagrama de un patrocinador. O el pasado 27 de noviembre, cuando el Inter de Milán recibió al Fenerbahçe turco en San Siro luciendo una camiseta blanca con una cruz roja, que recuerda el centenario del club y que fue criticada por la prensa turca.

> Berria: Futbola > UN ABOGADO TURCO PIDE A LA UEFA UNA SANCION CONTRA EL INTER POR UNA CAMISETA OFENSIVA PARA EL ISLAM

  • Cruzados sobre otomanos
  • Un abogado turco pide a la UEFA una sanción contra el Inter por una camiseta que cree ofensiva para el islam
  • La Vanguardia, 2007-12-10 # Ricardo Ginés · Estambul

Tuve una terrible conmoción viendo el partido y me vino un profundo dolor en el alma”, enfatiza el experto en derecho europeo Baris Kaska a La Vanguardia. Después de un año sin ser batido en competiciones europeas, el 27 de noviembre llegó la derrota para su equipo, el Fenerbahçe estambulí, a manos del Inter de Milán.


La superioridad del equipo italiano sobre el terreno de juego fue incontestable. Un 3-0 que impide al equipo de Roberto Carlos liderar el grupo G en la Liga de Campeones. Pero a Kaska, según dice, no le hizo tanta mella el resultado como la camiseta que el Inter vistió en el estadio San Siro de Milán ante su equipo, con una enorme cruz roja sobre fondo blanco.


Su imagen ha dado la vuelta por varios medios turcos, acompañada casi siempre de otra: la de un templario, perteneciente a la orden de los legendarios monjes soldados fundada poco después de la cruel conquista de Jerusalén (1099) en la primera cruzada y que estaba, dice la leyenda, en posesión nada menos que del Santo Grial
.


“Esta cruz me recordó a los días sangrientos del pasado”, indica Kaska. Así que el abogado del gabinete jurídico Turkoglu & Turkoglu, de Esmirna, al oeste de Turquía, no lo dudó dos veces y tras ver la derrota presentó una denuncia ante un juzgado que remitió a los comités disciplinarios de la UEFA y la FIFA, en Suiza, pidiendo la anulación de los tres puntos conseguidos por el Inter por “manifestar de forma explícita la superiodad racista de una religión”, según recoge la propia denuncia.


La similitud entre ambas cruces, la del Inter y la de la orden del Temple, es sin duda llamativa. Tanto, que mereció el editorial “¿Cómo lo permitió la UEFA?”, del célebre comentarista Mehmet Y. Yilmaz, un día después de la paliza italiana al Fener.”¡Los tres goles de este Inter cruzado deberían ser borrados!” fue, por su parte, el titular elegido, categórico donde los haya, por la redacción de deportes del rotativo liberal Radikal.


El comienzo del declive de los templarios, su derrota ante Saladino en 1244, va acompañado del resurgir de un nuevo imperio: el otomano, también formado por abanderados de la fe. De la del islam. Durante los seis siglos posteriores, los otomanos estuvieron casi constantemente en guerra y comercio con los cristianos. Y, curiosamente, cuando el historiador Bernard Lewis habla de la instrumentalización de la fe por los primeros turcos llegados a Anatolia portadores de “una religión de guerreros, cuyo credo era un grito de guerra, cuyo dogma era una llamada a las armas”, no se puede dejar de pensar en los cruzados, su espejo.


Después de todo, lo que quizá mayor dolor en el alma produjo a muchos aficionados del Fener fue ver cómo Ibrahimovic acometió el segundo gol en el minuto 66, cómo detuvo la pelota lanzada desde el lateral izquierdo con parsimonia antes de rematar a sangre fría sin moverse apenas. Porque lo hizo con temple, el vocablo legado por los templarios; con la fortaleza enérgica y valentía serena para afrontar las dificultades y los riesgos que muchos entrenadores bien desearían para sus equipos en partidos europeos. Y porque, aunque cruzado por un día, sus orígenes son musulmanes y sus ancestros, descendientes de aquel imperio otomano que se asentó en los Balcanes. Nacido en Malmö, su padre es bosnio musulmán y su madre, croata.

> Berria: Islama > SUDAN: UNA PROFESORA PODRIA SER ACUSADA DE AFRENTA AL ISLAM POR DEJAR LLAMAR MAHOMA A UN PELUCHE

  • Una profesora podría ser acusada de afrenta al Islam en Sudán por dejar llamar Mahoma a un peluche
  • La profesora británica Gillian Gibbons, que ejerce en un colegio privado de Jartum, podría ser acusada de afrenta al Islam. Al gobierno de Gordon Brown no le consta que se hayan presentado cargos.
  • Público, 2007-11-27 # EFE · Jartum

El Profeta no puede ser identificado con algo tan entrañable como un osito de peluche. Y menos en Sudán. Una lección que una profesora británica está aprendiendo entre rejas.


La profesora británica Gillian Gibbons, que ejerce en un colegio privado de Jartum, podría ser acusada de afrenta al Islam por el presunto delito de haber permitido que sus alumnos pusieran el nombre de Mahoma a un osito de peluche, según informa un responsable del Ministerio sudanés de Justicia.


En declaraciones a Efe, el funcionario, que pidió el anonimato, dijo que Gibbons, de 54 años de edad, y que fue detenida el pasado domingo, podría ser acusada también de incitar a la violencia religiosa.


La fuente indicó que las autoridades judiciales rechazaron poner en libertad bajo fianza a la profesora para que las investigaciones “no se vean obstaculizadas y para proteger su integridad”.


Por su parte, Abdel Rahim Ahmed Abdel Rahim, responsable del Departamento de Investigaciones de la Policía sudanesa afirmó que “las indagaciones aún están en su primera fase y que cuando concluyan se evaluará el asunto en su totalidad para saber si existen fundamentos para ser acusada”.


En tal caso, Gibbons podría ser condenada a seis meses de cárcel o 40 latigazos por violencia religiosa.


El primer ministro británico, Gordon Brown, ha dicho que cree que las autoridades sudanesas aún no han presentado cargos contra la profesora.


“Nuestra embajada en Jartum le está facilitando toda la ayuda necesaria”, subrayó el jefe del Ejecutivo británico.


Quejas de los padres
Gibbons, que trabajaba en el colegio privado Unity High School de Sudán, fue arrestada después de que las autoridades recibiesen las quejas de los padres de algunos alumnos, al parecer ofendidos porque se había puesto el nombre de Mahoma a un osito de peluche, algo que va contra los preceptos de Islam, que prohíbe trivializar el nombre del Profeta.


Los compañeros de Gibbons afirmaron que la docente cometió un “error inocente” al permitir que sus alumnos, de seis y siete años, pusieran de nombre Mahoma a un peluche, según los medios británicos.

> Iritzia: Felix Etxeberria > TODOS USAMOS EL VELO

  • Todos usamos el velo
  • El Diario Vasco, 2007-11-12 # Felix Etxeberria

El velo como excusa para ocultar los problemas. Tanto en la escuela, como fuera de ella, surge periódicamente el debate en torno al uso del velo, la prohibición de llevarlo, los peligros de esa costumbre, el conflicto entre la familia y la escuela, entre las instituciones y el derecho y la libertad de las personas. Pero da la impresión de que muchas veces el tema del velo no es más que una tapadera, una excusa para tratar de un aspecto del problema que oculta otros mucho más importantes. El tema del velo esconde otros debates mucho más importantes, como la falta de integración de los inmigrantes en las escuelas, el mayor fracaso escolar, las dificultades para euskaldunizar a esos alumnos, la ausencia de inmigrantes en los altos niveles de la educación, las concentraciones de inmigrantes en centros pobres, el poco caso se hace a su lengua y cultura de origen, sin olvidar otros problemas de las familias inmigrantes, como la vivienda, el empleo o la regularización de sus papeles. Hablemos del velo y nos olvidaremos de lo demás.


Relativizar el velo. El velo que escandaliza a algunas personas es una costumbre que debe ser contemplada con cierto relativismo y con una mayor dosis de tranquilidad.


Para empezar, el problema que estamos analizando no es el del velo sino el del pañuelo (Hiyab). Nuestro desconocimiento de la cultura de los inmigrantes nos hace caer en el error de confundirlo todo. Una cosa es el pañuelo que cubre la cabeza y otra es el niqab (un manto negro con rendijas en los ojos) o el burka.


En segundo lugar, en la escuela, como ya hemos visto, existen problemas muchísimo mayores que el pañuelo. Empecemos por la concentración de los alumnos inmigrantes en el modelo A, en el cual no podrán aprender nunca el euskara; o la mayor concentración en centros públicos y privados con pocos recursos; o en el mayor fracaso escolar y su menor presencia en los niveles superiores de la educación, o en el poco caso que se hace a su lengua y cultura de origen. ¿Por qué hablamos del velo y no de estos problemas que son mucho más profundos?


No estaría de más recordar que nuestras abuelas utilizaban, hasta hace cuatro días, pañuelos y mantillas. Que en los años 60 estaba de moda ponerse pañuelos, cintas y diademas y que doña Rogelia lo sigue utilizando todavía.


Por otra parte, ¿quién se puede escandalizar por el velo, cuando nuestras jóvenes utilizan pañuelos, diademas, cintas, gorras y camisetas con símbolos de todo tipo? ¿Cómo podemos decir que hay que prohibir los símbolos religiosos en unas escuelas en las que se vive rodeado de cruces, belenes, vírgenes, celebraciones de Navidad, Semana Santa, de Santo Tomás, Santa Agueda?


Finalmente, ¿qué problema provoca el uso del pañuelo en la escuela? Ninguno. No pasa nada por llevar pañuelo o por no llevarlo. En Londres o en Berlín, las jóvenes llevan el pañuelo en clase, en mucha mayor proporción que aquí y no pasa nada. El único problema existente es que quienes piensan que la religión católica es la única verdadera o quienes rechazan a los inmigrantes y sus culturas se niegan a admitir la presencia de los extranjeros con sus ropas y sus costumbres. Los casos que estamos conociendo estos días, en Ceuta y Girona, con expulsiones por parte del centro, han recibido el rechazo por parte de la Administración educativa. El propio Ministerio ha tenido que obligar a los centros a admitir a las alumnas. Y no pasa nada.


El pañuelo como seña de identidad. Hay que tener en cuenta que el pañuelo es un rasgo cultural, una seña de identidad, de una comunidad que tiene una tradición y unas costumbres determinadas. También entre nosotros se utilizan pañuelos en las fiestas, por ejemplo las caseritas; nuestros niños y niñas se visten de traje para las comuniones y otras celebraciones; nuestros niños y jóvenes se visten con la camiseta de la Real, la foto del Che, la imagen de Jesús, o la planta del cánnabis o un sinfín de motivos que lucen orgullosos en su pecho y espalda. ¿Por qué nos tiene que molestar?


El pañuelo como discriminación. Dicho lo anterior, no podemos pasar por alto que el pañuelo puede ser una seña de discriminación, de imposición familiar en contra de la libertad de las niñas. No siempre es así, porque también hay quienes lo llevan voluntariamente, como una costumbre cultural, con total naturalidad.


En todo caso, si en la escuela se detecta un problema de falta de libertad, de imposición, este problema abriría el debate sobre la libertad y los derechos de los niños y las niñas, pero el conflicto no se resuelve con la prohibición, sino con el diálogo. Esto exige trabajo en la escuela, debate y cooperación padres-escuela sobre derechos humanos, libertad, etcétera.


Todo ello significa una labor lenta, serena, un proyecto de integración conjunto y una voluntad de convivencia con los inmigrantes.


Pero este asunto no es nada nuevo, porque probablemente también habría que hacerlo con las familias autóctonas respecto a temas como la comunión, Navidades, Semana Santa. ¿La manera de vestir de nuestros niños y niñas, las ideas religiosas que les transmitimos, las fiestas y costumbres son totalmente libres o hay cierto grado de imposición? ¿Nuestros niños hacen la comunión totalmente libres, sin ninguna presión? ¿Son estas fiestas auténtica muestra de fe o están dominadas por el consumismo?


¿Estamos dispuestos a debatir de todo, de nosotros también, o solamente sobre el velo de ellas? Si no es así, probablemente estaremos usando el velo para ocultar los verdaderos problemas con los inmigrantes, nuestros miedos y nuestro rechazo.

> Iritzia: Santiago Eraso > DESVELAR LOS SIGNOS. A PROPOSITO DEL VELO MUSULMAN

  • Desvelar los signos. A propósito del velo musulmán
  • El Diario Vasco, 2007-10-26 # Santiago Eraso

Hace pocos años, cuando en Francia se planteó la cuestión de la presencia del velo islámico en las escuelas, Cennet Doganay, una estudiante musulmana de Estrasburgo, se rapó la cabeza para poder entrar en las aulas. Como la ley coránica le indicaba que se cubriese el pelo y no tanto la cabeza, la desaparición del cabello le permitió no ponerse el velo. De ese modo cumplió con la ley que prohíbe utilizar el velo islámico en las escuelas públicas francesas. Con su actitud construyó un nuevo espacio de identidad radicalmente emergente y diferenciador. Actuó -en el sentido más performativo de la palabra- como cuerpo político, revelándose contra la realidad impuesta por el sistema público estatal, de raíces laicas, y el modelo privado familiar, anclado en las tradiciones religiosas.


Cennet provocó y apeló a ambos sistemas para que las autoridades políticas, por un lado, y las patriarcales, por otro, interpelasen a las generaciones venideras a la hora de establecer las leyes públicas o las normas privadas y no se refugiasen en verdades dogmáticas. Con aquella acción, intentó demostrar que ella no quería renunciar a los deberes y obligaciones que le exigía el Estado, del que era ciudadana de pleno derecho, pero que tampoco deseaba renunciar a ciertos signos de su cultura familiar. De alguna manera apremiaba a ambos estamentos para que encontrasen soluciones que le permitiesen seguir siendo europea y musulmana sin que esta decisión fuese contradictoria. Además, con su actitud, demostraba su derecho a la formación antes que aceptar la sumisión a las autoridades que la impedían.


El laicismo propone la eliminación de todo signo religioso en la escuela y por extensión en todas las instituciones públicas (dejemos este tema para otra ocasión). Sin embargo, la realidad constata que este proyecto de escuela desvinculada de cualquier religión está lejos de la realidad. ¿Qué hace una niña musulmana, o de otras religiones minoritarias, cuando entra en una escuela pública que se llama ‘Santísima Trinidad’ -por poner un ejemplo de los muchos que aún hoy se ven en el nomenclátor escolar- que todavía tiene imágenes de santos en sus pasillos, crucifijos en las paredes de las clases, celebra todos los rituales del calendario católico con su imaginario correspondiente, conmemora las efemérides religiosas o imparte clases de una religión que no es la suya, por la ‘gracia divina’ de un acuerdo con el Estado del que ella es ciudadana?


Seamos consecuentes. Si queremos que tod@s asuman los principios aconfesionales de nuestro sistema escolar, empecemos por hacer de la escuela pública un auténtico espacio laico y no un sucedáneo hipócrita -recordemos el caso de la maestra que intentó suprimir de los pasillos el belén navideño- que con su autoritarismo camuflado tan sólo produce espacios de segregación para todos aquellos que no comparten los criterios de la mayoría católica.

> Berria: Eliza > LOS OBISPOS DEFIENDEN EL USO DEL HIYAB SI ES FUNDAMENTAL PARA LA RELIGION

  • Los obispos defienden el uso del hiyab si es “fundamental” para la religión
  • El cardenal Cañizares afirma que el respeto a la libertad religiosa “es para todas las religiones”.
  • Las dos niñas del colegio concertado Severo Ochoa de Ceuta que no asistieron a clase durante los tres últimos días por la prohibición de hacerlo con el velo islámico, a su regreso hoy con el “hiyab”, después de que el Ministerio de Educación pidiese al centro que las admitiera.
  • Público, 2007-10-010 # EFE · Talavera de la Reina, Toledo

El cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, afirma que el debate sobre el uso del hiyab (pañuelo islámico) en centros escolares no se puede zanjar con “un sí o un no”, sino que hay que matizarlo porque, si se considera algo “fundamental” para una religión, debe admitirse.


A preguntas de los periodistas en Talavera de la Reina sobre este asunto, Cañizares dijo que el respeto a la libertad religiosa “es para todas las religiones”, aunque puntualizó que los inmigrantes “deben asumir” las costumbres del país al que llegan sin que esto signifique que “su presencia no pueda enriquecer y enriquece de hecho al país que los acoge”.


Opinó que “aquello que en las distintas religiones es fundamental como expresión, rito o manifestación religiosa debe mantenerse” y en este sentido consideró que, si “para algunos sectores del Islam” el hiyab se considera así, “debe respetarse”.


Si fuera “otro móvil” ajeno al religioso el que les impulsa a llevar el pañuelo islámico, “sería algo que no tendría justificación”, apostilló.


Respeto a la libertad religiosa
El también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española precisó que “la base de la democracia está en el respeto al derecho fundamental y a la libertad religiosa, donde se asientan todos los otros derechos universales”.


A su juicio, más que dar “una respuesta de sí o no” a esta polémica, hay que dar “una respuesta mucho más matizada de lo que se está haciendo estos días”.


Precisamente, las dos niñas del colegio concertado Severo Ochoa de Ceuta, que no habían asistido a clase en los tres últimos días por la prohibición de acudir con el pañuelo islámico, han vuelto hoy con el hiyab después de que el Ministerio de Educación requiriera al centro que las admitiera.

> Erreportajea: Islama > ¿DOBLE RASERO PARA COFIAS Y SOTANAS?

  • ¿Doble rasero para cofias y sotanas?
  • Los musulmanes españoles apelan a la Constitución y piden libertad e igualdad de trato
  • El País, 2007-10-04 # Juan G. Bedoya · Madrid

“Es un derecho constitucional, el derecho a la propia imagen. En el islam es una opción personal. No se puede imponer el velo, pero tampoco se puede prohibir”. Es la tesis, expresada con energía, casi con cansancio (por tanto repetirla) del presidente de la Junta Islámica Española, el psiquiatra cordobés Mansur Escudero. Su vicepresidente, Abdelkarin Carrasco, lamenta que este tipo de “incidentes se saquen del contexto religioso”.


Mansur y Carrasco fueron cristianos antes de convertirse al islamismo. Conocen, por tanto, cómo son las ceremonias del catolicismo, y la diversidad de interpretaciones que tienen los velos de la mujer en las misas. Y cómo una exigencia religiosa se convierte al fin en un hábito social. Con el velo musulmán, en su opinión, pasa lo mismo. Termina siendo una manifestación cultural, más que religiosa.


El asunto, por tanto, es la libertad: el derecho a vestir como se quiera. Y, sobre todo, se trata de un problema de igualdad. Shaima, la niña musulmana vetada en un colegio público de Girona, tiene tanto derecho a acudir a clase con un pañuelo blanco en la cabeza por la mañana y otro verde y amarillo por la tarde, como el cura que da clase de religión en el mismo colegio a vestir larga sotana negra con blanco alzacuello, la monja a cubrirse la cabeza y media frente con una cofia, o el chico del Opus Dei a llevar un vistoso crucifijo en la pechera. Salvo que una norma general decida algo concreto para todos, por ejemplo la vuelta a un uniforme, como en la Francia del presidente Nicolas Sarkozy, la libertad de Shaima no puede tener cortapisa alguna, de momento. Su opción por el velo, aun por indicación de sus padres -como cualquier otro niño en su edad-, es constitucional, inatacable.


España no ha asumido aún, con normalidad, el derecho a la diferencia -y a la igualdad de trato- entre religiones. Dos ejemplos, uno de 2002 en San Lorenzo de El Escorial (Madrid), y otro algo más cercano, en una comisaría de policía en Granada. En este último caso, se trató de dos jóvenes musulmanas (de nacionalidad española) que acudieron a sacarse el carné de identidad. O se quitaban el velo, o no había DNI. Decenas de monjas lo habían obtenido allí mismo sin problema, vestidas con impolutas cofias.


El otro episodio ocupó espacios de gran audiencia en las televisiones. En las imágenes, dos mujeres, también: una monja concepcionista argumentando por qué su colegio en El Escorial negaba la entrada a la niña Fátima Elidrisi porque iba con el hiyab (pañuelo) cubriéndole la cabeza. La monja, directora del centro, exponía sus argumentos vestida con cofia y largo hábito. Sorprendía que no hubiera caído en la cuenta del detalle. El colegio era concertado -pagado con fondos públicos-. Finalmente, el Gobierno de la Comunidad de Madrid, en manos del PP, buscó a la atribulada adolescente del pañuelo islámico un hueco en otro colegio, público por supuesto.


El uniforme de las alumnas concepcionistas era antaño bien vistoso. Tocadas con un casco de fieltro que parecía de soldado alemán, vestían un traje gris con tablas adornado con una banda azul, a modo de cíngulo de castidad. Aún hoy, no hay nada más parecido a un hiyab marroquí que los velos cristianos de las concepcionistas y tantas otras animosas congregaciones dedicadas a la docencia.


El Gobierno descarta decidir contra el velo islámico (que muchas veces no es más que una convención cultural), porque entonces debería legislar sobre asuntos que en el pasado armaron grandes revuelos eclesiásticos. Por ejemplo, la episcopal guerra de los crucifijos, en la década de los noventa del siglo pasado -la decisión, nunca ejecutada del todo, de retirar de las escuelas el crucifijo que presidía cada aula.