• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

> Berria: Indarkeria > INDIA: UN SUICIDIO FEMENINO CADA CUATRO HORAS POR ASUNTOS DE DOTE

  • India registra un suicidio femenino cada cuatro horas por asuntos de dote
  • Terra, 2007-12-24

Cada cuatro horas una mujer se suicida en la India debido a disputas por la dote con la familia del marido, según una estadística oficial publicada hoy.


En el año 2006, 2.276 mujeres se quitaron la vida por asuntos de dote, según datos de la Oficina Nacional de Registro de Crímenes (NCRB, por sus siglas en inglés), ligeramente por debajo de los 2.305 cometidos en el 2005.


Los datos del NCRB, recogidos por la agencia india de noticias IANS, muestran que las comisarías indias recibieron una denuncia cada hora debido a conflictos relacionados con las dotes, una práctica habitual en la India pese a estar prohibidas por ley.


Con motivo del matrimonio, la convención obliga a las novias a aportar joyas, dinero y bienes de consumo para la familia del marido, algo que en ocasiones se presta a abusos porque las exigencias de pago duran meses.


A raíz de los chantajes, extorsiones y maltratos, el pago de la dote se prohibió en la India en 1961 con la llamada ‘Dowry Prohibition Act’, aplicable cuando una mujer casada muere en extrañas circunstancias.


En ese caso, el acusado, normalmente el marido, es considerado culpable hasta que no demuestre lo contrario.


Esta ley sólo ampara a las mujeres desde que contraen matrimonio hasta siete años después, un plazo en el que se considera que son más vulnerables de sufrir abusos relacionados con la dote.

> Erreportajea: Hezkuntza > HOMOSEXUALES EN EL INSTITUTO

  • Homosexuales en el instituto
  • Educación. El acoso homófobo en la escuela contra gays, lesbianas, transexuales y bisexuales
  • Público, 2007-12-16 # Arturo Díaz · Madrid


Soy homosexual y lo he pasado muy mal estos años. ¿Alguien quiere preguntarme algo?”. Álex tiene ahora 16 años pero cuando se plantó delante de su clase en un centro de la periferia barcelonesa, frente a los acosadores de su clase que llevaban años martirizándole, sólo tenía 14. La situación de acoso y hasta terror que viven las lesbianas y gays en los institutos pasa a menudo inadvertida a pesar de los informes que indican que “no son lugares seguros para los adolescentes homosexuales”.


Si se extrapolan los datos de toda la sociedad a la adolescencia (se calcula que entre un 7% y un 10% de la población no es heterosexual), hay miles de chicas y chicos en España que sufren largos años de soledad y llanto desde el momento en que sospechan que les atraen personas del mismo sexo. Al menos eso prueban los pocos estudios realizados sobre el asunto. Álex tuvo suerte con sus padres, Cati y José, que le apoyaron desde que supieron del maltrato que sufría en clase. También contó con su profesora, que le animó a enfrentarse a los acosadores en una sesión que organizó sobre el bullying. Desde entonces tuvo muchos menos problemas en el instituto, asegura el chico.


Un estudio sobre la homofobia en el ámbito educativo publicado la semana pasada concluía que el 31% de los varones se cambiaría de pupitre si supiera que su compañero es homosexual. El trabajo, realizado con encuestas a 4.636 alumnos de Coslada (Madrid) y San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), descubre también que el 30% de los varones siente un “fuerte rechazo” a la diversidad sexual. Álex recuerda así las peores fases de su calvario: “Era en el vestuario, antes de gimnasia, cuando los compañeros empezaban a insultarme nada más quitarme los pantalones”.


Ellos son más homófobos que ellas
Silvia Morell, psicóloga de Casal Lambda, una asociación homosexual de Barcelona, afirma que el rechazo de los iguales es un tormento en estas edades: “Que te aprecie tu grupo de pares es casi más importante que la aceptación de los padres, y si se añade el rechazo de la religión entre los chicos católicos, el desamparo es total”. Morell señala que es “clave” que los adolescentes gays “encuentren referentes positivos de edades similares”.


El informe aludido, elaborado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, asegura que las chicas son más respetuosas. El varón configura su masculinidad por oposición, mostrando desprecio a todo lo que considera femenino. Sólo un 10% de las chicas cambiaría de sitio en clase al saberse junto a un homosexual. Ese rechazo, a pesar de la amistad, es lo que se denomina “miedo al contagio del estigma”. Tino Brugos, profesor desde hace 14 años en Pravia (Asturias), confirma que las chicas lo llevan mejor. “Muchos chavales tienen un concepto erróneo de su sexualidad porque creen que ser homófobo y bruto es una manera de ser hombre que les permite ligar con chicas”, explica Brugos, que dirige Xente Gai Astur, asociación homosexual del Principado.


La muestra concluye que el 65% de los adolescentes gays que salen del armario ha sufrido violencia en la escuela; en un 2,6% de los casos se ha tratado de palizas. La consecuencia de esta homofobia sin ambages es que estos chicos tienen tres veces más riesgo de suicidio que sus compañeros, según otro estudio realizado por Cogam (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid). Álex llegó a pensar “que la vida no valía la pena”, y cuando Cati le socorrió, “ya había pensado en el suicidio”. Morell ha tratado las secuelas de estos intentos de acabar con todo: “Llegan en situaciones graves, con fuertes depresiones y conductas lesivas con ellos mismos”, señala.


El apoyo de los padres es fundamental, apuntan los expertos. “Deben aceptar al hijo y seguir su mismo proceso de autoaceptación; tienen que pensar que el hijo también esperaba ser heterosexual, como ellos”, aconseja Morell. Para los maestros que quieran ayudar a sus alumnos homosexuales existen materiales y guías en las páginas web de Xega y Cogam. Álex se siente mejor ahora. Ya no teme “ir solo por la calle”.


  • La historia de un chico gay durante el franquismo
  • Público, 2007-12-16

Antonio Ruiz, 49 años, aún no había cumplido los 18 cuando la dictadura intentó reeducarle por maricón, como diría sin empacho cualquier funcionario del franquismo. Y ha pasado una vida que nada ha tenido que ver con la situación actual de los homosexuales adolescentes.


El hoy presidente de la Asociación de Ex Presos Sociales no pudo acudir a su escuela en busca de ayuda cuando se descubrió diferente en los setenta: “No es que no se hablara de homosexualidad en los colegios, es que ni siquiera se hablaba de sexualidad”.


Su familia no supo qué hacer y le remitió a la Iglesia. Pero acabó en tres penales, Valencia, Carabanchel (en Madrid) y Badajoz. En vez de “reeducación”, sea lo que fuere el palabro, lo que recibieron estos chicos fueron “palizas y violaciones, de tal modo que muchos no sobrevivieron y se suicidaron”, recuerda.


Aquellos jóvenes a los que se aplicó la Ley de Vagos y Maleantes -“todo eso nos hizo agresivos, deprimidos, nos tuvimos que apañar como pudimos; era una vida bastante horrorosa”- están de enhorabuena. Resulta que esa España atrasada es en 2008 alumna aventajada en la reivindicación de la homosexualidad. Y no sólo porque desde 2005 Pepe se puede casar con Juan y María con Carmen, sino también porque en breve se redimirán culpas con ellos, al menos en lo material.


En los Presupuestos de 2008 se aprobará una partida de 200 millones para indemnizar a los homosexuales represaliados por el franquismo. La iniciativa partió de IU-ICV. El portavoz de ICV en el Congreso, Joan Herrera, asegura que “se trata de compensar a aquellos que no fueron compensados. Era una deuda pendiente de la democracia hacer justicia con los que pasaron años de su vida en la cárcel sólo por su orientación sexual. Hoy parece absurdo pero era una realidad durante la dictadura de Franco”.

  • Joaquín Álvarez, profesor e impulsor de la primera tutoría para alumnos lgbt en el IES Duque de Rivas
  • «Estos chicos son el flanco más débil de la sociedad»
  • Público, 2007-12-16



Este profesor homosexual habla con un cariño inmenso de su profesión. Y de los alumnos que peor lo llevan en los colegios, los lgbt (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) a los que atiende en una tutoría pionera en España específica para ellos. Creada en 2005, la tutoría ha recibido unas 3.000 consultas por Internet. En la sensibilización afectivo-sexual de su instituto, el Duque de Rivas de Rivas Vaciamadrid (Madrid), se han implicado 25 profesores.


¿En qué consiste la tutoría?

Hacemos sentir al alumnado lgbt que no están solos, que podemos ayudarles. Que sientan la cercanía del tutor, de alguien que se significa como homosexual. El hecho de ser gay me obliga a estar pendiente de aquellos que por su orientación están en riesgo. Además, a través de Internet, la tutoría recibe a adolescentes de toda España y de Iberoamérica.


¿Qué preguntas plantean?
Cómo socializar con sus iguales; cómo salir del armario ante sus familiares y en su colegio; y cómo aceptar ellos mismos el hecho homosexual. Nos llegan historias de acoso y de la angustia que genera tener una orientación sexual que siempre se pone en negativo. El insulto que más se escucha en todas partes, pero sobre todo en el ámbito educativo, es maricón. Eso les recuerda el estigma.


¿Cómo reaccionan los alumnos?

En este instituto hemos apostado por la igualdad, y esto es un trabajo que se consolida cada día con el respeto hacia las mujeres, los inmigrantes, homosexuales y transexuales. Cuanto más jóvenes son los chavales, menos prejuicios tienen y mejor aceptan estas iniciativas.


¿Cómo se trabaja con el alumnado en general?
El eje del mal es una parte de un sector heterosexual que es víctima también de la construcción homofóbica, de los roles de género y de una construcción la identidad que no deja espacio para la sensibilidad. Por eso planteamos jornadas de sensibilización educativa para hablar sobre orientación sexual e identidad de género. Ésto es importante porque los y las transexuales están en la base de la pirámide de la discriminación, son muy incomprendidos. También hacemos unas jornadas culturales anuales de sensibilización.


¿Ha mejorado la situación de los homosexuales en el centro?

Cada vez se acepta mejor que se hable de este tipo de temas. Cada vez oigo menos la palabra maricón. Y no conozco casos específicos de homofobia en el centro escolar.


¿Cómo reaccionan los padres ante la tutoría?
Aceptan bien el hecho de que los chavales vengan a la tutoría. Tenemos el apoyo firme del APA.


¿Hay docentes homófobos?

Hay un sector del profesorado que se ha educado en el franquismo y que no ha tenido ocasión de familiarizarse con el hecho homosexual. Pero tanto la Constitución como las leyes educativas señalan que tenemos que trabajar la diversidad afectivo-sexual. Es triste que estos temas no se toquen por miedo o por prejuicios. Hay que dar información: rompe con las cadenas del miedo, del heterosexismo, de la homofobia…


¿Cómo se siente un alumno que llega con este problema?
Es terrible. Algo tan importante en la vida como es querer a alguien no lo puede decir ni a su familia ni a sus amigos. Éstos le van a poner de maricón y en casa corre el riesgo de que lo echen o no le acepten. Estos chicos viven un auténtico secuestro emocional. La presión exterior les impide ser ellos mismos. Eso les genera un gran sufrimiento.


¿Cómo se expresa la homofobia?

La educación se plantea siempre desde la heterosexualidad. Estos chicos carecen de referentes y muchas se veces se sienten extraterrestres. Además está el prejuicio social, que puede llegar a ser muy sutil, y la familia donde, a veces, tener un hijo homosexual es motivo de desgracia. Recordemos el “antes muerto que maricón”. Hay un sector
conservador recalcitrante que hace mucho daño.


¿Cuál es el límite de aguante?
Hace unos días, en Italia, un chaval se suicidó por razones de orientación sexual. Aquí también pasa, pero estos suicidios se suelen enmascarar. La familia es la primera que lo oculta a menudo. Muchos gays sentimos que hemos perdido la adolescencia porque hemos crecido sin referentes. Es terrible que los derechos humanos se vulneren en entornos que proclaman el desarrollo integral del niño como ideario.


¿Hay algo peor en un centroque ser gay?

Es el problema más grave de todos. Un chaval negro o gitano que sufre racismo tendrá el apoyo de su familia. Un 10% de nuestros alumnos está en riesgo. El silencio y la ignorancia provocan daños irreversibles. Los adolescentes lgbt representan el flanco más débil de la sociedad.

> Iritzia: Jordi Petit > COMPASION Y SUICIDIO

  • Compasión y suicidio
  • 20 Minutos, 2007-11-20 # Jordi Petit

Las escuelas católicas han editado una guía para adaptar la Educación para la Ciudadanía a su ideario. Explicarán que los homosexuales han de ser tratados con “respeto” y “compasión”.


Respetar no es compadecer. Se inculca que gays y lesbianas son de segunda categoría. La sexología moderna establece la natural diversidad sexual humana. Perpetúan el miedo a su entorno y las depresiones de los adolescentes homosexuales y transexuales que también asisten a estos colegios. Legitiman el “bulling” homofóbico en los institutos contra gays y lesbianas y contra los adolescentes heterosexuales que no se adaptan al machismo, por ejemplo, el muchacho que prefiere la música clásica al fútbol o la chica que quiere hacer deporte y no seguir la moda. Los estudios sobre las depresiones y pensamientos de suicidio entre jóvenes homosexuales en Europa detectan un 25% de afectados. Uno de cada cuatro quisiera morirse. No quisiera terminar esta columna sin rendir mi reconocimiento al entrañable y desaparecido exdiputado del PSUC, Gregorio López Raimundo. El, el 1 de octubre de 1981 defendió, junto con socialistas y liberales, la moción que aprobó el Consejo de Europa, estableciendo el derecho a la autodeterminación sexual de la persona.

> Berria: Homofobia > CANARIAS: EL COLECTIVO GAMA DENUNCIA QUE CONTINUA LA HOMOFOBIA A PESAR DE LOS AVANCES LEGALES

  • El colectivo Gamá denuncia que continúa la homofobia pese a los avances legales
  • Los suicidios entre homosexuales triplican los de jóvenes heterosexuales
  • Canarias Ahora, 2007-11-08

La presidenta del colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de Canarias Gamá, Silvia Jaén, aseguró que aún queda mucho camino por recorrer para que exista una verdadera normalización en la sociedad de la homosexualidad y aportó un dato alarmante. Actualmente, la tasa de suicidios de jóvenes homosexuales triplica a la de los heterosexuales, “y esto se debe a que todavía hoy tenemos una enorme presión social sobre la visión positiva de la homosexualidad”, destacó Jaén.


En una entrevista concedida a El Correíllo de Canarias Ahora Radio, la también secretaria general de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) afirmó que es necesario educar en la igualdad y apoyó la implantación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía donde se habla de los distintos modelos de familia, entre ellos, los formados por personas del mismo sexo. “Hay un sector muy importante de nuestra sociedad que no quiere que se hable de esta realidad en las escuelas”, afirmó la presidenta de Gamá.


Silvia Jaén reconoció los avances legales logrados en los últimos años pero “no podemos borrar de golpe veinte siglos de homofobia”. En este sentido, la presidenta de Gamá valoró positivamente la implantación de la Ley del Matrimonio homosexual ya que “hasta ese momento éramos ciudadanos de segunda que no podíamos acceder a ciertas medidas protectores que el Estado ejerce sobre la institución matrimonial”.


La secretaria general de la FELGTB aseguró que aún quedan cosas por hacer como conseguir una mayor visibilidad: “Sólo el 7% de los gays y el 3% de las lesbianas aseguran que lo son en sus trabajos”. En su opinión, el movimiento homosexual debe seguir trabajando para conseguir una igualdad plena en la sociedad.

> Berria: Trans > INDIA: INTENTA SUICIDARSE LA ATLETA QUE PERDIO UNA MEDALLA POR DUDAS SOBRE SU SEXO

  • Intenta suicidarse la atleta india que perdió una medalla por dudas sobre su sexo
  • La Voz de Asturias, 2007-09-05 # EFE

La atleta india Santhi Soundarajan, que perdió su medalla de plata ganada en los 800 metros de los últimos Juegos Asiáticos por dudas acerca de su identidad sexual, intentó hoy suicidarse en su domicilio ubicado en el sur del país. Según una fuente policial, la atleta fue hallada inconsciente por sus vecinos en el exterior de su casa, en la localidad de Pudukkottai, situada en la región sureña de Tamil Nadu.


Santhi saltó a la fama tras no superar una prueba de determinación de sexo tras su medalla de plata, obtenida en los Juegos Asiáticos que se disputaron en diciembre de 2006 en Doha (Qatar). La Policía ha declarado el caso como un intento de suicidio, según la cadena india de televisión IBN-News, y ha iniciado una investigación mientras la joven permanece estable en un hospital.


“Santhi puede hablar y ha negado haber intentado suicidarse. Mantiene que tomó medicinas para el dolor de estómago”, declaró el superintendente de Policía del distrito, Kapil Kumar, a la agencia india PTI. Sus vecinos dicen, sin embargo, que Santhi se encontraba frustrada y que acababa de regresar a su casa tras un viaje de dos días a la capital regional, Chennai (antigua Madrás).


Aunque la atleta fue desposeída de su medalla, el jefe del Gobierno regional, M. Karunanidhi, decidió como compensación concederle un premio de un millón y medio de rupias (unos 27.000 euros). Santhi, que contaba 25 años en el momento de obtener su medalla, aún no ha alcanzado la pubertad pese a que su certificado de nacimiento establece que era niña en el momento de nacer.


“Santhi tiene toda nuestra solidaridad, y esto debería servir para que la gente detenga la discriminación que sufre la gente con ‘sexo ambiguo’. Si las minorías sexuales quieren participar en una competición, ¿existe una categoría?”, se quejó entonces Asha Barathi, presidente de una asociación de transexuales de la región.


Su caso reavivó el debate sobre la violenta exclusión social que sufren en la India los miembros del denominado “tercer sexo”, conocidos como “hijra” (literalmente, “impotentes”) en el país. De los cinco millones de “hijra” indios, apenas un puñado son verdaderos hermafroditas: los demás son varones de nacimiento que más tarde deciden operarse los genitales y vestir “saris” y ropa de mujer.

> Berria: Nerabezaroa > ITALIA: EL SUICIDIO DE UN ADOLESCENTE DE 16 AÑOS ACOSADO POR SER GAY IMPACTA A LA SOCIEDAD

  • El suicidio de un adolescente de 16 años acosado por ser gay impacta a la sociedad italiana
  • Dos Manzanas, 2007-04-11


Matteo, a sus 16 años, se quitó la vida hace apenas unas días en Turín. Atrás quedaban meses de acoso escolar, motivados en gran medida por su homosexualidad. Como ocurrió en España con el caso de Jokin, esta muerte y el ‘bullying’ están centrando la atención de los medios de comunicación.

El colectivo Arcigay, el más importante del país, ha asegurado que la muerte de Matteo es sólo “la punta del iceberg” y que son muchos más los suicidios de adolescentes motivados por el ‘bullying’ homófobo, en un país en el que la homosexualidad aún es frecuentemente atacada desde la omnipresente Iglesia Católica y las fuerzas más reaccionarias, tanto de derechas como incluso dentro de la coalición de centro-izquierda, actualmente en el poder.


Matteo escribió una carta antes de saltar por la ventana de su apartamento. “En el colegio no me aceptan porque me ven diferente, no me siento integrado“, escribió. Su madre, preocupada por los problemas de su hijo, había alertado del acoso a la directora de su instituto, pero nada había cambiado.

> Iritzia: Piero Sansonetti > LA CAMPAGNE ANTI-GAY DELL’AVVENIRE

  • Le campagne anti-gay dell’Avvenire
  • Megachip, 2007-04-07 # Piero Sansonetti · Liberazione

Un ragazzo di sedici anni si è suicidato perché i compagni di scuola lo prendevano in giro e gli dicevano che era gay. E’ successo a Torino. La scuola frequentata da questo ragazzo è l’istituto tecnico “Sommelier”, che è considerata una delle più prestigiose scuole di Torino. Non è frequentata dai bulli di borgata, ma dai figli della borghesia.

Il ragazzo che si è suicidato invece non era borghese, i suoi genitori erano separati, lui viveva con la madre, che è filippina, immigrata, e fa la cameriera. Non conosciamo il suo nome, poniamo che si chiamasse Marco. Era bravo a scuola, e forse anche questo lo rendeva diverso agli occhi dei suoi compagni.


Adesso fermiamoci un attimo a riflettere, il più serenamente possibile, su questa morte. Senza voler dare la colpa a nessuno, anche perché tutti sappiamo benissimo che il suicidio di un adolescente non è un fatto rarissimo, che è molto difficile definirne le origini e le ragioni, che quasi sempre è legato a episodi di depressione, magari poco evidenti, o forse solo ad una valutazione pessimista e negativa sul valore della vita, cioè – diciamo così – a fattori “filosofici” molto alti e indecifrabili.


Però ci sono due elementi che hanno avuto un peso, evidentemente, in questa vicenda, dai quali è possibile trarre alcuni suggerimenti. Uno di questi elementi è il “fattore-scuola”, l’altro elemento è il “fattore omosessualità”.


Fattore scuola: la mamma di Marco più di un anno fa era andata a parlare coi responsabili della scuola e aveva segnalato la situazione difficile nella quale si trovava il suo ragazzo, per via del comportamento aggressivo, persecutorio dei suoi compagni. Se la scuola non riesce a impedire una situazione così, non è capace di intervenire, di spiegare, di educare, di prevenire, non è una buona scuola. E forse non lo è anche perché ormai da molti decenni è stata lasciata all’abbandono, ha perso le sue finalità, la spinta propulsiva di qualche decennio fa, e forse è tornata la scuola di quella “professoressa” della quale parlava Don Milani, che serve a selezionare, a discriminare, non a unire le generazioni e a distribuire equamente il sapere e le conoscenze.


Fattore omosessualità: Marco era gay? E’ una domanda che non sta in piedi, Marco aveva 16 anni, viveva quella fase del sesso assai aperta, di transizione, di curiosità, che è l’adolescenza. E’ il momento nel quale si definisce la propria sessualità, si stabilizzano i gusti. Il problema non è se marco fosse o no gay, è piuttosto come Marco vivesse questa eventualità. Che evidentemente considerava una sciagura, forse una condanna, una tragedia. Perché? Per due ragioni. La prima è che in Italia è difficile vivere bene la propria vita se si è gay, perché c’è un insieme di leggi, norme, abitudini e pregiudizi che non ti rendono facili le cose. La seconda ragione è che è in atto una campagna, guidata dal Vaticano, di demonizzazione e di persecuzione verso i gay e le lesbiche, che ha condizionato fortemente l’opinione pubblica, l’ha spinta indietro di decenni. Giusto l’altro ieri su un giornale serio come Avvenire , uno studioso prestigiosissimo come Carlo Cardia, (criticando i DiCo) scriveva (per dimostrare l’assurdità delle unioni civili) testualmente queste frasi: « Ai giovani la legge direbbe di essere indifferente alla forma che assumono le relazioni umane fondamentali…ai giovani la legge direbbe che eterosessualità e omosessualità sono la stessa cosa… che la famiglia non interessa più la collettività, che lo Stato le pone sullo stesso piano, che ciascuno può comportarsi come crede… ». Ai giovani del Sommelier di Torino, purtroppo, nessuno ha detto queste cose (che Cardia giudica orride e incivili), perciò quei ragazzi non hanno capito che siamo tutti uguali, che abbiamo gli stessi diritti, la stessa dignità. Non lo capivano neanche i razzisti bianchi americani, nell’ottocento (e dopo). Qualcuno di loro, in polemica con Lincoln e gli abolizionisti, avrebbe potuto scrivere: « Ai giovani la legge direbbe di essere indifferente alla forma che assumono le relazioni tra padrone e schiavo…ai giovani la legge direbbe che bianchi e negri sono la stessa cosa, che i diritti dei bianchi non interessano più la collettività, che lo stato pone sullo stesso piano la razze, che ciascuno, anche i negri, possono comportarsi come credono… ». L’omofobia che oggi pervade parti del clero e della borghesia assomiglia come una goccia d’acqua al razzismo dei padri del Ku Klux Klan.